fbpx

Despiden a vigilador que permitió, sin registrarlo debidamente, el ingreso de personas ajenas al edificio.

SeguridadPartes: B. E. c/ Consorcio de Propietarios del Edificio Carlos Pellegrini 1135 s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: VI

Fecha: 31-mar-2016

Cita: MJ-JU-M-99219-AR | MJJ99219

Despido con causa del vigilador del edificio de oficinas que permitió el ingreso de personas ajenas al mismo a horas de la madrugada, sin registrarlo en el libro respectivo.

Sumario:

1.-Se ajustó a derecho el despido con causa decidido por la empleadora, pues tomando en consideración la entidad y naturaleza de las labores que el actor debía prestar a la demandada en su calidad de vigilador y custodia del edificio del consorcio demandado, la presencia de personas ajenas al mismo, dentro de una baulera y sin que consten sus ingresos en los libros respectivos, resulta una injuria de suma gravedad que impide la prosecución del vínculo.

2.-Atento a haberse constatado por medio de acta notarial y testigos presenciales las irregularidades respecto del estado del trabajador y de la gente que lo acompañaba, y no resultando redargüida de falsedad la misma, es dable tomar como veraz la prueba a los efectos de la desvinculación que motiva la causa.

Fallo:

Buenos Aires, 31 de marzo de 2016

En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación. LA DOCTORA GRACIELA L. CRAIG DIJO: Contra la sentencia de primera instancia que rechazó el reclamo impetrado, viene en apelación el actor a tenor del memorial recursivo obrante a fs. 172/177, el cual fue replicado a fs. 190/192. Asimismo, a fs. 181/184 el perito contador cuestiona los honorarios que le fueron regulados por considerarlos reducidos. En primer lugar examinaré los términos vertidos en la queja presentada por la parte actora, la cual básicamente se agravia por la valoración de la causal de despido invocada por su empleador para proceder a la disolución del vínculo dependiente que los uniera. Desde esta perspectiva, adelanto que la queja no tendrá favorable acogida.De las constancias de la causa (telegrama rescisorio) surge que el actor fue despedido el día 30 de junio en los siguientes términos «Atento a haberse constatado, por medio de acta notarial y testigos presenciales, graves irregularidades en el desempeño de sus funciones laborales y en su lugar de trabajo consistentes en ausencia de su puesto de trabajo ubicado en la recepción del edificio, habiéndose demorado en atender la puerta de ingreso, encontrándose con la presencia de personas semi vestidas ajenas al edificio en la zona de bauleras con aliento etílico a las 02:00 horas de la madrugada del día 30/06/2012, presencia de innumerables botellas de cerveza, haber tenido usted también aliento etílico, siendo un edificio de oficinas, no habiendo registrado en el libro correspondiente ingreso o egreso alguno de los desconocidos, hecho que pone en peligro la seguridad del edificio, lo que trae aparejada una fatal pérdida de confianza, imprescindible en la relación laboral, despídeselo con justa causa a partir de la fecha.». De los términos del telegrama rescisorio se advierte que la decisión de despedir del consorcio demandado se ubica básicamente motivada en la «pérdida de confianza» que la demandada dice generada por la inconducta o incumplimiento del trabajador que describe en su comunicación rescisoria. Al respecto cabe destacar que la invocada pérdida de confianza no es una causal autónoma en sí misma justificante del despido sino que, para que se valore legítima una ruptura debe, esa pérdida de confianza, fundarse en circunstancias objetivas que demuestren por parte del trabajador algún incumplimiento en sus deberes de conducta o de prestación que tornen imposible la prosecución del vínculo, extremo que advierto cumplido en autos y, no controvertido eficazmente por el presentante.Del acta notorial agregada a la causa que, como destaca la sentenciante de grado, no fue redargüida de falsedad sino sólo cuestionada en algunos detalles que no controvierten los central que en ella consta; surge la constatación por parte del notario efectuada en el edificio de la calle Pellegrini 1135, de la presencia de dos personas ajenas al edificio en el sector de bauleras más precisamente dentro de una de ellas y en ropas ligeras; cuyos ingresos no constan en el correspondiente libro de ingresos y egresos. Asimismo, se desprende de dicho instrumento que al ser interrogado el actor en relación a dichas presencias a esa hora de la madrugada (2:00 horas del sábado 30 de junio de 2012) contestó que se trataba de empleados de limpieza – aspecto que el actor no controvierte del acta-; mientras que en su apelación el actor invoca no tener idea de cómo las mismas llegaron allí, argumentando un complot. En mi opinión, y sin adentrarme en la demostración o no de la existencia de botellas vacías de bebidas o el contenido de los videos hallados; lo cierto es que tomando en consideración la entidad y naturaleza de las labores que el actor debía prestar a la demandada en su calidad de vigilador y custodia del edificio del consorcio demandada; la presencia de personas ajenas al mismo, dentro de una baulera y sin que consten sus ingresos en los libros respectivos; resulta una injuria de suma gravedad, que impide la prosecución del vínculo. Por lo demás, tampoco se advierte eficazmente controvertida la argumentación expuesta por la sentenciante de grado consistente en que, aun de considerarse que no haya sido el actor quien dejara entrar a dichas personas ajenas al consorcio, lo cierto es que de todos modos habría incumplido sus funciones de control de las instalaciones y registración a fin de asegurar el edificio. Por tanto, y argumentos propios del fallo apelado que no advierto eficazmente controvertidos; propongo que, de prosperar mi voto, se confirme el fallo apelado en este aspecto.La regulación de honorarios cuestionada resulta adecuada a la naturaleza y mérito de los trabajos profesionales cumplidos en autos, al resultado final del pleito y a las pautas arancelarias vigentes (dto. 16638/57)- Las costas de esta instancia serán soportadas por el apelante vencido (art. 68 CPCCN), a cuyos efectos estimo los honorarios de los presentantes de fs. 190 y de fs. 172 en el 25 % de lo regulado en la etapa anterior.

EL DOCTOR LUIS A. RAFFAGHELLI DIJO:

Que adhiero al voto que antecede. Por lo que resulta del acuerdo que antecede (art. 125 de la ley 18345) EL TRIBUNAL RESUELVE: I) Confirmar el fallo apelado en todo cuanto ha sido motivo de agravios. II) Imponer las costas de esta instancia al apelante vencido (art. 68 CPCCN). III) Fijar los honorarios de los presentantes de fs. 190 y de fs. 172 en el 25 % de lo regulado en la etapa anterior. Oportunamente, cúmplase con lo dispuesto en el art. 1º de la ley 26856 y con la Acordada de la CSJN Nº 15/2013. Conste que la Vocalía Uno se encuentra vacante (art. 109, RJN). Regístrese, notifíquese y vuelvan.

GRACIELA L. CRAIG JUEZ DE CAMARA

A %d blogueros les gusta esto: