Obligación del Estado de indemnizar al actor que se incapacitó ante un brote de conjuntivitis durante un acto de servicio

Partes: L. S. G. c/ Estado Nacional Ministerio de Seguridad y Derechos Humanos, Policía Federal Argentina s/ accidente en el ámbito militar y fuerzas de seguridad

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: II

Fecha: 20-abr-2017

Cita: MJ-JU-M-106359-AR | MJJ106359 | MJJ106359
Obligación del Estado de indemnizar al actor que se incapacitó ante un brote de conjuntivitis durante un acto de servicio. Cuadro de rubros indemnizatorios.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia que condenó al Estado Nacional a indemnizar al actor toda vez que resultó acreditado que el agente de la división Comando Radioeléctrico-se incapacitó como consecuencia de un brote de conjuntivitis que se desencadenó en su lugar de trabajo afectando a varios operadores, que se consolidó en una queratitis nemular crónica en el ojo derecho, que le produjo la pérdida casi total de la visión del ojo derecho, y se trata de un daño consecuencia de un acto de servicio.

2.-Tratándose de una pretensión resarcitoria deducida en el marco de daños producidos como consecuencia de actos de servicio , corresponde considerar los que tienen origen en conductas encuadradas como misiones específicas de las fuerzas armadas y de seguridad de aquellos daños producidos como consecuencia del resto de los actos de servicio o enfrentamientos armados (fuerzas de seguridad) se encuentran excluidos del ámbito indemnizatorio en los términos del derecho común, por lo que, en el caso acreditado el daño y que es consecuencia de un acto de servicio, corresponde se lo indemnice en la forma decidida por el a quo.

3.-Cabe confirmar la sentencia que condenó al estado demandado a indemnizar al actor por el daño moral sufrido debido a la pérdida casi total de la visión del ojo derecho toda vez que de la pericia médica, se comprueba una queratitis numular, patología que le provoca al actor una incapacidad física del 56,1%, siendo indubitable la conmoción que genera en una persona que a raíz de haber contraído conjuntivitis debido a una epidemia en su lugar de trabajo sufriera la perdida casi total de la visión de su ojo derecho viendo afectada toda su cotidianeidad y su desenvolvimiento tanto profesional, como social.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 20 días del mes de abril de 2017, reunidos en Acuerdo los jueces de la Sala I de esta Cámara para dictar sentencia en los autos mencionados, y de conformidad con el orden del sorteo efectuado, el Juez Ricardo Víctor Guarinoni, dijo:

I.- S. G. L. promovió demanda contra el Estado Nacional -Ministerio de Justicia Seguridad y Derechos humanos – Policía Federal Argentina, persiguiendo el cobro de $ 809.000 con más sus intereses y costas.

Relató que en el mes de septiembre de 2007 el actor se encontraba cumpliendo funciones de operador telefónico en el Comando Radioeléctrico, cuando en el recinto donde se desempeñaba se desencadenó un brote de conjuntivitis que afectó a varios operadores.

Señala que dicha afección derivó en una infección que se consolidó en una queratitis nemular crónica en el ojo derecho, que le produjo ceguera casi total del ojo afectado.

Debido a dicho hecho, en septiembre de 2009 -dos años después de haber contraído la afección- la Junta de Reconocimientos Médicos determinó la reincorporación a sus tareas laborales bajo la modalidad de alivianadas, en virtud de la permanencia de las secuelas incapacitantes en su visión.

Agrega que a la fecha de la presentación de la demanda no se le otorgó el alta definitiva, solo podía realizar tareas en forma limitada, encontrándose imposibilitado de efectuar los servicios adicionales que normalmente cumplía en horarios rotativos de 8 horas diarias en el Hospital de Gastroenterología que le reportaban un ingreso mensual de $ 2.600.

Por último agrega que en relación a los hechos, la repartición demandada tramitó el expediente administrativo n° 285-02-000.214-07 donde se encuadraron las lesiones como sufridas “en servicio”.

Respecto de la indemnización pretendida se refirió a los siguientes ítems:1) Daño emergente la suma de $ 20.000; 2) Incapacidad sobreviniente la suma de $ 614.000; 3) Tratamiento psicológico la suma de $ 25.000 y 4) Daño moral la suma de $ 150.000 reclamando por todo ello la suma de $ 809.000, más los intereses y las costas del juicio.

II.- A fs. 45/53 vta contestó el Estado Nacional – Ministerio de Justicia- Policía Federal Argentina negando todos y cada uno de los hechos invocados por el actor que no fueren expresamente reconocidos por su parte.

Asimismo, impugna todos los conceptos y montos indemnizatorios y acusa de pluspetición inexcusable.

III.- La señora Juez de primera instancia, en su pronunciamiento de fs. 222/227, hizo lugar a la demanda entablada por S. G. L., condenando al Estado Nacional – Policía Federal Argentina a pagar la suma de $ 603.500 con más los intereses y costas según lo establecido en el considerando 6.

IV.- La referida sentencia suscitó el recurso de la demandada a fs. 239, -cuyo memorial luce a fs. 253/255, contestado a fs. 257/258- y el de la actora a fs. 241, -quien expresó agravios a fs. 251/252, que no mereció replica por parte de Estado Nacional-.

V.- En su memorial, la representación del Estado Nacional, se agravia que la Sra. Juez haya hecho lugar al reclamo de autos en base a las normas de derecho común en base a la doctrina de la C.S.J.N.dictada en el caso “Mengual”.

Por otro lado se agravia del hecho que se le haya otorgado al actor la suma de $ 300.000 en concepto de incapacidad sobreviniente, la suma de $ 3.500 en concepto de gastos médicos, la suma de $ 150.000 en concepto de pérdida de chance y la suma de $ 150.000 en concepto de daño moral.

Por su parte, la actora considera insuficiente el monto otorgado en concepto de daño moral.

VI.- Corresponde examinar en primer término, la responsabilidad del Estado Nacional en cuanto a la procedencia de la acción, no sin antes señalar que el tribunal sólo se ocupará de aspectos decisivos de la controversia, sin entrar en consideraciones innecesarias, pues los jueces no están obligados a seguir a las partes en cada una de sus argumentaciones, limitándose a expresar en tales casos, las razones de hecho y prueba y de derecho que estimen conducentes para la correcta composición del conflicto, metodología que la Corte Suprema de Justicia ha calificado de razonable (doctrina de Fallos: 278:271; 291:390; 294:466 entre otros) y que, en materia de selección y valoración de la prueba tiene específico sustento normativo en el art. 386, segunda parte, Código Procesal (confr. esta Cámara, Sala I, causa N° 4941/04 del 24/05/07; Sala II causas N° 748/02 del 02/07/08; entre otras).

El agente L. -División Comando Radioeléctrico- se incapacitó como consecuencia de un brote de conjuntivitis que se desencadenó en su lugar de trabajo afectando a varios operadores, que se consolidó en una queratitis nemular crónica en el ojo derecho, que le produjo la pérdida casi total de la visión del ojo derecho.

Sentado lo anterior, el máximo Tribunal en el marco de los daños producidos como consecuencia de “actos de servicio”, ha distinguido los que tienen origen en conductas encuadradas como “misiones específicas” de las fuerzas armadas y de seguridad de aquellos daños producidos como consecuencia del resto de los actos de servicio (Fallos:312:989) es decir, y como se resolviera en autos “García José Manuel c/ Estado Nacional s/ daños y perjuicios” del 20/12/2011, sólo los actos de servicio que sean “acciones bélicas” (fuerzas armadas) o “enfrentamientos armados” (fuerzas de seguridad) se encuentran excluidos del ámbito indemnizatorio en los términos del derecho común. De lo que se deduce que una vez acreditado el daño y que es consecuencia de un acto de servicio, corresponde se lo indemnice en la forma decidida por la Sra. Juez.

VII.- Establecido el deber de responder del Estado Nacional, el próximo paso es determinar la cuantía del reclamo. En consecuencia, corresponde analizar los rubros indemnizatorios en la sentencia de grado y cuya procedencia y/o cuantía han merecido cuestionamiento por las partes.

La representación del Estado Nacional se agravia respecto a los montos otorgados al actor en concepto de incapacidad sobreviniente, gastos médicos, pérdida de chance y daño moral.

Corresponde recordar, que las meras discrepancias o disconformidades con el criterio del Juez, sin fundamentar de manera adecuada la oposición o dar base a un distinto punto de vista, no constituyen técnicamente una expresión de agravios en los términos del art. 265 del Código Procesal, debiendo en tales casos, declararse desierto el recurso (conf. esta Sala, causa “Magnarelli” del 19.11.10).

Tal aseveración, al margen de carecer de sustento probatorio alguno, no puede ser atendida a poco que se repare que los daños padecidos por el agente han quedado efectivamente demostrados con la prueba aportada (ver pericial de fs. 200 y vta), no esgrimió agravio concreto, solo realizo una enunciación de los rubros reclamados.

Por lo expuesto, propongo declarar parcialmente desierto el recurso de la accionada en lo que respecta a los conceptos incapacidad sobreviniente, gastos médicos, pérdida de chance y daño moral de su expresión de agravios.VIII.- El actor sostiene que la suma de $ 150.000 en concepto de daño moral resulta insuficiente, teniendo en cuenta que debido al hecho de autos quedó con una severa disminución de su visión en el ojo derecho que le ocasiona una incapacidad parcial y permanente del orden del 56% .

Agrega que el retiro prematuro de la institución con un haber sustancialmente reducido, la imposibilidad de progresar dentro o fuera de la actividad, la sensación de quedar excluido de la actividad productiva con ínfimas posibilidades de reinserción, conforman un panorama altamente decepcionante en una persona que ni siquiera había llegado a la plenitud de sus capacidades.

Por último señala que la suma de $ 150.000 otorgada por la Sra. Juez resulta escasa por haber sido establecida a valores actuales.

Ahora bien, sentado lo anterior, cabe recordar que el daño moral se trata de una modificación disvaliosa del espíritu, en el desenvolvimiento de la capacidad de entender, querer o sentir, consecuencia de una lesión a un interés no patrimonial que habrá de traducirse en un modo de estar diferente de aquél al que se hallaba antes del hecho, como consecuencia de éste y anímicamente perjudicial (conf. PIZARRO, Daniel, “Daño Moral. Prevención. Reparación. Punición. El daño moral en las diversas ramas del derecho”, pág.36, cita extraída del fallo de la Sala III de este Tribunal “in re” 17/6/08, “González y otros c/ Corporación Asistencial S.A.”). Se trata pues de una lesión en los sentimientos que determina dolor o sufrimientos, inquietud espiritual, o agravio a las afecciones legítimas y, en general, toda clase de padecimientos insusceptibles de apreciación pecuniaria (BUSTAMANTE ALSINA, Jorge, “Teoría General de la Responsabilidad Civil”, pág.208). Resulta indudable el agravio moral padecido por el actor como resultado del accidente.

Según se desprende de la pericia médica, el actor presenta una acentuada disminución de su visión en ojo derecho (visión cuenta dedos a 3 metros de distancia) y en el examen de dicho ojo se comprueba una queratitis numular, patología que le provoca al actor una incapacidad física del 56,1%.

Sentado lo anterior, qué duda puede existir respecto de la conmoción que genera en una persona que a raíz de haber contraído conjuntivitis debido a una epidemia en su lugar de trabajo sufriera la perdida casi total de la visión de su ojo derecho viendo afectada toda su cotidianeidad y su desenvolvimiento tanto profesional, como social.

Valorando el tipo de cuadro que presenta el actor y los informes periciales de autos, concuerdo con el monto establecido en la sentencia de primera instancia, por ello propongo confirmar el rubro en crisis.

IX.- Por lo expuesto, voto por confirmar la sentencia apelada. Las costas de Alzada serán distribuidas en el orden causado (art. 70 segundo párrafo del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, numeración según Digesto Jurídico Argentino, aprobado por ley 26.939).

Los doctores Francisco d e las Carreras y María Susana Najurieta adhieren al voto que antecede.

En virtud del resultado que instruye el Acuerdo que antecede, esta sala RESUELVE: confirmar la sentencia apelada. Las costas de Alzada serán distribuidas en el orden causado (art. 70 segundo párrafo del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, numeración según Digesto Jurídico Argentino, aprobado por ley 26.939).

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Ricardo Víctor Guarinoni

María Susana Najurieta

Francisco de las Carreras