fbpx

Se rechaza la demanda por cobro de indemnizaciones pues la actora no logró probar el vínculo laboral con la persona física demandada ni con la sociedad que con posterioridad al despido adquirió el establecimiento.

Pesos argPartes: Mogrovejo Santiago Carlos c/ La Marta y otros s/ despido s/rec. ext. de inconstit-casación

Tribunal: Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Mendoza

Sala/Juzgado: Segunda

Fecha: 14-ago-2015

Cita: MJ-JU-M-94568-AR | MJJ94568 | MJJ94568

Se rechaza la demanda por cobro de indemnizaciones pues la actora no logró probar el vínculo laboral con la persona física demandada ni con la sociedad que con posterioridad al despido adquirió el establecimiento.

Sumario:

1.-Cabe confirmar el rechazo de la demanda deducida, pues no existe prueba de la vinculación laboral entre el actor y el demandado en forma personal, ya que la relación que se desarrolló entre ellos se basó en que este último era el encargado de la empleadora, por lo cual firmaba los recibos de sueldos.

2.-Corresponde mantener el rechazo de la acción contra la codemandada, ya que no se acreditó transferencia del establecimiento en los términos de los arts. 225 y 228 de la LCT, siendo que la citada a integrar la litis sólo adquirió el inmueble varios años después de que hubiera finalizado la relación laboral del actor con la empleadora, no existiendo elemento alguno que indique continuidad en la unidad de explotación en la que se desempeñó el actor.

Fallo:

En Mendoza, a los catorce días del mes Agosto del año dos mil quince, reunida la Sala Segunda de la Excelentísima Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario, tomó en consideración para dictar sentencia definitiva la causa N° 112.825, caratulada: «MOGROVEJO, SANTIAGO CARLOS en J° 12.123 MOGROVEJO, SANTIAGO CARLOS C/ LA MARTA S.A. y OTS. p/ Ordinario S/ INC. CAS.»

De conformidad con lo dispuesto en los arts. 140 y 141 del C.P.C. y Acordada N° 26.210, quedó establecido el siguiente orden de votación de la causa por parte de los Señores Ministros del Tribunal: primero DR. MARIO D. ADARO, segundo Dr. HERMAN A. SALVINI y tercero Dr. OMAR A. PALERMO.

A N T E C E D E N T E S:

A fs. 24/34 el actor Sr. Santiago Carlos Mogrovejo, por intermedio de representante, interpuso recursos extraordinarios de Inconstitucionalidad y Casación contra la sentencia definitiva glosada a fs. 534/546 de los autos N° 12.123, caratulados: «MOGOVEJO, SANTIAGO CARLOS C/ LA MARTA S.A. y OTS. P/ Ordinario», pronunciada por la Excma. Quinta Cámara del Trabajo, de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Mendoza.

A fs. 42 se admitieron formalmente los recursos planteados ordenándose correr traslado de los mismos a la parte contraria quien, a fs.50/55, contestó solicitando el rechazo con costas.

A fs. 60/61 se agrega el dictamen del Sr. Procurador, quien por las razones que expuso aconsejó el rechazo del recurso de inconstitucionalidad planteado dejando para el momento oportuno el tratamiento del recurso de casación.-

A fs. 66 se llamó al acuerdo para dictar sentencia definitiva consignándose el orden de estudio de la causa por parte de los Señores Ministros del Tribunal a fs. 67.

De conformidad con lo establecido por el art. 160 de la Constitución de la Provincia, esta Sala se plantea las siguientes cuestiones a resolver:

P R I M E R A: ¿Son procedentes los recursos interpuestos?

S E G U N D A:En su caso, ¿qué solución corresponde?

T E R C E R A: Pronunciamiento sobre costas.

SOBRE LA PRIMERA CUESTION EL DR. MARIO DANIEL ADARO, dijo:

I.- La Sentencia dictada por el Tribunal inferior aquí cuestionada hizo lugar parcialmente a la demanda planteada por el Sr. Santiago Carlos Mogrovejo en contra de La Marta S.A. y rechazó la pretensión dirigida contra los Sres. Marta Mathiot, Javier, Miguel y Leopoldo Altamore y Alberto Nogara. Asimismo rechazó la pretensión en contra del citado a la integración de la Litis, CUNCO S.A.-

En ese sentido, el a quo argumentó:

1.- El actor demandó y pretendió responsabilizar solidariamente a los Sres. Marta Mathiot, Javier, Miguel y Leopoldo Altamore y Alberto Nogara, pero sin indicar en que carácter lo hacía. Mencionó que los demandó por ser integrantes de la sociedad, en su carácter de administrador o director del ente jurídico, al haber incurrido en fraude.-

a.- Sin embargo de la prueba de la causa, surgió que algunos han sido socios, pero otros no. En especial de la testimonial recibida, concluyó que algunos de los demandados impartieron órdenes e instrucciones al actor pero en representación de la persona jurídica o como encargados de dichas entidades.- b.- En cuanto al demandado Javier Altamore, el mismo era encargado de La Marta S.A., por lo tanto firmaba los recibos de haberes conforme surge de las constancias de autos, lo cual no quiere decir que haya sido en empleador directo.-

c.- No se logró probar la existencia de relación laboral alguna con las personas físicas demandadas en forma directa.-

2.- Afirmó que el despojo de la personería jurídica requiere de ciertos requisitos que deben ser interpretados restrictivamente.-

a.- El actor no pudo probar que la sociedad haya sido constituida con fines extrasocietarios o para burlar la ley.-

b.- De acuerdo a la prueba producida, no advirtió el aquo causal suficiente para generar la aplicación de la teoría del corrimiento del velo societario a los fines de extender la responsabilidad a los socios en forma personal.3.- En cuanto a la integración de litis con Cunco S.A. que solicitó el actor a los fines de responsabilizarlo también por las obligaciones existentes al momento de la transferencia del inmueble de la finca, sostuvo el sentenciante que la misma adquirió sólo la propiedad del inmueble no habiendo constancia alguna que haya habido venta o cesión del establecimiento.-

a.- Sólo se produjo la venta del inmueble rural donde el actor tenía una vivienda otorgada en virtud del contrato de trabajo, pero de ningún modo probó que Cunco S.A. adquirió el establecimiento en los términos del art. 6 de la L.C.T.

II. Contra dicha decisión la demandada interpone recursos extraordinarios de inconstitucionalidad y casación.

1.- El primer remedio lo enmarca dentro de los incisos 2, 3 y 4 del artículo 150 del C.P.C.

a.- Sostiene que la sentencia recurrida es arbitraria.-

(i) En apoyo a esta afirmación expresa que el aquo omitió considerar prueba decisiva para resolver la causa en lo que hace a la responsabilidad que cabe a Cunco S.A.-

(ii) Asimismo afirma que el sentenciate ha violado el derecho de defensa del actor, toda vez que se trata de una sentencia dogmática que se funda en la mera voluntad del juzgador.

(iii) Los defectos señalados agravian el principio de razonabilidad que es inherente a la actividad jurisdiccional.-

2.- A los fines de fundar el recurso de casación sostiene la falta de aplicación de los artículos 62 de la ley 22.248 y 225 y 228 de la L.C.T., enmarcando el mismo en el inciso 1 del art. 159 del C.P.C.-

III.Anticipo, que si mi voto es compartido por mis distinguidos colegas de Sala, los recursos no prosperarán y paso a explicar por qué.

1.- En primer lugar anticipo que analizaré en forma conjunta ambos recursos interpuestos por el recurrente, toda vez que los mismos se encuentran íntimamente relacionados por la identidad y conexidad que guardan entre sí.- (LS 320-217, 349-39, 347-193, 347-209, 345-154, 347-197, 407-98, entre otros)

2.- Los agravios del recurrente se centran en afirmar que la finca donde trabajó el actor era, al momento de su venta a Cunco S.A., un establecimiento agrícola y que el Sr. Javier Altamore era dueño del establecimiento mientras el actor trabajó.-

Considero que tales agravios no tienen la solvencia necesaria para anular la sentencia recurrida por arbitrariedad, toda vez que no logran enfatizar en qué punto la misma presenta algún razonamiento ilógico o no sustentado en las constancias de la causa.- Además dejan en pie el argumento central que desarrolla el aquo para tomar su decisión.-

El eje del decisorio del acto sentencial se basa en determinar si, en el caso de autos, se dan los requisitos necesarios para la aplicación de la teoría del corrimiento del velo societario, doctrina que este cuerpo ha sostenido debe aplicarse de manera restrictiva.-

Por lo demás no existe prueba en la causa que sustente la vinculación laboral entre el actor y el demandado Sr. Javier Altamore en forma personal. La relación que se desarrolló entre ellos se basó en que este último era el encargado de la empleadora La Marta S.A. por lo cual firmaba los recibos de sueldos.Frente a esta situación, sólo la comprobación del propósito deliberado de defraudar permitía extender la responsabilidad a los socios, cuestión que no se acreditó en la causa bajo análisis.-

3.- En cuanto al agravio en torno a la responsabilidad que pretende el recurrente de Cunco S.A., considero que tampoco logra rebatir el razonamiento que realiza el a quo, toda vez que mismo afirma que no se acreditó transferencia de establecimiento en los términos de los arts. 225 y 228 de la L.C.T.- La citada a integrar la Litis sólo adquirió el inmueble varios años después de que hubiera finalizado la relación laboral del actor con La marta S.A. no existiendo elemento alguno que indique continuidad en la unidad de explotación en la que se desempeñó el actor.-

4.- Que los agravios planteados por la recurrente no demuestran vicios graves en el pronunciamiento judicial recurrido, toda vez que no se invocan razonamientos groseramente ilógicos y contradictorios, apartamiento palmario de las circunstancias del proceso, omisión de considerar hechos y pruebas decisivas o carencia absoluta de fundamentación.- (L.S. 188-311, 188-446, 192-206, 209-348, entre otros).- No veo que el fallo traído en análisis en esta instancia extraordinaria adolezca de vicio alguno que pueda desvirtuarlo, por lo cual y en coincidencia con el dictamen del Sr. Procurador, considero que la sentencia en crisis se encuentra debidamente fundada por lo que se impone desestimar los remedios deducidos.

ASÍ VOTO.

Sobre la misma cuestión, el Dr. HERMAN A. SALVINI, adhiere por los fundamentos al voto que antecede.

SOBRE LA SEGUNDA CUESTIÓN EL DR. MARIO DANIEL ADARO, dijo:

IV. Corresponde omitir pronunciamiento sobre este punto, puesto que se ha planteado para el eventual caso de resolverse en forma afirmativa la cuestión anterior.

ASÍ VOTO.

Sobre la misma cuestión el Dr. Herman Amilton Salvini adhiere al voto que antecede.

SOBRE LA TERCERA CUESTIÓN EL DR.MARIO DANIEL ADARO, dijo:

V.- Que las costas de esta instancia extraordinaria se imponen en el orden causado por que considero que existió razón probable y buena fe del recurrente para litigar.- (arts. 36.I C.P.C. y art. 31 C.P.L.).

ASI VOTO.

Sobre la misma cuestión el Dr. HERMAN A. SALVINI adhiere al voto que antecede.

Con lo que terminó el acto, procediéndose a dictar la sentencia que a continuación se inserta:

S E N T E N C I A:

Mendoza, 14 de Agosto de 2015.-

Y VISTOS:

Por el mérito que resulta del acuerdo precedente la Sala Segunda de la Excma. Suprema Corte de Justicia fallando en definitiva,

R E S U E L V E:

1.- Desestimar los recursos de inconstitucionalidad y casación interpuestos a fs. 24/34 de autos.

2.- Imponer las costas en el orden causado, conforme a lo dispuesto en la Tercera Cuestión (arts. 36 inc. .I C.P.C. y 31 C.P.L.).

3.- Regular los honorarios profesionales de los Dr es. Guillermo Vizcaino en la suma de ($.), Miguel Angel Bondino en la suma de ($.), Manuel Linares en la suma de ($.) y Federico Hilger en la suma de($.) (art. 2, 3, 15, 21, 31 de la ley 3641)

OFICIESE. NOTIFIQUESE.-

DR. HERMAN AMILTON SALVINI

Ministro

DR. MARIO DANIEL ADARO

Ministro

CONSTANCIA: Se deja constancia que la presente resolución no es suscripta por el Dr. OMAR ALEJANDRO PALERMO, por encontrarse en uso de licencia (art. 88 apart. III del C.P.C.). Secretaria 14 de Agosto de 2015.-

A %d blogueros les gusta esto: