fbpx

Despido con causa de un trabajador que incumplía con su horario de ingreso en forma frecuente

RelojPartes: Sambonini Leonardo Adrián c/ Industria del Plástico Landi y CÍA S.A. s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: IX

Fecha: 17-mar-2014

Cita: MJ-JU-M-86033-AR | MJJ86033

Legitimidad del despido del actor que en reiteradas ocasiones se había ausentado sin justificación y que antes había sido sancionado por ello.

Sumario:

1.-Se ajustó a derecho el despido directo del trabajador, pues surge probada una falta de contracción a las tareas y un notorio desinterés por las mismas, que se traducen en un incumplimiento de sus deberes de diligencia y colaboración, que sumados a las últimas ausencias y retiro sin autorización, configuran injuria en los términos del art. 242 de la LCT., que tornaron imposible la prosecución del vínculo.

2.-Resultó legítimo el despido causado del actor, pues había sido sancionado en varias oportunidades con anterioridad por similares incumplimientos, de acuerdo con lo previsto en los arts. 67 y 218 y ss. de la LCT., a fin de encauzar la conducta de su dependiente, y éste no revirtió su conducta, sino que por el contrario volvió a incurrir en idénticos incumplimientos.

Fallo:

En la Ciudad de Buenos Aires, el 17-3-14, para dictar sentencia en los autos «SAMBONINI LEONARDO ADRIÁN C/ INDUSTRIA DEL PLÁSTICO LANDI Y CÍA S.A. S/ DESPIDO» se procede a votar en el siguiente orden:

El doctor Roberto Pompa dijo:

• Contra la sentencia de primera instancia que hizo lugar al reclamo de la demanda, recurre la accionada, según el escrito de fs. 397/302, que mereció la réplica de fs. 307/308.

• Cuestiona la parte demandada que se haya considerado injustificada la medida rescisoria que adoptó. Sostiene que no se valoraron adecuadamente los antecedentes disciplinarios del actor, ni las pruebas aportadas a la causa en apoyo a su posición.

Estimo que le asiste razón. No se encuentra controvertido que, ante las inasistencias incurridas por el actor, de los días 26 y 27 de agosto de 2009 y el retiro anticipado del día 28, la accionada, mediante CD 048014423 del día 28/08/09, despidió al trabajador. Argumenta la demandada, que éstos fueron los últimos incumplimientos del accionante, de otros que le precedieron por idénticos motivos y por los cuales se lo había sancionado.

Con relación a las inasistencias de los días 26 y 27 de agosto, entiendo que al retomar su puesto de labores el día 28/08/2009 el actor debió justificarlas y no lo hizo. Con ello impidió que la empresa estuviera al corriente de los problemas de salud, supuestamente padecidos, e incluso que pudiera constatar la veracidad de los mismos, ejerciendo la facultad de control médico que le confiere el artículo 210 de la L.C.T. No soslayo que los supuestos certificados fueron puestos a disposición del empleador el día 02/09/09, pero no puede pasarse por alto que a esa fecha, ya se encontraba finalizada la relación (ver talón de recepción obrante a fs.63) y, por otra parte, no es un dato menor, no se ha acreditado la autenticidad de los certificados antes mencionados, en atención a que a la parte actora se le dio por decaída la prueba informativa dirigida a UTE-SOPIP (ver fs. 260).

Con relación a la conducta del día 28/08/09 atribuida al actor, es decir, haberse retirado antes de la finalización de su horario de trabajo y sin haber dado aviso a sus superiores, el accionante dijo que fue autorizado a salir por el encargado de planta señor Rodríguez y que dicha autorización fue firmada por el señor José Luis de Administración. Sin embargo no produjo prueba que acredite dicho extremo.

En ese marco, y dado que, además, el trabajador fue sancionado en varias oportunidades con anterioridad por similares incumplimientos, de acuerdo con lo previsto en los artículos 67 y 218 y siguientes de la L.C.T., a fin de encauzar la conducta de su dependiente (ver informe pericial contable de fs. 193/202 e intercambio celebrado entre las partes), y que el actor no revirtió su conducta, sino que por el contrario volvió a incurrir en idénticos incumplimientos, entiendo que en el caso puntual de autos se encuentra justificada la decisión adoptada por la empleadora de finalizar el vínculo laboral. Digo ello porque advierto una falta de contracción a las tareas y un notorio desinterés por las mismas, que se traducen en un incumplimiento de sus deberes de diligencia y colaboración (cfr. arts.62 y 84 de la L.C.T.), que sumados a las últimas ausencias y retiro sin autorización, configuran injuria en los términos del artículo 242 de la L.C.T., que tornaron imposible la prosecución del vínculo.

III.- Distinta suerte correrá la queja vinculada con la procedencia del salario de los días trabajados durante el mes de agosto de 2009, del sueldo anual complementario proporcional del segundo semestre del 2009 y de las vacaciones proporcionales del año 2009 con incidencia del aguinaldo, dado que conforme lo establecido en el Art. 138

L.C.T. el pago de tales partidas se prueba mediante recibo firmado por el dependiente, lo que no aparece cumplido en autos, atento a que el accionante desconoció la firma del recibo obrante a fs. 80 y no fue demostrada por otro medio su autenticidad.

No comparto la apreciación que formula la recurrente respecto de la prueba pericial contable, puesto que los registros son llevados de modo unilateral por el empleador, razón por la cual, resultan inoponibles al dependiente, y por ello son ineficaces para demostrar la cancelación de remuneraciones (Art. 386 CPCCN)

IV.- Por las razones expuestas, voto por modificar la sentencia de grado y reducir el monto de condena a la suma de $ 5.092,93 ($ 2.757,03 salarios días de agosto de 2009, $ 484,10 sueldo anual complementario prop. 2º semestre de 2009 y $ 1.851,80 vac. Prop. 2009 con más la incidencia del SAC), el que llevará los intereses fijados en el fallo recurrido, que llegan firmes a esta Alzada.-

V.- El nuevo resultado que propicio me lleva a dejar sin efecto la imposición de costas dispuesta en la sentencia de grado (art. 279 CPCCN) y a proceder a su determinación en forma originaria, las que se imponen a cargo de la parte actora en ambas instancias, por no encontrar mérito para eximirla del principio general dispuesto que rige en la materia (Art.68 primer párrafo CPCCN)

Asimismo, corresponde dejar sin efecto la regulación de honorarios efectuada en la sede de grado y adecuar los mismos al nuevo resultado del pleito. De conformidad con el mérito, calidad y extensión de las tareas desempeñadas, analizado todo ello a la luz de las pautas arancelarias vigentes, sugiero fijar los estipendios por la representación y patrocinio letrado de las partes actora, demandada y perito contador en la suma de ($.)-, ($.)- y ($.)- a valores actuales, respectivamente para cada una de ellas. (arts. 38 de la L.O., ley 21.839 mod. 24.432 y dec. ley 16638/57).

Con relación a los emolumentos por los trabajos realizados ante esta Alzada, sugiero que se los regule en el 25% de lo que a cada representación letrada le corresponda por lo actuado en la anterior instancia (art. 14 de la ley 21.839).

El doctor Álvaro Edmundo Balestrini dijo:

Por compartir los fundamentos, adhiero al voto que antecede.

El doctor Gregorio Corach no vota (artículo 125 de la LO).

A mérito del acuerdo al que se arriba, el Tribunal RESUELVE: 1) Modificar la sentencia dictada en la anterior instancia y reducir el capital de condena en la suma de PESOS CINCO MIL NOVENTA Y DOS CON NOVENTA Y TRES CENTAVOS ($ 5.092,93), con más los intereses establecidos en origen que llegan firmes a esta Alzada 2) Dejar sin efecto la imposición de costas dispuesta en la instancia anterior. 3) Imponer las costas de ambas instancias a cargo de la parte actora 4) Dejar sin efecto la regulación de honorarios efectuada en el fallo de grado 5) Regular los honorarios a la representación y patrocinio letrado de las partes actora, demandada y perito contador por su actuación en la instancia anterior en la suma de ($.)-, ($.)- y ($.)- a valores actuales, respectivamente para cada una de ellas y

6) Regular los honorarios de la representación y patrocinio letrado de las partes actora y demandada, por su actuación en esta instancia, en el 25% para cada una de ellas, que se calculará sobre lo que le corresponda percibir por su actuación en la sede de origen.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Ante mí:

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: