fbpx

Según la tesis restrictiva, el incumplimiento del empleador respecto de las horas extra, no habilita la retención de tareas

RelojPartes: Díaz Liana Patricia c/ Antawara s/ ordinario

Tribunal: Cámara del Trabajo de Mendoza

Sala/Juzgado: Tercera

Fecha: 9-jun-2015

Cita: MJ-JU-M-93313-AR | MJJ93313 | MJJ93313

En tanto las horas extraordinarias -por ser de cumplimiento voluntario- no detentan el mismo rango que el débito laboral, no puede su reclamo ser motivo para la retención de tareas.

Sumario:

1.-Las horas extras reclamadas no son rubros que se encuentren amparados por el orden público laboral, atento que son voluntarias y no obligatorias, por ello no puede ser motivo para incumplir una de las obligaciones principales del contrato como el débito laboral, ya que son dos obligaciones de distinto rango.

2.-No habiéndose cumplido con los extremos que justifican la retención de tareas invocada por el trabajador, resulta injustificada la ausencia del mismo a sus labores y, ante la intimación en tiempo y forma que el empresario realizara en los términos del art. 244 de LCT, cabe concluir que se ha declarado extinguido legítimamente el contrato de trabajo por su abandono de tareas.

3.-Por aplicación del principio de continuidad del vínculo que rige para ambas partes de la relación laboral y en virtud del principal deber que se encuentra a cargo del trabajador, que es el de poner a disposición del empleador su fuerza de trabajo, se impone analizar con un criterio restrictivo la justificación de una conducta de retención de tareas como la adoptada por la actora, la cual si bien puede encontrar respaldo jurídico en el régimen contractual del derecho común, en principio resulta ajena a la especificidad del régimen laboral.

Fallo:

En la ciudad de Mendoza, a los 9 días del mes de JUNIO de 2015, reunidos en su sala de acuerdos los Sres Jueces de la Excma. Tercera Cámara de Trabajo, Dres. Enrique H. Catapano, Inés Rauek de Yanzón y Mónica Adela Arroyo, trajeron a deliberación para sentencia definitiva, los autos Nro 46.736, caratulados: «DIAZ, LIANA PATRICIA C/ ANTAWARA P/ ORDINARIO.», de cuyas constancias

RESULTA:

I. Que a fs. 28 corre agregada la demanda que interpone LILIANA PARICIA DIAZ contra ANTAWARA S.A., a fin de que se le condene a pagar la suma de $104.421,76, o lo que en más o en menos resulte de la prueba a rendirse, con más intereses, costas hasta el día de su efectivo pago, en concepto de rubros no retenibles e indemnizatorios y multas.

Sostiene que ingreso a trabajar en la empresa de limpieza demandada el 1 DE MARZO DEL 2003 COMO ENCARGADA. SUPERVISORA Y POR JORNADA COMÑLETA PARA LA Demandada. Que no fue registrada.

Que el día 10/4/2012 se le comunica la notificación que el Hospital Diego Paroisien le hiciera a la empleadora donde le rescindía el contrato de limpieza, por lo que la empresa le comunica a la actora que ante esa situación, le seria asignado un nuevo puesto de trabajo.

Que sostiene que la empresa ha efectuado un uso abusivo del ius varandi.

Que el día 10/4/12 le envía la empresa una C.D. donde le expresa que se presente en la oficina para asignarle un nuevo puesto de trabajo.

Que se presenta y le asignan trabajo en un supermercado en horario partido y como operaria.

Por tanto envía C.D. el día 18 de abril del 2012 donde comunica que efectuaba horario continuo y ahora le piden que trabaje en horario discontinuo, que el cambio es perjudicial para sus a intereses económicos atento que debe asumir el costo del traslado, que las tares son diferentes.Por tanto, considera que dicho cambio implica una modificación sustancial de los elementos de la relación laboral por lo que reclamo por el restablecimiento al horario habitual, a su labor en la categoría de supervisora, y a que le pague los rubros de marzo del 2012, horas extras y diferencias salariales según la categoría, todo bajo apercibimiento de considera injuria y darse por despedida en forma indirecta.

Que el mismo día 18 de abril del 2012 la empleadora intima a retomar las tareas en 24 hs bajo apercibimiento de abandono.

El día 20 de abril del 2012 la empresa le cursa otra C.D. considerando a la actora incurra en abandono y rechaza el telegrama de la actora enviado el día 18 de abril.

La actora el día 24 de abril del 2012 , afirma que antes de recibir la C.D. del 20 de abril envía T.C. donde rechaza el emplazamiento presentarse a trabajar y hace retención del débito laboral.

La actora envía el día 3 de mayo del 2012 que habiendo recibido el 27 de mayo del 2012 la C.D. extinción, rechaza la causa del despido por abandono.

Sostiene el uso abusivo del «ius variandi» por modificaciones perjudiciales.

Practica liquidación. Funda en derecho. Ofrece prueba.

II. Que a fs. 56 las demandados contesta solicitando el rechazo de la demanda con costas. Reconoce la existencia de la relación laboral como dependiente de la empresa de limpieza bajo C.C. T. Nro 144/90.

Niega la fecha de ingreso, categoría, jornada de ocho horas, corrido. Sostiene que no tiene la empresa esa modalidad.

Sostiene que ingreso a trabajar el 1 de marzo del 2007 como figura en el Alta de la AFIP y cese en abril del 2012, por abandono de trabajo.

Que la relación dejo sin efecto el «ius variandi» por resolución y por abandono. Que la actora no se presentó a cobrar ni a retirar el certificado de trabajo.

Que no proceden las diferencias salariales por la categoría que expresa porque era operaria.Como expresa el bono de sueldo.

Opone la defensa de prescripción por créditos de dos años anteriores, por lo que solo proceden desde marzo del 2011 a marzo del 2013.

Rechaza liquidación: sostiene que febrero, marzo y el proporcional de abril del 2012 porque puso a disposición los mismos y no fue a retirarlo. Que el SAC proporcional se pagaba mensualmente con cada bono, que no corresponden los rubros indemnizatorios ni las multas, que la remuneración básica no es de $ 2802 sino de $ 1510 según la LCT.

Que afirma que el Hospital Diego Paroisien terceriza los servicios de limpieza, también es obligada por o que se reserva la acción de repetición por solidaridad ofrece prueba.

III. A fs. 70 se admite la PRUEBA ofrecida. A fs. 79 obra el dictamen pericial contable, a fs 120 obra el informe de la rescisión del fecha 10 de abril del 2012.

Fijada fija fecha para la realización de la audiencia de vista de causa, la misma se realiza obrando en autos el acta que se labrara con motivo de la audiencia, con lo que queda la causa en estado de dictar sentencia, planteándose el Tribunal las siguientes cuestiones a resolver y en el orden del sorteo practicado.

PRIMERA CUESTION: EXISTENCIA DE LA RELACION LABORAL.

SEGUNDA CUESTION: PROCEDENCIA DE LA DEMANDA.

TERCERA CUESTION: LAS COSTAS.

SOBRE LA PRIMERA CUESTION LA DRA RAUEK DE YANZON DIJO:

Que la relación laboral que invoca la actora es admitida por la desconociendo la fecha de ingreso y la categoría que sostiene la actora.

De la prueba aportada surge:

a) Bonos de fs. 4 y siguiente: fecha de ingreso el 1 de marzo del 2007.-

Pericial contable: no libros a disposición por lo que realizo la pericial con loas constancias de autos, informa que la actora cobraba la suma total de $ 3.056,37. Si bien establece las diferencias salariales entre las dos categorías que de operaria y encargada.Según la pericial contable concluimos que la actora cobraba más que operaria y aun mas que una encargada; ya que cobraba un sueldo superior al establecido por convenio para la categoría de encargada.

b) Los testigos que declararon en la causa fueron contestes en que la actora actuaba como encargada y que ingresó en el año 2007 (testigos Arancibia, Panocchia, Pleitel).

Por tanto llegamos a la conclusión que la actora ingreso el marzo del año 2007, que tenia categoría de operaria, que se desempeñaba como encargada.; que la actora ingreso en marzo del año 2007 .

Probada la relación laboral corresponde analizar la procedencia del reclamo.

Así voto.

A LA MISMA CUESTION LOS DRES. CATAPANO Y ARROYO DIJERON: que por fundamentos similares adhieren al voto que antecede.

SOBRE LA SEGUNDA CUESTION LA DRA RAUEK DE YANZON DIJO:

I. La actora acciona reclamando las indemnizaciones provenientes de un despido indirecto basado en » ius variandi». Así sostuvo que le fue comunicada la rescisión del contrato de limpieza de la empresa empleadora con el hospital y a fin de que se presentara a asignarle nuevas tareas, las que rechaza y emplaza al pago de rubros, que retiene el débito laboral, le comunican el abandono pero que la actora se da por despedida por despido indirecto basado en ius variandi.

II. ¿Cómo se extingue la relación laboral?

Análisis del caso:

Analizaremos según un orden cronológico los hechos relatados en autos para subsumirlos en derecho.

a) A fs. 20 obra el telegrama donde se le informa la rescisión así como que se presente para designarle nuevo puesto de trabajo.

b) Que el día 18 de abril se expiden dos telegramas uno por la actora y otro por la demandada.

Así a fs. 24 obra el TC.de la actora que intima en 30dias a que subsanen la deficiencia registral y le coloquen la categoría de encargada . Que respecto del lugar donde le asignaron labores sostiene que se desempañó en horario corrido, comunicando que me desempeñaría en distintas sucursales de supermercado ATOMO con horario partido debiendo afrontar los gastos de traslado lo que la modalidad horaria y el gasto le genera un grave perjuicio en sus condiciones esenciales. Además emplaza al pago de salarios de mese de febrero, y marzo del 2012, horas extras y diferencias salariales bajo apercibimiento de considerarse despedida.

El miso día 18 de abril la emplea la intima a cumplir sus labores asignadas oportunamente bajo apercibimiento de abandono ( fs. 22)

c) A fs. 23 obra el T.C. del día 20 de abril del 2012 donde la empleadora ante el incumplimiento de no haberse presentado a trabaja comunica que se ha configurado el abandono dando por finalizado el contrato por exclusiva culpa de la actora. Rechaza que la actora se desempeñara como encargada, y que deba afrontar el gasto de su traslado ,Rechaza la expresión que se este ejerciendo un uso abusivo del ius variandi, rechaza las horas extras y las diferencias salariales.

La actora sostiene que no recibió ese telegrama de rescisión sino hasta el día 27 de mayo del 29012 como dice en el /C de fecha 3 de mayo del 2012.

En autos no se ha probado la fecha de recepción del mismo no se ofreció oficio al Correo Argentino ni ninguna otra prueba.

Por tanto, consideramos que la actora admite haberlo recibido el telegrama de rescisión el día 27 de mayo del 2012 conforme el reconocimiento efectuado en el el telegrama de fs. 26.-

d) La actora sostiene que envió el telegrama del 24 de abril obrante a fs 25 donde referido al T.C. del 18 abril donde reclama le abonen rubros pendientes por diferencias de categorización y remuneraciones así como los correspondientes a los mese de febrero y marzo del 2012 , le comunica que ejercerá el derecho de retención.Ratifica la totalidad de los reclamos y corrige la intimación emplazando en 30 días corridos a que se corrija su registración consignando en los bonos su categoría de encargada y le asignen labores idénticas a las condiciones que tenia en el hospital con horario corrido y no discontinuo por ser un derecho adquirido y el la categoría de encargada bajo apercibimiento de considerar injuria y darse por despedida.

e)A fs. 26 obra el T.C. donde el día 3 de mayo la actora reconoce que recibió el telegrama considerándola incurra en abandono el día 27 de abril del 2012 .Lo rechaza por que estaba intimado y lo considera un despedido sin causa.

LA RETENCION DE TAREAS POR EL TRABAJADOR:

La doctrina y la jurisprudencia delimitan los requisitos de este instituto: «El trabajador que intenta hacer valer la «Exceptio non adimpleti contractus» se encuentra obligado a notificar a su empleador la decisión de retener tareas y, de resultar posible, realizar una intimación previa al empleador para que subsane las deficiencias que justificarían la postura asumida.

En igual sentido, la jurisprudencia ha estipulado que «. no basta con hallarse en posición de hacer valer tal facultad, sino que resulta menester oponer la «exceptio» realmente. El principio de la buena fe (arts. 63 L.C.T. y 1198 Cód. Civ.) impone al trabajador que se niega a prestar tareas ante la falta de pago de sus haberes por el empleador el comunicarlo expresamente a éste, pues la excepción de marras no opera de modo tácito.». (1) Destacamos que no resulta exigible ningún término sacramental para hacer valer la retención de tareas. No cabe duda que la misma debe ser claramente opuesta.

Se debe tener presente que el criterio que debe regir el análisis de la justificación es de índole restrictiva. Ello es así «.por aplicación del principio de continuidad del vínculo que rige para ambas partes de la relación laboral (art.10 LCT) y en virtud del principal deber que se encuentra a cargo del trabajador, que es el de poner a disposición del empleador su fuerza de trabajo (art. 84 y cctes. LCT), se impone analizar con un criterio restrictivo la justificación de una conducta de retención de tareas como la adoptada por la actora, la cual si bien puede encontrar respaldo jurídico en el régimen contractual del derecho común (art. 1201 Cód. Civil), en principio resulta ajena a la especificidad del régimen laboral.» (2)

Destacamos que ya existían decisorios previos al presente que se habían expedido en tal sentido. Un reciente fallo ha establecido que «.la retención de tareas que efectuó el actor resultó injustificada sólo porque se adeudaran aportes jubilatorios, ya que tal omisión no revela un incumplimiento grave del empleador si se pondera que para solucionar el problema le bastaba al dependiente con formular la denuncia ante el organismo correspondiente.» (3)

Además se ha dicho: «, no habiéndose cumplido con los extremos que justifican la retención de tareas invocada por el trabajador, resulta injustificada la ausencia del mismo a sus labores y, ante la intimación en tiempo y forma que el empresario realizara en los términos del artículo 244 de LCT, cabe concluir que se ha declarado extinguido legítimamente el contrato de trabajo por su abandono de tareas. (Fallo Comentado: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala VIII (CNTrab)(SalaVIII) CNTrab., sala VIII ~ 2009-06-11 ~ Díaz, Romina c. Telemedia Argentina S.A. comentado por Gabet, Emiliano A. Gabet, Alejandro ; LA LEY 13/11/2009, 4).

En el caso de autos la trabajadora: se le había comunicado la rescisión del contrato de la empresa con el hospital por lo que la actora no se encontraba trabajando. Eso se prueba con el telegrama de fsl 20. Se la citó para comunicarle un nuevo lugar de trabajo; lugar de trabajo que ella rechazó por T.C. por telegrama de fecha 18 de abril del 2012 ( fs.24).

Por tanto no se puede retener el débito laboral que no se esta prestando por una razón básica de lógica. A ello se suma el hecho de que en la presente demanda NO reclama rubro por horas extras.

Si a ello sumamos que el perito informa que la actora cobraba un salario superior al establecido por convenio para encargada y que las diferencias que establece, son en base a salarios de convenio que resultaban ser inferiores a lo que efectivamente cobraba, se advierte que no existen los rubros diferencias de salariales que solicita.

Por otra parte las horas extras reclamadas no son rubros que se encuentren amparados por el orden publico laboral, atento que son voluntarias y no obligatorias. Las mismas, rubro accidental del contrato de trabajo, no puede ser motivo para incumplir una de las obligaciones principales del contrato como el débito laboral; son dos obligaciones de distinto rango. Las horas extras no son de entidad suficiente para retener tareas porque son de cumplimiento voluntario por el trabajador, no es un itiem de orden publico y por el principio de continuación de y mantenimiento de la relación, no son aptas para ser opuestas en el marco de las circunstancias de este caso ya enunciadas.

Si bien se encuentra cumplido la comunicación fehaciente de la retención del débito laboral , la causal debe analizarse con criterio restrictivo. Por tanto entendemos que este reclamo no basta para retener las tareas. Valoramos también que el testigo, Sr. Pleitel manifestó que la actora siguió trabajando pero ahora para el Hospital Paroisien en el Sector Higiene y Seguridad y que actualmente el hospital también ha contratado otra empresa.

Por tanto , la trabajadora no ha justificado la causal para la retención de tareas y la misma deviene en inoponible para detener el despido por casual de abandono encontrándose debidamente emplazada. .

B) Extinción por abandono:

El art.244 LCT permite la rescisión del contrato de trabajo por culpa del trabajador, cuando éste no cumpla con su deber de poner a disposición del empleador su fuerza de trabajo.

Deducimos de la norma reguladora que son necesarios los siguientes requisitos para la configuración de este instituto: a) el incumplimiento del empleado de concurrir al trabajo, es decir al deber de prestación, b) previa constitución en mora mediante intimación; c) la intimación debe ser fehaciente, contener un plazo para que se reincorpore, expresar los hechos causales y practicarse bajo apercibimiento de subsumir los hechos en esta figura, es decir considerar que existe abandono de trabajo; d) que el trabajador no se presente durante el plazo acordado y, e) la comunicación fehaciente de la resolución del contrato por esta causal.

Analizaremos si en el presente caso se han cumplido estos requisitos.

l. Incumplimiento del empleado a su deber de prestación.

Se ha probado y reconocido por la actora en en el TC del 24 de abril obrante a fs 25 que recibió el emplazamiento a presentarse a trabajar el día 20 de abril y que ejercerá e derecho de retener las tareas ante el incumplimiento de la demandada. Dijimos ya que la retención del débito laboral no resulta procedente en el caso de la actora, que no estable prestando servicios y que se le había otorgado un nuevo puesto de trabajo en el Hospital donde antes la hacia por medio de la empresa de limpieza para la que trabajaba (testimonio del Sr. Pleitel).

No existe en autos demostración que la misma concurriera a trabajar los días subsiguientes.

Recién el 3 de mayo del 2012 la actora acusa recibo del la rescisión por abandono donde sostiene lo recibiera el 27 de abril, la considera improcedente y despedido sostiene la existencia de un incausado. Por tanto el presente caso se dan los requisitos indicados para la configuración de abandono de trabajo.

Advertimos aquí negativa a prestar tareas e intención de disolver el contrato por parte de la actora.Tenemos en cuenta además que los testigos fueron contestes en sostener que la actora siguió trabajando para en el Hospital Paroisien, lugar al que fue ingresada a trabajar luego de la rescisión del contrato de limpieza con la ex empleadora de la actora.

Es decir, nunca podría el empleador haber satisfecha los reclamo de la actora, porque ella fue inmediatamente empleada en el lugar donde antes prestaba servicio para la empresa tercer izada.

Es por tanto, que resulte procedente la configuración de la resolución del contrato de trabajo por abandono que se produce el día 27 de abril dado el reconocimiento efectuado por la trabajadora de haberlo recibió en dicha fecha.

En consecuencia, corresponde rechazar le pretendida indemnización proveniente de un ruptura culposa del contrato por parte del empleador, es decir, por injuria de este.

Análisis de los rubros reclamados:

Para la determinación del los mismo utilizaremos lo informado por la pericial contable.

1. Rechazo: de la indemnización por despido por la suma de $ 25.218, preaviso por la suma de $ 2.7802,69, integración del mesa de despido por la suma de $ 328,54 y Multa de la ley 25323 por la suma de $ 14.831,20. Diferencias salariales desde marzo del 2010 a marzo del 2012 por la suma de $ 54.397.

2. Procede los sueldo de febrero y marzo por la suma que establece el perito de $ 3.056,37 a) SAC porporcional por la suma de $3.269,63, b) vacaciones proporcionales $ 1.471,97, c) Salario de Marzo, febrero 2012 cada uno por $3.056,37.-

3. En conclusión, la presente demanda resulta procedente por la suma de $ 10.854,31 y corresponde sea rechazada $ 72.337,45 por los restantes conceptos pretendidos.

INTERESES:

La actora ha planteado la inconstitucionalidad de la ley 7198.Puesto en el análisis del caso que nos ocupa, se ratifica lo ya expuesto en cuanto a centralizar el mismo en la crítica de inconstitucionalidad de la Ley 7.198 que el recurrente ha generado, pero acotado al análisis de la tasa de interés, por ser éste el tema sometido a debate.

En tal sentido resulta un dato conocido que en el año 2.001 / 2.002 hizo eclosión una profunda crisis económica en nuestro país. Las consecuencias de esta crisis determinaron entre otros efectos y en lo que aquí interesa, el regreso de la inflación que en el año 2.002 alcanzó, según datos oficiales, un 118 % medido sobre el nivel general de precios de la economía.

Estas circunstancias además de resultar de datos suministrados por el propio Estado constituyen un hecho notorio que conforme el clásico principio en la materia «notoria non egent probatione» quedan fuera del objeto de prueba. El concepto de notoriedad procura dos altos fines de política procesal. » Por una parte, un ahorro de esfuerzos al relevar a las partes de producir pruebas innecesarias» y por otra, procura prestigiar la justicia evitando que ésta viva de espaldas al saber común del pueblo y su arte consista, como se ha dicho, en ignorar jurídicamente lo que todo el mundo saqbe» (Couture, Eduardo J. Fundamentos del Derecho Procesal Civil, tercera edición, Buenos Aires, Desalma, 1.987, p. 235; véase asimismo, Calamandrei, Piero, «La definición del hecho notorio» en Estudios sobre el Proceso Civil, traducción de Santiago Sentís Melendo, Buenos Aires, Editorial Bibliográfica Argentina, 1.945, p. 181 y Carnelutti, Francesco, La prueba civil, traducción de Niceto Alcalá Zamora y Castillo, segunda edición, Buenos Aires, Desalma, 1.982, p.15, nota 19)

Desaparecida la estabilidad monetaria a manos de la crisis de finales de 2.001, reitero, hecho notorio que podrá ser discutido en sus alcances pero no en su existencia, resulta irrazonable pretender que se mantuviera la vigencia de un régimen apartado de la realidad que le da sustento.

Partiendo de la base que la economía en general se encuentra sujeta, como todo lo humano, a algunas variables que no son meramente matemáticas (J.A. 1.997 I 376); que se impone como necesario encontrar una tasa que revele las vicisitudes que afectaron al acreedor durante el tiempo en que se vio privado de su crédito.

A tal efecto y para el caso que nos ocupa se tomará en consideración el período comprendido entre los meses de abril de 2.004, mes en que entró la vigencia de la Ley 7.198, a la fecha del presente pronunciamiento.

Conforme a ello, se verifica que de acuerdo a los datos suministrados por la Oficina de Estadísticas, publicada en la página web (www.jus.mendoza.gov.ar), la tasa activa que paga el Banco de la Nación Argentina ha quedado determinada desde el mes de Setiembre de 2.003 en el 18,85% anual en operaciones de créditos a 30 días, reconociendo un máximo de 19,60% anual en los supuestos de operaciones a 180 días. Siendo la tasa efectiva mensual del 1,550%, no se ha observado variación de la tasa denunciada desde el mes de setiembre del año 2.003, permaneciendo estática desde entonces.

Surge con claridad convincente que en el supuesto de autos la tasa legal establecida por la ley 7.198 es notoriamente desproporcionada, abusiva y exorbitante con relación a la tasa de interés activa existente en el mercado financiero de la provincia de Mendoza. Por lo que corresponde declarar la inconstitucionalidad de la misma y aplicar la tasa activa de interés desde que cada obligación se hizo exigible.

Así voto.

A LA MISMA CUESTION LOS DRES. CATAPANO Y ARROYO DIJERON:que por fundamentos similares adhieren al voto que antecede.

SOBRE LA TERCERA CUESTION LA Dra RAUEK DE YANZON DIJO:

Las costas se imponen a cargo de la demandada en lo que resulta vencida y en el orden causado por lo que se rechaza por haber creerse con razón valedera por haber concluido eñ contrato en el Hospital( art. 31 CPL y 36 CPC).

Así voto.

Con lo que terminó el acuerdo, pasando el tribunal a dictar sentencia, que a continuación se inserta.

Mendoza, 9 de junio de 2015.-

Y VISTOS:

El acuerdo que precede, el tribunal juzgando en definitiva,

RESUELVE:

I). Hacer lugar PARCIALMENTE a la demanda interpuesta por LILIANA PATRICIA DIAZ contra ANTAWARA S.A. , y en consecuencia, condenar a esta última a abonar en el plazo de cinco días de quedar firme la presente la suma de pesos DIEZ MIL OCHOSCIENTOS CINCUENTA Y CUATRO CON 31/100 ($ 10.854,31 ) en concepto de horas extras no abonadas con más intereses y costas.

II) Rechazar parcialmente la demanda entablada por la actora por la suma de pesos SETENTA Y DOS MIL TRESCIENTOS TREINTA Y SIETE CON 45/100 ( $ 72.337,45). Por los restantes conceptos, con costas en el orden causado.

III) Diferir la regulación de los honorarios de los profesionales hasta que se practique liquidación definitiva por ante el Departamento Contable.-

IV) Firme la presente, vuelvan a origen los exptes. venidos a efectun videndi, ofíciese.

COPIESE. REGISTRESE. NOTIFIQUESE.

Firmado:

DRA. MÓNICA ARROYO

Camarista

DR. ENRIQUE HECTOR CATAPANO GUDIÑO

Camarista

DRA. INES RAUEK DE YANZON

Camarista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: