Se otorga el beneficio de litigar sin gastos solicitado por la sociedad de hecho no alcanzando el mismo a sus integrantes quienes serán responsables en caso de resultar vencido en el pleito.

CommercePartes: Minicata S.A. s/ quiebra – incidente de revisión por MLG S.H. s/ beneficio de litigar sin gastos

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial

Sala/Juzgado: A

Fecha: 6-nov-2014

Cita: MJ-JU-M-90809-AR | MJJ90809 | MJJ90809

Se otorga el beneficio de litigar sin gastos solicitado por la sociedad de hecho no alcanzando el mismo a sus integrantes quienes serán responsables en caso de resultar vencidos en el pleito.

Sumario:

1.-La constitución de una sociedad, sea ésta regular, irregular o de hecho, produce el nacimiento de un nuevo sujeto de derecho distinto de los socios que la integran, dotado de todos los atributos inherentes a la personalidad, entre los que se encuentran un patrimonio propio de afectación que es ajeno a los de sus componentes.

2.-Las sociedades de hecho son personas jurídicas desde el momento de su nacimiento en los términos del art. 2 LSC. Es por ello que este tipo de sociedades ostentan una personalidad propia, distinta de las personas individuales que la componen. Así pues, una de las consecuencias jurídicas de este reconocimiento de personalidad jurídica, es que la sociedad tiene plena capacidad jurídica para actuar en juicio, ya sea en forma activa o pasiva.

3.-La normativa vigente en la materia -ley 19.550 – se pronuncia por el reconocimiento de personalidad a las sociedades de hecho y la circunstancia de que esta personalidad sea precaria y limitada, no obsta a dicha afirmación.

4.-A los fines de la concesión del beneficio de litigar sin gastos solicitado por una sociedad de hecho, sólo debe estarse a la situación económica de la sociedad peticionante, sin que quepa adentrarse en el patrimonio de sus integrantes o de otras sociedades que estos socios hubieran formado, pues se trata de distintas personas con diferentes patrimonios y resulta aún prematura su inserción en el proceso.

5.-Si bien no se desconoce que, de acuerdo con el art. 23 LSC., los socios de una sociedad de hecho, quedan ilimitada y solidariamente obligados por las operaciones sociales, y que en ese rol podrían asumir una responsabilidad personal total frente a los terceros contratantes, respondiendo con su propio patrimonio en igual grado y prelación que el patrimonio social, no puede soslayarse que para ello el eventual acreedor deberá extender los efectos de la condena que se hubiera dictado contra la sociedad, a los socios.

6.-En tanto en autos solamente la sociedad de hecho ha solicitado que se le conceda el beneficio de litigar sin gasto y no así sus integrantes, la apreciación de la pertinencia de tal pretensión en esta etapa del proceso, al menos, debe circunscribirse a la capacidad patrimonial de la entidad. Ello, sin que implique exonerar a sus integrantes de la responsabilidad que les pudiera caber frente a una eventual condena en costas contra la sociedad, en los términos del art. 23 LSC., para lo cual, en su caso deberán efectuar las articulaciones pertinentes.-

7.-Si la requirente del beneficio de litigar sin gastos es una sociedad comercial, cuyo desenvolvimiento se inspira en fines de lucro, la concesión del beneficio debe ser apreciada con mayor estrictez que en el caso de las personas físicas, por tratarse de un supuesto contrario a la ratio legis que inspira la excepción contemplada en el CPCCN: 78 y como consecuencia de lo expuesto, al ser excepcional entonces su concesión en supuestos como el del sub lite, los medios probatorios anejados deben ser evaluados en el ya aludido marco de extremada prudencia.

8.-Si es una sociedad la peticionante del beneficio de litigar sin gastos, para tener por acreditada su supuesta condición de carente de recursos (CPCCN:78), debe tomarse suficiente conocimiento de su situación económica, para lo cual es menester contar con elementos de juicio provenientes de su contabilidad o, al menos, de la opinión fundada vertida por un profesional competente en la materia

9.-Al tratarse la peticionante de una sociedad de hecho que carece de libros rubricados, la presentación del libro correspondiente al I.V.A. Compras y ventas y las constancias que surgen de ellos si bien no alcanzan la fuerza convictiva que es inherente de los registros obrantes en libros llevados en legal forma, constituyen prueba indiciaria idónea para abonar la situación económica de la entidad peticionante, a los fines del otorgamiento del beneficio de litigar sin gastos.

10.-La concesión del beneficio de litigar sin gastos permite que el solicitante se aparte del principio general de afrontar el pago, no sólo de la proporción inicial de la tasa de justicia, sino también de las costas que le pudieren corresponder en caso de ser vencido o en la distribución prevista por el CPCCN: 71 . Tales alcances ilustran sobre la prudencia que debe observarse para la concesión del beneficio en cada caso concreto, en tanto dicha concesión implica la desaparición del riesgo de pagar la deuda que pueda surgir en concepto de honorarios y gastos generales en caso de ser condenada en costas.

11.-A los fines del otorgamiento del beneficio de litigar sin gastos debe ponderarse, además, que la falta de recursos para iniciar una declaratoria de pobreza debe juzgarse específicamente en relación directa con la importancia y exigencias económicas de la acción principal, de modo que aún cuando el peticionante se encuentre en una situación como la descripta, resultarán decisorias las características económicas del objeto principal.

12.-El beneficio de litigar sin gastos encuentra sustento en principios de raigambre constitucional, como resultan ser los de garantía de defensa en juicio e igualdad ante la ley, por un lado, mas por el otro, no deben soslayarse los intereses de la parte contraria, que también deben ser resguardados, evitando que tal beneficio se transforme en un indebido privilegio. N.R.: Sumarios elaborados por Ricardo A. Nissen.

Fallo:

Buenos Aires, 6 de Noviembre de 2014.-

Y VISTOS:

1.) Apeló MLG SH la resolución dictada a fs. 3984/91, mediante la cual el juez de grado denegó el beneficio de litigar sin gastos solicitado.

Los fundamentos obran desarrollados a fs.4007/17, los que fueron contestados por VF Jeanswear de Argentina SA y VF de Argentina SA a fs. 4019/25 y por el síndico de «Minicata SA s/quiebra» a fs. 4030/33.-

Por su parte el Sr. Fiscal General ante esta Cámara se expidió a fs. 4042/44 en el sentido de confirmar la resolución apelada.

2.) El juez de grado fundó su decisión en que no era suficiente la certificación contable acompañada al inicio de las actuaciones, sino que era necesario tomar conocimiento de la situación económica de la sociedad a través de sus libros contables, añadiendo que la circunstancia de tratarse de una sociedad de hecho no la eximía de contar con una organización contable fiable en la cual se expresaran sus relaciones internas y las del ente con terceros. En ese sentido apuntó que la carencia de registros contables por parte de la sociedad resultaba fatal para su pretensión. Indicó, además, que las declaraciones testimoniales resultaban irrelevantes. Por otra parte, señaló que no podía soslayarse que los socios son responsables solidarios e ilimitados, por lo que correspondía analizar también su capacidad económica. Al respecto consideró que los integrantes de MLG SH son también los únicos socios de Imprenta SH y FSK SH que explotan dos franquicias de locales «Havanna», lo que revelaría capacidad económica para llevar adelante dichos emprendimientos. Señaló que por otra parte dichos locales son alquilados. Añadió que la Sra. Gayo es titular de partes indivisas de tres (3) inmuebles y el Sr. Klock es titular de tres (3) automotores. También ponderó que la Sra.Gayo es titular de una tarjeta Visa Classic, y lo fue de una caja de ahorros en Standard Bank Argentina SA, así como también, de una tarjeta de crédito Visa Internacional otorgada por el Banco Santander Río y una cuenta única en dicha entidad, además de una tarjeta de crédito Visa adicional en relación al Sr. Klock. Apuntó que el BBVA informó que el Sr. Klock es titular de una caja de ahorros en pesos y la Sra. Gayo también poseería una caja de ahorros en pesos y una caja de seguridad. Finalmente, señaló que el Banco de la Nación Argentina informó que tanto MLG SH como las otras dos sociedades de hecho tienen una cuenta corriente en dicha entidad. Con todos estos elementos el juzgador consideró que MLG SH y sus integrantes cuentan con suficientes fondos para atender las costas en los procesos vinculados a la quiebra de Minicata SA.

La accionante se quejó de lo decidido en la anterior instancia porque no se tuvo en cuenta que la franquicia que unió a Havanna SA con Imprenta SH se encuentra vencido y no renovado, por no haber podido afrontar los gastos que aquella sociedad le exigía para ello. Señaló que a esa fecha ninguna de las otras sociedades de hecho, que no resultan accionantes en autos, cuentan con los montos requeridos por Havanna SA para renovar las franquicias, a raíz del desfasaje económico que habrían sufrido sus integrantes por el accionar de las demandadas quienes les obligaron a cerrar los locales que se encontraba explotando MLG SH. Apuntó que tales cuestiones podían ser probadas con las testimoniales que ofreció y no fueron ordenadas, las que peticiona que se lleven a cabo en esta instancia. Añadió que al ordenarse cerrar los locales de MLG SH la sociedad quedó sin actividad alguna, sin ingresos y con pérdidas por la inversión realizada.Se agravió también porque no se tuvo en cuenta que el Fisco no se opuso al otorgamiento del beneficio, y que fue acreditado que MLG SH no tiene fondos, patrimonio, activo ni actividades desde el principio del año 2009. Agregó que se le exhibieron al perito contador todos los elementos que solicitó para efectuar su informe y que, al ser sociedad de hecho, no se encuentra obligada a llevar libros rubricados. Indicó que el perito informó que la sociedad no tiene ingresos desde abril del 2009. Apuntó que la sociedad, es una persona distinta de sus integrantes.

Manifestó que, por otra parte, se demostró que los integrantes de la sociedad carecerían de bienes de fortuna, y de ingresos suficientes para hacerse cargo del pago de la tasa de justicia y costas.

3.) En primer lugar, en relación a la prueba cuya producción se pretende en esta instancia, debe señalarse que el art. 275 CPCC no admite en los recursos concedidos en relación, como es el de autos, la apertura a prueba, por lo que debe denegarse esta pretensión.

4.) Sentado ello, cabe recordar que la concesión del beneficio de litigar sin gastos permite que el solicitante se aparte del principio general de afrontar el pago, no sólo de la proporción inicial de la tasa de justicia, sino también de las costas que le pudieren corresponder en caso de ser vencido o en la distribución prevista por el CPCC:71.

Tales alcances ilustran sobre la prudencia que debe observarse para la concesión del beneficio en cada caso concreto (esta Sala, 13.10.89, «Llambay Jorge c/ Llambay Alí s/ beneficio de litigar sin gastos»), en tanto dicha concesión implica la desaparición del riesgo de pagar la deuda que pueda surgir en concepto de honorarios y gastos generales en caso de ser condenada en costas (Anaya J., «Sobre el abuso de litigar sin gastos», ED 132-140).

Asimismo, debe ponderarse, además, que la falta de recursos para iniciar una declaratoria de pobreza debe juzgarse específicamente en relación directa con la importancia y exigencias económicas de la acción principal (conf. Cám. Civ. Sala D, LL 132; 18.828-S), de modo que aún cuando el peticionante se encuentre en una situación como la descripta, resultarán decisorias las características económicas del objeto principal.

Entonces, el beneficio pedido encuentra sustento en principios de raigambre constitucional, como resultan ser los de garantía de defensa en juicio e igualdad ante la ley, por un lado, mas por el otro, no deben soslayarse los intereses de la parte contraria, que también deben ser resguardados, evitando que tal beneficio se transforme en un indebido privilegio.

5.) Ahora bien, en el caso de autos, de las pretensiones deducidas en el escrito de inicio y de las posteriores presentaciones (véase fs. 28/30) así como del memorial de agravios, surge claramente que la excepción fue solicitada únicamente por MLG SH y no, por las personas integrantes de dicha sociedad.

En ese marco, cabe recordar que la constitución de una sociedad, sea ésta regular, irregular o de hecho, produce el nacimiento de un nuevo sujeto de derecho distinto de los socios que la integran, dotado de todos los atributos inherentes a la personalidad, entre los que se encuentran un patrimonio propio de afectación que es ajeno a los de sus componentes (conf. esta CNCom, Sala B, 5/9/07, «Distribuidora Parque c/ Unilever Argentina SA», del dictamen del fiscal; Vítolo, Daniel R., «Sociedades Comerciales. Ley 19.550 comentada», T.I, pág. 358 y sgtes).

En tal sentido, se ha señalado que las sociedades de hecho son personas jurídicas desde el momento de su nacimiento en los términos del art. 2 LSC. Es por ello que este tipo de sociedades ostentan una personalidad propia, distinta de las personas individuales que la componen. Así pues, una de las consecuencias jurídicas de este reconocimiento de personalidad jurídica, es que la sociedad tiene plena capacidad jurídica para actuar en juicio, ya sea en forma activa o pasiva (cfr. Roitman Horacio, «Ley de Sociedades Comerciales» – Comentada y Anotada, Tomo I, Ed. La Ley, Bs. As., 2006, págs. 386 y 389).

En definitiva, la normativa vigente en la materia -ley 19.550- se pronuncia por el reconocimiento de personalidad a las sociedades de hecho y la circunstancia de que esta personalidad sea precaria y limitada, no obsta a dicha afirmación (cfr. Adolfo A. N. Rouillon, «Código de Comercio» – Comentado y Anotado, Tomo III, Ed. La Ley, Bs. As. pág. 50; ídem Francisco Migliardi, «Personalidad de la Sociedad de Hecho», La Ley 1980-D, pág. 322; conf. esta CNCom, esta Sala A, 14/2/08, «Sistemas Bejerman SA c/Nicolaide Héctor s/ ordinario.» ).

Por ende, a los fines de la concesión del beneficio solicitado sólo debe estarse a la situación económica de la sociedad peticionante – MLG SH-, sin que quepa adentrarse en el patrimonio de sus integrantes o de otras sociedades que estos socios hubieran formado, pues se trata de distintas personas con diferentes patrimonios y resulta aún prematura su inserción en el proceso.

En efecto, siendo que la accionante en los autos «MLG SH (Klock Sebastian y Gayo Maria Laura y otros) c/ Echt Mariano Ariel y otros s/ ordinario» (expte. 9301/10) y «Minicata SA s/ conc.prev.s/ incidente de revisión por MLG SH» (expte 054.343), respecto de la cual se solicita este beneficio de litigar sin gastos es la sociedad de hecho y no sus integrantes en forma personal, sólo cabe analizar la situación económica de la entidad.

No se desconoce que, de acuerdo con el art. 23 LSC, los socios de una sociedad de hecho, quedan ilimitada y solidariamente obligados por las operaciones sociales, y que en ese rol podrían asumir una responsabilidad personal total frente a los terceros contratantes, respondiendo con su propio patrimonio en igual grado y prelación que el patrimonio social, no puede soslayarse que para ello el eventual acreedor deberá extender los efectos de la condena que se hubiera dictado contra la sociedad, a los socios (conf. esta CNCom. Esta Sala A, 9/10/14, » Gonzalez Francisco s/pedido de quiebra (por Claudio Alejandro)»). Sin embargo, se reitera, en autos solamente la sociedad de hecho ha solicitado que se le conceda el beneficio, no así sus integrantes -véanse fs. 28, pto. 2.1.-, por lo que la apreciación de la pertinencia de tal pretensión en esta etapa del proceso, al menos, debe circunscribirse a la capacidad patrimonial de la entidad. Ello, sin que implique exonerar a sus integrantes de la responsabilidad que les pudiera caber frente a una eventual condena en costas contra la sociedad, en los términos del art. 23 LSC, para lo cual, en su caso deberán efectuar las articulaciones pertinentes.-

6.) En ese contexto, cabe tener en cuenta que si la requirente es una sociedad comercial -como ocurre en el caso-, cuyo desenvolvimiento se inspira en fines de lucro, la concesión del beneficio debe ser apreciada con mayor estrictez que en el caso de las personas físicas, por tratarse de un supuesto contrario a la ratio legis que inspira la excepción contemplada en el CPCC: 78 (CNCom., Sala B, 29.3.96, «Crear Comunicaciones S.A. c/ Telearte S.A. Empresa de Radio y Televisión y otro» ; esta Sala, 8.11.96, «Consignaciones y Mercados S.R.L.c/ Establecimientos Los Molinos S.R.L.»; ambos fallos publicados en el ejemplar ED del 14.2.97, con comentario del doctor Jaime L. Anaya).

Como consecuencia de lo expuesto, al ser excepcional entonces su concesión en supuestos como el del sub lite, los medios probatorios anejados deben ser evaluados en el ya aludido marco de extremada prudencia (C.S.J.N., 29.10.96, «Estructura Tafí S.A. c/ Provincia de Tucumán»; J.A. n° 6029 del 19.3.97; CNCont. Adm. Fed., II, 28.12.00 «Eurosat S.A. y otro c/ Comfer»; íd., III, 4.11.04, «Prodecom S.A. c/ D.G.I.»).

Efectuadas estas precisiones conceptuales, reiterada jurisprudencia ha sostenido que si es una sociedad la peticionante del beneficio de litigar sin gastos, para tener por acreditada su supuesta condición de «carente de recursos» (C.P.C.C:78), debe tomarse suficiente conocimiento de su situación económica, para lo cual es menester contar con elementos de juicio provenientes de su contabilidad o, al menos, de la opinión fundada vertida por un profesional competente en la materia (cfr. CNCom., Sala E, 27.2.91 «Corplack SA c. La Buenos Aires, Cía de Seguros SA s.ordinario, s. inc. de beneficio de litigar sin gastos», entre otros).-

En autos -a fs. 3926/29- se realizó una pericia contable, en donde la experta señaló que le fueron exhibidos Libro IVA compras y Libro IVA ventas, aunque carecían de rúbricas. De dicha documentación surgía que la sociedad accionante tuvo pérdidas desde el año 2007 hasta el año 2011.También informó el experto que, conforme las declaraciones juradas que se le exhibieron no había débito fiscal desde abril de 2009, de lo que podría inferirse que no hubo ventas y/o operaciones para que lo generen -sólo registra un moderado crédito fiscal-. Señaló la experta que, con la documentación exhibida no podía constatar si a diciembre de 2012 -fecha de la pericia- habría actividad alguna.

Dicha peritación coincide con la certificación contable adjuntada por la sociedad a fs. 1/2 de la que surge que MLG SH no tiene ingresos por ventas desde marzo de 2009.

Se estima que tales informes resultan suficientes para acreditar, prima facie al menos, una falta de recursos suficientes de parte de la sociedad para afrontar los gastos del juicio, resultando admisible la pericia realizada a ese fin sobre libros de la entidad, aunque éstos no estuvieran rubricados.

Es que, al tratarse la peticionante de una sociedad de hecho que carece de libros rubricados, la presentación del libro correspondiente al I.V.A. Compras y ventas y las constancias que surgen de ellos si bien no alcanzan la fuerza convictiva que es inherente de los registros obrantes en libros llevados en legal forma, constituyen prueba indiciaria idónea para abonar la situación económica de la entidad peticionante.

Por otra parte, del informe brindado por el Banco de la Nación Argentina, surge que la sociedad MLG SH es titular de una cuenta corriente, en donde, aparentemente, se acreditaban los cupones de tarjetas de créditos. De los resúmenes se extrae una disminución en su movimiento a partir de abril de 2009, sin que surjan desde esa fecha acreditaciones de tarjetas de crédito, teniendo un saldo al 1/6/12 de $ 175,53 (v. fs. 1698/1912).

A ello debe añadirse que el Sr.Representante del Fisco no se opuso a la concesión del beneficio, habida cuenta la inexistente actividad comercial de la peticionante (fs.3941).-

En esa línea, debe ponderarse también, el monto reclamado en los autos «MLG SA (Klock Sebastian y Gayo Maria Laura y otros c/ Echt Mariano Ariel y otros s/ ordinario» (expte. 9301/10), que ronda los $ 2.798.318 y en «Minicata SA s/ conc. prev.s/ incidente de revisión por MLG SH» (expte 054.343) que alcanza la de $ 3.955.659.-

Entonces, se estima plausiblemente justificada una situación de insuficiencia de recursos que surge refleja en la prueba producida en autos, juntamente con las pertinentes certificaciones contables extendidas privadamente, lo que permite sostener en principio al menos, que la sociedad no podrá afrontar las costas del proceso que entabló contra su contraria; siendo necesario recordar sobre el particular que la falta de recursos para iniciar una declaratoria de pobreza debe juzgarse específicamente en relación directa con la importancia y exigencias económicas de la acción principal, de modo que tal extremo resulta también decisivo para juzgar la procedencia del recurso de que aquí se trata.-

7.) En ese orden de ideas, contemplando la importancia económica de las acciones principales, y las constancias agregada en autos en relación exclusivamente a MLG SH que revelan insuficiencia de recursos para afrontar los gastos causídicos de aquellos expedientes, estímase que corresponde acceder a la franquicia pretendida en su integridadEs que no es dable denegar el beneficio de litigar sin gastos cuando, como en el caso, no se demostró siquiera indiciariamente que la sociedad requirente dispusiese de medios económicos regulares para soportar las costas que puede originar el proceso a la luz de su exigencia económica, por lo que, las probanzas evaluadas son de entidad suficiente para conceder excepcionalmente el beneficio de gratuidad previsto por el CPCC: 78 y ccts, en su totalidad. Ello, con la prevención de que si la recurrente resultase vencedora en las actuaciones principales, con los alcances establecidos en el art.84 CPCC, se le requerirá la integración de la tasa judicial.-

En conclusión, corresponde otorgar el beneficio de litigar sin gastos solicitado por MLG SH, en el 100%, beneficio que, claro está, no alcanza a sus integrantes quienes, en todo caso, y a los fines de la responsabilidad que les pudiera caber en los términos del art. 23 LSC frente a una condena en contra de la sociedad de hecho, deberían, en todo caso, promover sus propios beneficios de litigar sin gastos, en forma personal.

8.) Por todo lo expuesto, oído el Sr. Fiscal General, esta Sala RESUELVE:

a) Hacer lugar al recurso deducido por la accionante MLG SH, y en consecuencia, revocar el pronunciamiento apelado.-

b) Conceder el beneficio de litigar sin gastos solicitado por MLG SH, en el 100%, con el alcance establecido en el considerando 7).-

c) Imponer las costas de ambas instancias a las demandadas, quienes han resultado vencidas (arts. 279 y 68 CPCC).-

Notifíquese al Sr. Fiscal General en su despacho. Cumplido, devuélvase a primera instancia, encomendándose al Sr. Juez a quo disponer las notificaciones del caso con copia de la presente resolución.-

A fin de cumplir con la publicidad prevista por el art. 1 de la Ley 25.856, según el Punto I.3 del Protocolo anexado a la Acordada 24/13 CSJN y con el objeto de implementar esa medida evitando obstaculizar la normal circulación de la causa, hágase saber a las partes que la publicidad de la sentencia dada en autos se efectuará, mediante la pertinente notificación al CIJ, una vez transcurridos treinta (30) días desde su dictado, plazo durante el cual razonablemente cabe presumir que las partes ya habrán sido notificadas.-

ALFREDO A. KOLLIKER FRERS

ISABEL MÍGUEZ

MARÍA ELSA UZAL

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: