El beneficio de inembargabilidad del art. 35 de la Ley 22.232, solo subsiste mientras el beneficiario habite el inmueble protegido.

embargo inmublePartes: Agueros Carlos Adolfo y otro c/ Espósito Mario Alberto y otros s/ ejecutivo

Tribunal: Corte Suprema de Justicia de la Nación

Fecha: 7-jun-2016

Cita: MJ-JU-M-99256-AR | MJJ99256

El beneficio de inembargabilidad del art. 35 de la Ley 22.232, para los inmuebles adquiridos mediante préstamo del Banco Hipotecario con destino de vivienda única sólo subsiste mientras el beneficiario habita el inmueble protegido.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia que declaró la inoponibilidad de las previsiones de los arts. 34 y 35 de la Ley 22.232 al embargo y a la subasta del inmueble que había sido adquirido mediante un préstamo del Banco Hipotecario con destino exclusivo a la adquisición de vivienda única y de ocupación permanente, toda vez que habiéndose constatado que el propietario ya no reside en el inmueble, y que el mismo se encuentra alquilado, queda excluido del beneficio de inembargabilidad pues éste se mantiene, según surge claramente de la letra del art. 35, mientras el inmueble conserve el destino de única vivienda propia (del dictamen de la Sra. Procuradora Fiscal al que la Corte remite).

Fallo:

Procuración General de la Nación

-I-

La Sala C de la Cámara Nacional en lo Comercial confirmó la sentencia de primera instancia y, en consecuencia, declaró las previsiones de los artículos 34 y 35 de la ley 22.232 inoponibles al embargo y a la subasta del inmueble sito en Avenida Fleming 1656 2°B, localidad de Martínez, Provincia de Buenos. Aires (fs. 1040/1041 vta.).

En primer lugar, el tribunal explicó que la protección del artículo 35 de la mencionada ley prevé la inembargabilidad y la inejecutabilidad de los inmuebles gravados a favor del Banco Hipotecario Nacional por préstamos otorgados para la única vivienda propia. Puntualizó que la protección rige exclusivamente mientras estos bienes conserven su destíno, eso es, mientras el beneficiario resida allí.

En segundo lugar, señaló que en la escritura de compraventa del inmueble (fs. 866/873) consta que la demandada había obtenido un préstamo del Banco Hipotecario con destino exclusivo a la adquisición de una vivienda única y de ocupación permanente. Sin embargo, la Cámara tuvo por probado que la demandada ya no vivia en ese inmueble. Llegó a esa conclusión a partir de la constatación realizada (fs. 929) según lo informado por el martillero (fs. 930), de donde surge que otra persona reside en el inmueble en carácter de inquilina.

Por lo tanto, el tribunal concluyó que el destino del inmueble había cambiado y, entonces, no correspondía reconocer el beneficio previsto en la ley 22.232.

-II-

Contra esta decisión, la demandada interpuso recurso extraordinario federal (fs. 1046/1 054), el cual fue concedido en relación con la cuestión federal (fs. 1064/1065 vta).

La recurrente alega que la sentencia en crisis viola la defensa del bien de familia y el acceso a una vivienda digna al no reconocer la protección establecida en los artículos 34 y 35 de la ley 22.232.

Por un lado, afirma que el inmueble en cuestión continúa siendo su única vivienda.Por otro lado, argumenta que, aun si el inmueble estuviese alquilado, la protección debe mantenerse, pues éste no perdería el carácter de vivienda y la renta resultante sería esencial para su subsistencia.

-III-

En pnmer término, considero que el recurso es formalmente admisible ya que, si bien las decisiones adoptadas en los procesos de ejecución no configuran, en principio, sentencia definitiva, corresponde admitir una excepción cuando lo decidido pone fin a la discusión y puede causar un gravamen de imposible reparación ulteríor (Fallos: 330:2981, entre otros).

En segundo lugar, estimo que el recurso fue bien concedido en tanto se cuestiona lainteligencia de la ley 22.232, de carácter federal (art. 14, inc. 3, ley 48).

-IV-

La única cuestión a resolver en autos consiste en determinar si el beneficio del artículo 35 de la ley 22.232 subsiste aun cuando el beneficiario deje de habitar el inmueble protegido.

Al respecto, la letra de la ley ofrece una clara respuesta al establecer que “[nlo podrá trabarse embargo sobre los inmuebles gravados a favor del banco por préstamos otorgados para única vivienda propia ( . ) mientras éstas mantengan su categoría originaria y aquéllos conserven tal destino . ” (el destacado me pertenece). En el mismo sentido, la Corte Suprema ha determinado que los inmuebles no destinados a la vivienda propia son ajenos al alcance de la norma citada (Fallos: 310:2131).

Para más, en las circunstancias concretas del caso, la apelante no acreditó que esa interpretación vulnere su derecho al acceso a la vivienda.

-V-

Por ello, opino que corresponde desestimar el recurso y confirmar la sentencia apelada.

Buenos Aires, 3 de agosto de 2015.

ES COPIA

IRMA ADRIANA GARCÍA NETTO

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Buenos Aires, 7 de junio de 2016

Vistos los autos: “Agueros, Carlos Adolfo y otro cl Esp6sito, Mario Alberto y otros si ejecutivo”. Considerando:

Que los agravios del apelante han sido objeto de adecuado tratamiento en el dictamen de la senora Procuradora Fiscal subrogante, a cuyos fundamentos esta Corte se remite en razón de brevedad.

Por ello, de conformidad con el referido dictamen, se dec~ara procedente el recurso extraordinario y se confirma la sentencia apelada. Con costas (art. 68 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Notifíquese y remítase.

ELENA I.HIGHTON de NOLASCO – JUAN CARLOS MAQUEDA – RICARDO LUIS LORENZETTI