Se aplica el art. 29 LCT. al vínculo entre trabajador de mercadotecnia, un supermercado y la empresa intermediaria

RenunciaPartes: Paz Martín Damián c/ TMT Trade Marketing Technologies S.A. y otro s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: VIII

Fecha: 26-ago-2013

Cita: MJ-JU-M-81885-AR | MJJ81885 | MJJ81885

Aplicación del art. 29 LCT. al vínculo entre el trabajador que realizaba tareas de mercadotecnia para el supermercado codemandado, y la empresa intermediaria que lo había contratado formalmente y le pagaba los sueldos.

Sumario:

1.-Habiéndose acreditado la existencia de una relación de carácter laboral entre el actor y la empresa usuaria, que torna aplicable el art. 29 LCT., la negativa de la relación efectuada por dicha empresa frente al requerimiento del actor constituye una injuria de entidad suficiente como para resolver el vínculo como lo hizo el trabajador.

2.-Las razones invocadas por la empresa intermediaria referidas a la registración que del vínculo hiciera su parte, el pago oportuno de las remuneraciones y las cargas sociales, así como la dación de trabajo que en todo momento mantuvo su parte, resultan ajenas al intercambio telegráfico y a los hechos constitutivos del mismo que precedieron y motivaron el distracto con la otra codemandada, beneficiaria de las tareas realizadas por el actor.

3.-La empresa usuaria no detalló en qué consistieron las tares extraordinarias que requerían la contratación de mayor personal, ni logró probar su existencia mediante la prueba contable, único medio de hacerlo, pues importa un incremento de la actividad económica que necesariamente tiene que ver sus resultados reflejados en los libros contables.

4.-La mercadotecnia es un conjunto de técnicas encaminadas a poner los productos a disposición del consumidor, obteniendo una rentabilidad a la inversión hecha en el establecimiento e influyendo sobre el público, aun cuando el vendedor no se encuentre presente o no exista, esencialmente porque el consumidor -que concurre a grandes centros de distribución-, se maneja con independencia a la hora de decidir la marca y la compra.

5.-A través de la mercadotecnia se busca aumentar la rentabilidad en el punto de venta, estimulando al potencial comprador, tentándolo, presentando los productos en las mejores condiciones, tanto físicas como psicológicas, para lo cual se usan diferentes mecanismos como, por ejemplo, su colocación o exposición en envoltorios más atractivos.

Fallo:

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 26 días del mes de AGOSTO de 2013, se reúnen en acuerdo los jueces de la Sala VIII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y, de acuerdo con el resultado del sorteo realizado, proceden a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR VICTOR ARTURO PESINO DIJO:

I.- Llegan las actuaciones para análisis a esta Sala, por los recursos de apelación planteados por las partes respecto de la sentencia que hizo lugar al reclamo, condenando a las demandadas solidariamente. Asimismo, se queja el perito contador por la regulación de sus honorarios profesionales.

Se agravia la parte actora por la decisión de la magistrada que rechazó el reclamo en relación a la sanción prevista en el artículo 45 de la Ley 25.345.

A su turno, las codemandadas, se quejan porque la Sra. Jueza a quo aplicó el artículo 29 de la L.C.T. condenándolas en forma solidaria al pago de los rubros enumerados en la sentencia y las sanciones previstas en los artículos 2 de la Ley 25.323, 8 y 15 de la Ley 24.013, tuvo por válida la causal de extinción del contrato de trabajo alegada por el actor, consideró que debía aplicarse el CCT 244/94 en lugar del 130/75 generando diferencias salariales, dispuso la entrega de los certificados previstos en el artículo 80 de la L.C.T., reguló elevados honorarios a los profesionales intervinientes y por estar en desacuerdo con la base de cálculo que utilizó en la sentencia.

II. Los agravios son diversos, pero por cuestiones de orden metodológico corresponde iniciar el análisis con la responsabilidad solidariamente asignada a las recurrentes por aplicación de lo previsto en el artículo 29 de la L.C.T.Considero conveniente estudiar, en primer término, cuál era la relación que unía al actor con las codemandadas.

Se encuentra fuera de discusión que el trabajador fue contratado para cumplir tareas como repositor externo o merchandiser (conforme lo manifestado a fs. 73) por TMT Trade Marketing Technologies SA, y que cumplió dichas tareas con productos de Molinos Río de la Plata SA.

La propia codemandada TMT Trade Marketing Technologies SA, a fs. 73, reconoce que el actor cumplía tareas de repositor o merchandiser y que “El merchandiser no solo realiza el trabajo operativo de reponer producto en góndola, sino que tiene que tener otras herramientas que lo conviertan en una pieza fundamental para la rotación del producto”, y a fs. 72 vta. se define como “una empresa de servicios de trade marketing, merchandising y marketing”.

Ya he tenido oportunidad de sostener que la mercadotecnia es un conjunto de técnicas encaminadas a poner los productos a disposición del consumidor, obteniendo una rentabilidad a la inversión hecha en el establecimiento. Las empresas, en general fabricantes de productos, utilizan la mercadotecnia para influir sobre el público, aun cuando el vendedor no se encuentre presente o no exista, esencialmente porque el consumidor -que concurre a grandes centros de distribución (super o hipermercados)-, se maneja con independencia a la hora de decidir la marca y la compra.

De tal forma y a través de la mercadotecnia se busca aumentar la rentabilidad en el punto de venta, estimulando al potencial comprador, tentándolo, presentando los productos en las mejores condiciones, tanto físicas como psicológicas, para lo cual se usan diferentes mecanismos como, por ejemplo, su colocación o exposición en envoltorios más atractivos.

Por lo tanto, la mercadotecnia tiene un alcance mayor a la simple interrelación entre el promotor y el potencial comprador -es sólo uno de sus aspectos-, normalmente mediante campañas que suelen ser de corta duración.Aquélla incluye cualquier tarea que se desarrolle en un punto de venta, en tanto tienda a reafirmar o cambiar la conducta de compra, a favor de los artículos más rentables para el fabricante.

Rocío Rodríguez Daponte y Ana Dopico Parada, estudiaron el fenómeno de la mercadotecnia con especial referencia a una empresa fabricante de productos que había visto notablemente disminuidas las ventas a través de los canales de comercialización. El problema central de la empresa estudiada por las autoras radicaba en que si bien sus productos entraban en el almacén central del distribuidor, no llegaba a los puntos de venta, lo que suponía una pérdida de ventas.

En “La Función del Merchandiser en el punto de venta como táctica para mejorar la distribución de productos de gran consumo” (publ. en Investigaciones Europeas de Dirección y Economía de la Empresa, Vol. 4, N° 3, 1998, pp. 29-40), sostienen que, a partir de la venta en autoservicios el consumidor ha adquirido mayor libertad de movimiento en el establecimiento y una gran autonomía en la decisión de compra, lo que torna necesario un marketing promocional más dinámico.Añaden que ante esta nueva situación, los fabricantes y distribuidores, han visto la necesidad de desarrollar técnicas de venta novedosas para estimular la compra del consumidor, instrumentos que tienen que ver con el packing, las luces, los colores, etc.

Explican que una vez que el consumidor está dentro del establecimiento, centro de distribución o punto de venta, la tarea consiste en lograr que éste llene la cesta de la compra, aspecto en donde el merchandising juega un papel de gran importancia, ya que la rentabilidad del punto de venta dependerá de la ubicación de los productos en los lineales (las góndolas). Como muchos de los productos tienen mayor rentabilidad para el distribuidor, una buena gestión de merchandising tiende a provocar la venta de esos artículos.

Dicen las autoras, que al utilizar canales de distribución indirectos el fabricante pierde el control de sus productos y que una forma de evitarlo es recuperando la figura del merchandiser e incorporarlo a las funciones del departamento de ventas con el objetivo de controlar el producto del fabricante en las distintas tiendas, propiedad de las empresas distribuidoras. El principal objetivo de este “nuevo trabajador” será conseguir que su marca esté presente en el mayor número de puntos de venta, es decir, mejorar la distribución numérica de los productos.

En el punto 1.2 (fs. 92) de la pericial contable el experto informa que “… La categoría laboral consignada en la documentación laboral es la de Maestranza B… asignada entre otras tareas, para los acomodadores de mercaderías…” y en el pto. 2.0 (fs. 193) manifiesta “Efectivamente, el actor, Martin Damian Paz figura como empleado de TMT Trade Marketing Technologies SA”. Asimismo, el pto. 2.12 (fs. 194), indica que Molinos Río de la Plata S.A. es cliente de TMT Trade Marketing Technologies SA.

Son coincidentes los testigos Presedo, Ayala, Rolón y Lego Aguirre, al relatar que el actor era repositor, reponía productos de Molinos Río de la Plata SA y que era supervisado por personal de ambas accionadas.Incluso el testigo Presa, ofrecido por TMT Trade Marketing Technologies S.A., a fojas 28/279 manifestó “…Que conoce a Molinos Río de la Plata porque es el cliente con el que trabajan… ” y “…Que el actor tenía que reponer productos de Molinos Río de la Plata,…”. Es decir, tanto los testigos de la actora como uno de la demandada coinciden en que los productos que reponía el trabajador eran de Molinos.

De la prueba rendida en autos, surge que la codemanda Molinos Río de la Plata SA subcontrató por medio de TMT Trade Marketing Technologies SA las tareas realizadas por el actor.

Como ya mencioné anteriormente, la codemandada TMT Trade Marketing Technologies SA, en su contestación, especificó cuál es su objeto (empresa de servicios de trade marketing, merchandising y marketing) y en virtud de ello es que contrató al trabajador como repositor de mercaderías o merchandiser; mientras que de la contestación de demanda formulada por Molinos Río de la Plata SA, surge que esta última contrató los servicios de TMT Trade Marketing Technologies SA, a fin que le provea personal para la realización de tareas eventuales y extraordinarias.

Sin embargo, Molinos Río de la Plata SA, no detalló en qué consistieron las tares extraordinarias que requerían la contratación de mayor personal, ni logró probar su existencia mediante la prueba contable, único medio de hacerlo, pues importa un incremento de la actividad económica que necesariamente tiene que ver sus resultados reflejados en los libros contables, circunstancia que, repito, no surge de lo actuado.

Considero que, de la prueba producida, ha quedado debidamente acreditado que el actor fue contratado por TMT Trade Marketing Technologies SA para cumplir tareas de repositor externo de los productos elaborados por Molinos Río de la Plata SA en los supermercados que le asignaban, a fin de reponer los productos alimenticios que esta última empresa comercializaba.

Es decir, Molinos Río de la Plata SA, se valió de TMT Trade Marketing Techonologies SA para contratar al actor, y le encargó la realización de tareas que le son propias.Por ello, es que coincido con el magistrado de grado en que debe considerarse al actor como empleado de la beneficiaria directa de sus servicios (Molinos Río de la Plata SA), no siendo obstáculo para la solución que propongo que los sueldos se los abonase TMT Trade Marketing Technologies SA -circunstancia derivada de un acuerdo previo entre ambas codemandadas inoponible al trabajador- ya que se encuentra probado en autos que Paz, durante la vigencia de la relación laboral, cumplió tareas para Molinos Río de la Plata SA, con la intermediación de TMT Trade Marketing Technologies SA, por lo que considero que deben rechazarse los agravios enunciados por éstas y confirmarse la sentencia de grado que considera a ambas accionadas solidariamente responsables en los términos del artículo 29 de la L.C.T.

III. La parte actora solicitó la aplicación del convenio colectivo 244/94 correspondiente a la industria de la alimentación, lo que fue otorgado en primera instancia. Frente a esto, las demandadas plante an los recursos en análisis por considerar que debe aplicarse el convenio 130/75.

Ya se ha resuelto precedentemente que la empleadora del actor era Molinos Río de la Plata SA. La defensa por ella esgrimida en cuanto “… los testigos han admitido que reponía salchichas entonces le sería aplicable el convenio de los chacinados, también reponía pastas frescas o congelados, entonces le sería aplicable el convenio de pastas frescas…” (fojas 335 vta.) se contrapone con el fallo plenario RISSO, LUIS P. C/QUIMICA LA ESTRELLA que establece “En los casos en que el empleador tenga a su servicio trabajadores que realizan tareas distintas de las de su actividad específica, no debe considerárselo comprendido en las convenciones colectivas que contemplan especialmente la profesión o el oficio de esos trabajadores”.

En concordancia con lo dicho por la Sala II de esta Cámara en “Almaraz Luisa v.Montisol Argentina SA s/ Diferencias de Salarios”, 30/03/2001, la aplicación de una norma convencional se determina en función de la actividad principal desarrollada por la empresa para la cual presta labores el trabajador. Por esto, y conforme lo resuelto en el apartado II., considero que debe rechazarse el planteo efectuado, confirmando la sentencia en cuanto aplica el convenio colectivo de trabajo 244/94 al caso de autos.

IV. Conforme lo decidido en el apartado II, donde se ha resuelto la existencia de una relación de carácter laboral entre el actor y Molinos Río de la Plata SA, y de la procedencia en el caso, de la normativa prevista en el artículo 29 de la L.C.T., la negativa de la relación efectuada por dicha empresa, frente al requerimiento del actor (mediante la CD 147722304 obrante a fs. 8), estimo constituye una injuria de entidad suficiente como para resolver el vínculo como lo hizo el trabajador.

Por ello, las razones invocadas por TMT Trade Marketing Technologies SA referidas a la registración que del vínculo hiciera su parte, el pago oportuno de las remuneraciones y las cargas sociales, así como la dación de trabajo que en todo momento mantuvo su parte, resultan ajenas al intercambio telegráfico y a los hechos constitutivos del mismo que precedieron y motivaron el distracto, y que deben ser estrictamente analizados de conformidad con lo dispuesto en el artículo 243 de la L.C.T.

V. Lo resuelto precedentemente, me exime de resolver los planteos de Molinos Río de la Plata SA (fojas 334 vta. párrafo 3º /335) y TMT Trade Marketing Technologies S.A. (fojas382 vta. Segundo Agravio) en tanto pretenden cuestionar la legitimidad del cese impulsado por la trabajadora.

VI. Se agravia la codemandada TMT Trade Marketing Technologies SA por serle aplicada la sanción prevista en el artículo 2 de la Ley 25.323.No obstante, dicha decisión es el resultado lógico de lo resuelto precedentemente, toda vez que, si se condenó a las dos codemandadas en forma solidaria (apartado II), y se resolvió que la injuria denunciada por el trabajador fue de la magnitud suficiente para finalizar el vínculo laboral (apartado IV), ante la falta de pago de los rubros de condena la única solución posible es imponer la sanción en discusión. Por lo tanto, propongo se rechace el agravio expuesto, confirmándose la sentencia.

VI. La codemandada TMT Trade Marketing Technologies SA se queja por considerar que la magistrada aplicó la sanción dispuesta en el artículo 45 de la Ley 25.345; sin embargo, a fojas 325 párrafo 4º la Jueza expresamente rechazó dicha pretensión indemnizatoria, y solo condenó a la entrega de los certificados previstos en la mencionada norma. En consecuencia, el agravio denunciado no es tal, por lo que me abstengo de resolver al respecto.

La restante accionada plantea su queja por la resolución que le condenó a entregar los certificados de trabajo previstos en el artículo 80 de la L.C.T. Adelanto que el planteo no tendrá favorable recepción. El hecho que el accionante pueda haber estado registrado como empleado en TMT Trade Marketing Technologies SA no es óbice a la responsabilidad que en virtud del artículo 29 de la L.C.T., le cabe a la quejosa respecto del cumplimiento de todas las obligaciones emergentes de la relación laboral, por lo que, propongo se confirme la condena en cuestión. No se trata de imponer la entrega de un doble juego de documentos sino de compeler a la beneficiada de los servicios del trabajador, que es la empleadora real y quien está obligada a cumplir con las obligaciones establecidas en el artículo 80 de la L.C.T. (conf. fallo de ésta Sala en autos “Villaverde Rafael Ramiro c/ Vademecum SA y otro s/ Despido” Sentencia Nº 38507, 12/10/11).

Por lo expuesto, considero que corresponde mantener lo resuelto en la sentencia de grado, en dicho punto.

VII.Con relación a la queja por aplicación de los artículos 8 y 15 de la Ley 24.013, adelanto que la misma tampoco tendrá favorable acogida.

En particular, respecto la sanción prevista en el artículo 8 de la Ley 24.013, ha dicho esta Cámara en el plenario Nº 323 Vásquez, Maria Laura c/ Telefónica de Argentina SA y otro que “Cuando de acuerdo con el primer párrafo del artículo 29 L.C.T. se establece que el trabajador ha sido empleado directo de la empresa usuaria de sus servicios, procede la indemnización prevista en el artículo 8° de la ley 24.013 aunque el contrato de trabajo haya sido inscripto solamente por la empresa intermediaria”. Lo expuesto, considero, me exime de mayor análisis.

En cuanto la aplicación de lo dispuesto en el artículo 15 del mencionado cuerpo legal, opino que, acreditadas las intimaciones que prevé la normativa del artículo 11 de la Ley 24.013 y la falta de registración de la relación laboral, frente a la desvinculación del actor corresponde hacer lugar a la multa del artículo 15º de la misma ley.

Por lo que debe rechazarse el agravio y confirmar la sentencia recaída al respecto.

VII. El planteo respecto la base de cálculo utilizada en la sentencia deberá rechazarse, toda vez que la magistrada ha utilizado como base el salario de $ 4.500, monto que -conforme lo informado en la pericial contable obrante a fs. 195 vta.- es el que correspondía al salario del mes de Octubre de 2010, lo que así considero.

VIII.A su turno, el actor reclama el pago de la sanción prevista en el artículo 45 de la Ley 25.345 y adelanto que dicha queja tendrá favorable recepción.

La exigencia del Decreto 146/01 ha sido obviada por esta Sala cuando, como en el caso de autos, se desconoce la relación laboral, considerándose innecesario que el actor deba esperar el plazo de treinta días contemplado en el artículo 45 de la Ley 25.345 para intimar por dos días hábiles al empleador a la entrega de las certificaciones de trabajo cuando aquél negó la relación, pues es claro que no cumplirá obligación alguna derivada de la aplicación de normas laborales.

Conforme lo decidido en el apartado II., ya fue resuelto que la empleadora del actor era Molinos Río de la Plata S.A., y dicha empresa, tanto al contestar demanda, como en el intercambio telegráfico (mediante la CD 086203881 -obrante a fs. 105-) negó la relación laboral alegada.

Por lo que la intimación cursada por el actor a fs. 4 (CD 147388135) resulta suficiente a los fines perseguidos.

En razón de los motivos expuestos, propicio hacer lugar al agravio, fijando la suma de $ 13.500 en concepto de la sanción prevista en el artículo 45 de la Ley 25.345.

IX. A influjo de lo dispuesto en el art. 279 del C.P.C.C.N. corresponde dejar sin efecto lo resuelto sobre costas y honorarios y proceder a su nueva determinación, por lo que deviene inoficioso expedirse respecto de los agravios introducidos en su relación.

En atención a lo resuelto precedentemente, propondré imponer las costas de primera instancia solidariamente a cargo de las demandadas (art. 68 C.P.C.C.N.).

Estimo los honorarios de la representación y patrocinio letrado de la parte actora, codemandada Molinos Río de la Plata S.A., codemandada TMT Trade Marketing Technologies SA y perito contador en el 17%, 12%, 12% y 7% respectivamente a calcularse sobre la suma de capital de condena más intereses.Las costas de Alzada se impondrán a cargo de las demandadas vencidas en atención al resultado obtenido (art. 68 del C.P.C.C.N.); a cuyo fin propongo se regulen los honorarios de los firmantes de los escritos dirigidos esta Alzada en el 25% de lo que en definitiva corresponda a la representación y patrocinio letrado de la parte respectiva, por su intervención en la instancia anterior.

X. Por las razones expuestas, propongo en este voto: se confirme la sentencia apelada en lo principal, en cuanto pronuncia condena y fijar el capital nominal en la suma de $ 205.995,54; se confirme la imposición de costas solidariamente a las codemandadas; se fijen los honorarios de la representación y patrocinio letrado de la parte actora, codemandada Molinos Río de la Plata S.A., codemandada TMT Trade Marketing Technologies SA y perito contador en el 17%, 12%, 12% y 7% respectivamente del monto de condena más intereses, se impongan las costas de Alzada a las codemandadas en atención al resultado obtenido, y se regulen los honorarios de los firmantes de los escritos dirigidos a esta Cámara en el 25% de lo que en definitiva corresponda a la representación y patrocinio letrado de la parte respectiva, por su actuación en la instancia anterior (artículos 14 y 18 Ley 21839).

EL DOCTOR LUIS ALBERTO CATARDO DIJO:

Que, por compartir sus fundamentos, adhiere al voto que antecede.Por ello, el TRIBUNAL RESUELVE:

1) Confirmar la sentencia apelada en lo principal que decide y fijar el capital de condena en la suma $ 205.995,54 a la que accederán los intereses allí dispuestos;

2) Dejar sin efecto lo resuelto en grado sobre costas y honorarios;

3) Imponer las costas del proceso a las codemandadas en forma solidaria;

4) Regular los honorarios de la representación letrada de las partes actora, codemandada Molinos Río de la Plata S.A., codemandada TMT Trade Marketing Technolo gies SA y demandada, y del perito contador en el 17%, 12%, 12% y 7% respectivamente, de la suma de capital e intereses;

5) Regular los honorarios de los firmantes de los escritos dirigidos a esta Cámara en el 25% de lo que en definitiva corresponda a la representación y patrocinio letrado de la parte respectiva, por su actuación en la instancia anterior-

Regístrese, notifíquese y, oportunamente, devuélvanse.-

VICTOR ARTURO PESINO

JUEZ DE CÁMARA

LUIS ALBERTO CATARDO

JUEZ DE CÁMARA

Ante mí:

ALICIA E. MESERI

SECRETARIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s