Pérdida de confianza justificando el despido al sustraer productos de su lugar de trabajo eludiendo los controles rutinarios.

Partes: Acha Carlos Adriano c/ Los Dos Chinos S.R.L. s/ | CPL

Tribunal: Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial de Santa Fe

Fecha: 8-may-2012

Cita: MJ-STF-M-6589-AR | STF6589 | STF6589

La pérdida de confianza es un factor de gravedad suficiente como para justificar el despido con causa por lo que se encuentra configurada la injuria alegada por el empleador derivada del intento del trabajador de sustraer productos de su lugar de trabajo eludiendo los controles rutinarios.

Sumario:

1.-Corresponde rechazar la demanda interpuesta por el empleado despedido dado que no ha podido acreditar que el despido efectuado por su empleador haya sido incausado en virtud de que a pesar de que, sostiene que en un exceso de celo se intentó someterlo a controles violatorios del art. 68  LCT, a lo que se negó y que por ello fue despedido, se encuentra probado que fue descubierto en intento de sacar mercaderías sin autorización, por lo que el despido se produjo justificadamente por pérdida de confianza.

2.-En el proceso laboral rigen las reglas del onus probandi, por lo que afirmado un hecho relevante por el pretensor, pesa sobre él la carga de probarlo, lo que no significa imponerle alguna actividad, sino el riesgo de que su pretensión sea desestimada, no resulta de alguna manera acreditado, pero admitido ese hecho la carga de la prueba se desplaza, con los mismos alcances, sobre el deudor, si alega a su vez circunstancias excluyentes, modificatorias o extintivas de la pretensión.

3.-Con la prueba testimonial producida ha quedado acreditado que, efectivamente el actor intentó retirar el establecimiento comercial de la accionada un paquete con producto, y que también intentó eludir el control que en forma habitual y rutinaria se hace al personal sobre bolsos y mochilas.

4.-Ninguno de los testigos, ni los propuestos por la demandada ni los propuestos por la parte actora, relataron que éste haya sido sometido a un trato degradante, ni impúdico, ni en flagrante violación al art. 68 LCT y además el actor tampoco contestó el telegrama del despido rechazándolo, y ha circunscripto su estrategia a dar una escueta versión de los hechos que no ha conseguido acreditar siquiera parcialmente.

5.-La conducta que configura pequeños hurtos es violatoria claramente del art. 63  LCT, y del art. 1198  del CCiv., y si bien es verdad que, por lo tanto, también muchas veces un empleador puede intentar corregir una conducta inapropiada de un dependiente con una sanción disciplinaria firme pero salvando el vínculo, máxime si el trabajador ya tiene una cierta antigüedad, es claro que en el caso de autos ni existía tal antigüedad, ni el despido se debió al intento de sacar productos, sino a una combinación o suma de factores, es decir por un intento de sacar productos sin autorización, por el intento de eludir los controles rutinarios de la empleadora y la pérdida de confianza.

Fallo:

Santa Fe, 8 de mayo de 2012.

AUTOS Y VISTOS: En estos caratulados “ACHA, Carlos Adriano c/ LOS DOS CHINOS S.R.L. s/ CPL” (Expte. Nº 756 – Año 2007), que tramitan por ante éste Juzgado de Primera Instancia de Distrito Uno en lo Laboral de la Tercera Nominación, de los que

RESULTA: Que el actor por apoderado (fs. 1) promueve demanda laboral contra “LOS DOS CHINOS S.R.L.” (fs. 5/6) en procura de rubros laborales. Expresa haberse desempeñado para los demandados desde octubre de 2006, en la categoría Convencional de Maestro Confitero. Que lo hacía en jornada completa, de 12 a 20 hs., trabajando sábados y domingos y descansando un día a la semana como compensatorio. Que diariamente al salir del trabajo, al personal se le revisaban sus bolsos y mochilas, en un exceso de desconfianza y en prevención de hurtos. Dice que el exceso está dado porque en el sector que el actor trabajaba solo existen bultos y cajas de gran tamaño imposible de hurto disimulado. Que el 30 de octubre, la Encargada del establecimiento, la Sra. María Rosa Matuzi o apellido similar, le exigió que se desvistiera en su presencia para ser revisado. Que ante el atropello y trato degradante e impúdico, y violatorio del art.68  de la Ley 20.744, se negó terminantemente a acatar la exigencia, solicitando que lo revisara en privado un hombre. Que de inmediato se presentó el Sr. Juan MORILLA, y le expresó que por no cumplir con la orden impartida se lo despedía sin más. Que el 31 de octubre, el actor remite Telegrama, pidiendo se aclare su situación, y que pocas horas después recibe telegrama de la empleadora, por el que se lo despide por intento de hurto y negativa al control de la empleadora. Dice el actor, que ante semejante falsa calumnia, se ve impelido a demandar judicialmente.Enumera rubros reclamados, funda en derecho, ofrece pruebas, y solicita se haga lugar a la demanda, con más los intereses y costas.

Citada y emplazada a estar a derecho y contestar comparece la demandada, por apoderado (fs. 10/11), y contesta la demanda (fs. 39/43), solicitando su rechazo, con costas. Niega la procedencia de los rubros reclamados. Reconoce que el actor ingresó a trabajar en fecha y en categoría que indica en la demanda pero, niega el horario de jornada completa indicado, como que trabajara los días sábados y domingos y que tuviera un día a la semana de descanso. Niega que revisar los bolsos de los empleados sea una actitud en exceso de desconfianza de su parte, y que en el establecimiento sólo existan bultos de gran volumen imposibles de disimular su hurto. Niega que la Sra. Matucci haya tenido para con el actor un trato degradante e impúdico, ya que el actor se negó a mostrar lo que se escondía entre sus ropas, que luego y en presencia de otros empleados descubrieran que era chocolate de propiedad del establecimiento. Niega que el actor exigiera ser revisado por un hombre, que inmediatamente se presentara el Sr. Morilla, y que se lo despidiera sin más trámite. Niega que el actor remitiera telegrama y que se le contestara despidiéndolo por intento de hurto y negativa a control de la empleadora. Niega que existan testigos temerosos de perder su empleo, y que el actor haya iniciado acción penal por “grave calumnia”, por no tener conocimiento de ello. Niega que el distracto laboral haya sido por su culpa ni que exista responsabilidad patronal hacia el actor. Expresa que ante la incomparencia del actor a percibir la liquidación final puesta a su disposición, se consigna la suma respectiva (haberes octubre de 2007, SAC y vacaciones proporcionales). Fundan en derecho, formula aclaraciones y consideraciones respecto de la prueba documental acompañada por el actor y ofrecen la suya propia, solicitando el rechazo de la demanda, con costas.

A fs.47 se libra orden de pago a favor del actor por la suma consignada.

Citada la audiencia del art. 51  Ley 7945 y realizada que fue (fs.60/61) comparecen las partes y sus apoderados. Ante la imposibilidad de lograr avenimiento y existiendo hechos controvertidos, se abre la causa a prueba, ratificando ambas las pruebas por ellas ofrecidas y ampliando, las que se proveen. El apoderado de la parte demandada manifiesta que no se opone a la citación de los testigos pese a que exceden en número, según el CPL. Acto seguido la parte actora absuelve posiciones, reconoce la documental que se le exhibe y se da por concluido el acto. La absolución de la demandada no fue ofrecida por la actora en la demanda.

A fs. 2/4 se agrega documental ofrecida por la parte actora, y a fs. 12/38 por la parte demandada.

Declaran testigos: a fs. 78, Nelson A. UBIEDO; a fs. 79/80 Maximiliano A. ALVAREZ; a fs. 84, Julia E. DÍAZ GRANEROS; a fs. 87, José F. CHAMORRO. A fs. 89, Eduardo M. LEGAL. A fs.90, María Rosa MATUCCI. A fs. 100 se clausura el período de prueba, a pedido de la demandada, constando allí su alegato, únicamente.-

A fs. 102 vta. se cita audiencia del art. 56  Ley 7945, que no se realiza. Se agrega alegato de la parte demandada, única en producirlo (fs. 108/113), pasando los autos a fallo (fs. 114).-

CONSIDERANDO: 1. Que, tal como ha quedado trabada la litis, donde la parte actora reclama por despido incausado, sosteniendo que en un exceso de celo se intentó someterlo a controles violatorios del art. 68 LCT, a lo que se negó y que por ello fue despedido, y donde la demandada niega estos hechos afirmando que el actor se negó a someterse a controles pero que finalmente fue descubierto en intento de sacar mercaderías sin autorización, por lo que por pérdida de confianza fue despedido, deberán ser despejados estos hechos controvertidos de lo que depende el resultado del proceso.

2.Que, existen dos criterios generales que deben tenerse presentes en el caso de autos. El primero, que quien invoca la causa del despido tiene la carga de la prueba sobre la misma. El segundo, es que ” . en el proceso laboral rigen las reglas del onus probandi, por lo que afirmado un hecho relevante por el pretensor, pesa sobre él la carga de probarlo, lo que no significa imponerle alguna actividad, sino el riesgo de que su pretensión sea desestimada, si el hecho no resulta de alguna manera acreditado, pero admitido ese hecho la carga de la prueba se desplaza, con los mismos alcances, sobre el deudor, si alega a su vez circunstancias excluyentes, modificatorias o extintivas de la pretensión …” (CNAT, Sala VIII, 9-6-2006, “Rodríguez Olga c/Ma y Cía SA y Otro”, La Ley On Line).-

3. Que, la documental que acompañó la parte actora es la agregada a fs. 2/4 de autos. Solamente. Allí se aprecia la comunicación postal del despido (CD . 4737 de 31/10/07) que imputa al actor “graves hechos consistentes en pretender sacar del local sin autorización mercaderías de propiedad de nuestro negocio y negado al control de la empleadora, y haber arrojado posteriormente en el vestuario dicha mercadería antes testigos .”, y se le hace saber que estos hechos ” . configuran la pérdida de confianza indispensable para la prosecución del vínculo laboral .”, por lo que se lo despide por su culpa.-

4. Que, conforme se ha resumidos en las “Resultas”, la versión del actor es completamente diferente.

5. La testigo UBIEDO (fs. 78) no estuvo presente el día del hecho y relata como habitual que se efectuaran controles personales (preg. 5 y 3). Lo mismo el testigo ÁLVAREZ (fs. 79, preg. 3 y 5). Más aún, agrega que “Julia o María, nos revisaban el bolso cada vez que nos estábamos por ir o salir .” (repr. 17). A su turno, los testigos DÍAZ GRANEROS, CHAMORRO, LEGAL y MATUCCI brindan, con pormenorizado grado de detalle, la versión de los hechos sucedidos.Encuentro por estas testimoniales suficientemente acreditado el relato de los hechos que al contestar la demanda hizo la demandada. Concluyo, sin margen de duda, que efectivamente el actor intentó retirar el establecimiento comercial de la accionada un paquete con producto, y que también intentó eludir el control que en forma habitual y rutinaria se hace al personal sobre bolsos y mochilas. Ninguno de los testigos, ni los propuestos por la demandada ni los propuestos por la parte actora, relataron que éste haya sido sometido a un trato degradante, ni impúdico, ni en flagrante violación al art. 68 LCT. Debo decir además que el actor tampoco contestó el telegrama del despido rechazándolo, y ha circunscripto su estrategia a dar una escueta versión de los hechos que no ha conseguido acreditar siquiera parcialmente.-

6. Que, si bien muchas veces en materia de pequeños hurtos la jurisprudencia ha sostenido la continuidad del vínculo, atribuyendo al despido un carácter sancionatorio excesivo, no puede dejar de decirse que tal conducta de parte de un trabajador en violatoria claramente del art. 63  LCT, y del art. 1198  del Código Civil. Y si bien es verdad que, por lo tanto, también muchas veces un empleador puede intentar corregir una conducta inapropiada de un dependiente con una sanción disciplinaria firme pero salvando el vínculo, máxime si el trabajador ya tiene una cierta antigüedad, es claro que en el caso de autos ni existía tal antigüedad, ni el despido se debió al intento de sacar productos, sino a una combinación o suma de factores: 1. intento de sacar productos sin autorización; 2. intento de eludir los controles rutinarios de la empleadora; 3. derivado de esto, pérdida de confianza. Aún cuando sea verdad que en el establecimiento existen grandes bultos de materia prima, también es verdad que existen, o deben existir, innúmeros pequeños productos elaborados o fracciones de materia prima que puede ser apropiado indebidamente. Como dice el testigo ÁLVAREZ al respecto (fs.80, última repregunta, Nº 23): ” Poder, se puede .”. Por lo cual, la pérdida de confianza es un factor de gravedad suficiente como para justificar el despido con causa. Entiendo que se encuentra configurada la injuria que por su gravedad no consiente la prosecución del ví nculo. La demanda en procura de rubros indemnizatorios por despido incausado no puede prosperar.-

8. Que tampoco proceden los rubros remuneratorios reclamados en tanto fueron consignados en autos, y percibidos conforme se ha expresado en las Resultas.

9. Entiendo no se encuentran acreditados, según lo he expresado, los extremos invocados en la demanda y la concurrencia de los requisitos legales para la procedencia de los rubros reclamados.-

10. Atento al resultado del juicio, las costas se imponen a la parte actora. Oportunamente se regularán honorarios profesionales.

Por las consideraciones que anteceden, normas legales citadas y lo dispuesto por los arts. 57 y 97 de la Ley 7945,

FALLO: I. Rechazando íntegramente la demanda, por improcedente.

II. Imponiendo las costas del juicio la parte actora, y difiriendo la regulación de honorarios hasta la existencia de liquidación final de capital e intereses y acreditación de la condición fiscal de los profesionales intervinientes en la causa y de los condenados en costas.-

III. Hágase saber, agréguese copia, notifíquese, y oportunamente archívese.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s