Una solución factible al trabajador de casas particulares

Autor: Ambrosini, Jorge H.

Fecha: 5-oct-2017

Cita: MJ-DOC-12029-AR | MJD12029

Sumario:

I. Introducción. II. Régimen de indemnización y preaviso para el personal de casas particulares.

Doctrina:

Por Jorge H. Ambrosini (*)

I. INTRODUCCIÓN

A partir de la Ley 26.844 , Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares, el nuevo ordenamiento sancionado el 13 de marzo de 2013 ha traído algunas complicaciones a las ya existentes, en razón de la dificultad que tienen muchos potenciales empleadores a la hora de decidir tomar un/a empleado/a doméstica.

El fantasma que más lo persigue es el posible conflicto laboral futuro, referido a indemnizaciones (arts. 48 y 49 ), preaviso (arts. 42, 43 , 44 y 45 ) y multas (art. 50 ), tal vez una solución para neutralizar ese espectro, es la sustitución de la indemnización por antigüedad y preaviso a través de la figura del fondo de cese laboral, similar al estatuido en la construcción, pero con una mejor instrumentación respecto al depósito de los fondos. Veamos, a continuación, un básico esquema del mismo.

II. RÉGIMEN DE INDEMNIZACIÓN Y PREAVISO PARA EL PERSONAL DE CASAS PARTICULARES

La propuesta sería la creación de un fondo de Cese laboral para el Personal de Casas Particulares, administrado por la Anses o por la AFIP, incorporado en el mismo formulario donde en la actualidad se realizan los aportes, como cuenta asociada a la misma, como un ítem más.

1. Sería obligatorio para todo trabajador de servicio doméstico.

2. Este fondo de cese laboral reemplazaría al régimen de preaviso y despido contemplados por la Ley actual de servicio doméstico o LCT.

3. El Fondo de Cese Laboral para el trabajador de Casas Particulares de todo el país se integraría con un aporte obligatorio a cargo del empleador, que deberá realizarlo mensualmente desde el comienzo de la relación laboral.

4. Constituiría un patrimonio inalienable e irrenunciable del trabajador, no pudiendo ser embargado, cedido ni gravado salvo por imposición de cuota alimentaria y una vez producido el desempleo.

5.Los depósitos de los aportes al Fondo de Cese Laboral deberían efectuarse dentro de los primeros 15 (quince) días del mes siguiente a aquel en que se haya devengado la remuneración, prohibiéndose el pago directo al trabajador que cesare en sus tareas, salvo en los casos en que su desvinculación se produjese dentro de los primeros quince días del primer aporte.

6. Cualquiera de las partes podría disolver la relación laboral, teniendo derecho el trabajador a cobrar su fondo de cese laboral.

Si, hay que hacer una gran diferenciación de la instrumentación con respecto al existente en la construcción, debería instrumentarse de la siguiente forma:

-No sería necesario implementar ninguna libreta de fondo de cese laboral, ni abrir cuenta o caja de ahorro en banco alguno, ni crear un organismo para llevarlo a cabo, ni tomar personal, solo instrumentarlo a través del que se evalúe más apto de los mencionados organismos estatales.

a. Se haría en el mismo formulario «on line» o bajo el mismo sistema que se hacen los aportes a la ANSES o a la AFIP, o abriendo una cuenta de aportes también manejada por la ANSES o la AFIP, como un apéndice de su caja de aportes previsionales, o cualquier formato simple que pueda instrumentarse y supervisarse, por los propios organismos. Esto evitaría todo el andamiaje de tiempo y costo que existe hoy en el de la construcción.

b.Al fondo de cese laboral se aportaría durante el primer año de prestación de servicios; el aporte será el equivalente al doce por ciento (12%) de la remuneración mensual, en dinero, que perciba el trabajador en concepto de salarios básicos y adicionales establecidos en la convención colectiva de trabajo de la actividad con más los incrementos que hayan sido dispuestos por el Poder Ejecutivo Nacional en forma general o que hayan sido concedidos por el empleador en forma voluntaria, sobre los salarios básicos.

A partir del año de antigüedad, dicho aporte será del ocho por ciento (8%).

Los aportes referidos, no podrían ser modificados por disposiciones de las convenciones colectivas de trabajo.

c. El trabajador dispondría del fondo al cesar la relación laboral, debiendo la parte que resuelva rescindir el contrato, comunicar a la otra su decisión en forma fehaciente; el trabajador tendría a su disposición a través de la ANSES o de la AFIP, dentro de un plazo de cuatro días, su fondo, con solo presentar el documento de identidad, encontrarse comunicado ante la ANSES o la AFIP, su baja del trabajo, lo que automáticamente pone a disposición del trabajador la indemnización, sin necesidad de otro requisito que la acreditación de la identidad, se cobraría como cualquier beneficio jubilatorio.

d- La cuenta la administraría la ANSES o la AFIP, solo hay que desarrollar la implementación de los instrumentos informáticos. No crear ningún tipo de organismo, solo instrumentarlo de modo práctico, que sea viable.

Esta mirada es solamente un esbozo, un aporte a un futuro proyecto, que quizás en los tiempos que corren ayudaría a generar mayor y mejor empleo registrado. Dejo a los colegas que piensen sus posibles soluciones a este honorable trabajo del empleado de casas particulares que facilitan la vida de tantas familias argentinas.

.

(*) Abogado, U. A. John F. Kennedy. Licenciado en Ciencia Política, U. A. John F. Kennedy. Posgrado en Dirección y Gestión Empresarial, Universidad de Lomas de Zamora. Posgrado sobre «Estado y política social en la Argentina», Universidad de Buenos Aires. Martillero Corredor Público Nacional, Colegio de Martilleros y Corredores Públicos del Departamento Judicial de Lomas de Zamora. Autor de publicaciones sobre temas de su especialidad.