fbpx

Desestiman el testimonio de una cliente del comercio demandado por considerar que mal puede conocer los aspectos de la organización

CertificadoLaboralPartes: Núñez María Elena c/ Herederos y/o sucesores de Galiella Hilda Filomena s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: VIII

Fecha: 11-dic-2014

Cita: MJ-JU-M-82219-AR | MJJ82219 | MJJ82219

No cabe admitir la existencia del vínculo laboral denunciado pues la testigo era clienta del local, por lo que mal puede exponer sobre el ámbito de trabajo o sobre los días y horarios de trabajo de la actora.

Sumario:

1.-No corresponde tener por acreditada la existencia del vínculo laboral denunciado toda vez que la testigo que declaró era una clienta del local por lo que siendo una persona ajena al establecimiento, mal puede expresar un conocimiento acabado acerca de aspectos propios de la organización, el ámbito de trabajo, y ante todo días y horarios de trabajo de la actora.

2.-Sin perjuicio de que el paso del tiempo puede afectar la memoria y llevar a quien declara a proporcionar datos no del todo precisos o coincidentes entre sí, afectando su credibilidad, ello constituye una contingencia que debe asumir la parte que debe probar un hecho, lo que no implica someterla injustamente, ni en violación del principio in dubio pro operario y del orden público laboral.

3.-La decisión de demandar deber ser precedida por una evaluación técnica de los elementos con que se cuenta para acreditar los hechos respecto de los cuáles existirá, presumiblemente, controversia, y afirmado un hecho relevante por la pretensora, pesa sobre ella la carga de probarlo, lo que no significa imponerle alguna actividad, sino el riesgo de que su pretensión sea desestimada, si el hecho no resulta, de alguna manera, acreditado (art. 377 CPCCN.).

Fallo:

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 11 días del mes de diciembre de 2014, se reúnen en acuerdo los jueces de la Sala VIII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y, de acuerdo con el resultado del sorteo realizado, proceden a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR VICTOR ARTURO PESINO DIJO:

I. Llegan las actuaciones a esta Sala, por el recurso de apelación planteado por la parte actora contra la sentencia que rechazó su reclamo.

Tanto el perito contador como la representación letrada de la parte actora recurrieron la regulación de honorarios por considerarla insuficiente.

II. Se agravia la accionante por la decisión de la señora Jueza a quo, que no tuvo en cuenta la totalidad de los elementos probatorios obrantes en la causa y, por el contrario, valoró incorrectamente la citada en la sentencia, lo que derivó en el rechazo de su pretensión.

El planteo es improcedente.

Me explico. La prueba mediante la cual Núñez intentó acreditar la relación laboral invocada consistió en la declaración de la testigo Viaña, obrante a fs. 408, quien dijo que concurría al local de la demandada diariamente para almorzar, y a veces a desayunar y/o merendar. Sin embargo, no precisó dónde se domiciliaba al momento de los hechos, ni cuál era el recorrido que hacía desde su domicilio al hospital, de modo tal de justificar que compraba cigarrillos en el maxi kiosco.

Asimismo, brinda detalles de las instalaciones que no fueron mencionados en la demanda, como ser:».que las gemelas tenía un maxi kiosco adelante después había un patio tipo cubierto donde estaban las mesas y a 8 o 10 metros empezaba la cocina, aclara que inclusive ponían mesas en la vereda por la gente que concurría.», también menciona que el local era tipo restaurante, cuando nada dice la demanda al respecto.

En otros tramos de su declaración, se contradice con lo alegado por la actora en su demanda, puesto que en el escrito de inicio Nuñez alega haberse desempeñado como cocinera, mientras que la testigo dijo que se desempeñaba como moza, cocinera y mucama.

Tampoco surgen del testimonio la existencia de las camareras que se mencionan en la demanda.

Cabe destacar que la deponente habría sido una clienta, es decir, una persona ajena al establecimiento; por lo tanto mal puede expresar un conocimiento acabado acerca de aspectos propios de la organización, el ámbito de trabajo, y ante todo días y horarios de trabajo de la recurrente.

Ciertamente que el paso del tiempo puede afectar la memoria y llevar a quien declara a proporcionar datos no del todo precisos o coincidentes entre sí, afectando su credibilidad. Pero ello constituye una contingencia que debe asumir la parte que debe probar un hecho, lo que no implica someterla injustamente, ni en violación del principio in dubio pro operario y del orden público laboral. La decisión de demandar deber ser precedida por una evaluación técnica de los elementos con que se cuenta para acreditar los hechos respecto de los cuáles existirá, presumiblemente, controversia.Afirmado un hecho relevante por la pretensora, pesa sobre ella la carga de probarlo, lo que no significa imponerle alguna actividad, sino el riesgo de que su pretensión sea desestimada, si el hecho no resulta, de alguna manera, acreditado (artículo 377 C.P.C.C.N.).

Debo destacar que se trata de un único testigo que, si bien no por ello puede ser descartado, si obliga a su apreciación en forma más estricta, máxime cuando no se encuentra corroborado por otros medios de prueba.

En resumen, por los motivos expuestos precedentemente y los mencionados por la magistrada en la sentencia, analizado el testimonio conforme a los principios de la sana crítica (art. 90, L.O.), no me resulta de suficiente fuerza convictiva como para tener por acreditado el vínculo denunciado por la actora.

Los restantes medios probatorios citados en el recurso carecen de relevancia ante la no acreditación del vínculo invocado, no obstante, señalo que la presunción contenida en el artículo 55 de la LCT hubiera operado en el supuesto que la accionante hubiese logrado acreditar la relación laboral invocada. Como ello no ocurrió, no es posible su aplicación.

En síntesis, no encuentro elementos que me permitan arribar a una conclusión distinta de la arribada en grado, por lo que propicio el rechazo del agravio y se confirme la sentencia en crisis.

III. Toda vez que no obra en la causa prueba alguna que me lleve a tener por cierto que la actora pudo haberse considerado con mejor derecho para litigar, propongo se rechace el agravio planteado en relación a la forma que fueron impuestas las costas.

IV. Estimo que los honorarios regulados a la representación letrada de la parte actora y perito contador, en atención a la importancia, mérito de los trabajos realizados y las normas arancelarias de aplicación, lucen razonables y deben ser mantenidos (artículo 38 de la ley 18345 y concordantes de la ley 21839 y decreto 16638/57).

VI.Por lo expuesto, propongo en este voto se confirme la sentencia apelada en todo lo que ha sido materia de recurso y agravios; se impongan las costas de esta instancia a la apelante (artículo 68 CPCCN) y se regulen los honorarios de los profesionales intervinientes en el 25% de lo que fueran regulados en la instancia anterior.

EL DOCTOR LUIS A. CATARDO DIJO:

Que, por compartir sus fundamentos, adhiere al voto que antecede.

Por ello, el TRIBUNAL RESUELVE:

1) Confirmar la sentencia apelada en lo principal que decide y ha sido motivo de recurso y agravios;

2) Imponer las costas de Alzada a la apelante;

3) Regular los honorarios de los profesionales intervinientes, por sus trabajos en esta instancia, en el 25%, respectivamente, de lo fijado por la anterior.-

Regístrese, notifíquese, cúmplase con lo dispuesto en el artículo 4º Acordada CSJN 15/13 del 21/5/13 y, oportunamente, devuélvanse.-

VICTOR ARTURO PESINO

JUEZ DE CÁMARA

LUIS ALBERTO CATARDO

JUEZ DE CÁMARA

Ante mí:

ALICIA E. MESERI

SECRETARIA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: