fbpx

Las indemnizaciones de los arts. 8 y 15 de la Ley 24.013 proceden al margen de no determinarse la remuneración del trabajador

DineroPartes: Di Giambalista Gustavo Daniel c/ Fundación Barrera Zoofitosanitaria patagónica y otro s/ despido

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca

Fecha: 7-ago-2014

Cita: MJ-JU-M-87766-AR | MJJ87766 | MJJ87766

La indeterminación de la remuneración al momento de resolver, no obsta la procedencia de las indemnizaciones dispuestas por los arts. 8 y 15 de la Ley 24.013.

Sumario:

1.-El hecho de que al momento de resolver resulte indeterminada la remuneración correspondiente a la función asignada y efectivamente desempeñada por el actor no invalida la intimación formulada en los términos de la ley 24013 , pues el recaudo de expresar la real fecha de ingreso y las circunstancias verídicas en la intimación tiene por única finalidad asegurar el contradictorio en el intercambio telegráfico.

2.-No resulta aplicable el art. 16 de la ley 24013 pues no existe la razonable duda» en el empleador, ya que la asignación jerárquica de funciones impone concluir que no ha habido la necesaria buena fe contractual, en virtud de la edad del actor al momento de su ingreso, su calidad de profesional (médico veterinario) y las tareas que desempeñaba como jefe de puesto.

Fallo:

Bahía Blanca, 7 de agosto de 2014.

VISTO: Este expediente nº 23043056/2005/CAI, caratulado «DI GIAMBALISTA, Gustavo Daniel, c FUNDACIÓN BARRERA ZOOFITOSANITARIA PATAGÓNICA y otro s Despido», venido del Juzgado Federal nro. 2 de la sede, para resolver el recurso de apelación interpuesto a fs. 959/963vta., contra la sentencia de fs. 943/951vta.

El señor Juez de Cámara, doctor Ricardo Emilio Planes, dijo:

1ro.)La jueza subrogante de primera instancia hizo lugar a la excepción de falta de legitimación para obrar interpuesta por el SeNaSa, con costas a la parte actora, con el beneficio del art. 20, LCT (fs. 943/951vta. y aclaratoria de f. 965); hizo parcialmente lugar a la demanda interpuesta por Gustavo Daniel Di Giambatista contra FunBaPa, y condenó a ésta a abonar al actor las indemnizaciones establecidas por los arts. 156, 232 y 245, LCT, como asimismo las diferencias salariales por función (jefatura) durante toda la relación laboral y los aguinaldos, correspondientes a la categoría de Jefe de puesto; y las indemnizaciones previstas por los arts. 8 y 15, ley 24.013. Y rechazó la demanda con respecto a la solicitud de que se abone la indemnización establecida por el art. 16, ley 25.561, así como las horas extras reclamadas.

Difirió para la etapa de ejecución de sentencia el cálculo salarial e indemnizatorio (tributario de aquél), monto que devengará un interés equivalente a la tasa activa que cobra el Banco de la Nación Argentina para sus operaciones comunes de descuento, desde la fecha del distracto y hasta el momento de su efectivo pago. Con costas a la vencida.

Asimismo, difirió la regulación de los honorarios de los letrados intervinientes hasta tanto acrediten su situación previsional e impositiva (fs. 943/951vta.).

2do.) El representante de la condenada FunBaPa apeló a fs. 959/963vta.Se agravió por la categorización del actor como «jefe de puesto» desde el comienzo de la relación laboral, pues en el primer tiempo no ofició en ese cargo (un mes y algunos días), a lo que agregó que no existe tal categoría laboral, que tenga asignada una remuneración específica de convenio.

También se quejó por la condena a pagar las indemnizaciones dispuestas en los arts. 8 y 15, ley 24.013, pues la intimación realizada al empleador contiene varios defectos que apartan su contenido de las circunstancias verídicas que exige la norma.

Sostuvo que ello quedó plasmado: a) en su reclamo de ser inscripto como jefe de puesto, pues esa categoría no existe, debiendo haber invocado la que realmente correspondía; b) en la falta de remuneración por su trabajo en días corridos sin descanso, en feriados, y en horarios nocturnos, lo que fue rechazado en la sentencia de primera instancia; y c) en el monto de la remuneración ordinaria pretendida, que la sentencia recurrida no cuantifica, y que de no coincidir con la reclamada constituiría un nuevo defecto de la intimación.

También sostuvo que la conducta del actor es reprochable y relevante, pues dos años después de iniciada la relación laboral, y tras haber sido incorporado a la planta permanente de la institución, advirtió que el convenio oportunamente celebrado adolecía de vicios, preparando el terreno para concretar un despido indirecto.

Por ello, y por aplicación del art. 16, ley 24.013, a su juicio,, debe rechazarse la indemnización derivada de los arts. 8 y 15, de la ley; y subsidiariamente, plantea que se reduzcan al mínimo prescripto.

3ro.) A fs. 968/971, el apoderado de la parte actora contestó el traslado conferido a fs.965, expidiéndose por su rechazo.

4to.) En primer lugar, debe analizarse la apelación relativa al reconocimiento del reclamo como jefe de puesto, cargo que, según aduce el apelante, no existe en las categorías del convenio, y la fecha desde la que ocupó dicho cargo.

Al respecto cabe señalar que el 17 de julio de 2003, tiempo después de iniciada la relación laboral, se le informó al personal del puesto Km 7 14 que a partir de esa fecha el Dr. Gustavo Di Giambatista (médico veterinario) pasaba a formar parte del cuerpo de jefes de puesto (cf. copia de nota firmada por Jorge Chabat, coordinador de FunBaPa, obrante a f. 24).

A f. 27 obra una credencial, emitida por la demandada con fecha 14-8-03 y firmada por el mismo coordinador, que acredita que el actor ocupaba el cargo en cuestión.

Por lo que está acreditado que el actor trabajó para la FunBaPa como de jefe de puesto. Sin embargo, de la documental mencionada (no contrapuesta por los testimonios de fs. 516, 519 y 521) surge que comenzó a ocupar ese cargo desde el 17-7—03, y no desde su ingreso el 01-6—03, como sostuvo la jueza a que, lo que se cohonesta con el propio relato de demanda, al no incluirse diferencia de haberes por el mes de junio en la liquidación (fs. 7 lvta.). En consecuencia, corresponde modificar la sentencia en este punto (fs. 949vta., 2 párr.), ordenándose que el pago de la diferencia de haberes como jefe lo sea a partir del 17-7-03 (y no desde el 01-6-03).

En cuanto a la inexistencia de dicha categoría convencional, ello no impondrá cambio en la condena ya que la función jerárquica fue desempeñada efectivamente y no existe óbice para definir su quantum tal como lo dispone la sentenciante (deberá ser definido en la etapa de ejecución de la sentencia).

5to.) Respecto de los restantes agravios, cabe señalar que, para que proceda la indemnización prevista en el art. 8, ley 24.013, el art.11 A establece dos requisitos: a) que se intime al empleador a que proceda a la IL inscripción y establezca la fecha real de ingreso o el monto real de la remuneración; y b) de inmediato y, en todo caso, no después de las 24 hs. hábiles siguientes, remita a la Afip copias de tal requerimiento.

La intimación cuestionada cumplió con los requisitos exigidos por la norma, pues contiene la solicitud de que se regularice la situación laboral del actor, inscribiéndolo como empleado de la Fundación con el cargo de Jefe de Puesto; que se ratifique su real fecha de ingreso; y el monto pretendido de salario (cf. telegrama colacionado nro. 63108207 del 23/6/2005 obrante a fs. 121).

A lo que debe agregarse que la fecha reclamada es la correcta, conforme surge del contrato de pasantía de fs. 3/4, de las copias de los recibos de sueldo obrantes a fs. 35/59, y las de los formularios de alta de AFIP de fs. 153/155, cuyos originales se encuentran en el legajo personal nro. 967, perteneciente a Gustavo Daniel Di Giambatista, que se tiene a la vista.

Por otra parte, el hecho de que hoy resulta indeterminada la remuneración correspondiente a la función asignada y efectivamente desempeñada (arts. 21/23 LCT), no invalida el reclamo de la intimación. Y lo mismo ocurre con el rechazo del reclamo por las horas extras, trabajo en días feriados y en horas nocturnas, pues en cuanto a las exigencias formales de la intimación, se ha sostenido, con fundamento, que «el recawdo de expresar la real fecha de ingreso y las circunstancias verídicas en la intimación tiene por única finalidad asegurar el contradictorio en el intercambio telegráfico. De allí que no cabe reprochar al trabajador el incumplimiento de algwna de tales exigencias en los supuesto de falta de registración y negativa de la existencia del contrato de trabajo» ‘.

6to.) También es procedente la indemnización del art.15, ley 24.013, ya que la intimación del trabajador se produjo el 23/6/2005 y el despido el 22/7/2005 (fs. 28 y 31), es decir, dentro del plazo de dos años desde que se cursó la intimación a la empleadora demandada.

7mo.) Por otra parte, no resulta aplicable el art.16, ley 24.013 pues no existe la «razonable duda» en el empleador; por el contrario, la asignación jerárquica de funciones impone concluir que no ha habido —en el caso— la necesaria buena fe contractual (art. 63, LCT), lo que se M confirma en virtud de la edad del actor al momento de su ingreso (33 años), su A calidad de profesional (médico veterinario) y las tareas que desempeñaba como efe de puesto (cf. fs. 3/4; 111 y 397).

Por lo expuesto, propicio y voto: que se modifique la condena conforme a lo expuesto en el punto 4to. (fecha de inicio a prestar tareas como jefe de puesto); que se impongan las costas de esta instancia a la demandada por resultar sustancialmente vencida (art. 68, CPCCN); y que se difiera la regulación de los honorarios de los profesionales intervinientes hasta tanto se fijen los de la instancia anterior (art. 14, ley 21.839).

El señor Juez de Cámara, doctor Pablo A. Candisano Mera, dijo:

Me adhiero al voto del doctor Ricardo Emilio Planes.

Por ello, SE RESUELVE: 1ro.) Modificar la condena conforme a lo expuesto en el punto 4to. (fecha de inicio a prestar tareas como jefe de puesto). 2do.) Imponer las costas de esta instancia a la demandada, por resultar sustancialmente vencida. 3ro.) Diferir la regulación de los honorarios de los profesionales intervinientes hasta tanto se fijen los de la instancia anterior (art. 14, ley 21.839). cf. «González, Ada Karina c. Ls Automotos S.R.L.», del 18/3/2010 con cita del fallo «Maron, Rubén Darío c/Argos Cía Argentina de Seguros Generales S.A. s/despido», del 21/12/2007; LL On line, AR/JUR/7052/2010.

Regístrese, notifíquese, publíquese (Acs. CSJN 15/13 y 24/13) y devuélvase. No suscribe el señor Juez de Cámara, doctor Néstor Luis Montezanti (art. 3’, ley 23.482).

Pablo A. Candisano Mera

Ricardo Emilio Planes

María Alejandra Santantonin

Secretaria

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: