fbpx

#Fallos Sin tolerancia para las agresiones: Es justificado el despido del trabajador respecto del cual se constató que sostuvo una conducta altamente agresiva hacia sus compañeros/as y subalternos

Partes: B. M. C. D. c/ Porte Maillot S.A. s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: I

Fecha: 29-dic-2020

Cita: MJ-JU-M-130186-AR | MJJ130186 | MJJ130186

Es justificado el despido del trabajador respecto del cual se constató que sostuvo una conducta altamente agresiva hacia sus compañeros/as y subalternos.

Sumario:

1.-Es improcedente la demanda por cobro de indemnizaciones por despido al estar acreditado que el actor incurrió en inconductas graves en su desempeño laboral que revistieron suficiente gravedad para adoptar una medida extrema, como es la ruptura de la relación laboral en los términos del art. 242 de la Ley de Contrato de Trabajo, ya que la prueba producida da cuenta, cuanto menos, de una conducta altamente agresiva hacia sus compañeros/as y subalternos, a lo cual se agrega que la empleadora fue condenada solidariamente junto con una aseguradora de riesgos de trabajador en base a normas del Derecho Civil en concepto de daños y perjuicios y daño moral en un reclamo realizado por otro dependiente con fundamento en los tratos recibidos por el aquí actor.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

Fallo:

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los días del mes de de 2.020, reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La Dra. Gabriela Alejandra Vázquez dijo:

I)- La Señora Jueza «a quo», a fojas 324/326, desestimó el reclamo inicial orientado al cobro de indemnización por despido y otros créditos laborales. Para así decidir, determinó que, a través de las probanzas traídas a la causa, la demandada había logrado acreditar la causal invocada para despedir al actor (ejercicio abusivo de autoridad) y que la misma resultó suficiente para justificar la resolución del contrato.

La decisión es apelada por la parte actora, a tenor de las manifestaciones vertidas en el memorial de fojas 327/329. Por su parte, la representación letrada del actor y el señor perito contador cuestionan los honorarios regulados a su favor por considerarlos reducidos (conf. fs.328 vta. y fs.330).

Los agravios articulados por el accionante merecieron oportuna réplica de su contraria, según se desprende del memorial agregado por la demandada a fojas 332/335.

II)- No se discute en esta instancia que el Sr. Bustamante Morales ingresó el 24 de mayo de 2006 a trabajar para Porte Maillot SA, empresa gastronómica que presta servicios de preparación de comidas para empresas y eventos y que en el último año, previo al despido, el actor tuvo funciones de Supervisor en el complejo «Parque Norte».

Por otra parte, las partes fueron contestes en que la relación de trabajo se extinguió por decisión de la demandada, en los siguientes términos: «Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 27 de diciembre de 2016.- Habiéndose recepcionado en nuestra oficina de Personal, el día 22 de diciembre de 2016 grave denuncia contra Ud. por parte de sus compañeros de trabajo, Sres.Espínola Micaela Ayelen y Jorge Hugo Gerez, Martin Juan Carlos y Gramajo Emiliana sobre que les ha efectuado diariamente maltratos verbales e injuriosos, con falta de respeto y agravios personales descalificantes; ejerciendo así abuso de autoridad en su lugar de trabajo; efectuado a su arbitrio sobrecargas de tareas y horarios a sus compañeros de trabajo del sector parrilla, sin la menor autorización de su empleadora.- Todo ello configura injurias graves y contrarias a la normativa establecida por el art. 63 de la LCT.; alterando gravemente el ambiente laboral y la normalidad del servicio, creando conflictos entre sus compañeros y perjuicios a nuestra Empresa.- A lo que debe sumarse sus antecedentes de apercibimiento y llamadas de atención por desobediencia al cumplimiento de las órdenes impartidas por parte de sus superiores Sres. Harrison Leonel y Gamarra Orlando.- Se lo DESPIDE CON JUSTA CAUSA, a partir del día de la fecha …» (conf. fs. 6/7 y 20).

III)- Ante todo, advierto que más allá del esfuerzo dialéctico intentado por el actor, la queja articulada cumple de un modo limitado con los recaudos exigidos por el artículo 116 de la Ley 18.345 en el sentido que no formula una crítica concreta y razonada de los fundamentos del fallo de grado, como así tampoco se indican con precisión los errores de hecho ni de derecho en los cuales habría incurrido la señora jueza de grado, pues tan sólo se limita a volver a meritar las probanzas rendidas en la causa como si se tratara de un nuevo alegato.

Aún soslayando lo expuesto, la queja no debe prosperar.En efecto, si bien los motivos invocados por la demandada para fundar el distracto fueron rechazados por el accionante, quien afirmó que no habría ejercido maltratos verbales y descalificantes, ni abuso de poder, ya que las órdenes impartidas las habría efectuado bajo las directivas de la ex empleadora y que carecía de poder de decisión para manejar los horarios o tareas asignadas, así como que fuera apercibido, lo cierto es que las probanzas colectadas en la causa dan cuenta, cuanto menos, de una conducta altamente agresiva hacia sus compañeros/as subalternos por parte de Bustamante Morales.

El actor, en resumidas palabras, insiste en que los testigos ofrecidos por la demandada (Srta. Espínola, Sr. Gamarra, Sr. Gerez y Sr. Martin), al momento de declarar, mantenían un vínculo laboral con aquélla y que, por lo tanto, al existir cierta dependencia económica, podrían verse condicionados.

Sin embargo, la existencia de un vínculo de subordinación entre los/as testigos y la demandada no tornan ineficaces a las declaraciones ni determinan que carezcan de fuerza probatoria pues solo es exigible que los dichos deben ser valorados con mayor estrictez.

En particular, aduce el apelante que la testigo Espínola no trabajaba en el mismo lugar físico que el actor, pues mientras éste lo hacía en el Golden Center, aquélla lo hacía en el Círculo Italiano. Asimismo, alega que fue despedido en diciembre de 2016, que la nota de queja de la testigo fue presentada en noviembre de 2016, pero que la deponente no trabajaba junto al actor desde aproximadamente diciembre de 2015. El quejoso omite rebatir los hechos reprochables que se le imputaron y se limita a efectuar una lectura equívoca de la testimonial. En efecto, es cierto que el actor fue despedido en diciembre de 2016 y que la denuncia, que líneas siguientes descalifica, fue presentada en noviembre de 2016, pero no es cierto que la testigo no trabajara junto al actor desde diciembre de 2015. Digo así porque la Srta.Espínola (fs.242/243), manifestó que el actor era bastante agresivo, que cuando éste se desempeñaba como cocinero tenía siempre discusiones con casi todos, con el bachero o con el mozo. Que luego pasó a ser encargado del sector parrilla, tomaba decisiones y continuaron los conflictos con todos. Puntualizó que con ella fue con quien tuvo más conflictos, que tenía como una obsesión. Aquí es menester detenerse porque, en contrario a la versión que proporciona el apelante, la testigo dijo que esto comenzó en el año 2015 aproximadamente y duró un año aguantando esto, hasta que decidió hablarlo en la oficina de personal. Allí expresó lo que padecía y «en el último año» solicitó el traslado de lugar de trabajo, que le fue concedido hacia el Circulo Italiano, pero no señaló la fecha en que dicho traslado se efectivizó, solo hizo referencia que fue en el último año y, por supuesto, antes que el actor fuera despedido porque alegó no saber los motivos ni la fecha en que se concretó el distracto.

En cuanto a las causales de despido alegadas por la demandada, el relato de la testigo en cuestión dejó por demás en claro cuál fue el trato que le era propinado. Relató que le costó concurrir a la oficina de personal porque no tenía acceso y debía pedirle permiso al actor y que la decisión fue tomada porque recibían maltratos psicológicos del actor y a veces verbales, que le generaron muchos problemas, entre los cuales ilustró: contracturas, dolores de cabeza, estrés y dijo que hasta tuvo que recurrir a sesiones de kinesioterapia. Por otra parte, refirió que la quiso perjudicar cuando estaba en la caja y el actor hacía como que le sacaba dinero, le faltaba siempre a la dicente dinero de caja. A la oficina de personal fue a hablar de los maltratos que recibía del actor y que ya no los aguantaba más y después allí pidió un traslado.En este sentido, también dijo que le daba miedo hablar a la oficina porque otras personas que lo habían hecho terminaron despedidas, ya que creían en la palabra del actor, por ello, al principio, la dicente dejó que la tratara mal y que le diera trabajo extra. También dijo que el actor le cambiaba los horarios constantemente que, si bien tenía un horario fijo, también tenía horario turno noche en otro restaurante en el Golden Center, en el que le hacía hacer el turno noche día para cansarla. También señaló que le hacía hacer trabajos que correspondían a otra persona como, por ejemplo, que la obligaba limpiar lugares ajenos a los que tenía asignados. Añadió que, al dividirse el trabajo, a la testigo le daba más tareas que a los demás y que lo tenía todo el tiempo detrás suyo observando qué hacía.

En cuanto al testigo Gamarra (fs.244/245) el quejoso, nuevamente, no se hace cargo de la actitud reprochada y afirma que la declaración sería contradictoria en lo relacionado a quién otorgaba los días de descanso, ya que ésta habría sido una de las causales de despido. Esto es erróneo, porque la conducta ilegitima reprochada al actor fue sobrecargar de tareas y horarios al personal que tenía a su cargo y no el manejo de los francos, lo que ha quedado acreditado con la reseña que efectué sobre el testimonio de Espínola. Respecto al testigo Gamarra, éste manifestó que el horario se estipulaba para cada persona, en el sentido de si surgía alguna necesidad de cambio de horario para algún trámite, era él quien lo decidía.

Asimismo, sostiene que el testigo Gerez (fs.248/249) tendría una enemistad con el actor y que sus dichos no debieron ser tomados en cuenta por la jueza de grado.Esta postura es netamente dogmatica y no constituye un análisis serio y concreto sobre el valor probatorio de los dichos del testigo traído a colación quien, además, es menester memorar que adujo que la relación del actor con el resto de los compañeros no era muy buena y calificó al actor como una persona autoritaria, lo que sucedía muy a diario.

Por último, menciona que el testigo Martin (fs.249/250) no habría denunciado al actor; sin embargo, soslaya la declaración contundente sobre el accionar del actor hacia los compañeros del área y específicamente con la Srta. Espínola a quien recordó que se dirigía como «pendeja de mierda, vos no sabes nada», la trataba de drogadicta y de trola. También memoró que el actor les prohibía que fueran a la Oficina de Personal y que debían hablar con él.

En efecto, las declaraciones de los testigos que declararon a instancias de la accionada, resultan concordantes y objetivas, revelan precisiones de modo, tiempo y lugar por el hecho de provenir de sujetos presenciales, es decir, de personas que poseen un conocimiento directo de la cuestión debatida, resultan suficientes para tener por ciertos los hechos principales invocados en la misiva extintiva (artículos 386 CPCCN y 90 de la ley 18.345).

Para culminar el análisis, si bien el apelante se opone a que se tengan en cuenta las denuncias contra el actor que fueron acompañadas por la demandada ya que fueron desconocidas, no puedo pasar por alto que las mismas constituyen elementos reveladores del comportamiento del actor que encontraron un adecuado respaldo en la versión que luego describieron los/as testigos.Al igual que la prueba informativa al Juzgado Nacional de Primera Instancia del fuero N°55, en los autos «Albarracín María Eugenia c/ Porte Maillot y otro s/ Despido», expediente n°40871/2012, traído a colación por la demandada al contestar la acción y mediante el cual fue condenada solidariamente junto con una aseguradora de riesgos de trabajador en base a normas del Derecho Civil en concepto de daños y perjuicios y daño moral que se reclamara la allí por los tratos recibidos por el aquí actor. Este fallo fue confirmado por la Sala IX, el 25/04/2017 con la aclaratoria del 24/08/2017, por cuestiones relativas a los honorarios del perito contador. En cuanto a la manifestación que vierte el apelante en cuanto a la procedencia de dicha prueba, recuerdo que la ley de procedimiento contempla este medio probatorio y si bien no se logró incorporar copia de la sentencia mencionada al expediente, resulta suficiente su individualización para tomar conocimiento a través de la consulta pública de los expedientes judiciales mediante el Sistema de Gestión Lex100 (art. 83 LO).

Tampoco se han visto vulneradas garantías constitucionales como las que esboza el apelante toda vez que tuvo oportunidad a lo largo del proceso de desacreditar los hechos injuriosos endilgados y a pesar de ello, no logró demostrar lo contrario.

En este contexto, valoradas las circunstancias analizadas en el marco de las obligaciones que emanan de un contrato de trabajo (arts.62 y 63 de la LCT), estimo que los hechos en los que aparece involucrado el accionante, son razonablemente configurativos de una situación injuriosa que por su gravedad no consintieron la prosecución del vínculo.

Por los motivos expuestos, se encuentra acreditado en autos que el actor incurrió en inconductas graves en su desempeño laboral que revistieron suficiente gravedad para adoptar una medida extrema, como es la ruptura de la relación laboral en los términos del citado artículo 242 de la Ley de Contrato de Trabajo, por lo que se impone el rechazo del recurso interpuesto y la confirmación de la sentencia dictada en origen.

IV)- Estimo que las costas de Alzada deben imponerse de igual modo que las de la anterior etapa, es decir, a cargo del recurrente vencido (art. 68 CPCC), a cuyo efecto propongo regular los honorarios del Sr y Sra. Letrado/a firmantes de los escritos de fojas 327/329 y fojas 332/335 en las respectivas sumas de $ 12.000.- y $ 11.500.- (art.38 LO y art. 30 de la ley 27423).

V)- Frente al mérito, calidad, eficacia y extensión de los trabajos cumplidos, el resultado del pleito y lo normado por el artículo 38 de la ley 18.345 y disposiciones arancelarias de aplicación y vigentes a la época de las tareas ponderadas a los fines regulatorios (arts.1, 6, 7, 8, 9, 19 y 37 de la ley 21.839 y art.3° inc. b y g del Dto.16.638/57; cfr. arg. CSJN, in re «Francisco Costa e Hijos Agropecuaria c/ Provincia de Buenos Aires s/daños y perjuicios», sentencia del 12/9/1996, F.319:1915 y «Establecimiento Las Marías SACIFA c/ Misiones Provincia de s/ acción declarativa» sentencia del 04/09/2018 considerando 3º y punto I de la parte resolutiva, CSJN 32/2009 45-E/CS1, Fallos 341:1063 ), propicio mantener las regulaciones de honorarios asignadas a la representación letrada de la parte actora y perito contador.

Por todo lo expuesto, de compartirse mi propuesta, correspondería:a) Confirmar el fallo apelado en todo cuanto fue materia de recursos y agravios; b) Costas y honorarios de Alzada de conformidad con lo expuesto en el considerando IV) del presente.

La Dra. María Cecilia Hockl dijo:

Que adhiero al voto de la distinguida colega, Dra. Gabriela Alejandra Vázquez, por compartir los fundamentos y conclusiones.

A mérito de lo que resulta del precedente acuerdo, SE RESUELVE: 1) Confirmar el fallo apelado en todo cuanto fue materia de recursos y agravios; 2) Costas y honorarios de Alzada de conformidad con lo expuesto en el considerando IV) del presente y 3) ) Hacer saber a las partes que la totalidad de las presentaciones deberán efectuarse en formato digital (CSJN punto n°11 de la Ac. 4/2020, reiterado en los Anexos I y II de la Ac. 31/2020).

Regístrese, notifíquese, comuníquese (art. 4º, Acordada CSJN Nº 15/13) y devuélvase.

Gabriela Alejandra Vázquez

Jueza de Cámara

María Cecilia Hockl

Jueza de Cámara

Ante mí:

Verónica Moreno Calabrese

Secretaria de Cámara

A %d blogueros les gusta esto: