La desconfianza de la trabajadora respecto de la reposición de tareas ofrecida para cuando finalizase la licencia por maternidad no justifica la ruptura del vínculo

embarazo-trabajoPartes: Mazur Yamila Wanda c/ Energit Electrónica de Potencia S.A. s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: VIII

Fecha: 5-jul-2016

Cita: MJ-JU-M-100239-AR | MJJ100239 | MJJ100239

Sumario:

1.-No corresponde considerar legítimo el despido indirecto pues la desconfianza expresada por la trabajadora al momento de solicitar la reposición de sus tareas luego de la licencia por maternidad, aun cuando hubiera sido motivada por conversaciones y/o reclamos verbales previos que concluyeron sin la solución esperada, no habilitaba la ruptura del contrato de trabajo.

2.-Toda vez que la respuesta de la demandada fue la pretendida por la actora, es decir que se le ofrecía la restitución inmediata de las tareas luego de la licencia por maternidad, tal esquema cumplió con el principio de conservación del vínculo que debe regir las relaciones en el ámbito laboral, por lo que el hecho de que la actora hubiera desconfiando de la veracidad de la oferta, no justificó la resolución del vínculo.

3.-El distracto dispuesto por la actora no se advierte sustentado en el supuesto de injuria regulado en el art. 242 LCT., lo que determina la improcedencia de las indemnizaciones enumeradas en el art. 246 LCT.; máxime siendo que el modo intempestivo en que se resolvió la controversia, torna inoficioso el análisis del cambio de tareas denunciado por la trabajadora (art. 243 LCT).

4.-No corresponde reconocer la existencia de pagos sin registro pues los testigos ofrecidos por la actora fueron finalmente desistidos y no hubo otros medios probatorios que acerquen alguna noción de la existencia de pagos en negro , sin que la mera impugnación de aquellos que declararon a instancias de la contraria, pruebe la circunstancia irregular que se denunció.

Fallo:

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 05 días del mes de julio de 2016, se reúnen en acuerdo los jueces de la Sala VIII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y, de acuerdo con el resultado del sorteo realizado, proceden a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR VICTOR A. PESINO DIJO:

I.- La sentencia de primera instancia, que admitió parcialmente las pretensiones articuladas en el inicio, es apelada por ambas partes y por el perito contador.

II.- La decisión de grado se fundó en el carácter intempestivo de la decisión extintiva asumida por la actora. El intercambio telegráfico revela que intimó a su empleador para que la reintegre a sus tareas habituales, cumplidas hasta que inició la licencia por maternidad. Revela también que la respuesta de la demandada fue precisamente la pretendida por aquélla, es decir la restitución inmediata de las tareas objeto de reclamo.

El citado esquema cumplió con el principio de conservación del vínculo que debe regir las relaciones en el ámbito laboral; sin embargo la actora desconfiando de la veracidad de la oferta, resolvió extinguir la relación. Ahora bien, la desconfianza expresada, aun cuando hubiera sido motivada por conversaciones y/o reclamos verbales previos que concluyeron sin la solución esperada, no habilitaba la ruptura del contrato de trabajo. El fundamento invocado (desconfianza) no excede una apreciación subjetiva de la actora, que en modo alguno puede ser imputado a la contraparte, cuándo ésta ha expresado concreta y precisamente una posición distinta a la que le adjudicara la actora. En los términos expresados, el distracto no se advierte sustentado en el supuesto de injuria regulado en el artículo 242 L.C.T. Ello determina la improcedencia de las indemnizaciones enumeradas en el artículo 246 L.C.T. A mayor abundamiento conviene mencionar que el modo intempestivo en que se resolvió la controversia, torna inoficioso el análisis del cambio de tareas denunciado por la trabajadora (art.243 L.C.T.).

III.- En orden a la fecha de ingreso, acontecida según la actora el 25/08/11 y según la demandada el 03/10/11, la crítica presentada carece de eficacia recursiva y modificatoria de la conclusión de grado. Si bien tiene lógica advertir que la coincidencia existente entre todas las pruebas presentadas por la demandada, no implica de por sí su veracidad, lo cierto es que frente a una registración formal, que establece una fecha de inicio de tareas 40 días posterior a la reclamada, era carga de la demandante acreditar tal irregularidad.

Ello no ocurrió. El agravio presentado no cita una sola prueba asertiva y positiva que permita considerar cierta la afirmación actoral referida, sellando así la suerte adversa del agravio.

IV.- Igual deficiencia exhibe la queja presentada contra la falta de reconocimiento de pagos sin registro. Todos los testigos ofrecidos por la actora fueron finalmente desistidos y no hubo otros medios probatorios que acerquen alguna noción de la existencia de pagos “en negro”. La mera impugnación de los testigos que declararon a instancias de la contraria, referidas a que no dijeron la verdad por el temor que les genera ser empleados de la accionada, no prueba la circunstancia irregular que se denunció. En base a lo expuesto, la conclusión será la confirmación de lo dispuesto en grado sobre este aspecto de la cuestión.

V.- Las costas serán impuestas en el orden causado en atención a que se acreditó la existencia de un conflicto que pudo llevar a la actora a reclamar como lo hizo.

VI.- Los honorarios regulados a la representación y patrocinio letrado de ambas partes y al perito contador serán confirmados porque compensan razonablemente las tareas desempeñadas y se adecuan a las pautas arancelarias de aplicación.VII.- Por las razones expuestas propongo en este voto, se confirme la sentencia apelada en cuanto ha sido materia de recurso y agravios, con excepción de lo resuelto sobre costas que se imponen en el orden causado; se impongan las costas de Alzada en el orden causado y se regulen los honorarios de los firmantes de los escritos dirigidos a esta Cámara en el 25% de lo que en definitiva les corresponda por su actuación en la anterior instancia. (artículo 68 CPCCN artículos 14 y 18 Ley 21.839).

EL DOCTOR LUIS ALBERTO CATARDO DIJO: Que, por compartir sus fundamentos, adhiere al voto que antecede.

Por ello, el TRIBUNAL RESUELVE:

1) Confirmar la sentencia apelada en cuanto ha sido materia de recurso y agravios, con excepción de lo resuelto sobre costas que se imponen en el orden causado; 2) Imponer las costas de Alzada en el orden causado; 3) Regular los honorarios de los firmantes de los escritos dirigidos a esta Cámara en el 25% de lo que en definitiva les corresponda por su actuación en la anterior instancia. Regístrese, notifíquese y cúmplase con lo dispuesto en el artículo 4º Acordada C.S.J.N. 15/13 del 21/5/13 y oportunamente, devuélvanse.c.g.

VICTOR A. PESINO

JUEZ DE CÁMARA

LUIS A. CATARDO

JUEZ DE CÁMARA

Ante mí.

ALICIA E. MESERI

SECRETARIA