fbpx

Rechazo de la demanda resarcitoria por imputación calumniosa al no concurrir los presupuestos para su admisibilidad.

periciaPartes: Ramírez Luis Alberto c/ Textil Ciatex Rosario S.R.L. y/u otro s/ laboral

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Laboral de Reconquista

Fecha: 5-may-2016

Cita: MJ-JU-M-99249-AR | MJJ99249 | MJJ99249

En la misma audiencia o los tres días posteriores debió el demandado haber instado y solicitado se le provea la prueba ofrecida como reconocimiento de documental y pericial caligráfica -art. 148 CPCC.-, y al no haberlo hecho mal puede pretender la nulificación del procedimiento, pues se trata de su propia negligencia.

Sumario:

1.-Corresponde desestimar los recursos de nulidad y apelación interpuestos por el demandado y, en consecuencia, confirmar la resolución alzada, pues si bien luce en el acta de audiencia que al demandado no se le proveyó la prueba ofrecida como reconocimiento de documental y pericial caligráfica, no le asiste razón en su planteo nulificante, por cuanto en la misma audiencia o los tres días posteriores debió haber instado y solicitado se le provea -art. 148 CPCC.- y no lo hizo, de modo que mal puede pretender la nulificación del procedimiento por la falta de provisión de una prueba debido a su propia negligencia.

2.-Las causas de abandono de trabajo y la falta de justificación de asistencias deberían sustentarse en medios probatorios tendientes a acreditar dichos extremos, sin embargo nada de ello se comprueba, por el contrario, se encuentra justificado el despido indirecto invocado por el actor acorde a la presunción iuris tantum que establecen las previsiones contenidas por el art. 57 LCT., siendo además la comunicación de despido indirecto anterior a la de despido por abandono por parte del demandado, quien cursó su intimación al reintegro en la misma fecha de recepción del telegrama de autodespido y varios días después de recibir el requerimiento de incumplimiento de obligaciones laborales, por ello resulta correcta la valoración de despido indirecto que la jueza aquo interpretó en favor del actor.

3.-El agravio por falta de valoración de sus pruebas y documentales acompañadas no se corrobora con las actuaciones desplegadas por el demandado en la causa, y por ello no le asiste razón al demandado por cuanto el no solo no presentó documental avalando su postura sino que siquiera aporto medio probatorio alguno tendiente a acreditar la jornada de tiempo parcial que alega y sabido es que al presumirse la jornada completa por el trabajador, pesa sobre el empleador demostrar lo contrario.

Fallo:

En la ciudad de Reconquista, a los 05 días de Mayo de 2016, se reúnen los Jueces de esta Cámara, Dres. Aldo Pedro Casella, Santiago Dalla Fontana y María Eugenia Chapero, para resolver el recurso interpuesto por la parte demandada contra la resolución dictada por la señora Jueza de Primera Instancia de Distrito N° 17 en lo Civil, Comercial y Laboral de la ciudad de Villa Ocampo, Santa Fe, en los autos: «Ramírez, Luis Alberto c/ TEXTIL CIATEX ROSARIO S.R.L. y/u otro s/ Laboral», Expte. N° 346, año 2014. Acto seguido el Tribunal establece el orden de votación conforme con el estudio de autos: Casella, Dalla Fontana y Chapero y se plantean las siguientes cuestiones:

PRIMERA: ¿Es nula la sentencia apelada?

SEGUNDA: ¿Es justa la sentencia apelada?

TERCERA: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

A la primera cuestión el Dr. Casella dijo: la demandada al sostener el recurso de nulidad ataca la audiencia art. 51 CPL celebrada en fecha 05/03/2013 (Fs. 170/172) por cuanto al momento de celebrarse la misma no se le proveyó la ofrecida como reconocimiento de documental y pericial caligráfica subsidiaria, vulnerando según su apreciación el derecho de defensa y solicitando en consecuencia se anule lo actuado con posterioridad. Si bien luce en el acta de audiencia que al demandado no se le proveyó la prueba ofrecida como reconocimiento de documental y pericial caligráfica, no le asiste razón en su planteo nulificante, por cuanto en la misma audiencia o los tres días posteriores debió haber instado y solicitado se le provea (art. 148 CPCC) y no lo hizo. De modo que mal puede pretender la nulificación del procedimiento por la falta de provisión de una prueba debido a su propia negligencia. No advierto tampoco irregularidades que ameriten un avocamiento oficioso. Voto por

la negativa.

A la misma cuestión, los Dres. Dalla Fontana y la Dra. Chapero votan en igual sentido.

A la segunda cuestión, el Dr. Casella dijo:Ramirez Luis Alberto inicia demanda de cobro de pesos por rubros laborales contra TEXTIL CIATEX ROSARIO SRL y/o Emilio Arnaldo Cian (fs. 9/11 vto,). Indica que comenzó a trabajar para la demandada en 21/11/2007 hasta el 16/01/2012 en la categoría de operador de máquina industrial, trabajando 8 horas diarias y los sábados 4. Previo al distracto el actor remite telegrama solicitando se le abone sueldo diciembre y saldos de jornales adeudados denunciando un horario de 8 horas diarias (fs. 6) y ante la falta de respuesta, remite nuevo telegrama considerándose despedido (fs. 7). La demandada interpone nulidad por falta de personería del Dr. Victor Mussín, excepción de falta de acción por Cian y subsidiariamente contesta reconociendo la relación pero invocando que la misma finalizó por abandono de trabajo del actor y respecto de la carga horaria, que solo trabajó jornada completa hasta febrero de 2009 y luego media jornada (fs.

142/147).

A fs. 217/221 vto. la jueza aquo rechaza la nulidad por falta de personería invocada contra el Dr. Victor Mussín, reconociendo que si bien no firmó la demanda, figura en el mandato de fs. 2 y en fecha 23/05/12 solicitó intervención en autos resultando válida su actuación y lo obrado. En cambio si decide hacer lugar a la defensa de falta de acción contra Cian rechazando la demanda en su contra, considerando que en los recibos de haberes que la propia actora acompaña, figura como empleador TEXTIL CIATEX ROSARIO S.R.L. y la firma de Cian inserta en los mismos lleva un sello aclaratorio donde se especifica su rol de «Socio Gerente» por lo que no puede invocar confusión respecto a quién es su empleador o el carácter

de Cian en la empresa. Por otra parte hace lugar a la demanda condenando a TEXTIL CIATEX ROSARIO S.R.L. Al decidir sobre la carga horaria de Ramírez se funda en las testimoniales de López y Doceve (fs.202 y vto.) quienes afirman que trabajaba jornada completa, la pasividad probatoria de empleados que acrediten la media jornada y la falta de exhibición de los libros previstos en el art. 52 LCT. Respecto de la extinción del vínculo, entiende justo el despido indirecto de Ramírez surgido del intercambio epistolar con fecha en 16/01/2012 intimando el pago de salarios y el del despido indirecto de fecha 21/01/2012, excediendo el plazo establecido por el art. 57 LCT.

Disconforme con la sentencia de baja instancia, a fs. 223 apela el demandado. En su expresión de agravios (fs. 246/248 vto.) lo agravia que al rechazar la falta de personería del Dr. Mussin le haya impuesto las costas en manera exclusiva a su parte y no en el orden causado cuando, según su criterio, la única profesional que tenía representación por el actor era la Dra. Liliam Mussin; se queja que la jueza aquo no haya considerado en párrafo alguno el abandono de trabajo o la justificación de inasistencias del actor; cuestiona que no haya dado crédito a las medidas probatorias ofrecidas y específicamente las documentales acompañadas; termina criticando la falta de consideración en la sentencia a la plus petición inexcusable en la que incurrió la actora. Contesta agravios el recurrido (fs. 249/250 vto.) solicitando la confirmación de la sentencia en todas sus partes.

Si bien la expresión de los agravios por parte del apelante denota escasa fundamentación y ausencia de crítica concreta a la sentencia en estudio, lo que tornaría aplicable la sanción prevista por el art. 118 CPL, igualmente en mérito al análisis de la causa adelanto que no le asiste razón al apelante. La queja contra la falta de personería del Dr. Victor Mussin e imposición de costas carece de fundamento por

cuanto no solo obra la intervención del letrado en el mandato judicial otorgado por el Sr. Ramirez (fs.2) sino que en forma inmediata luego de la interposición de la demanda, el letrado en cuestión solicita su intervención en representación conjunta con la Dra. Liliam Mussin (fs. 13/14 vto.). Como si ello no fuera fundamento suficiente, en fecha 05/03/2013 al momento de celebrarse la audiencia art. 51 (fs. 170/172) el representante mismo del demandado desiste del planteo de falta de personería efectuado al contestar la demanda, sin mediar oposición del Dr. Mussin, por lo que mal puede pretender revertir el rechazo de la excepción en esta instancia y eximirse de cargar con las costas producto de su errónea interposición.

En igual sentido se deberá rechazar el segundo agravio. Las causas de abandono de trabajo y la falta de justificación de asistencias deberían sustentarse en medios probatorios tendientes a acreditar dichos extremos, sin embargo nada de ello se comprueba. Por el contrario, se encuentra justificado el despido indirecto invocado por el actor acorde a la presunción iuris tantum que establecen las previsiones contenidas por el art. 57 LCT que «imponen al empleador la obligación explícita de responder al requerimiento que le formule el trabajador en relación al cumplimiento -o no- de las obligaciones emergentes del contrato de trabajo que los une. por cuanto la valoración del silencio en los términos legales debe efectuarse a la luz del principio de buena fe que rige las relaciones laborales» (Sala 2°, 14/08/12, «Prisco, Eric Damian v. Bianucci, Benjamín» en Tratado de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, T I, Edit. AbeledoPerrot, J.A. Grisolia, Pág. 411). Pero además la comunicación de despido indirecto fue anterior a la de despido por abandono por parte del demandado, quien cursó su intimación al reintegro en la misma fecha de recepción del telegrama de autodespido y varios días después de recibir el requerimiento de incumplimiento de obligaciones laborales (Fs.4/7). Por ello entiendo correcta la

valoración de despido indirecto que la jueza aquo interpretó en favor del actor teniendo en cuenta los cuatro días hábiles -16/01/2012 al 21/01/2012- esperados por el actor para obtener respuesta a su telegrama, excediendo el plazo mínimo establecido en el articulado ut supra mencionado. Cabe destacar que el plazo legal se excedió aún tomando la versión de la demandada de recepción de la intimación en fecha 18/01/12.

Misma suerte deberán seguir los agravios tercero y cuarto. El agravio por falta de valoración de sus pruebas y documentales acompañadas no se corrobora con las actuaciones desplegadas por el demandado en la causa. A fs. 30/141 vto. acompaña gran cantidad de documental que no fue reconocida por Ramirez o sujeta a pericial caligráfica, inclusive existe un consentimiento tácito por parte del demandado de no impugnar su reconocimiento en la correspondiente audiencia. Tampoco se produce la testimonial solicitada del Sr. Carlos Alberto Sosa proveída en la audiencia art. 51 (fs. 171 vto.), teniendo la jueza aquo solo una informativa producida (fs. 173/188) pero que no aporta valor probatorio que pueda sustentar la postura del demandado. Por otra parte no puede obviarse que el «contrato a tiempo parcial», es aquel en virtud del cual el trabajador se obliga a prestar servicios durante determinado número de horas al día o a la semana o al mes, inferiores a las dos terceras partes de la jornada normal de la actividad, modalidad que debe considerarse como de excepción, sujeta a prueba estricta de quien la invoca, y que requiere que el horario del trabajador se pacte previamente para evitar situaciones abusivas. Por ello, si la demandada ni siquiera acompañó el instrumento por el cual se habría pactado tal modalidad, la relación habida entre las partes debe considerarse de tiempo completo. (C. Nac. Trab., sala 10°, 27/03/2002 – Pereira Pereira, María A. v.Orígenes Vivienda SA; en Manual de Jurisprudencia de derecho del trabajo y la seguridad social, 2011, pág. 245, n° 1177, Ed. Abeledo Perrot). Así las cosas, al presumirse la jornada completa por el trabajador, pesa sobre el empleador demostrar lo contrario. Por ello considero que no le asiste razón al demandado por cuanto no solo no presento documental avalando su postura sino que siquiera aporto medio probatorio alguno tendiente a acreditar la jornada de tiempo parci al.

Tampoco es atendible la queja de que la sentencia no haya considerado la petición de la demandada de aplicar las sanciones por petición inexcusable, ya que como expresa en sus fundamentos el acogimiento de la demanda en su mayor parte lo descarta, dado que no se configura tal supuesto solamente por la desestimación de determinados rubros de reclamo.

Voto en consecuencia por la negativa. De ser compartido mi voto, se desestimará el recurso de apelación, confirmando la sentencia en todas sus partes, con costas al recurrente.

A la misma cuestión, los Dres. Dalla Fontana y la Dra. Chapero votan en igual sentido.

A la tercera cuestión, el Dr. Casella dijo: atento al resultado precedente, corresponde adoptar la siguiente resolución: 1) Desestimar los recursos de nulidad y apelación interpuestos por el demandado; 2) Confirmar la resolución alzada; 3) Imponer las costas al recurrente; 4) Regular los honorarios de Segunda Instancia de los letrados actuantes en el 50% de la regulación firme de Primera Instancia.

A la misma cuestión, el Dr. Dalla Fontana y la Dra. Chapero votan en igual sentido.

Por ello, la CAMARA DE APELACION EN LO CIVIL, COMERCIAL Y LABORAL DE LA CUARTA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL

RESUELVE: 1) Desestimar los recursos de nulidad y apelación interpuestos por el demandado; 2) Confirmar la resolución alzada; 3) Imponer las costas al recurrente; 4) Regular los honorarios de Segunda Instancia de los letrados actuantes en el 50% de la regulación firme de Primera Instancia. Regístrese, notifíquese y bajen.

CASELLA DALLA

Juez de Cámara

FONTANA

Jueza de Cámara

CHAPERO

Juez de Cámara

WEISS

Secretaria de Cámara

A %d blogueros les gusta esto: