Indemnizan por diferencias salariales a empleado jerárquico que no percibiía su remuneración en modo proporcional.

genderpayPartes: Bomben Hugo Antonio c/ INSSJP – PAMI s/ reclamos varios – laboral

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de Rosario

Sala/Juzgado: B

Fecha: 2-mar-2016

Cita: MJ-JU-M-98127-AR | MJJ98127 | MJJ98127

Procedencia de las diferencias salariales reclamadas, al haberse probado que el actor realizaba tareas correspondientes al personal jerárquico pero no era retribuido en proporción.

Sumario:

1.-Debe revocarse el fallo recurrido y, en consecuencia, hacer lugar a la demanda por diferencias salariales, pues no puede considerarse que las mayores funciones y responsabilidades atribuidas al recurrente constituyan una liberalidad, ya que la gratuidad no se presume, resultando ello derivación de los principios de igual remuneración por igual tarea y del de buena fe.

2.-Corresponde el pago por tareas que corresponden a una categoría superior si los servicios han sido prestados, aun cuando no exista designación formal del agente, desvirtuando así lo manifestado por la demandada en cuanto informó que dicho cargo se encuentra previsto y vacante, y recién será ocupado en ocasión de celebrarse los concursos públicos a efectos de estructurar la carrera administrativa del personal del Instituto.

3.-Cabe confirmar el rechazo del daño moral reclamado, pues las probanzas no permiten inferir -sin hesitación- que el actor se encontraba bajo una situación de discriminación y/o maltrato público y notorio y/o persecución personal, que indefectiblemente existió un caso de mobbing o de acoso psicológico laboral o acoso moral.

Fallo:

Rosario, 2 de marzo de 2016.

Visto, en Acuerdo de la Sala “B”, el expediente n° FRO 12086163/2008 de entrada, caratulado “BOMBEN, Hugo Antonio c/ INSSJP – PAMI s/ Reclamos Varios – Laboral” (del Juzgado Federal n° 1 de Rosario), de los que resulta que:

Vienen los autos a conocimiento de este Tribunal en virtud del recurso de apelación interpuesto por la actora (fs. 418/422 y vta.), contra la sentencia de fecha 30 de octubre de 2014, mediante la cual se rechazó la demanda interpuesta por Hugo Antonio Bomben, con costas (fs. 412/415).

Concedido el recurso y corrido el respectivo traslado a la demandada (fs. 423), fue contestado por la contraria (fs. 425/426). Elevados los autos a la alzada e ingresados por sorteo informático en esta Sala “B”, quedaron en condiciones de ser resueltos (fs. 433).

El Dr. Bello dijo:

1°) La actora expresa agravios sosteniendo que la demandada nunca iba a formalizarlo en el cargo de jefe del Departamento de Enlace, ya que en ese supuesto iba a tener que abonarle un adicional y recategorizarlo. Que atento a que la Ley de Contrato de Trabajo es la que rige la relación laboral resulta indiferente que el accionante haya sido o no designado formalmente a cargo de una jefatura, en tanto en la realidad de los hechos ha desempeñado tal función.

Se queja también por cuanto se sostuvo que las funciones en el agrupamiento administrativo Tramo B, son las tareas que desarrollan los jefes de sectores, y es por ello que el encasillamiento en el tramo D por parte de la demandada, situación confirmada por la sentencia que se impugna, es un claro perjuicio a sus derechos constitucionales.

Se agravia que habiendo quedado configurada la práctica discriminatoria no se le haya otorgado el daño moral.

Expresa su disconformidad en cuanto se sostuvo que ocupar un cargo superior puede dar lugar por su desempeño a diferencias salariales pero en el caso, no se las abonaron.Por todo ello manifiesta que la sentencia debe ser revocada, haciéndose lugar a su reclamo e imponiendo las costas a la demandada.

2°) Al contestar los agravios el Instituto sostiene que resulta a todas luces la sinrazón de los agravios de la actora.

Aclara que surge acreditado Bomben fue encuadrado por el nuevo escalafón en el tramo D y así se le abonaron los salarios, que usufructuó licencia gremial por el periodo consignado y que el Departamento de Enlace fue creado en el año 2007.

Que el actor al ser dirigente gremial suscribió todos sus recibos de sueldo de conformidad y no hizo reclamo alguno.

Que la pericia solo refleja la diferencia entre una categoría y otra pero en modo alguno dice si le corresponde diferencia alguna.

Sostiene que no hay daño psíquico alguno y eso es lo que surge de la pericia psiquiátrica y que tratándose de una aventura jurídica le corresponden las costas a la actora.

3°) Hugo Antonio Bomben inició la presente demanda laboral de cobro de pesos pretendiendo el pago de las diferencias salariales tramo B, el adicional por Jefe de Departamento y las diferencias salariales de básico efectivamente percibidos a básico de Jefe de Departamento, por período que comprende desde el 01/12/2005 al 25/07/2007.

Asimismo reclama el daño moral encuadrado en la figura del “mobbing laboral”.

Relata que en el 04/07/1979 ingresó a trabajar para la demandada como chofer en relación de dependencia económica, sujeción técnica y subordinación jurídica y que mediante el memorando 023 del 20/04/1999 se lo designó a cargo de la Coordinación Área Interior en la UGL IX.

Resalta que su actividad se encuentra comprendida dentro del Convenio Colectivo de Trabajo n° 697/05 y que les son aplicables las resoluciones nros.1523/05 y 1375/06, ya que conforme a las mismas su actividad debería en-cuadrarse en el agrupamiento administrativo Tramo B.

Alega que se encuentra erróneamente categorizado en Agrupamiento Servicios Generales y Mantenimiento, Tramo D.

Que a partir del mes de abril de 1999 desempeñó sus tareas administrativas como coordinador del Área Interior (Departamento de Enlace con las Agencias) y que a partir de la entrada en vigencia de la nueva estructura que establece la resolución n° 313/07, pasó a desempeñarse como Jefe de Departamento de Enlace con las Agencias hasta el día 25/07/2007, fecha en la que fue notificado que debía abstenerse de firmar como Coordinador del Área Interior, atento a no encontrarse contemplada dicha función en la resolución n° 313.

Que como consecuencia de ello se le adeudan diferencias salariales, de básico a básico, el adicional por tramo y adicionales por Jefe de Departamento desde el 01/12/2005 al 25/07/2007, además de que dicha práctica configura una discriminación laboral y refiere al principio de la primacía de la realidad.

Luego, “modifica demanda” en cuanto a los rubros reclamados, pretendiendo el pago de las diferencias salariales tramo B, el adicional por Jefe de Departamento y las diferencias salariales de básico efectivamente percibidos a básico de Jefe de Departamento, por período que comprende desde el 01/12/2005 hasta el 25/07/2007 (fs. 144/145 vta.).

4°) A los fines de analizar el régimen jurídico aplicable a los agentes del Instituto, debemos recurrir a la naturaleza jurídica de la demandada y en tal sentido, ha dicho la jurisprudencia (que cito por compartir) que: ” El I.N.S.S.J.P. creado por la ley 19.032 es una de las agencias que integran el sistema nacional de seguridad social. Es su incumbencia específica la organización, gestión y supervisión de la prestación de servicios médicos asistenciales a los jubilados y pensionados.La circunstancia de que legislativamente se haya conferido al Instituto personalidad de derecho privado no modifica la naturaleza de agencia de la seguridad social. No es por ello una empresa en el sentido de derecho comercial, ni de derecho del trabajo (conforme el art. 5 LCT) ni asume riesgos como un empresario común.” (en autos “Brichetto Ana y otro c/ PAMI s/ Diferencia de salarios”, C.N.A.Trabajo, Magistrados Dres. Morando y Billoch; 31/05/2002, expte. n° 42558/95, sentencia n° 30952; publicada en Lex Doctor).

Por tanto, cabe concluirse que su relación con sus dependientes se debía regir según la normativa interna de estructura orgánica funcional del mismo, hasta tanto se suscribió el nuevo Convenio Colectivo de Trabajo n° 697/05.

En dicho marco, ha de respetarse el “principio de primacía de la realidad”, que constituye un principio general de derecho y que, en el derecho del trabajo, presenta rasgos muy particulares.

De conformidad con él, cuando no hay correlación entre lo que ocurrió en los hechos y lo que se materializó -o hasta incluso, se documentó- cabe conferir primacía a los primeros; se imponen éstos sobre la denominación o calificación que las partes atribuyan a la relación laboral; es decir, prima la verdad de los hechos -no la forma- sobre la apariencia (conforme Vázquez Vialard, Antonio, “Derecho del Trabajo y Seguridad Social”, edit. Astrea, Buenos Aires, 1979, pág. 78).

5°) El análisis de las pruebas rendidas propone comprobar si por la actividad que desarrollaba el actor debería encontrarse ubicado en el agrupamiento administrativo tramo B, para así determinar si le corresponden las diferencias salariales pretendidas.

La resolución n° 1523/05/DE aprobó el sistema escalafonario y retributivo del Instituto, el que entró en vigencia a partir del 01/12/2005.

Con la resolución n° 313/07 la Coordinación Área del Interior pasó a llamarse Departamento de Enlace con las Agencias (fs.21).

Sostiene el actor que se desempeñaba como Jefe del Departamento de Enlace con las Agencias en el ámbito de la UGL IX Rosario hasta el 25/07/2007, fecha en la cual se le comunicó que debía abstenerse de firmar como Coordinador del Área del Interior, afirmando que desempeñaba las funciones previstas para el agrupamiento administrativo Tramo B, las que consisten en tareas administrativas de alta complejidad, control de cumplimiento de procesos de trabajos y procedimientos establecidos por el marco normativo del Instituto o superiores jerárquicos, control operativo de unidades organizativas de menor nivel, y con relativa autonomía para la toma de decisiones, supervisión general del personal del sector, control y supervisión de informes, contrato, convenios o resoluciones, entre otras.

Por otra parte, en las declaraciones juradas por él suscriptas y que obran a los folios 101/96 del legajo n° 8067, dice en funciones que desempeña “Coordinación”.

De las declaraciones testimoniales surge que el testigo Jorge Cesar Nahhas, relató que el actor le dijo que lo habían designado a cargo del Área Interior; que dentro del área el actor no tenía un superior jerárquico, que dependía jerárquicamente de la máxima autoridad de la Delegación, el Director; expresa que le parece que estaba a cargo de la Coordinación Área del Interior; que interiormente -las providencias, faxes y demás comunicaciones- eran firmadas por él, ahora bien, cuando había alguna comunicación a Bs. As para nivel central, tenía que tener la firma de la máxima autoridad, el Director. (fs. 224/225).

La testigo Cristina Palombo declaró, refiriéndose al actor, que él tomaba las decisiones dentro de la oficina, pero tenía una jefatura inmediata que el Director Ejecutivo de la UGL IX y que estaba a cargo del sector. Que se llamaba Coordinación Área Interior y a partir de la nueva estructura se denomina Departamento de Enlace con Agencias.Señala que Bomben no fue nombrado Jefe de Departamento de Enlace con Agencias; e indica que ella se desempeña como jefa, que le asignaron firma pero no le pusieron el cargo; que ella no vio ninguna notificación, ningún memo, nada por escrito pero sí que era su jefe inmediato porque firmaba los permisos de salida, vacaciones, supervisaba todo el trabajo, firmaba con sello que llevaba impreso “a cargo” todo el trabajo (fs. 226/227).

Por su parte, Raúl José Alvarez dijo desconocer realmente si Bomben cumplía con la puntuación de tareas detalladas a fs. 315 y vt a.

Por su parte, el actor dice que realizó las tareas tipificadas en el Tramo B del Agrupamiento Administrativo que dispone que “Corresponde a aquellos trabajadores del INSSJP que realicen tareas administrativas de alta complejidad.”

“Los trabajadores tienen a su cargo el control de cumplimiento de procesos de trabajo y procedimientos establecidos por el marco normativo del instituto o superiores jerárquicos”.

“Para ser encuadrado en este Tramo se requiere de conocimientos específicos en el área, formación en las tareas y relativa autonomía para la toma de decisiones, dentro de la competencia asignada y bajo supervisión del superior jerárquico”.

“Puede implicar control operativo de unidades organizativas de menor nivel, definiendo el ritmo de ejecución y distribución de las tareas para lograr sincronización del área”.

“Estarán comprendidos en este Tramo los trabajadores que cumplan alguna de las siguientes tareas: Supervisión general de las personas del sector. Supervisión y relevamiento de las tareas del personal del sector. Control y supervisión de informes, contratos convenios y resoluciones. Investigación, penalización y aplicación de multas a proveedores. Autorización final de pagos y control de circuitos contables. Tareas de auditoria (de prestadores, expedientes o instituciones). Diseño de proyectos y estrategias. Control y supervisión de prestaciones e instituciones. Implementación de normas.Administración de recursos financieros y patrimoniales del INSSJP.”

Es necesario precisar cuáles son las tareas que quedan comprendidas en el tramo “D” del Agrupamiento Servicios Generales y Mantenimiento en que se encontraba encasillado el actor; a saber:

“Corresponde a aquellos trabajadores del INSSJP que realicen tareas administrativas, simples y repetitivas.”

“Requiere de responsabilidad para obtener los resultados indicados por los superiores jerárquicos dentro de los procedimientos previamente establecidos por éstos y bajo supervisión inmediata.”

“Requiere aptitud y habilidad para la tarea, aunque el trabajador carezca de formación específica para su desempeño.”

“Estarán comprendidos en este Tramo los trabajadores que cumplan alguna de las siguientes tareas: Entrada y salida de correspondencia, recepción y registro de documentación, confección de hoja de ruta diaria, manejo de vehículo, realización de inventario y control de stock, atención de conmutador telefónico, tareas de pintura, reparación de mobiliario, mantenimiento de sanitario y de gas del Instituto, carpintería, herrería, chapista, electricista, bombero, confección de sello, impresión de copias y/o tareas de fotocopiados, tareas de limpieza o maestranza de oficinas, vehículos, lavado de ropa), camilleros, cocineros, mucamas, cadetería/mensajería, seguridad y vigilancia, tareas de albañilería, confección de ropa, distribución de insumo a afiliados, control, de equipos de radio, mantenimiento de cables y artefactos eléctrico del edificio, reparación de infraestructura, auxiliar de laboratorio, auxiliar de esterilización.”

6°) De la documental acompañada y de las constancias de autos surge que Hugo Antonio Bomben ingresó a trabajar el 04/07/1979 en el INSSJP, y que por medio del memorando n° 023 del 20/04/1999 se le comunicó que quedaba a cargo del Área del Interior (fs. 11); que suscribió en carácter de jefe declaraciones juradas de cargos y actividad de otros empleados (del 10/07/2006 a fs. 26 y vta., del 15/07/2005 a fs. 38 y vta., del 30/05/2007, a fs. 54 y vta., del 30/05/2007 a fs.55 y vta.); que firmó solicitudes de licencias, concediendo las mismas (del 13/12/2004 a fs. 34; del 01/02/2005 a fs. 36; del año 2006 a fs. 39: del 01/02/2006 a fs. 40; y del 29/01/2007 a fs. 58); suscribió también las planillas diaria de ausentismo (fs. 41 y 42 del año 2004); elevó informes de gestión de agencia (fs. 48 del año 2001); efectuó nota dirigida al Director Dr. Achilli, en la cual efectuó el extracto de dificultades prestaciones de las Agencias Las Rosas, Cañada de Gómez, Chañar Ladeado, Rufino y San Lorenzo del año 1999 (fs. 64); informes prestacional de Agencias del año 1999 (fs. 66), entre otros informes y notas suscriptos por el actor (fs. 69, 72, 73, 74, 77, 78, 80, 81, 82, 83 y 85), siendo que en todas está impuesta su firma con el sello que dice “Sr. Hugo Bomben A/C Coord. Área Interior.”

Asimismo, se confirma lo declarado por el testigo Nahhas, en cuanto que el actor dependía jerárquicamente de la máxima autoridad de la Delegación, toda vez que todos sus pedidos de licencia fueron autorizados por el Director Ejecutivo (fs. 37, 49 y 51). De igual modo ocurre con sus declaraciones juradas, las que fueron firmadas por el Director Ejecutivo (fs.49, 52 y 56).

Queda por tanto acreditado el pedido de recategorización interpuesto por el trabajador si el Instituto le otorgó poder para que “quede a cargo de área de Coordinación”, a cuyo efecto lo facultaron para realizar una diversidad de actos jurídicos, lo cual pone de manifiesto su condición de empleado superior, puesto que resulta impensado que un simple trabajador en cuestiones menores de oficina tenga la funcionalidad propia de los cuadros jerárquicos de la organización en la cual se desempeña.

No se puede dejar de advertir el principio conforme al cual corresponde el pago por tareas que corresponden a una categoría superior, si los servicios han sido prestados, aun cuando no exista designación formal del agente, desvirtuando así lo manifestado por la demandada en cuanto informó que dicho cargo se encuentra previsto y vacante, y recién será ocupado en ocasión de celebrarse los concursos públicos a efectos de estructurar la carrera administrativa del personal del Instituto (ver nota n° 3758/08 de la Gerencia de Recursos Humanos obrante a fs. 231 de autos y al folio 112 del legajo 8067).

Así no puede considerarse que las mayores funciones y responsabilidades atribuidas al recurrente constituyan una liberalidad puesto que la gratuidad no se presume, resultando ello derivación de los principios de igual remuneración por igual tarea y del de buena fe.

Siendo ello así no puede resultar dudoso el derecho del agente a percibir una compensación pecuniaria por una labor de mayor responsabilidad diversa de la que se le retribuía, concordante con las funciones en el agrupamiento administrativo Tramo B.

Por lo expuesto, propicio hacer lugar a la demanda por las diferencias salariales reclamadas por el actor por el período que abarca desde el 01/12/2005 y hasta el 25/07/2007, la que asciende de acuerdo a la pericial contable efectuada por el CPN. Gerardo Pereira Marques (fs. 353 y vta. y 355/356) a la suma de $ 28.395,75.A dicha suma, se le aplicará el interés de tasa pasiva promedio que mensualmente publica el B.C.R.A. desde que es debida y hasta el efectivo pago. A tal efecto, se practicará la planilla correspondiente.

7°) En cuanto a la mera alegación del daño moral pretendido y encuadrado por el actor en la figura del “mobbing laboral” (fs. 138 y vta., 139 y 141 vta.), en virtud de la situación de discriminación sufrida, considero que ello no resulta procedente.

Invoca el trabajador la pericia psiquiátrica llevada a cabo por el Dr. José Mossotti obrante a fs. 364/367, quien al determinar el estado de salud del actor respondió: “.que el actor presenta en la actualidad un trastorno depresivo, equivalente a reacción vivencial anormal neurótica grado II, con síntomas de angustia, retraimiento y dificultad para conciliar el sueño (entre los más notorios), que lo ha limitado tanto para sus tareas laborales como para la vida de relación y social.” (fs. 366).

Asimismo cuando se le pidió que determine si las acciones descritas en la demanda, y particularmente lo relatado en el apartado Discriminación Laboral, son capaces de provocar una alternación disvaliosa del bienestar psicofísico de una persona, respondió que: “.A fs. 138 vuelta, 139 vuelta y 140 de autos, el actor refiere que sufrió por parte de la demandada una práctica discriminatoria, un mobbing laboral por discriminación, al incumplir esta diversas obligaciones del CCT y la LCT. Si tales circunstancias son comprobadas fehacientemente nos hallamos ante tal situación descripta y la secuela mencionada de alteración significativa del psiquismo y la integridad psicofísica del actor debida a tal circunstancia.” (fs. 366 y 367; el texto en cursiva es nuestro para resaltar el concepto).

La Constitución Nacional, en el Art.14 bis, señala que el trabajo en sus diversas formas gozará de las protección de las leyes, las que aseguraran al trabajador condiciones dignas y equitativas de labor, entendiendo por condiciones dignas, siguiendo la definición que la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.) hace del trabajo “decente”, como trabajo seguro, dentro del marco de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana.

El término “condiciones dignas”, hace referencia a una situación adecuada en lo que a seguridad e higiene laboral se refiere. Esta situación alcanza tanto a elementos de tipo físico como psicofísico, dentro de los que se denomina medio ambiente laboral y que incluye factores de tipo organizacional (Abajo Olivares, Francisco J., “Mobbing. Acoso Psicológico en el ámbito Laboral”, Segunda Edición ampliada, Edit. Lexis-Nexis, Bs. As., 2006, págs. 265/266).

En relación al “acoso laboral”, en cambio, supone una serie de comportamientos que apuntan hacia el desprecio de los más elementales principios y derechos del ser humano, afectando las “condiciones dignas” citadas.

El “acoso moral en el trabajo” consiste en “.cualquier manifestación de una conducta abusiva y, especialmente, los comportamientos, palabras, actos, gestos y escritos que puedan atentar contra la personalidad, la dignidad o la integridad síquica o física de un individuo, o que puedan poner en peligro su empleo, o degradar el clima de trabajo.”(conforme Marie-France Hirigoyen, “El acoso moral. El maltrato psicológico en la vida cotidiana”, Edit. Paidos, Bs. As., 20 00, pág. 48).

El “mobbing” o “acoso psicológico laboral” ha sido descripto en los siguientes términos: “. El acoso psicológico básicamente puede nacer por un conflicto que genere rencor y haga desplegar perversidades; por una mentalidad psicopática que activada despliegue sus perversiones; o por una personalidad psicopática que gratuitamente, sin ningún disparador, goza con el sufrimiento ajeno.. . . Se ha dicho que el mobbing “requiere la verificación de un reiterado y regular proceder perverso y además que tenga la finalidad de segregar o eliminar al acosado de la comunidad”. . . El mobbing pertenece al género de los acosos, es decir, entre los posibles acosos existentes se encuentra el psicológico. Por su parte, lo que lo diferencia específicamente es que aquello que se alcanza de modo plenamente consciente o con semi conciencia, es el daño espiritual de aquella persona que, por la razón que fuere, ha venido a caer en las garras de un depredador de espíritus. .” (Tomás Ignacio González Pondal, “Mobbing: Acoso Psicológico Laboral”, editorial La Ley, 22,07-2011, págs. 1/3).

Pero no todo “ambiente de presión” -ha dicho la jurisprudencia- puede ser el argumento determinante para tener por acreditada la existencia de “mobbing”, desde que: “La circunstancia de que produjeran cambios de autoridades en la demanda, con la consecuente modificación de criterios y estrategias de trabajo, si bien podían provocar un ambiente de “presión” según la descripción de algunos testigos que declararon en la causa, no implicaban un peligro para la continuidad de las fuentes de trabajo. Tales cambios de modalidades en las tareas que les competen no permiten vislumbrar situaciones de “mobbing” tal como lo afirma el actor en su demanda.” (en autos “Herran Vargas Juan c/ Superintendencia de Riesgos del Trabajo s/ despido” , C.N.A.Trabajo, Sala I, 17/11/2006, expte. n° 13379/04, sentencia n° 83934; publicada en Lex Doctor).

Conforme a lo dispuesto en los artículos 377 (carga de la prueba), 386 (apreciación de la prueba) y 477 (eficacia probatoria del dictamen pericial) del C.Pr.Civ.C.N., de aplicación supletoria en el procedimiento laboral (art.155 ley 18.345 y modificatorias), el juez formará su convicción respecto de la prueba producida según las reglas de la “sana crítica”.

En base a dicho principio, las probanzas no permiten inferir -sin hesitación- que Bomben se encontraba bajo una situación de discriminación y/o maltrato público y notorio y/o persecución personal, que indefectiblemente existió un caso de “mobbing” o de acoso psicológico laboral o acoso moral, por lo que propicio se confirme la sentencia de primera instancia en cuanto ha rechazado el reclamo por supuesto “mobbing” laboral y el consiguiente daño moral.

8°) En consecuencia, propicio hacer lugar parcialmente a la demanda interpuesta por las diferencias salariales reclamadas por el actor por la mayor responsabilidad en la función cumplida por el período que abarca desde el 01/12/2005 al 25/07/2007, con mas sus intereses.

Atento al resultado arribado, donde la demanda ha prosperado parcialmente, las costas de ambas instancias habrán de ser impuestas en el 80% al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados y en el 20% a la actora (Art. 71 del C.Pr.); y se regulen los honorarios profesionales de los letrados actuantes ante la Alzada por la actora y demandada en el 30% y 25% de lo que respectivamente se les regule en primera instancia. Así voto.

El Dr. Toledo adhirió a los fundamentos y conclusiones del voto precedente.

Atento al resultado del Acuerdo que antecede, SE RESUELVE:

I) Revocar la sentencia recurrida de fecha 30 de octubre de 2014 obrante a fs. 412/415, haciéndose lugar parcialmente a la demanda interpuesta por Hugo Antonio Bomben contra el INSSJP por las diferencias salariales reclamadas, con mas sus intereses, según lo expuesto en el Considerando 6°. II) Rechazar los agravios referidos al reclamo por “mobbing” laboral y daño moral. III) Distribuir las costas de ambas instancias en el 80% al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados y en el 20% a la actora (Art. 71 del C.Pr.). IV) Regular los honorarios profesionales de los letrados actuantes ante la Alzada por la actora y demandada en el 30% y 25% de lo que respectivamente se les regule en primera instancia. Insértese, hágase saber, comuníquese en la forma dispuesta por Acordada n° 15/13 de la C.S.J.N. y oportunamente devuélvanse los autos al Juzgado de origen. La Dra. Vidal no vota de conformidad con lo dispuesto por el Art. 125 Ley 18.345. (expte. n° FRO 12086163/2008).

Fdo.: José G. Toledo- Edgardo Bello- (Jueces de Cámara)- Nora Montesinos – (Secretaria de Cámara).-