fbpx

#Fallos Siesta inoportuna: Se encuentra justificado el despido del trabajador que se quedó dormido en su horario laboral

Partes: D. T. P. A. c/ Oppfilm Argentina S.A. s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala / Juzgado / Circunscripción / Nominación: V

Fecha: 25 de octubre de 2022

Colección: Fallos

Cita: MJ-JU-M-139227-AR|MJJ139227|MJJ139227

Se encuentra justificado el despido del trabajador que se quedó dormido en su horario laboral.

Sumario:
1.-Corresponde confirmar la decisión que tuvo por justificada la causal de despido invocada por la demandada para extinguir el vínculo laboral, pues las pruebas dan cuenta del reconocimiento del hecho (quedarse dormido en horario laboral) efectuado por el actor y de los antecedentes disciplinarios efectuados, por lo que la conducta imputada resulta de entidad suficiente para justificar la extinción del vínculo.

2.-El incumplimiento invocado como justa causa de denuncia del contrato de trabajo debe ser de tal gravedad que imposibilite la continuación de la relación, o en forma más precisa, habilite al contratante a denunciarla, por haber lesionado irreparablemente las bases del negocio o haber tornado inequitativo exigirle que continúe observándolo (art. 242 de la L.C.T.)

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

3.-Sabido es que la prestación de servicios es la principal obligación a cargo del trabajador y que debe ser realizada con puntualidad, asistencia regular, dedicación y responsabilidad (art. 84 y 86 LCT), por lo que las razones invocadas por el actor no pueden ser receptadas, en atención a que si sabía que se encontraba imposibilitado para prestar tareas debió hacer uso de la licencia por enfermedad prevista en el art. 208 de la LCT.

4.-En cuanto a los antecedentes disciplinarios mencionados, lo cierto es que tales faltas existieron, no fueron impugnadas en forma oportuna conforme el art. 67 de la LCT e incluso fueron reconocidas por el quejoso a fs. 132 (ver documental de fs. 54/56 en sobre anexo), lo que resulta demostrativo de la tolerancia observada por la demandada ante los reiterados incumplimientos del actor a la correcta prestación del débito laboral, en tanto demostró su voluntad de conservar el vínculo en atención a lo dispuesto por el art. 10 de la LCT y en cumplimiento del principio de la buena fe (art. 63 de la LCT).

5.-Es el propio accionante quien reconoce que se recostó con el propósito de que mermara su malestar, sin poner en conocimiento de la demandada el estado de salud invocado, como tampoco que le hubiera solicitado un descanso o autorización para retirarse de su puesto de trabajo, toda vez que ni siquiera dio aviso a sus superiores a los fines de ser relevado del cumplimiento de su principal obligación, máxime cuando, tal como se señaló en el pronunciamiento de grado el comportamiento anterior de la accionada -según los propios dichos del actor- dio cuenta de que cuando fue necesario hizo uso de la licencia médica prescripta e inclusive se le otorgaron tareas acordes a su estado de salud.

Fallo:
En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, capital federal de la República Argentina, a los 25 días del mes de octubre de 2022 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente, y EL DOCTOR GABRIEL de VEDIA dijo:

1. Contra la sentencia definitiva dictada el 31/03/2022 que rechazó en lo principal la demanda contra Oppfilm Argentina S.A. (en adelante «Oppfilm»), interpone recurso de apelación la parte actora, a tenor del memorial presentado en formato digital de fecha 07/04/2022. El memorial presentado por la accionada no fue concedido en la instancia anterior en razón de resultar inapelable por el monto (v. auto de fecha 29/04/2022).

La representación letrada de la accionada postula la revisión de los honorarios regulados por considerarlos reducidos mediante la presentación del 08/04/2022.

2. La parte actora cuestiona la decisión de origen que tuvo por justificada la causal de despido invocada por la demandada para extinguir el vínculo laboral.

Tacha de errónea la valoración de la prueba producida y critica el pronunciamiento de grado por omitir contemplar los antecedentes de salud del trabajador, su afección psíquica y su estado de vulnerabilidad.

Asevera que tales circunstancias se encuentran acreditadas por medio de la pericial médica y por la prueba informativa que da cuenta de las consecuencias negativas para la salud del trabajador el desempeño en un horario de trabajo rotativo semanal y excesivo, debido a los cambios de horarios (diurno – nocturno) y a los efectos ocasionados sobre el ciclo vital y del sueño.

Por último, objeta que el sentenciante de origen pondere los antecedentes disciplinarios del trabajador cuando no fueron articulados en la carta resolutoria del vínculo, en los términos del art. 243 de la LCT.

3.Delimitados de este modo los términos del memorial recursivo bajo estudio puedo anticipar que ninguno de los argumentos ensayados por el apelante tendrá recepción favorable en mi voto.

El magistrado de grado hizo mérito de la prueba producida, en especial de las declaraciones testimoniales, el reconocimiento del hecho (quedarse dormido en horario laboral) efectuado por el actor y de los antecedentes disciplinarios acreditados y concluyó que la conducta imputada resultó de entidad suficiente para justificar la extinción del vínculo.

En función de ello, cabe destacar que no se encuentra discutido en el caso, que la demandada extinguió el vínculo laboral el 06/10/2015 mediante la carta documento que reza: «el día 5 de octubre de las 04.57 hs. fue sorprendido por el supervisor de corte y empaque Diego Mollo durmiendo en el sector de logística en su horario de trabajo. Se le hace saber que se ha tomado con el teléfono celular de Wilson Calderon la correspondiente fotografía donde se lo puede ver acostado sobre una bobina y un cartón de embalar en una cama improvisada con almohada realizada con una campera durmiendo plácidamente. La misma se encuentra en poder del departamento de Recursos Humanos y resulta de tal claridad que no deja lugar a ninguna duda.Por ello y siendo que su inconducta laboral de dormir en horario y lugar de trabajo una injuria los intereses de la empresa y de una gravedad tal que no consiente la prosecución del vínculo laboral, se le notifica que se encuentra despedido con justa causa.» ni que el actor el actor rechazó el despido por falso y malicioso mediante misiva del 21/10/2015.

En cambio, el apelante insiste en que tal circunstancia fue una consecuencia directa del cumplimiento de sus tareas en una jornada de trabajo rotativa alternando horas diurnas y nocturnas, que le había ocasionado padecimientos de índole gastrointestinal y psicológicos (ataques de pánico) alteraciones del sueño, somnolencia, fatiga, y que su estado de salud como el tratamiento adoptado no era desconocido por la demandada, por lo que califica la medida dispuesta como desproporcionada.

Sentado ello, memoro que el incumplimiento invocado como justa causa de denuncia del contrato de trabajo debe ser de tal gravedad que imposibilite la continuación de la relación, o en forma más precisa, habilite al contratante a denunciarla, por haber lesionado irreparablemente las bases del negocio o haber tornado inequitativo exigirle que continúe observándolo (artículo 242 de la L.C.T.).

Analizadas las probanzas arrimadas a la causa, a la luz de las reglas de la sana crítica (cfr. art.386 C.P.C.C.N.) comparto la valoración de la prueba efectuada en la instancia de grado en cuanto se encuentra acreditado el incumplimiento grave invocado como fundamento de su decisión rupturista, por lo cual la pretensión revocatoria no tendrá por mi parte andamiento por las consideraciones que efectuaré a continuación.

En efecto el actor aseveró en su escrito de inicio que había ingresado a trabajar a las 19 horas con dolores abdominales, que prestó tareas durante al menos 10 horas hasta que abrumado por el malestar, extenuado por la fatiga acumulada y un sueño irresistible, aprovechó un lapso en el cual había mermado la actividad y busco reposo a la espera de tal recuperación quedándose adormecido.

Sabido es que la prestación de servicios es la principal obligación a cargo del trabajador y que debe ser realizada con puntualidad, asistencia regular, dedicación y responsabilidad (art 84 y 86 LCT), por lo que las razones invocadas por el actor no pueden ser receptadas, en atención a que si sabía que se encontraba imposibilitado para prestar tareas debió hacer uso de la licencia por enfermedad prevista en el art. 208 de la LCT.

Por lo demás, en cuanto a los antecedentes disciplinarios mencionados, lo cierto es que tales faltas existieron, no fueron impugnadas en forma oportuna conforme el art. 67 de la LCT e incluso fueron reconocidas por el quejoso a fs. 132 (ver documental de fs. 54/56 en sobre anexo), lo que resulta demostrativo de la tolerancia observada por la demandada ante los reiterados incumplimientos del actor a la correcta prestación del débito laboral, en tanto demostró su voluntad de conservar el vínculo en atención a lo dispuesto por el art. 10 de la LCT y en cumplimiento del principio de la buena fe (art.63 de la LCT).

Tal circunstancia, por el contrario, no fue evidenciada por el reclamante en atención a que si no se encontraba en condiciones de prestar su debito laboral, reitero, debió hacer uso de la licencia por enfermedad.

Sentado ello, más allá de los antecedentes del reclamante, lo cierto es que el último incumplimiento a los deberes de conducta no sólo ha quedado acreditado en forma fehaciente ante el ente jurisdiccional en base a la testimonial producida, sino que también tal extremo fue reconocido por el accionante.

En tal contexto, si bien no soslayo que la Academia Nacional de Medicina dio cuenta de los efectos que produce sobre el ser humano el horario de trabajo rotativo alternando horas diurnas con nocturnas, en especial en relación a los trastornos del sueño gastrointestinales y de orden psicofísico (ver fs.384/387), lo cierto es que la información que intenta hacer valer el apelante en su memorial de agravios resulta ser de carácter abstracto, sin hacer referencia a su situación personal y concreta.

De igual modo, aun cuando se encuentra demostrado por medio de la prueba informativa los tratamientos y prácticas médicas a los que se sometió el actor a lo largo del vínculo (ver contestación de oficio del Hospital Universitario Austral obrante a fs. 185/303, en especial fs. 288 y de la Clínica General Obstetricia y Cirugía Nuestra Señora de Fátima S.A. que luce a fs. 350/352), lo cierto es que el Centro de Salud de Villa Rosa a fs. 360/365, reconoció la autenticidad del certificado adjuntado en el sobre de fs. 4, pero informó que no surge de sus registros que aquél haya sido atendido en el nosocomio y la perito médica dio cuenta de que el Sr. D. T. padecía de un «trastorno e regulan los honorarios de las representaciones letradas intervinientes en alzada, en el (%) de lo que, en definitiva, le corresponda a cada una de ellas por sus labores en la anterior instancia (ley 27.423).

LA DOCTORA BEATRIZ E.FERDMAN manifestó:

Que por análogos fundamentos adhiere al voto del Sr. Juez de Cámara preopinante.

En virtud de lo que surge del acuerdo que antecede, el TRIBUNAL RESUELVE: 1°) Confirmar la sentencia apelada en todo lo que fue materia de recursos y agravios; 2º) Imponer las costas de alzada al apelante; 3°) Regular los honorarios de los profesionales intervinientes en alzada en el (%) de lo que fuera regulado por la actuación en la instancia anterior; 4°) Regístrese, notifíquese, cúmplase con el art. 1 de la ley 26.856 Acordadas C.S.J.N. 15/13 punto 4) y 24/13 y devuélvase. Con lo que terminó el acto, firmando los señores jueces por ante mí, que doy fe. Se deja constancia que la Dra. Andrea Érica García Vior no vota en virtud de lo dispuesto por el art. 125 LO.

Gabriel de Vedia

Juez de Cámara

Beatriz E. Ferdman

Juez de Cámara

A %d blogueros les gusta esto: