Si los otros redactores recibían una remuneración mayor a la del actor sin razón objetiva, deben indemnizarse las diferencias salariales.

Partes: Puyo Hector Washington c/ Telam S.E. s/ diferencias de salarios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo   Sala/Juzgado: I

Fecha: 7-may-2012

Cita: MJ-JU-M-73000-AR | MJJ73000 | MJJ73000

Las diferencias salariales resultan procedentes toda vez que la garantía de igualdad y no discriminación ha sido afectada en tanto el trabajador accionante fue pasible de un trato desigual respecto de los redactores que se encontraban en igualdad de condiciones, pues percibía una remuneración menor sin una razón objetiva que lo justifique.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la procedencia de las diferencias salariales reclamadas puesto que la garantía de igualdad y no discriminación ha sido afectada, en tanto, el actor fue pasible de un trato desigual respecto de los trabajadores que se encontraban en igualdad de condiciones, percibiendo una remuneración menor sin una razón objetiva que lo justifique.

2.-Puesto que toda relación laboral se caracteriza por la desigualdad existente entre las partes que no sólo se manifiesta en las instancias de negociación, donde el empleador se encuentra en condiciones de imponer su voluntad sobre la del trabajador sino además en el ejercicio de las facultades que componen el poder de dirección donde la persona trabajadora se encuentra sujeta a órdenes, directivas, controles y facultad disciplinaria del empleador, el Derecho del Trabajo y en orden a esa contraposición de intereses, a través de las normas y principios que conforman el orden público laboral, limita la autonomía de la voluntad de las partes como modo de equiparar las prestaciones.

3.-No modifica la procedencia de las diferencias salariales reclamadas el hecho de que al actor se le haya abonado una remuneración mayor a la prevista en el Convenio Colectivo de Trabajo aplicable, toda vez que la cuestión es que existió un trato desigual respecto de los trabajadores que se encontraban en igualdad de condiciones.

4.-Si bien la existencia de discriminación salarial no puede realizarse sobre la base de una comparación realizada en forma abstracta y genérica con la totalidad de los trabajadores, lo cierto es que a la luz del principio de primacía de la realidad, a la luz de la regla de la sana crítica (art. 386 CPCCN.), y con los elementos probatorios adjuntados a la causa, quedó debidamente acreditada la existencia de un trato desigual pues se abonaba al actor una remuneración menor que al resto de esos empleados.

5.-Toda vez que los redactores que pertenecían a la sección de espectáculo hacían las mismas tareas sin diferenciación alguna en orden a las responsabilidades, y sin embargo, la demandada sin una razón objetiva que lo justifique los dividió en categoría A, B y C, lo que implicaba diferencias salariales, quedó corroborado el trato discriminatorio apuntado en la demanda.

6.-La defensa esgrimida por la accionada en orden a que la nueva estructura escalafonaria dispuesta se realizó conforme las facultades de dirección y organización empresarial que otorgan los arts. 65 , 66 y cc. LCT. beneficiando a los trabajadores pues trajo aparejado una mejora en los salarios por encima del convenio colectivo de trabajo, no puede prosperar, porque si bien la demandada puede ejercer las facultades de dirección y organización empresarial que otorgan los artículos citados, lo cierto es que la misma no puede realizarse de un modo discrecional como ocurrió en autos; máxime considerando que asignó esas categorías teniendo en cuentas las distintas responsabilidades que habrían de tener los empleados pertenecientes a una misma categoría, en el caso los redactores de la sección de espectáculos, pues como quedó demostrado todos realizaban las mismas tareas.

Ver texto completo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: