La rebaja unilateral del salario establecida por la empleadora resulta reprochable en tanto excede el marco de disponibilidad que emerge del art. 66 de la LCT.

SalarioPartes: Buenaño Abarza Susana del Carmen c/ METLIFE Seguros de retiro S.A. y otro s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: VI

Fecha: 26-abr-2013

Cita: MJ-JU-M-79034-AR | MJJ79034 | MJJ79034

En la relación laboral, entre las partes no hay una vinculación asociativa por lo que la rebaja unilateral del salario establecida por la empleadora resulta reprochable en tanto excede el marco de disponibilidad que emerge del art. 66 de la LCT.

Sumario:

1.-Es sabido que la empleadora no puede modificar unilateralmente la contraprestación remuneratoria a su cargo (arts. 130 y 131 LCT.), cuando las restantes modalidades del contrato de trabajo se encuentran inalteradas.

2.-En la relación laboral, entre las partes no hay una vinculación asociativa, el trabajador no participa de ningún modo en las pérdidas que pueda experimentar el empresario, por lo que, frente a tales consideraciones no cabría duda que, la actitud asumida por la empleadora resulta reprochable en tanto excede el marco de disponibilidad que emerge del art. 66 de la LCT., por lo que las rebajas injustificadas de la remuneración, resultan desajustadas a derecho por contrariar normas de carácter imperativo.

3.-Cabe recordar que si se trata de trabajadores fuera de convenio, se extiende la aplicación del convenio de actividad que corresponde al establecimiento en donde desarrollan tareas (si existe más de uno se aplica el más favorable).

4.-Por las razones expuestas supra, consideraré rechazar los dos agravios tratados, toda vez que carece de relevancia el impacto que pueda tener las comisiones en lo que sería la mejor remuneración, mensual, normal y habitual si aplicamos el tope indemnizatorio referido precedentemente.

Fallo:

Buenos Aires, 26 de abril de 2013

VISTO Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

EL DOCTOR LUIS A. RAFFAGHELLI DIJO:

La sentencia de primera instancia que hizo lugar a la demanda incoada por Susana del Carmen BuenañoAbarza contra Metlife Seguros de Retiro S.A. y contra Met AFJP S.A., viene apelada por las demandadas a tenor del memorial de fs. 461/467 -que mereciera réplica de su contraria a fs. 481/482-, por la parte actora a fs. 470/479, replicando las accionadas a fs. 484/491.

A su turno el perito contador apela los honorarios regulados a su favor, por considerarlos reducidos.

Por una cuestión metodológica he de analizar en primer término los agravios vertidos por las demandadasMET AFJP S.A. y METLIFE SEGUROS DE RETIRO S.A.

A fs. 461/467 se agravian éstas, porque la sentencia las condenó a abonar diferencias de indemnización sustitutiva de preaviso y lo hizo tomando como base de cálculo del preaviso la mejor remuneración percibida, cuando -según el recurrente- debió tener en cuenta la última remuneración percibida por el accionante.Asimismo sostiene que, en el caso las remuneraciones eran variables, por lo que se debió efectuar un promedio de los últimos seis meses para realizar el cálculo referido.

En relación a esta cuestión, advierto que la propia demandada, para proceder a la liquidación de la indemnización que en su oportunidad le abonara a la actora, consideró la suma de $12.973,20 que correspondía a la mejor remuneración mensual normal y habitual percibida en 28-02-08, (lo que da cuenta el perito contador a fs.

382 cuando explica en qué forma realizó la demandada la liquidación final), razón por la cual deviene contradictorio e improcedente su agravio en este aspecto, por lo que ha de ser rechazado.

En segundo término se queja porque el decisorio hizo lugar a la diferencia por falta de pago de comisiones, en concreto, por los clientes llamados “rotadores”, que son aquellos afiliados que luego de un tiempo vuelven a su AFJP de origen y explica extensamente el grave perjuicio económico que le ocasiona a la empresa dicho traspaso.

Es sabido que la empleadora no puede modificar unilateralmente la contraprestación remuneratoria a su cargo (arts. 130 y 131 LCT), cuando las restantes modalidades del contrato de trabajo se encuentran inalteradas. En la relación laboral, entre las partes no hay una vinculación asociativa, el trabajador no participa de ningún modo en las pérdidas que pueda experimentar el empresario, por lo que, frente a tales consideraciones no cabría duda que, la actitud asumida por la empleadora resulta reprochable en tanto excede el marco de disponibilidad que emerge del art. 66 de la LCT, por lo que las rebajas injustificadas de la remuneración, resultan desajustadas a derecho por contrariar normas de carácter imperativo (esta Sala in re “Gramatico Valiente, Juan A. c/ Siembra A.F.J.P. s/despido”, sent. 89.469 del 20/06/2001, y con similar criterio, Sala VI, in re “Velazco, Héctor D.C/Celulosa Jujuy S.A.” del 14.10.98).

Por dicha conclusión propugno desestimar la queja en este sentido.

Seguidamente analizaré los agravios vertidos por la parte actora.

El primer y segundo agravio de ésta parte se encuentran íntimamente vinculados, por lo que los resolveré en forma conjunta.

Explica el recurrente que la sentencia hizo lugar al reclamo por las diferencias de comisiones y no hizo lugar a la remuneración denunciada por la actora, cuando – según su opinión- la falta de pago de las comisiones tienen un impacto sobre lo que debe considerarse como mejor remuneración mensual, normal y habitual.

El segundo agravio se relaciona con el tope que el juez aplica a los fines de calcular la indemnización del art. 245 de la LCT, fundado en un convenio colectivo de trabajo inexistente al tiempo de la extinción del contrato de trabajo.

Ahora bien, la experta contable en su informe es clara y contundente cuando enumera los distintos CCT suscriptos, punto éste que no fuera impugnado por el aquí recurrente. De todos modos cabe recordar que si se trata de trabajadores fuera de convenio, se extiende la aplicación del convenio de actividad que corresponde al establecimiento en donde desarrollan tareas (si existe más de uno se aplica el más favorable).

Por las razones expuestas supra, consideraré rechazar los dos agravios tratados, toda vez que carece de relevancia el impacto que pueda tener las comisiones en lo que sería la mejor remuneración, mensual, normal y habitual si aplicamos el tope indemnizatorio referido precedentemente.

Asimismo se queja porque la sentencia rechazó la indemnización del art.2 de la ley 25.323, sobre las diferencias indemnizatorias a favor del actor.

Adelanto mi opinión en favor del recurrente, toda vez que el pago efectuado por la demandada resultó insuficiente, razón por la que entiendo que debe diferirse a condena el recargo previsto en la mentada normasólo sobre la diferencia existente entre ese importe y los que la demandada debió haber abonado en su oportunidad, los que en definitiva generaron la necesidad del reclamo, que es lo penalizado por la norma.

Por estas razones, sugiero revisar el fallo recurrido en este aspecto imponiendo a la demandada el pago de la suma de $9.251,15 en concepto de multa del art. 2 de la ley 25.323 sobre las diferencias no abonadas (Preaviso $12.774,12 + Int.mes despido $5.728,19 = 18.502,31 % 2= $9.251,15).

Se agravia porque la sentencia condenó de manera conjunta a Metlife Seguros de Retiro S.A. y Met AFJP S.A. sin considerar la independencia de cada uno de los reclamos aquí invocados.

En este sentido, resalto que surge de las testimoniales rendidas en la causa que la actora vendía productos de las dos demandadas durante la totalidad de las horas comprendidas en su jornada, es decir lo hizo de manera simultánea para ambas, no resultando posible discriminar de manera objetiva la cantidad de horas y tipo de servicios prestados para cada una de ellas.

Lo cierto es que más allá de los contratos que las partes suscribieron, la trabajadora laboraba para ambas empresas en el horario de lunes a viernes9 a 18hs., sin que en la práctica, exista una delimitación de las horas que le dedicaría a cada una de las empresas.

Las prestaciones realizadas por la actora, en sí mismas consideradas, vale decir, más allá del fraccionamiento horario manifestado por las partes presentan una unidad de ejecución tal que no permite en el caso interpretar su subdivisión o la existencia de un pluriempleo.A mi juicio se dio una relación jurídica única con empresas del mismo grupo económico, de modo que cualquiera de las codemandadas, que conforma dicho instituto laboral – “empleador”-, resulta imputable de tal calidad.

Con respecto a la cuestión debatida, la misma guarda similitud con otras resueltas por esta Sala (“Suarez, Alicia Beatriz c/Consolidar ART S.A. S/Diferencias de Salarios”; DN Nº 57.232 del 10/06/04, “Scoppettuolo, Beatriz de los Angeles c/Siembra Seguros de Vida S.A. s/Diferencias de Salarios”, SD Nº 57.548 del 26/10/04, entre otras), en el sentido de que la relación de la actora con sus empleadores no fue de pluriempleo, como se pretende, sino de un solo empleo; es decir, una relación jurídica con la característica que no tuvo un solo empleador sino dos, o sea, hubo pluralidad de empleadores (art. 26 LCT).

Esta diferente calificación (relación jurídica única con varios empleadores en vez de varios contratos diferentes) conduce a rechazar el agravio de la actora.

Las accionadas apelan los honorarios regulados al perito contador y letrado de la parte actora, por altos. A su vez éstos últimos los apelan por considerarlos reducidos.

Al respecto concluyo que en atención a la extensión e importancia del trabajo realizado, valor económico del litigio y pautas arancelarias de aplicación estimo que los honorarios regulados a los profesionales intervinientes se ajustan a derecho, por lo que propongo que sean confirmados en el porcentaje establecido en la sentencia de grado -art. 38 L.O y normas concordantes.

Con relación a las costas de alzada serán a cargo de la agraviada que ha resultado vencida en lo sustancial (conforme Art. 68 CPCCN).

Los honorarios de Alzada para los profesionales intervinientes serán un 25% de lo que les corresponda percibir por su actuación en la instancia previa (conf. art. 14 , ley 21.839).

EL DR. JUAN CARLOS FERNANDEZ MADRID DIJO:

Que adhiere al voto que antecede.

Por lo que resulta del acuerdo que antecede (art. 125 de la ley 18.345), el Tribunal RESUELVE:I)Modificar el fallo recurrido haciendo lugar al reclamo del actor de las indemnizaciones previstas en el art. 2 de la ley 25.323; II) Modificar el monto total de condena de la sentencia de primera instancia en la suma de $55.194,27 (art. 2 ley 25.323 = $9.251,15 + $45.943,12) PESOS CINCUENTA Y CINCO MIL CIENTO NOVENTA Y CUATRO CON VEINTISIETE CENTAVOS; III) Confirmar la sentencia de grado en todo lo que ha sido materia de recursos y agravios. IV) Imponer las costas de alzada a las accionadas vencidas en lo sustancial. V) Regular los honorarios de los letrados actuantes en la alzada en el 25% de lo regulado en la instancia anterior.

Regístrese, notifíquese y vuelvan.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s