Procede el despido con causa del chofer de colectivo que al conducir con la puerta abierta de la unidad ocasionó la caida y lesión de dos pasajeros

Conductor colectivoPartes: Rodríguez Juan Carlos c/ Ersa Urbano S.A. y/o q. r. r. s/ indemnización

Tribunal: Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Corrientes

Fecha: 7-may-2015

Cita: MJ-JU-M-92932-AR | MJJ92932 | MJJ92932

Se juzga legítimo el despido de un conductor de transporte público que, por circular con la puerta trasera de la unidad abierta, provocó la caída de dos pasajeros y la consecuente lesión de tales.

Sumario:

1.-Debe revocarse el fallo recurrido y, en consecuencia, considerar ajustado a derecho el despido con causa del chofer reclamante, por circular con la puerta trasera abierta y provocar que dos pasajeros cayeran del colectivo y se lesionaran, pues la Cámara hizo hincapié solamente en el desperfecto peritado, mas soslayó que las puertas igualmente cerraban, solamente había que esperar unos segundos.

2.-Si bien no existieron dudas del desperfecto de una de las puertas traseras, advertida esa circunstancia por el conductor y a sabiendas del mal funcionamiento, debió prestar su actividad laboral diligentemente, poniendo cuidado en la buena marcha y conducción de la unidad; así, debió aguardar el cierre total de las puertas traseras para recién arrancar el colectivo después de haber detenido la marcha en el lugar del accidente para que bajara un pasajero.

Fallo:

En la ciudad de Corrientes, a los doce días del mes de mayo de dos mil quince, estando reunidos los señores Ministros del Superior Tribunal de Justicia, Doctores Fernando Augusto Niz y Eduardo Gilberto Panseri, con la Presidencia del Dr. Guillermo Horacio Semhan, asistidos de la Secretaria Jurisdiccional Dra. Marisa Esther Spagnolo, tomaron en consideración el Expediente Nº EXP – 61385/11, caratulado: “RODRIGUEZ, JUAN CARLOS C/ ERSA URBANO S. A. Y/O Q. R. R. S/ IND.”. Habiéndose establecido el siguiente orden de votación: Doctores Fernando Augusto Niz, Guillermo Horacio Semhan y Eduardo Gilberto Panseri.

EL SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA SE PLANTEA LA SIGUIENTE:

C U E S T I O N

¿QUÉ PRONUNCIAMIENTO CORRESPONDE DICTAR EN AUTOS?

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR MINISTRO DOCTOR FERNANDO AUGUSTO NIZ, dice:

I.- Contra la sentencia pronunciada por la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Laboral de esta ciudad (fs.370/374), que hizo lugar al recurso de apelación interpuesto por el actor, en su mérito, revocó la decisión de primera instancia y declaró procedente la demanda por despido injustificado y sus consecuencias indemnizatorias, la firma accionada interpuso el recurso de inaplicabilidad de ley en tratamiento (fs.381/384 y vta.).

II.- Cumplidos los recaudos formales previstos en los arts. 102 y 104 de la ley 3540, corresponde considerar los agravios que contiene el memorial de apelación extraordinaria.

III.- Para decidir como lo hizo, la Cámara consideró que el suceso invocado como injurioso en la misiva que puso fin al vínculo contractual, esto es “la caída desde la puerta trasera del vehículo a la vía pública de dos pasajeros por haber circulado indebidamente, evidenciando una maniobra imprudente y desaprensiva en el manejo del vehículo”, no resultó atribuible al demandante, ya que mediaron una serie de pautas que tornaron cuestionable la medida aplicada (fs.372), ajenas al actor, siendo la empleadora la responsable al no extremar los recaudos necesarios para que la unidad se encuentre en óptimas condiciones para poder circular.En efecto, coligió de las pericias practicadas al colectivo de pasajeros urbano Dominio “FEI-170”, unidad 686, Línea 106 ramal “B” de la empresa ERSA, que aquél episodio obedeció al mal funcionamiento de la puerta trasera y no a una conducta indebida del demandante. El informe mecánico efectuado por la Sección de Accidentología vial de la Policía de la Provincia (fs. 240), agregó, observó la existencia de problemas de cierre de la puerta trasera de descenso de pasajeros, quedando una de sus hojas con demora y a destiempo (se trababa en la mitad de su recorrido). Asimismo, ponderó el informe de la perito accidentológica de la repartición mencionada (fs.241/242), quién refirió a la constatación de aquél inconveniente, que la puerta posterior posee dos hojas y que una de ellas presentaba problemas al cerrarse -primero cierra una y luego de unos segundos la segunda hojasiendo la causa de la caída de los pasajeros. Abonó su razonamiento con los testimonios producidos por el actor (fs.112,113,133 y 134), quienes fueron contestes al exponer que la puerta trasera del colectivo no siempre o en todos los casos se cerraba correctamente, lo que denotó la presencia de desperfectos mecánicos no atribuibles al trabajador. También hizo hincapié en que las declaraciones coincidieron en sostener que el Sr. Rodríguez condujo la unidad con la debida diligencia al momento del accidente y que la velocidad era baja. Siendo también contestes los deponentes de fs. 113 y 134. Y agregó, frente a la deficiente presentación por parte de la empleadora de los partes o reportes diarios y/o registros de novedades y/o constancias registradas de la unidad Interno 686 (meses de enero, febrero y marzo del año 2.010), habiendo sido fehacientemente intimada, hizo que deba estarse a las afirmaciones del trabajador sobre las circunstancias que debieron figurar en la respectiva documentación, las que tuvo por ciertas (art.388 del C.P.C.y C. y art.109 de la ley 3540). En ese marco, evidenció la inexistencia de un hecho injurioso susceptible de endilgarse al accionante para legitimar la desvinculación dispuesta, por el contrario, consideró que el accidente imputado al trabajador obedeció a un hecho ajeno a éste, siendo responsable la empleadora de no extremar los recaudos necesarios para que la unidad se encuentre en óptimas condiciones para poder circular, pues de haber funcionado correctamente no se habría producido el evento en cuestión. Consecuentemente acogió los rubros indemnizatorios reclamados derivados del despido sin justa causa (art.245 y c.c. de la L.C.T. y art. 2 de la ley 25.323).

IV.- La recurrente se agravió por incurrir el sentenciante en una violación a la ley y en la causal de arbitrariedad de sentencia. Estimó que no medió una valoración prudencial del hecho injurioso (circular con la puerta trasera abierta o semiabierta) en los términos del art. 242 de la L.C.T., teniendo en consideración las relaciones que resultan de un contrato de trabajo, las modalidades y circunstancias personales en cada caso. Expresó que la puerta estaba abierta y el vehículo en circulación con conocimiento del chofer quién no detuvo su marcha, hecho incontestable pues de no estar abierta la puerta las personas (una menor y su madre) no podían haber caído a la vía pública. Además, es responsabilidad del chofer circular con la puerta cerrada, no siendo ello un hecho ajeno al mismo siendo el responsable -al conducir- de la unidad y de los pasajeros. Agregó que de haber advertido aquél algún tipo de falla en el mecanismo, debió detener la marcha y no proseguir, lo que denotó una inconducta que desencadenó la caída de los pasajeros a la vía pública quienes resultaron con lesiones gravísimas. En ese quehacer, revalorizó las pruebas.En orden a la testimonial brindada por Soler, recalcó que al manifestar que “Sí, se fue a ver si se cerraba la puerta y luego se fue a sentar como es debido pero la puerta se volvió a abrir”, denotó que siguió la marcha con la puerta abierta, con plena conciencia de los riesgos. Restó trascendencia a la declaración de Meza, pues no estuvo en el lugar sino que escuchó por radio. Consideró que la Cámara no valoró el relato de la Sra. Ana Raquel Gauyare quién expresó que “él a veces se levantaba y abría o cerraba, la gente le pedía pero él acababa de arrancar del semáforo, seguramente no se fijó” (respuesta7, fs. 134). Reparó en las pericias accidentológicas ponderadas por el ” aquo” y estimó que efectivamente la puerta trasera tenía un desperfecto pero luego de unos segundos se cerraba, por lo que el conductor debió aguardar el tiempo necesario hasta que el cierre ocurriera como era debido. Y correlacionó esas dos últimas pruebas con la confesional del actor, omitida por el tribunal “a-quo”, habiendo expresado en el telegrama colacionado 74584062 de fecha 30 de marzo de 2.010 (transcripto a fs.337 vta. en el fallo de primera instancia) que “.cuando me hallaba realizando mi jornada habitual en la intersección de la avenida 3 de abril y Santa fe, luego de producirse el descenso de un pasajero, presiono el mecanismo para que se produzca el cierre de la puerta trasera, la cual se cierra, pero de forma defectuosa, quedando una de sus hojas abiertas, lo que llevó a que una pasajera con su niña en brazos y sin estar prendida, sujeta, se caiga por el espacio que se encontraba abierto”. Reconocimiento que a juicio del recurrente probó la plena conciencia de que la puerta no estaba cerrada, del riesgo que ello implicó y pese a ello siguió la marcha. De todo ello consideró que el decisorio pecó de una indebida e insuficiente fundamentación.V.- Un análisis exhaustivo de las críticas explicitadas y confrontadas con los fundamentos del decisorio cuestionado me conducen a declarar procedente el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto. Los agravios revisten entidad suficiente para conmover los fundamentos probatorios y legales que motivaron la sentencia, habiendo logrado el recurrente probar una valoración errada de la prueba que condujo a fallar de modo arbitrario, además, contrario a la previsión normativa (art.242, L.C.T.).

VI.- Liminarmente recuerdo que si bien este Tribunal tiene dicho que la calificación de la injuria y su valoración “prudente” por los jueces queda normalmente detraída del ámbito extraordinario, por tratarse de una cuestión fáctica de su competencia soberana (STJ, Ctes, sentencia N°5/2.000 y más recientemente Sentencia Laboral N°9/2.010 y N°62 de 2.013); puede revisarse en esta instancia extraordinaria solamente cuando se evidencia que la ponderación no ha sido realizada con la prudencia que la ley exige (art.242 L.C.T.) o cuando se ha incurrido en una absurda apreciación de los hechos (SCBA, Causas L.89.351, Sent. 07/III/2.007; L. 86.145, Sent. 19/IX/2.007; L. 84.295, Sent. 24/V/2.006; y este S.T.J. in re:” Gainza c/cervecería y Maltería Quilmes”, Sent. Diciembre 9/2.010). O lo que es lo mismo, cuando no medió una ponderación prudente de los hechos injuriosos atribuidos a una de las partes de la vinculación laboral. Ello es así, pues esa calificación está librada a la prudencia de los magistrados que intervienen en las instancias ordinarias sin otra exigencia que la de tomar en consideración el carácter de las relaciones entre los superiores e inferiores del contrato de trabajo (art. 242 L.C.T.) y las modalidades y circunstancias personales en cada caso. Situación que no ocurrió en el presente proceso, habiendo la Cámara soslayado elementos probatorios conducentes que de haber sido interpretados articuladamente y adecuadamente conducían a dictar una decisión distinta.VII.- En el caso, la demandada despidió al actor en fecha 12 de marzo de 2.010 mediante CD N°896153815. Le endilgó grave injuria que significó el hecho ocurrido el día 11.03.10, cuando encontrándose a cargo del interno 686 -dominio FEI-170-, siendo las 08.50 hs. aproximadamente, en la intersección de la Av. 3 de Abril y Santa Fe por circular indebidamente con la puerta trasera de la unidad abierta y por una maniobra imprudente y desaprensiva en el manejo, se produjo la caída desde la puerta trasera del vehículo a la vía pública de dos pasajeros, encontrándose uno de ellos en estado crítico de salud. En ese contexto, no obstante surgir de las pericias practicadas al colectivo de pasajeros urbano Dominio “FEI-170”, unidad 686, Línea 106 ramal “B” de la empresa ERSA, que el ómnibus presenta problemas de cierre de su puerta trasera de descenso de pasajeros, quedando una de sus hojas “con demora y a destiempo” (se traba en la mitad de su recorrido) (fs.240), informando a fs. 242 la perito de la Sección Accidentológica Vial que la puerta posterior posee dos hojas y que una de ellas presenta problemas al cerrarse -primero cierra una y luego de unos segundos la segunda hojasiendo ésa la causa de la caída de los pasajeros; no menos cierto es – como razonablemente expresó la demandada en su memorial de apelación extraordinaria- que de no estar abierta la puerta trasera el hecho de la caída de dos pasajeros no se hubiera producido, siendo responsabilidad del chofer circular con la puerta cerrada, por seguridad de los pasajeros. Más allá de la constatación del desperfecto mecánico de la unidad, lo cierto es que una de las hojas de la puerta trasera tardaba en cerrar, demorando segundos en hacerlo (fs.242), por lo cual debió el chofer actuar con diligencia en el manejo, aguardando el cierre total de ambas puertas para luego recién emprender la marcha del colectivo y no proseguir, como sin dudas lo hizo, provocando la caída a la vía pública de los pasajeros en cuestión. Pudieron los testimonios producidos por el actor (fs.112,113,133 y 134), exponer que la puerta trasera del colectivo no siempre o en todos los casos se cerraba correctamente y que Rodríguez condujo la unidad con la debida diligencia al momento del accidente y que la velocidad era baja, declaraciones tenidas en cuenta por la Cámara, más debió el conductor antes de emprender nuevamente la marcha de la unidad (desde que luego de descender un pasajero en la intersección de la Avda. 3 de Abril y Santa Fé, presionó el mecanismo para que se produzca el cierre de la puerta trasera, cerrándose de modo defectuoso, quedando una de sus hojas abiertas, contestación de fecha 30 de marzo de 2.010 mediante TCL 74584062 remitida por el trabajador a la empresa) aguardar el cierre total para luego recién continuar la marcha, desde que pudo prever la ocurrencia de un accidente como el que en definitiva aconteció. Como conductor a bordo de un colectivo, debió transportar responsablemente los pasajeros; comportarse y dedicarse adecuadamente a las características de su empleo y al medio instrumental que le fuera proveído (arts. 84 y 86 de la L.C.T.). No existieron dudas del desperfecto de una de las puertas traseras, como expresó el inferior, pero tampoco que advertida esa circunstancia por el conductor y a sabiendas del mal funcionamiento – que una de las puertas tardaba unos segundos en cerrarse- debió prestar su actividad laboral diligentemente, poniendo cuidado, esmero, en la buena marcha y conducción de la unidad. Debió aguardar el cierre total de las puertas traseras para recién arrancar el colectivo después de haber detenido la marcha en el lugar del accidente para que bajara un pasajero.Era ése su deber, que hace a la diligencia que a él incumbía, apreciado de conformidad a las circunstancias de personas, tiempo, lugar, empleo y al medio instrumental confiado (ómnibus de transporte urbano de personas) disciplinado en el art. 84 de la L.C.T. Y sabido es que cuanta mayor es su responsabilidad (transportar personas), mayor resultaba su deber de obrar con prudencia. Considero que el hecho ocurrido causó suficiente injuria a los intereses de la patronal e impidió continuar la vinculación en un plano de confianza, siendo lícito en el concreto caso ponerle fin. La Cámara hizo hincapié solamente en el desperfecto peritado, más, soslayó que sin perjuicio del mismo las puertas igualmente cerraban, solamente había que esperar unos segundos. Ello no implica quitar trascendencia y responsabilidad también a la empresa por el mantenimiento de las unidades pero lo cierto es que en momento del manejo y ocurrir el evento dañoso, el chofer, a pesar de conocer aquella circunstancia (que las puertas tardaban en cerrar), luego de detenerse en el lugar del accidente para que bajara un pasajero, al emprender nuevamente la marcha actuó sin la diligencia y prudencia necesarias, pues debió -y no lo hizo- esperar el cierre tortal para luego continuar, evitando de esa manera la ocurrencia de hechos como el que en definitiva ocasionó su despido. Por lo expuesto, advertido que el decisorio de primera instancia efectuó un examen minucioso y razonable del hecho injurioso atribuido al trabajador, propiciaré hacer lugar al recurso de inaplicabilidad de ley tenido a consideración, revocar en lo pertinente la sentencia de Cámara para de este modo confirmar la pronunciada por el primer juez. Costas a cargo de la parte recurrida, vencida, ordenándose la devolución del depósito de ley. Regular los honorarios profesionales del Dr. Augusto H. L. Arduino, vencedor y como Responsable Inscripto frente al IVA y los pertenecientes al Dr. Walter Horacio Cabrera, vencido, en calidad de Monotributista, ambos en el 30% de la cantidad que deba fijarse para los honorarios de primera instancia (art. 14, Ley 5822) adicionando a los pertenecientes al Dr.Arduino el porcentaje que deba tributar dada su condición frente al IVA.

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR PRESIDENTE DOCTOR GUILLERMO HORACIO SEMHAN, dice: Que adhiere al voto del Sr. Ministro Dr. Fernando Augusto Niz, por compartir sus fundamentos. A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR MINISTRO DOCTOR EDUARDO GILBERTO PANSERI, dice: Que adhiere al voto del Sr. Ministro Dr. Fernando Augusto Niz, por compartir sus fundamentos. En mérito del precedente Acuerdo el Superior Tribunal de Justicia dicta la siguiente: SENTENCIA Nº 41

1°) Hacer lugar al recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto, revocar en lo pertinente la sentencia de Cámara para de este modo confirmar la pronunciada por el primer juez. Costas a cargo de la parte recurrida, vencida, ordenándose la devolución del depósito de ley.

2°) Regular los honorarios profesionales del Dr. Augusto H. L. Arduino, vencedor y como Responsable Inscripto frente al IVA y los pertenecientes al Dr. Walter Horacio Cabrera, vencido, en calidad de Monotributista, ambos en el 30% de la cantidad que deba fijarse para los honorarios de primera instancia (art. 14, Ley 5822) adicionando a los pertenecientes al Dr. Arduino el porcentaje que deba tributar dada su condición frente al IVA.

3°) Insértese y notifíquese. Fdo: Dres. Fernando Niz-Guillermo Semhan-Eduardo Panseri.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s