El “bonus anual” obtenido por cumplimiento de objetivos no ha de incluirse en la base de cálculo del art. 245 LCT

indemnizacion-declaracion-de-la-renta-2013Partes: Durán Alejandro Oscar c/ Cablevisión S.A. s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: X

Fecha: 4-nov-2014

Cita: MJ-JU-M-90946-AR | MJJ90946 | MJJ90946

Puesto que el ‘bonus anual’ era percibido por el actor de manera sistemática y en base al cumplimiento individual de los objetivos laborales impuestos, no corresponde incluir dicha partida en la base de cálculo de la indemnización prevista por el art. 245 LCT.

Sumario:

1.-No corresponde incluir en la base de cálculo de la indemnización prevista por el art. 245 LCT. (to), ni mensualizarla a los fines de determinar los restantes conceptos diferidos a condena, la incidencia del bonus anual , pues las razones objetivas emergentes del Plenario Tulosai, Alberto Pascual c/ Banco Central de la República Argentina s/ ley 25.561 se encuentran cumplidas pues el actor cobraba el bonus de manera sistemática, en base a su desempeño individual y al cumplimiento de los objetivos laborales impuestos.

2.-Dado que el bonus anual era percibido por el actor de manera sistemática, en base a su desempeño individual, al cumplimiento de los objetivos laborales que fueran impuestos para el desarrollo de su tarea profesional, es decir, no sólo se pagaba al comienzo del año posterior, sino que estaba sujeto a la obtención de determinados resultados, no corresponde incluir dicha partida en la base de cálculo de la indemnización prevista por el art. 245 LCT. (to).

3.-Corresponde admitir las horas extras reclamadas puesto que como personal convencionado, y conforme la jornada denunciada en el responde, el actor laboró en exceso del límite legalmente previsto.

4.-Corresponde admitir la procedencia de la indemnización dispuesta por el art. 80 LCT. (to art. 45 , Ley 25.345), pues se admite la sanción cuando los certificados entregados o puestos a disposición no se encuentran correctamente confeccionados.

5.-El incremento indemnizatorio reclamado con sustento en el art. 2 de la Ley 25.323 es admisible pues la demandada abonó en menos (considerando la efectiva antigüedad del trabajador en el empleo) la indemnización por antigüedad (conf. art. 245 LCT. to) y el actor intimó el pago de la mencionada diferencia, se vio obligado a litigar y, ciertamente, a esta altura del proceso, nada justificaba la omisión patronal en cancelarla.

Fallo:

Buenos Aires, 04/11/2014

El Dr. ENRIQUE R. BRANDOLINO dijo:

En síntesis, puede señalarse que el Sr. Juez “a-quo” tuvo por acreditado, en función a los testimonios rendidos, que el accionante ingresó a laborar a órdenes de la demandada en fecha anterior a aquélla en que lo registró, y que se desempeñó como coordinador de administración centralizada, sometido a instancias jerárquicas y encuadrado en el art. 135 C.C.T. 223/75 relativas al jefe de sección, pero estimó no demostrado que el actor cumplió una jornada superior a la legal, y consecuentemente sólo acogió el reclamo por diferencias indemnizatorias, derivadas del despido incausado de que fue objeto el reclamante el 14/1/2011, respecto de la real antigüedad e incorrecta registración, excluyendo en la base de cálculo de la remuneración a considerar la incidencia del “bonus anual”.

Contra tal decisión recurren ambas partes, la demandada a instancias del memorial de fs. 357/60vta (replicado a fs. 372/75vta) y la parte actora a través de la presentación de fs. 363/70 sin réplica de su contraparte.

Asimismo, a fs. 355 el perito contador apela por bajos sus honorarios, mientras que la accionada considera los mismos y los correspondientes a la representación letrada del actor elevados (ver fs. 360 -cuarto agravio-).

Aprecio adecuado, por razones expositivas, referirme en primer término al recurso de la parte actora, quien cuestiona, en el primero de sus agravios, lo resuelto por el sentenciante de grado en torno a la no inclusión del denominado “bonus anual” dentro de la remuneración devengada mensualmente, y ciertamente, pese al esfuerzo argumental que desarrolla el recurrente, entiendo injustificada, en este sentido, la crítica a lo resuelto por el Dr. José B. Gómez, porque no está en discusión el carácter salarial del “bonus” (ver incluso pericial contable a fs.319/23vta), y porque expresamente el quejoso expuso en el escrito de inicio que (el mismo era una ganancia) “percibida de manera sistemática por mi representado, en base a su desempeño individual, al cumplimiento de los objetivos laborales que fueran impuestos para el desarrollo de su tarea profesional” (ver fs. 15); o sea, no sólo se pagaba al comienzo del año posterior (tal como ahora expone el quejoso), sino que estaba sujeto a la obtención de determinados resultados (desempeño del trabajador y cumplimiento de objetivos), que son las razones objetivas a las que alude la doctrina emergente del Plenario n° 322, dictado por esta Cámara en autos “Tulosai, Alberto Pascual c/ Banco Central de la República Argentina s/ ley 25.561” del 19/11/2009),

En otras palabras, conforme lo expuesto, no se trata de una remuneración mensual fraudulentamente postergada a periodicidad anual, y en esas condiciones no corresponde incluirla en la base de cálculo de la indemnización prevista por el art. 245 L.C.T. (to), ni mensualizarla a los fines de determinar los restantes conceptos diferidos a condena (además, sobre la misma la empleadora liquidó el S.A.C.)

El segundo de los agravios del accionante, a mi modo de ver, tampoco tendrá favorable recepción, y digo esto, no porque considere acertada la crítica expuesta por la demandada sobre el encuadramiento convencional de Durán, sino porque aunque efectivamente -y en esto participo del razonamiento que efectuó el Sr. Juez “a-quo”- el mismo, por las funciones que cumplió, estaba comprendido en el C.C.T. 223/75, como jefe o subjefe de sección (conf. arts. 135 y 136 -ver fs. 214/5-), y por ende regido su desempeño horario por lo dispuesto por el art. 51 de dicha norma convencional (conf. art. 138) y, posteriormente, por el C.C.T. 781/06 “E” (conf. art.4), lo cierto es que el actor no tiene derecho a considerar, a lo fines del cálculo de los adicionales convencionales y liquidación de horas extras (que reclama), el sueldo percibido como “fuera de convenio” (que involucra otros ítems), sino que corresponde cotejar una y otra estructura salarial, de modo de determinar si, se verificó o no diferencias salariales entre lo que percibió como “personal fuera de convenio”, de lo que le hubiere correspondido percibir como “personal convencionado”, conforme la jornada efectivamente cumplida.

Desde esta perspectiva, y sobre la base que son procedentes las horas extras (reitero, no porque acuda a la modificación introducida al art. 26.597 a los arts. 3 de la ley 11.544 y 8 del dec. reglamentario, sino porque, como personal convencionado, y conforme la jornada denunciada en el responde -de lunes a viernes de 9 hs.a 18 hs,, ver fs. 62-, Durán laboró en exceso del límite legalmente previsto); y en uso de las facultades conferidas por el art. 56 L.O. a los fines de establecer si lo pagado por la empleadora resultó inferior o no a la suma que, conforme expuso en el responde, mensualmente le abonó en atención a la categorización que le adjudicó, funciones efectivamente desarrolladas y demás circunstancias propias del contrato (ver fs. 62 y 63), acepto el número de horas extras denunciadas por el accionante; o sea, mensualmente 112 horas extras con recargo del 50% (ver fs. 8).

En esas condiciones; si se considera, por ejemplo, el sueldo básico vigente desde enero 2.010/junio 2.011 para las categorías más altas del convenio (ver fs. 250/3), incrementado en un 30% (escala de incremento para subjefe -ver fs. 197- ), adicionando las horas extras (liquidadas con un divisor de 160), se aprecia que, para esa fecha, los $ 10.849,95 (único item sueldo mensual -ver recibo fs. 104/8-) o los $ 9.644,40 anteriormente (ver pericial a fs.318) que le abonó la demandada, no resultan inferior a la suma total de rubros salariales y no remunerativos fijados en las escalas para el personal comprendido en el CCT 223/75 de enero a diciembre 2.010, por lo que cabe confirmar la solución arribada en la instancia anterior en cuanto al rechazo del reclamo en tratamiento.

Respecto al cuarto agravio de la parte actora vinculado con la tasa de interés establecida en origen, consideró debe mantenerse lo resuelto en grado hasta el 20/5/2014, que el demandante no puso en tela de juicio en el escrito inaugural la insuficiencia de la tasa de interés establecida en el acta 2357 de esta Cámara aplicada por el “a quo” extremo que, en mi opinión, sella la suerte adversa del planteo por cuanto convalida su proyección en el periodo previo. Por tal motivo sugiero se mantenga la aplicación de tasa de interés establecida origen hasta la 20/5/2014 y a partir de esa fecha, se aplique la tasa nominal anual para préstamos personales libre destino del Banco Nación para un plazo de 49 a 60 meses hasta su efectivo pago (conf. art. 622 del Código Civil y acta 2601 de esta Cámara del 21/5/14).

Difiero al tratamiento del modo de imposición de costas resuelto en grado y paso a tratar la queja de la demandada, quien en el primero de sus aspectos, tal como mencioné al comienzo, cuestiona la inclusión del accionante dentro del C.C.T. 223/75, a lo que ya di respuesta.

El identificado como segundo agravio de la accionada finca en torno a la procedencia de la indemnización dispuesta por el art. 80 L.C.T. (to art.45, ley 25.345), y al respecto, no habiéndose cuestionado el cumplimiento de la interpelación previa, señalo que es criterio mayoritario de esta Sala que la indemnización resulta procedente en los casos en los cuales los certificados entregados o puestos a disposición no se encuentran correctamente confeccionados, como ocurre en el caso en los cuales aquellos no reflejan la realidad del vínculo laboral determinado en origen sin agravio de la accionada (ver en este sentido, del registro de esta Sala X, Sd. 20.301 del 25/9/2012 en autos “Cusi Flores Bertha c/ Mediconex S.A. s/ Despido”; Sd. 20.277 del 21/9/2012 en autos “Picovsky Rubén Alejandro c/ Telecentro S.A. y otro s/ Despido”: entre otros).

Tampoco advierto atendible el tercero de los agravios, porque el incremento indemnizatorio reclamado con sustento en el art. 2 de la ley 25.323 fue acogido por el Dr. Gómez considerando únicamente la diferencia indemnizatoria, y ponderó para ello, que la quejosa abonó en menos (considerando la efectiva antigüedad del trabajador en el empleo, cuestión que llega incólume a esta instancia) la indemnización por antigüedad (conf. art. 245 L.C.T. to); que intimó el pago de la mencionada diferencia, se vio obligado a litigar y, ciertamente, a esta altura del proceso, nada justificaba la omisión patronal en cancelarla.

Coincido con la apreciación que tiene la parte actora en materia de imposición de costas, pues la cuestión fue resuelta en grado sobre la base de una proyección matemática, sin atender específicamente a los vencimientos, parciales y mutuos, y a lo dispuesto por los arts. 68 y 71 C.P.C.C.N., por lo que entiendo adecuado y prudente, en tales condiciones, declarar las costas de la anterior instancia en un 60% a cargo de la parte actora y 40% a cargo de la demandada.

Los honorarios regulados a la representación letrada de la parte actora, apelados por altos por la demandada y por bajos por el Dr.Caparrós -por derecho propio-, en mérito a las tareas cumplidas y lo dispuesto por la normativa arancelaria vigente resultan reducidos, por lo que propicio elevarlos al 14% del monto de condena comprensivo de capital e intereses (conf. arts. 38 L.O., 6, 7, 9, 19, 22 y conc. de la ley 21.839 y 24.432).

Por su parte y contrariamente a ello, con base en el trabajo profesional cumplido, aprecio elevados los honorarios del perito contador (apelados por bajos y por altos) y propició, en consecuencia, reducirlos al 7% del monto de condena comprensivo de capital e intereses (conf. arts. 38 L.O. y dec. ley 16.638/57).

Dada la existencia de vencimientos mutuos y parciales, y la ausencia de réplica al memorial de la parte actora, las costas de alzada se imponen se imponen en el orden causado (art. 68, segundo párrafo del C.P.C.C.N), regulándose los honorarios de los profesionales intervinientes en esta etapa, en el 25%, para cada uno de e llos, de lo que les corresponda percibir por su actuación en la etapa anterior (art. 14 ley 21.839).

Por todo lo expuesto, voto por: 1º) Confirmar el pronunciamiento en lo principal que decide y establecer que los intereses allí dispuestos sobre el capital de condena se apliquen hasta el 20/5/14 y a partir de esa fecha, se aplique la tasa nominal anual para préstamos personales libre destino del Banco Nación para un plazo de 49 a 60 meses hasta su efectivo pago (conf. art. 622 del Código Civil y acta 2601 de esta Cámara del 21/5/14); 2º) Dejar sin efecto lo resuelto en la instancia anterior en materia de costas y declarar las mismas en un 60% a cargo de la parte actora y 40% a cargo de la demandada (art.68, segundo párrafo del CPCCN); 3º) Elevar los honorarios de la representación letrada de la parte actora al 14% y reducir los del perito contador al 7%, en ambos casos, sobre el monto de condena comprensivo de capital e intereses; 4º) Imponer las costas de alzada en el orden causado (art. 68, segundo párrafo del C.P.C.C.N) y 5º) Regular los honorarios de los profesionales intervinientes en esta etapa, en el 25%, para cada uno de ellos, de lo que les corresponda percibir por su actuación en la etapa anterior (art. 14 ley 21.839).

El Dr. DANIEL E. STORTINI dijo:

Por compartir los fundamentos del voto que antecede, adhiero al mismo.

El Dr. GREGORIO CORACH no vota (art. 125 de la L.O.).

Por lo que resulta del acuerdo que antecede, el Tribunal RESUELVE: 1º) Confirmar el pronunciamiento en lo principal que decide y establecer que los intereses allí dispuestos sobre el capital de condena se apliquen hasta el 20/5/14 y a partir de esa fecha, se aplique la tasa nominal anual para préstamos personales libre destino del Banco Nación para un plazo de 49 a 60 meses hasta su efectivo pago (conf. art. 622 del Código Civil y acta 2601 de esta Cámara del 21/5/14); 2º) Dejar sin efecto lo resuelto en la instancia anterior en materia de costas y declarar las mismas en un 60% a cargo de la parte actora y 40% a cargo de la demandada (art. 68, segundo párrafo del CPCCN); 3º) Elevar los honorarios de la representación letrada de la parte actora al 14% y reducir los del perito contador al 7%, en ambos casos, sobre el monto de condena comprensivo de capital e intereses; 4º) Imponer las costas de alzada en el orden causado (art. 68, segundo párrafo del C.P.C.C.N) y 5º) Regular los honorarios de los profesionales intervinientes en esta etapa, en el 25%, para cada uno de ellos, de lo que les corresponda percibir por su actuación en la etapa anterior (art. 14 ley 21.839).

Cópiese, regístrese, notifíquese, oportunamente, cúmplase con lo dispuesto en el art. 1 de la ley 26.856 y con la Acordada de la CSJN Nª 15/2013 y devuélvase.

Ante Mí. Ms.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s