A los fines de determinar la remuneración del actor, no resulta arbitrario prescindir de las sumas percibidas en otra provincia.

PSetencia Juezartes: Cardozo Guillermo Sebastián c/ Casinos del Litoral S.A. s/ ind. etc.

Tribunal: Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Corrientes

Fecha: 9-dic-2015

Cita: MJ-JU-M-96199-AR | MJJ96199 | MJJ96199

A los fines de determinar la remuneración del actor, no resulta arbitraria la sentencia recurrida por el sólo hecho de prescindir de considerar lo percibido en el ejercicio de una actividad semejante a la del trabajador pero en otra provincia.

Sumario:

1.-Cabe confirmar el fallo recurrido, pues la sola circunstancia de no acudir el sentenciante a lo acordado para trabajadores de otro Casino instalado en otra provincia como pauta orientadora para recalcular remuneraciones de trabajadores de Casinos locales no convierte al decisorio en arbitrario, no sólo porque se trata de aquella de una convención vigente para un sector determinado, sino y principalmente porque la sentencia recurrió a motivos fundados y razonables que le dieron sustento suficiente para estimar justa la retribución controvertida en la especie.

Fallo:

En la ciudad de Corrientes, a los nueve días del mes de diciembre de dos mil quince, estando reunidos los señores Ministros del Superior Tribunal de Justicia, Doctores Fernando Augusto Niz y Eduardo Gilberto Panseri, con la Presidencia del Dr. Guillermo Horacio Semhan, asistidos de la Secretaria Jurisdiccional Subrogante Dra. Amalia del Valle Bury, tomaron en consideración el Expediente Nº EXP – 67560/11, caratulado: “CARDOZO GUILLERMO SEBASTIAN C/ CASINOS DEL LITORAL S.A. S/ IND.”. Habiéndose establecido el siguiente orden de votación: Doctores Fernando Augusto Niz, Guillermo Horacio Semhan y Eduardo Gilberto Panseri. EL SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA SE PLANTEA LA SIGUIENTE: C U E S T I O N ¿QUÉ PRONUNCIAMIENTO CORRESPONDE DICTAR EN AUTOS? A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR MINISTRO DOCTOR FERNANDO AUGUSTO NIZ, dice:

I.- Contra la sentencia pronunciada por la Excma. Cámara de Apelaciones Laboral de esta ciudad (fs.289/294 y vta.) que, en lo concerniente a esta instancia y en lo relativo a la fijación de los salarios del actor, frente a la inexistencia de un Convenio Colectivo aplicable, desestimó la pretensión de que sean tomadas como parámetros las escalas salariales establecidas para los trabajadores de casinos de la provincia de Misiones, en su mérito, juzgó razonables las remuneraciones percibidas e inadmisibles las diferencias pretendidas por el trabajador, éste -por intermedio de sus apoderadas- interpone el recurso de inaplicabilidad de ley en análisis (fs.298/301 y vta.).

II.- Satisfechos los recaudos formales previstos en el art. 102 y c.c. de la ley 3540, no estando obligado a cumplir con el depósito de ley, corresponde analizar los agravios que motivan el alzamiento en esta sede extraordinaria local.

III.- Para decidir como lo hizo -entre otros fundamentos- luego de desestimar la aplicación analógica de una Convención Colectiva (art. 16 L.C.T.), estimó que si bien es cierto que los jueces podrían considerar los convenios colectivos como pauta en los casos concretos, sin recurrir a la analogía, en la especie, las sumas percibidas por el accionante fueron razonables.Para ello, comparó lo percibido por al actor en el mes de junio de 2.008 ($ 2.864,28), con lo fijado mediante el CCT 143/75 (espectáculos públicos) que en dicho período previó la suma de $ 2.200; también con lo pactado en el CCT 130/75, convención que para un trabajador con la misma antigüedad del actor estableció la suma de $ 1414,51; finalmente confrontó las sumas percibidas con el SMVM que estableció desde diciembre de 2.007 la cifra de $980. En ese entendimiento resolvió que los haberes percibidos por Cardozo no vulneraron garantía constitucional alguna.

IV.- Critica la recurrente el pronunciamiento impugnado por apartarse de lo dispuesto en el art. 114 de la L.C.T. Reprocha el hecho de evaluar la “razonabilidad” de la remuneración percibida refiriendo a pautas extrañas a la actividad de Casinos del Litoral S.A., incurriendo de este modo en una manifiesta discriminación. A la vez, reprocha lo decidido por violentar el concepto de “salario justo”, constitucionalmente protegido en el art. 14 bis de la Carta Magna. Aduce que tampoco el SMVM constituye parámetro adecuado para tal fin, en tanto no representa más que un 40% o 50% del salario promedio en épocas normales. Compara lo percibido por el actor en junio de 2.008 ($1.962,02), con un trabajador de Casinos Misiones S.A. ($3.247,63), habiendo cobrado un 61% de menos, lo cual evidencia- argumenta- la justicia de su planteo. Finalmente, se disconforma con la manera de imponerse las costas, apartándose la Cámara de lo consagrado en el art. 88 de la L.C.T. Pide se impongan en su totalidad a la demandada, en tanto resultó vencida.

V.- Más allá del esfuerzo impugnativo evidenciado en el memorial de apelación, no logra la parte recurrente demostrar la existencia de un supuesto de ilegalidad o arbitrariedad que habilite su contralor en sede extraordinaria.Por ello, propiciaré la desestimación del principal agravio venido a consideración relativo al monto de las remuneraciones percibidas por el trabajador y su pretensión de “acomodarlas” a aquellas convenidas para otro Casino ubicado en una Provincia vecina.

VI.- Viene al caso precisar, liminarmente, que el art. 14 bis de la Constitución Nacional asegura al trabajador “igual remuneración por igual tarea”. Aún admitiendo su inmediata operatividad, resulta obvio que él no es sino una expresión de la regla más general de que la remuneración debe ser justa; y así entendida, es indudable que se opone a discriminaciones arbitrarias o descalificables por razones de iniquidad. Desde hace años la cuestión salarial es uno de los motivos más transitados por la jurisprudencia en materia de discriminación (la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el caso “Ratto, Sixto y otro c/ Productos Stani S.A.” del 26/8/66 refirió al principio constitucional en cuanto asegura igual remuneración por igual tarea como una expresión de la regla más general de que la remuneración debe ser justa; también se pronunció en “Fernández, Estrella c/ Sanatorio Güemez SA” el 23-8-88. Allí sentó el criterio en cuanto a que aquél principio radica en consagrar un trato legal igualitario a quienes se hallen en una razonable igualdad de circunstancias; por lo que nada impide que frente a circunstancias disímiles se reciba un trato también diverso, de manera que resulte excluida toda diferencia injusta o que responda a criterios arbitrarios -doctrina de Fallos 265:242; 313:1513-, caso “Guida”). En ese entendimiento, frente a la circunstancia claramente precisada por el inferior en no proyectar las normas de un convenio colectivo fuera de su ámbito de aplicación, por expresa disposición legal (art.16 de la L.C.T., artículo que en su primera parte inhibe la aplicación extensiva de las normas convencionales, no admite su aplicación a situaciones no previstas, ni la analogía); en tanto no rigen para trabajadores no incluidos en la misma en virtud de las razones que seguramente tuvieron los sujetos colectivos para diferenciar o excluir de la negociación a ciertos ámbitos específicos; y habiendo fundamentado el porqué de la razonabilidad de la remuneración percibida por el actor en el concreto caso, luego de tener en consideración otras pautas comparativas y el mismo salario Mínimo Vital y Móvil; en este contexto, no advierto la configuración del vicio endilgado al decisorio por el sólo hecho de prescindir de considerar lo percibido en el ejercicio de una actividad semejante en otra provincia, pues recurriendo el inferior a la razonabilidad como pauta orientadora en la dilucidación de la cuestión atinente al control de las sumas percibidas, arribó a una justa decisión.

VII.- No obstante el intento e insistencia evidenciados por la recurrente de que se tomen como pautas las remuneraciones convenidas -si bien para idéntica actividad- en otra provincia, esto es, lo acordado para los trabajadores de CASINOS MISIONES (Convenio Colectivo que fijó la suma de $ 3.247,63 en el mes de junio de 2.008) por ser mayor a la señalada en la sentencia para los trabajadores de CASINOS DEL LITORAL SA (de $ 2.119- ver planilla de liquidación de fs. 292 vta.); esos argumentos no bastan para fundamentar una discriminación. La sola circunstancia de no acudir el sentenciante a lo acordado para trabajadores de otro Casino instalado en otra provincia (Misiones) como pauta orientadora para recalcular remuneraciones de trabajadores de Casinos del Litoral S.A. (Corrientes), no convierte al decisorio recurrido en arbitrario, no sólo porque se trata de aquella de una convención vigente para un sector determinado, sino y principalmente, porque la sentencia recurrió a motivos fundados y razonables que le dieron sustento suficiente para estimar justa la retribución controvertida en la especie.La razonabilidad es una exigencia general del Derecho en tanto integra sus principios o máximas y exige, como ocurrió en autos, aplicarla con criterios lógicos o de sentido común. Por ello, en las especiales circunstancia del caso, lo resuelto no encubre arbitrariedad, subjetivismo, discriminación o un pronunciamiento sin raciocinio previo. De allí que no prospere la objeción en tratamiento. VIII.- Tampoco prospera el agravio referido a la distribución de las costas dispuestas en origen. Debe recordarse, en primer lugar, el criterio inveterado de este Superior Tribunal de Justicia en esa materia, siendo -por regla- irrevisables los planteos en la instancia extraordinaria en tanto implican aspectos de hecho y prueba en cuya evaluación son soberanos los jueces de grado (Sentencias Fuero Laboral: N° 33/04, Expte. N° 22898; N° 17/08, Expte. Nº L01-21002574/3 y más recientemente Sentencias Laborales N° 51/11 y 57/11). Y si bien es cierto que también es postura sostenida de este Cuerpo que cabe introducirse en ese terreno si está planteada y probada la ocurrencia de una inequitativa distribución (Sentencia Laboral 79/2014), esta excepción no aconteció en autos desde que existieron rubros admitidos y rechazados que condujeron a los tribunales de grado a actuar del modo que lo hicieron en consonancia con un criterio jurídico de distribución en los términos del art. 88 de la ley 3540. Lo brevemente expuesto conlleva a desestimar los agravios que fundaron la impugnación extraordinaria, desde que no existe motivo alguno que habilite la tacha de arbitrariedad endilgada por el recurrente, de ahí su rechazo, con costas y confirmación de la sentencia recurrida. Corresponde regular los honorarios profesionales de los Dres. MARTA GRACIELA BERTOS y ROSA BEATRIZ LÓPEZ, en conjunto, en las calidades que intervinieron, como vencidas y los pertenecientes a ALBERTO M. GARCIA Y CLAUDIO E. DIMITROFF CHILEFF, en conjunto, vencedores, todos en la calidad de Monotributistas frente al IVA, en el 30% de la cantidad que quede establecida en primera instancia (art.14, ley N° 5822).

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR PRESI DENTE DOCTOR GUILLERMO HORACIO SEMHAN, dice: Que adhiere al voto del Sr. Ministro Dr. Fernando Augusto Niz, por compartir sus fundamentos.

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR MINISTRO DOCTOR EDUARDO GILBERTO PANSERI, dice: Que adhiere al voto del Sr. Ministro Dr. Fernando Augusto Niz, por compartir sus fundamentos. En mérito del precedente Acuerdo el Superior Tribunal de Justicia dicta la siguiente: SENTENCIA Nº 99 1°) Rechazar el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto, con costas y confirmación de la sentencia recurrida. 2°) Regular los honorarios profesionales de los Dres. MARTA GRACIELA BERTOS y ROSA BEATRIZ LÓPEZ, en conjunto, en las calidades que intervinieron, como vencidas y los pertenecientes a ALBERTO M. GARCIA Y CLAUDIO E. DIMITROFF CHILEFF, en conjunto, vencedores, todos en la calidad de Monotributistas frente al IVA, en el 30% de la cantidad que quede establecida en primera instancia (art. 14, ley N° 5822). 3°) Insértese y notifíquese.

Fdo.: Dres. Fernando Niz-Guillermo Semhan-Eduardo Panseri