No probado el carácter transitorio ni necesidades especiales para la contratación eventual, pesa sobre el empleador el intentar beneficiarse con la incorrecta contratación del trabajador.

contrato firmaPartes: Maidana Emanuel Fabián c/ Federico Nicolás Mucha s/ ind.

Tribunal: Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Corrientes

Fecha: 28-oct-2015

Cita: MJ-JU-M-95421-AR | MJJ95421 | MJJ95421

Procede la demanda por despido interpuesta por quien fuera contratado erróneamente con carácter eventual, pues no logró el empleador probar la existencia de necesidades especiales ni la transitoriedad de la relación de trabajo.

Sumario:

1.-Cabe concluir en la existencia de un contrato de trabajo por tiempo indeterminado, pues el plexo probatorio aportado resulta demostrativo que la contratación del actor lo fue para desarrollar una actividad ordinaria que hace al giro normal de la explotación demandada, por lo que no se justificó la pretendida contratación eventual, deviniendo operativa la aplicación del art. 23 de la LCT.

2.-Si toda dependencia lleva ínsita la idea de estabilidad y permanencia prevista en el art. 14 bis de la CN, quien pretenda excepcionarse con un vínculo de naturaleza transitoria debe probar los recaudos que lo configuran, entre ellos la existencia de circunstancias objetivas que justifiquen adoptar ese vínculo, recayendo su prueba en el empleador.

Fallo:

En la ciudad de Corrientes, a los veintiocho días del mes de octubre de dos mil quince, estando reunidos los señores Ministros del Superior Tribunal de Justicia, Doctores Alejandro Alberto Chaín y Eduardo Gilberto Panseri, con la Presidencia del Dr. Guillermo Horacio Semhan, asistidos de la Secretaria Jurisdiccional Dra. Marisa Esther Spagnolo, tomaron en consideración el Expediente Nº EXP – 80325/12, caratulado: “MAIDANA, EMANUEL FABIAN C/ FEDERICO NICOLAS MUCHA S/ IND.”. Habiéndose establecido el siguiente orden de votación: Doctores Guillermo Horacio Semhan, Eduardo Gilberto Panseri y Alejandro Alberto Chaín. EL SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA SE PLANTEA LA SIGUIENTE:

C U E S T I O N ¿QUÉ PRONUNCIAMIENTO CORRESPONDE DICTAR EN AUTOS? A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR PRESIDENTE DOCTOR GUILLERMO HORACIO SEMHAN, dice:

I.- Contra la sentencia pronunciada por la Excma. Cámara Laboral de esta ciudad (fs. 337/344 y vta.), que hizo lugar parcialmente al recurso de apelación interpuesto por la demandada, esta parte dedujo el recurso de inaplicabilidad de ley en análisis (fs.347/356 vta.).

II.- Satisfechos los recaudos formales exigidos en la ley 3.540 (art. 102 y c.c.) por la accionada recurrente, corresponde considerar los agravios que fundamentan su impugnación.

III.- En lo que aquí concierne, critica lo resuelto por violación de los arts. 14 y 23 de la L.C.T. y prescindir de las pruebas producidas. Tacha de absurda la sentencia recurrida por no ponderar los testigos propuestos por su parte, coincidentes todos en declarar que el actor prestó servicios como personal reemplazante en la firma, afirmaciones corroboradas con los recibos de haberes, planillas y prueba de informes que señala, elementos de juicio que a su entender probaron la inexistencia de un contrato de trabajo típico. A todo evento, de haber acreditado el actor uno por tiempo indeterminado, tampoco surge demostrada la fecha de ingreso, jornada laboral, remuneración y el momento y modo del despido, habiendo su parte – a todo evento- probado que los trabajos eventuales fueron en mayo de 2011, por media jornada -4 hs.-, nunca antes y menos en el 2009.Endilga al fallo incurrir en violación del art. 99 de la L.C.T.; arts. 8 y 15 de la ley 24.013 y art. 2 de la ley 25.323 al dictar el “a-quo” un pronunciamiento dogmático; a la vez, se apartó de expresas garantías constitucionales, violando los arts. 17 y 18 de la Constitución Nacional.

IV.- Luego de analizar los fundamentos del decisorio de Cámara y confrontarlos con la argumentación expuesta por el recurrente a la luz de la excepcionalidad del recurso de inaplicabilidad de ley en tratamiento, considero que la impugnación no puede prosperar. En función del art. 103 de la ley 3.540 es carga de quién recurre alegar y demostrar la existencia de violación de la ley, su aplicación falsa o errónea (incisos a) y b) del citado precepto normativo) y probar la existencia del vicio de absurdo en la ponderación de las pruebas. Y no advierto la acreditación de alguna de estas causales que habiliten el carril extraordinario, lo cual sella la suerte del remedio en análisis pues tan solo se desprende del memorial de apelación la intención de anteponer su criterio al del juzgador, discrepando con el modo de ponderarse los hechos y pruebas, postura que conlleva al rechazo del remedio en análisis.Es criterio reiteradamente sostenido por este Superior Tribunal en situaciones análogas al presente que la apelación extraordinaria no está dada para tutelar los criterios discordantes o las meras discrepancias de criterios con la hermenéutica del juez de grado, cuando ésta se apoya en una reflexión integral de la cuestión a la luz de la prueba aportada a la causa (STJ, Ctes., Sentencias Laborales 146/94; 156/94; 06/95; 10/95; 76/96; 30/06; 71/06; 15/07; 71/07; 51/10; 90/11 y 58/12). Además, la causal del absurdo requiere para su configuración la existencia de un error extremo, que acaece cuando al apreciar la prueba el juez incurre en vicios lógicos o violación de las reglas previstas para la valoración probatoria, situación no configurada en el “sub- examine”.

V.- En efecto, en el concreto caso, frente a la postura adoptada por la demandada quién negó la relación laboral y afirmó que el actor es una persona que vinculada familiarmente a otros empleados de la firma fue recomendado a los efectos de realizar eventuales reemplazos; que sin ningún tipo de continuidad se le asignó tareas muy específicas tales como la extracción de residuos de los edificios en horario nocturno, reemplazo de alguno de sus tíos o eventualmente algún otro empleado o cuando se incorporaba un nuevo servicio debiendo realizar lo que se denomina limpieza de obra; obraron correctamente los jueces de anterior grado imponiendo a la demandada la prueba de sus aseveraciones, aplicando lo dispuesto en el art. 377 del C.P.C. Y a la luz del art. 386 valoraron las pruebas producidas. La Cámara refirió a las prestaciones esporádicas y discontinuas invocadas por la accionada encasillándolas como comúnmente se las denomina “changas”, modalidad que consideró de carácter eventual y que dado su carácter excepcional debe ser acreditada por quién la invoca. La regla es el contrato por tiempo indeterminado concluyó (art.90, L.C.T.), y quién alega uno de naturaleza “eventual” a su cargo quedo probarlo (art.99, L.C.T), debiendo ser amplia la prueba ya que se trata de caracterizar una situación de excepción. Inferencias del juzgador inconmovibles, encuadrando normativamente el caso en la legislación vigente aplicable y conforme los principios que informan el contrato de trabajo. Oportunamente, en situaciones análogas, este Superior Tribunal dictó la Sentencia Laboral N°42 de 2.009 y entre varias consideraciones expresó: “Cuando el dador del trabajo alude a la eventualidad de las prestaciones, a la realización de un trabajo discontinuo prestado por el changarín, por disposición legal debe demostrárselo (art.99 in fine de la L.C.T.).”. Y añadió: “La eventualidad, esto es la tarea circunstancial y destinada a agotarse que no admite expectativa de continuidad o permanencia, está relacionada a un servicio extraordinario determinado de antemano o a una exigencia extraordinaria y transitoria de la empresa que vinculada con su giro habitual se relaciona con una actividad transitoria pero ajena al desarrollo normal.”. Ajeneidad no configurada tampoco en el concreto caso, desde que, como expresó la sentencia impugnada, el plexo probatorio aportado resulta demostrativo que la contratación de Maidana lo fue para desarrollar una actividad ordinaria que hace al giro normal de la explotación demandada, por lo que no se justificó la pretendida contratación eventual, deviniendo operativa la aplicación del art. 23 de la L.C.T.

VI.- Este tipo de vinculación que excepciona la prevista en el art. 90 de la L.C.T. no puede usarse para encubrir un servicio permanente. Por lo tanto, invocada que fuera debe probarse, pesando sobre el empleador que intente beneficiarse con este tipo de contratación la acreditación de la transitoriedad ínsita del compromiso. Si no lo hace -como ocurrió en el presente- se estará a un contrato de tiempo permanente. De allí que resulte improcedente su agravio mediante el cual considera violentadas las garantías constitucionales enunciadas.El principio general es el contrato de trabajo por tiempo indeterminado, que tiene vocación de permanencia, no tiene plazo de finalización y dura hasta que el trabajador esté en condiciones de jubilarse, salvo que se configuren las otras causales de extinción que enumera la ley. Por ello, si toda dependencia lleva ínsita la idea de estabilidad y permanencia prevista en el art. 14 bis de la Constitución Nacional, quien pretenda excepcionarse con un vínculo de naturaleza transitoria debe probar los recaudos que lo configuran, entre ellos la existencia de circunstancias objetivas que justifiquen adoptar ese vínculo, recayendo su prueba en el empleador.

VII.- Desde esa perspectiva, claramente la Cámara concluyó por el incumplimiento de la misma. Efectuó una evaluación de los testigos propuestos por la recurrente, concretamente, los que concurrieron según constancias de fs. 190/191; 211/212 y vta; 213/214; 215/216 realizando un examen particularizado de sus dichos y restando valor a algunos de ellos. Los correlacionó con las respuestas brindadas por quienes concurrieron ofrecidos por la contraria (fs.76/77; 78/79; 83; 120 y vta.). Estos últimos confirmaron la modalidad de trabajo enunciada en la demanda, desarrollada en los distintos lugares o edificios allí descriptos y horarios especificados. Prueba ésta que no quedó desvirtuada, expresó el “a-quo”, a través de los recibos acercados por la empleadora que -confeccionados de modo unilateral- resultaron inoponibles al trabajador.

VIII.- Probada la relación con las características de permanencia, negada de modo expresa que fuera al contestar la demanda, carecen de relevancia los restantes agravios.Tanto los que involucran a la fecha de ingreso, egreso, horarios de trabajo y modo de extinguirse la vinculación, desde que con los hechos claramente expuestos en la demanda, las pruebas evaluadas y los telegramas cursados e intercambiados coadyuvaron a otorgar certidumbre al relato expuesto en el promocional; como también resultan improcedentes las objeciones mediante las cuales la quejosa intenta destruir la procedencia de las multas condenadas a pagar y confirmadas en origen, dando la Cámara sobrados fundamentos y basados en precedentes jurisprudenciales, algunos de este Tribunal, que confirman el acogimiento de las indemnizaciones de la Ley Nacional de Empleo (arts. 8 y 15); como la multa del art. 2 de la ley 25.323.

Lo expuesto me releva dar tratamiento a cualquier otra observación formulada por la recurrente desde que no atacó los fundamentos esenciales que contiene la recurrida y que sostienen la procedencia de las multas enunciadas. Consecuentemente, de compartir mis pares este voto corresponderá rechazar el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto en causa, en su mérito, confirmar la sentencia recurrida, con costas a cargo de la vencida y pérdida del depósito de ley. Regular los honorarios de los letrados intervinientes Dres. JOSE MARIA GONZALEZ y YESICA ANDREA GIRAUDO, vencidos, en conjunto, ambos como Monotributistas frente al IVA y los pertenecientes a los Dres. SUSANA B. MORENO y GUILLERMO ARIEL FERNANDEZ, en conjunto, vencedores, también como Monotributistas en el 30% de la cantidad que deba fijarse para los honorarios de primera instancia (art. 14, ley 5822).

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR PRESIDENTE DOCTOR EDUARDO GILBERTO PANSERI, dice: Que adhiere al voto del Sr. Presidente Dr. Guillermo Horacio Semhan, por compartir sus fundamentos.

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR MINISTRO DOCTOR ALEJANDRO ALBERTO CHAÍN, dice: Que adhiere al voto del Sr. Presidente Dr. Guillermo Horacio Semhan, por compartir sus fundamentos. En mérito del precedente Acuerdo el Superior Tribunal de Justicia dicta la siguiente: SENTENCIA Nº 87

1°) Rechazar el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto en causa, en su mérito, confirmar la sentencia recurrida, con costas a cargo de la vencida y pérdida del depósito de ley.

2°) Regular los honorarios de los letrados intervinientes Dres. JOSE MARIA GONZALEZ y YESICA ANDREA GIRAUDO, vencidos, en conjunto, ambos como Monotributistas frente al IVA y los pertenecientes a los Dres. SUSANA B. MORENO y GUILLERMO ARIEL FERNANDEZ, en conjunto, vencedores, también como Monotributistas en el 30% de la cantidad que deba fijarse para los honorarios de primera instancia (art. 14, ley 5822).

3°) Insértese y notifíquese.

Fdo.: Guillermo Semha

Eduardo Panser

Alejandro Chain