fbpx

Desviar un trabajo que debía ser realizado por el empleador, es causal válida de despido

Despido (2)Partes: Argüello José Rolando c/ Geillo César Augusto s/ ordinario – despido

Tribunal: Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba

Sala/Juzgado: Laboral

Fecha: 6-nov-2014

Cita: MJ-JU-M-90480-AR | MJJ90480 | MJJ90480

Legitimidad del despido directo del trabajador que desvió un trabajo que debió haber sido ejecutado por la firma, incurriendo en competencia desleal.

Sumario:

1.-Se ajustó a derecho el despido directo patronal con invocación de justa causa, basada en negociaciones incompatibles y en vulneración de la buena fe contractual, pues el perjuicio para la empresa fue evidente ya que se desvió un trabajo que debió haber sido ejecutado por la firma, con el perjuicio del no ingreso de los montos correspondientes al pago del trabajo ejecutado, que incluyen lógicamente la ganancia empresarial; pero a más de ello, el trabajo, según denuncia la cliente, no fue ejecutado de manera correcta, todo lo que implicó una pérdida de imagen empresarial.

2.-La demandada ha logrado probar de manera fehaciente la causa invocada para generar el distracto causado del accionante, quien con su actitud vulneró los deberes de buena fe que deben imperar en el contrato de trabajo y el deber de no concurrencia con su empleador, habiendo por lo demás faltado a la verdad en su prueba confesional al afirmar que el trabajo hecho a la clienta lo fue en función de otro trabajo anterior que le habían hecho y que había sido un trabajo encargado en forma particular.

Fallo:

En la Ciudad de Córdoba, a los seis días del mes de noviembre de dos mil catorce, siendo día y hora designado a los fines de la lectura de la sentencia, en estos autos caratulados: «ARGÜELLO, JOSE ROLANDO C/ GRILLO, CESAR AUGUSTO – ORDINARIO DESPIDO» EXPTE. 190843/37, se constituye en audiencia oral y pública el Tribunal Unipersonal de la Sala Décima del Trabajo integrado por el Dr. Carlos A. Toselli, de los que resulta que a fs. 1/4 comparece el Sr. José Rolando Argüello, D.N.I. Nº 29.710.158, quien inicia formal demanda laboral en contra de César Augusto Grillo, D.N.I. 12.333.103, persiguiendo el cobro de los montos y rubros que detalla en planilla integrante de la presente, con más intereses y costas. En sustento de su pretensión expone que estuvo vinculado en relación de dependencia jurídica laboral con el demandado desde el 6 de diciembre de 2002 hasta el 7 de junio de 2011, fecha en la que fue despedido sin causa. Que sus tareas eran de encargado, supervisor de obras, realizar presupuesto de obras y efectuar venta y colocación de pisos de madera, tareas que realizó para el establecimiento que gira bajo el nombre Revescord, propiedad del demandado. Que su jornada era de lunes a viernes de 8.30 a 13 y de 14.30 a 18.30 y los días sábados de 8.30 a 12.30 horas. Indica que su remuneración era mensual y ascendía a la suma de $ 2.400, mas un adicional sin registración de $ 750, lo que hacía un total de $ 3.150. Refiere que el demandado en el mes de abril de 2011 al tomar conocimiento de una relación sentimental del actor con una compañera de trabajo, Srta. Mariela del Carmen López, comienza a cambiar el trato. Que dichos cambios se traducían en constante hostigamiento.No le abonó más la suma adicional ($750), no se le permitía salir del lugar de trabajo, le quitaron las tareas de control y supervisión, se le impidió almorzar en la cocina, cosa que sí hacían el resto de los empleados, no pudo estacionar más su automóvil en el estacionamiento, se le realizaba control del bolso al momento de retirarse solamente al actor. Que en virtud de ello con fecha 18 de mayo de 2011 remite telegrama Nº 169855041 (trascripto en demanda a lo que me remito para evitar reproducciones innecesarias) en el que en lo sustancial intima para que se proceda a su correcta registración en la categoría correspondiente, como para que lo restituya a su cargo y tareas originales y habituales de su trabajo, todo bajo apercibimiento de considerarse injuriado y darse por despedido por exclusiva culpa patronal. Indica que con fecha 23 de mayo de 2011 el demandado responde mediante misiva (igualmente trascripta en demanda) en la que rechaza su telegrama en todos sus términos, niega incorrecta categorización como incorrecta registración, negando conocer la relación sentimental que refiere, como haber realizado cambios en la relación laboral; desconoce pago por fuera de la remuneración, rechaza haberle asignado un cambio inferior, como haber excedido los límites del art. 66 de la LCT; asimismo que deba restituirlo a otro puesto de trabajo que no sea el de «Maestranza B» conforme CCT; solicita rectificación por parte del actor, bajo apercibimiento de imposibilitar la continuidad de la relación laboral por su exclusiva culpa y responsabilidad.Relata que con fecha 7 de junio de 2011 el demandado le comunica mediante escritura pública número 51 (trascripta en demanda) el despido con causa por pérdida de confianza que se deriva de los hechos ocurridos los días 19.04, 25.05 y 30.5, adjudicándole que direccionaron el trabajo solicitado por una clienta, Mónica Saavedra, realizando un trabajo y cobrándolo por cuenta propia; cuestión que salió a la luz cuando la referida clienta reclamó por las tareas mal realizadas y reconoció al actor y a la Sra. Mariela del Carmen López como responsables de la contratación. Continúa exponiendo que con fecha 15 de julio de 2011 mediante telegrama 101815781 (trascripto en demanda) niega y rechaza el despido y la causa invocada por la parte demandada, ratificando sus comunicaciones postales anteriores, e intimando el pago de indemnizaciones por antigüedad, omisión de preaviso e integración del mes de despido, diferencia de haberes devengados según convenio, multas de los arts. 10 y 15 ley 24.013, todo bajo apercibimiento de lo prescripto en el art. 2 ley 25.323. De seguido reitera negativa en relación a la existencia de los hechos invocados por la demandada, señalando que tal situación constituye el despido en carente de causa. Por último reclama la sanción del art. 1 de la ley 25.323 y formula la planilla por los rubros reclamados. Funda su demanda en el CCT para la actividad, LCT, Ley 7987 y concordantes del C.P.C.C, y leyes 25.323, 25.344 y 25.345. II) A fs. 13 obra el acta de la audiencia de conciliación donde las partes no se avienen. El actor se ratificó de la demanda, solicitando se haga lugar a la misma con intereses y costas; y el demandado solicitó su rechazo con costas en base a las razones de hecho y derecho que expresa en el memorial que acompaña. Plantea plus petición y hace reserva del Caso Federal. En su memorial obrante a fs.8/12 realiza una negativa genérica y luego lo hace en forma particular respecto de cada una de las afirmaciones del demandante con lo que da cumplimiento al art. 192 del C. de P.C. A continuación relata los hechos sosteniendo que el actor desde comienzos de 2011 cometió faltas a sus tareas de «maestranza B» del CCT (comercio) motivo por el cual le remitió misiva con fecha 21-04-2011 (más allá de que figure 2010 en el memorial) CD 034874303 en la que se le comunicaba que ante las faltas injustificadas de los días 19, 20 y 21 de abril de 2011 se lo intimaba en plazo de 48 hs para que retome sus tareas habituales, caso contrario se consideraría abandono de trabajo. Dice que dicha comunicación en nada constituyó persecución y que ante el agotamiento de certificados médicos que justificaran sus faltas a sus tareas habituales el actor optó por enviarle un telegrama CD 16985041 con fecha 18-05-2011, el cual fue rechazado mediante Carta Documento CD 101842288 de fecha 23-05-2011. Relata que el actor continuó con sus faltas injustificadas y en oportunidad en que el actor no se encontraba laborando, se constituyó en el domicilio comercial la Sra. Mónica Saavedra la que expresa su queja por el trabajo de pulido mal realizado en su domicilio, por lo cual al averiguar quién había realizado dicho trabajo se pone en conocimiento que el trabajo de pulido no había ingresado al comercio, nadie del personal especializado había realizado la mencionada tarea, de allí que intentó explicarle a la Sra. Saavedra que su comercio no había realizado la tarea. Que fue allí cuando le señaló a la Sra. Mariela del Carmen López como responsable de la contratación la cual junto con el actor se comprometieron a la realización del trabajo sin avisar a la firma comercial. Refiere que el actor junto con la referida empleada realizaban tareas relacionadas al comercio valiéndose de su presencia en el local.Asimismo, destaca que existe contradicción en la fecha que señala el actor en la demanda (06-12-2002) y la fecha que consigna en el telegrama CD 16985041 (05-05-2004). Resalta que hasta el momento de presentar la demanda jamás el actor había intimado por irregularidad en su registración. Reitera que el despido del actor no fue una decisión antojadiza, sino que, por el contrario se debió a que comprobó que el mismo se condujo en forma improcedente, desconociendo los principios contenidos en la LCT y con tales hechos produjo injurias graves que imposibilitaron la continuidad de la relación laboral. Por último impugna la liquidación y los rubros practicados en la demanda. Rechaza la suma de $83.947. Se opone a la procedencia de las multas de los arts. 1 y 2 de la ley 25.323 en virtud de no haber dado motivos para que el actor iniciara el proceso judicial. Solicita el rechazo de la demanda con costas. En relación a las costas solicita la aplicación del art. 505 del Código Civil (modificado por el 24.432). Plantea pluspetición inexcusable y la aplicación de lo dispuesto por el art. 20 de la LCT y la sanción establecida en el art. 83 del C de P.C. Finalmente expresa que en caso de una condena solicita se aplique la limitación establecida por la ley 24.283 en el sentido que una hipotética liquidación no podrá establecer un valor superior al real y actual. Hace reserva del Caso Federal. Abierta la causa a prueba, la ofrece la parte actora a fs. 17/18 y la parte demandada a fs. 19/20. Diligenciadas las pertinentes ante el Juzgado de Conciliación se elevan los autos a esta Sala donde tienen lugar la audiencia de vista de la causa, de conformidad a lo que dan cuenta las actas de fs. 77 y 85, quedando los mismos en estado de dictar sentencia.-

El Tribunal se planteó la siguiente y UNICA CUESTION A RESOLVER:¿HA SIDO AJUSTADO A DERECHO EL DESPIDO CON INVOCACION DE JUSTA CAUSA Y, EN SU CASO, RESULTAN PROCEDENTES LOS DIVERSOS RUBROS RECLAMADOS POR EL ACTOR CONFORME SU PLANILLA DE AUTOS?.

A LA UNICA CUESTION PLANTEADA EL DR. CARLOS A. TOSELLI, DIJO: No es objeto de controversia que estamos en presencia de un despido directo patronal con invocación de justa causa, basada en negociaciones incompatibles, en vulneración de la buena fe contractual.- El accionante ha negado de manera absoluta y contundente haber tenido participación alguna en el hecho imputado, denuncia una política de persecución en su contra, derivada del hecho de haber entablado una relación sentimental con una compañera de trabajo y afirma que además se encontraba mal registrado en lo que hace a su fecha de ingreso y a la remuneración percibida por cuanto existía una parte de su salario que se le abonaba en negro, hechos éstos que han sido a su vez negados de manera categórica por la accionada.- A los fines del art. 243 de la LCT, transcribiré (en su parte pertinente) la comunicación del distracto efectuada por Escritura Pública Nº 51 de fecha 7 de Junio de 2.011. En ella se señala: «Despido con causa por pérdida de confianza derivada de los hechos sucedidos los días 19/4, 25/5 y 30/5 cuando en complicidad con otro empleado, situado en el sector de atención al público del mencionado comercio, direccionaron de manera ardidosa, el trabajo de pulido encargado a nuestra empresa por la Sra. Mónica Saavedra, con domicilio en Avda. Colón 10, 2do Piso, Of. 31 de esta ciudad y que deshonestamente procedieron a perpetrar la tarea e inclusive cobrar por la misma, por su propia cuenta. Hecho que fue descubierto por la misma cliente, quien acudió a nuestras oficinas a formular el reclamo correspondiente por el deficientemente trabajo realizado por personal inidóneo, reconociéndolo a Ud.y a la empleada Mariela del Carmen López, como los responsables de la contratación de la labor pretendida, poniendo al descubierto la maniobra defraudatoria pergeñada por ambos, de ocultar a esta empresa, el trabajo contratado, para obtener un beneficio propio, la remuneración pactada, ocasionando un severo perjuicio tanto a la empresa como al cliente embaucado. Es por todo ello, que por su improcedente actuar, que constituye una clara violación a los principios contenidos en la LCT a observar por un buen empleado, consagrados en los arts. 62, 63, 85, 86 y 87 y concordantes de la citada ley y produce injurias graves tanto en lo material causándome un perjuicio económico a mí y a mi comercio (REVESCORD), ya que deliberadamente ha despreciado la tarea encomendada como personal de Maestranza que venía cumpliendo y contrariando la legislación vigente en cuanto a los deberes de buena fe y lealtad comercial y produciendo un severo menoscabo económico y comercial, por su indebido comportamiento. Es por ello que ante su ilegal actitud, imposibilita la continuidad de la relación por su exclusiva culpa y responsabilidad…».- Más allá de redundancias en la descripción de los hechos y de calificativos innecesarios a los fines pretendidos, lo real y lo concreto es que existe una imputación directa, claramente identificada en cuanto a las circunstancias de modo, tiempo y lugar, con lo que entiendo que se ha cumplimentado debidamente el dispositivo del art. 243 de la LCT.- Ahora bien, como los aspectos que he relatado involucran cuestiones fácticas es que transcribiré en primer término lo acontecido durante la audiencia de la vista de la causa.- Así en dicha ocasión tuvo lugar la confesional del actor en los siguientes términos: reconoció como cierto que remitió TCL CD 16985041 de fecha 18-05-2011 que corre a fs. 46 de autos; si bien admitió que consignó como fecha de ingreso a las órdenes de la demandada el 5 de mayo de 2004, afirmó que ello fue un error, ya que su ingreso operó en el año 2.002.Negó haber sido intimado por la demandada a restituirse a sus tareas habituales por faltas injustificadas de los días 19, 20 y 21 de abril de 2011 bajo ser considerada su actitud abandono de trabajo. Admitió que se le comunicó el distracto laboral por escritura pública n° 51 labrada por escribano Mario Vitanza titular del registro n° 668 de fecha 07-06-2011. Admitió que se desempeñaba en el depósito, como ayudante, acomodador de mercaderías, empaquetador en expedición pero además afirmó que era encargado de controlar las obras, de hablar con clientes y de controlar el personal en obra. Reconoció que acordó con la Sra. Mónica Saavedra domiciliada en Av. Colón 102 of. 31 de esta ciudad efectuar un trabajo de pulido, aclarando que fue contratado por dicha señora en función de otro trabajo que había hecho y señaló que cuando la Sra. tuvo un problema lo fue a buscar al lugar de trabajo.- Reconoció que se constituyó en el domicilio de Av. Colón 102 (en realidad Av. Colón 10, 2º piso) of. 31 de esta ciudad de la Sra. Mónica Saavedra para efectuar un trabajo de pulido.- Negó en cambio que el encargado de salón de venta de la demandada fuera la Sra. Ana Moreno; que el encargado de depósito de la demandada fuera el Sr. Eduardo Fernández y que las instrucciones diarias se la diera el Sr. Eduardo Fernández. También se recepcionaron las testimoniales de Mónica Saavedra: quien dijo que fue a la empresa Revescord, solicitó presupuesto de pulido. De allí Argüello fue a ver el lugar y luego le dieron el presupuesto. No recuerda si se lo dieron con un papel con membrete de la firma. Pero, agrega que ella lo contrató con la empresa y se acordó que se realizaría el miércoles 25 de mayo de 2011. Se presentó Argüello en Colón 10 en el consultorio, piso 2° of. 31. Realizó el trabajo junto a dos personas más, con una maquinaria hicieron el trabajo.Le dejó la llave del edificio porque los feriados estaba cerrado. A la tarde/noche fue a buscar las llaves porque terminaron el trabajo. Allí le entregó el dinero, le dieron un recibo no oficial, que no tiene. No podía pisar el piso a esa hora porque estaba recién terminado, al otro día vio unos detalles y fue a la empresa a solicitar se arreglen esos detalles. En la empresa le dijeron que no podía ser, porque no trabajan los feriados. Allí se dieron cuenta que había ido Argüello, entonces lo llamaron porque estaba en el depósito. La situación se tensó, la pasó mal y se fue, se retiró. No le terminaron el trabajo. No volvió a la empresa. Vivió una situación muy violenta, muy desagradable. La escena fue violenta porque saltó a la luz que había una situación irregular. Ella en todo momento se contactó con la empresa. No recuerda el nombre con quién se contacto en la empresa, pero fue una señorita. Al presupuesto lo pidió personalmente. Cree recordar que el presupuesto estaba por escrito. La testigo decidió hacer arreglar el piso con Revescord. No le hubiese dejado la llave a otra persona. El pago se lo hizo al actor en el momento de terminar el trabajo. En su primera visita a Revescord no vio al actor. Quien la atendió le dice que va a ir una persona a ver el piso para presupuestarlo. Habló con el actor, al teléfono se lo da la empresa. No recuerda si al presupuesto se lo dieron por teléfono o no. Dice que pidió tres presupuestos. Cree que el de Revescord se lo dieron por escrito. Siempre entendió que estaba contratando con la empresa. No conocía al actor de otro ámbito, ni ningún conocido suyo había hecho trabajos con el actor. Contrató a la empresa por su trayectoria y la recomendación de su arquitecta. El testigo Eduardo Fernández: dijo que trabaja para la demandada. No es encargado de ningún sector. No sabe porqué lo despidieron a Argüello.Argüello ingresó en 2004. No trabajaba dentro del local, estaba en el depósito, no sabe cómo es el procedimiento cuando se pide un presupuesto. Argüello trabajó en depósito. Hay que llevar materiales a las obras. Argüello llevaba herramientas y materiales, pero no es pulidor. No sabe si Argüello tiene una empresa fuera del negocio. El horario de trabajo es de lunes a viernes de 9 a 18.30 y los sábados de 9 a 13, el actor hizo ese horario. El mismo se interrumpe por el almuerzo. Las órdenes las da el señor Grillo. El testigo una vez que recibe las órdenes se las comunica al actor. Adentro de la empresa acomoda materiales, tareas de maestranza. A su vez el testigo Carlos Ceballos: empleado de la demandada desde junio 2004, dijo que el actor ingresó después que él. Sabe que lo despidieron porque tomó un trabajo que no le correspondía. Trabaja en el depósito, el más antiguo en el depósito es Fernández, pero no es jefe. El que da las órdenes es Grillo. Trabajaba en el depósito el actor haciendo carga y descarga, llevaba materiales, entregaba materiales. En algunas oportunidades recibe órdenes de Fernández. Él no realiza el presupuesto, lo hacen Grillo o la secretaría. Al trabajo lo hace algún contratado, algún tercero. Argüello no hacía ese tipo de trabajo. El horario es de 9 a 13 y 15 a 19, el que varía en realidad según sea el horario de invierno o verano. Los sábados de 9 a 13. Argüello hacía sus mismas tareas en el depósito. Llevaba material a los obras, lo hacían juntos, después cuando tuvo carné pudo haber ido solo. No sabe si Argüello tiene una actividad fuera del trabajo. El dicente es primo de la señora de Grillo. Por último Ana Josefina Moreno: administrativa, ingresó hace doce años, señalando que en esa época el Sr. Argüello no estaba. Es sobrina segunda de Grillo. Trabaja en el local.Cuando ingresa un cliente se le hace presupuesto por duplicado, se toman los datos. En caso de que sea trabajo de mano de obra es necesario ir a ver. En esa visita va el encargado, toma las medidas y hace el presupuesto. Se acuerda de la Sra. Saavedra. Ingresó una vez al local haciendo un reclamo por un trabajo que le habían hecho. Dijo tener detalles en el piso, ella le consultó el nombre porque no la ubicaba como cliente. La señora insiste que el miércoles le hicieron un trabajo, cuando va a la agenda y consulta se encuentra con que el miércoles referido era feriado, entonces le dice que ellos los feriados no trabajan y le dice que se debe haber confundido de empresa. Cuando la consultó por quién le hizo el trabajo la señora le dice que el nombre era José. Allí buscan a José y cuando ingresa al local ella lo reconoce como la persona que fue a hacer el trabajo. Se dio una situación incómoda, porque no había registro en la empresa como clienta. No ingresó dinero a la empresa por ese trabajo. Argüello trabajaba en el depósito, haciendo carga y descarga de mercadería. Argüello no hacía trabajos de pulido, no hacía presupuestos. No conoce si hacía otra actividad afuera de la empresa. En el local comercial también atendía con ella Mariela López, ella hacía presupuestos. Entonces podía organizar las visitas en caso de tener que hacer un presupuesto. La señora López era pareja de Argüello. Cuando fue la clienta a reclamar la señora López no se levantó a atenderla. Argüello reconoció en la empresa que era una tarea particular, no recuerda textualmente pero dijo algo así como que lo había hecho el padre, el material que utilizó era de la empresa, porque hubo un faltante de material un os meses antes y se hizo un control de ingreso y egreso, y dio como resultante faltantes de latas que no se sabía dónde estaban.Ese era material de depósito y el actor tenía acceso a ellos. A la señora Saavedra sólo la vio cuando fue a quejarse. Puede haber sido atendida previamente por López. Estas son en síntesis y en lo esencial las declaraciones testimoniales rendidas en el proceso.- Con ellas entiendo que la demandada ha logrado probar de manera fehaciente la causa invocada para generar el distracto causado del accionante.- En efecto el mismo con su actitud vulneró los deberes de buena fe que deben imperar en el contrato de trabajo (art. 63 de la LCT) y el deber de no concurrencia con su empleador (art. 88 de la LCT) habiendo por lo demás faltado a la verdad en su prueba confesional al afirmar que el trabajo hecho a la Dra. Saavedra lo fue en función de otro trabajo anterior que le habían hecho y que había sido un trabajo encargado en forma particular, ambos hechos negados de forma categórica por la mencionada profesional en su declaración testimonial, donde sostuvo que la única razón por la que concurrió a la empresa era porque le habían ofertado el menor precio y porque su Arquitecta le había recomendado que concurriera a dicha empresa, pero negó haber conocido previamente al actor o haber tenido un acuerdo de ejecución de trabajo en forma particular.- El perjuicio para la empresa fue evidente ya que se desvió un trabajo que debió haber sido ejecutado por la firma, con el perjuicio del no ingreso de los montos correspondientes al pago del trabajo ejecutado, que incluyen lógicamente la ganancia empresarial, pero a más de ello, el trabajo, según denuncia la cliente no fue ejecutado de manera correcta todo lo que implicó una pérdida de imagen empresarial.- No encuentro razones ni justificaciones en el obrar de Argüello como para tan siquiera afirmar que pudiera haber algún atenuante en su accionar, ya que por lo demás ninguna prueba produjo del supuesto trato perjudicial o discriminatorio hacia su persona por el hecho de haber entablado una relación sentimental con unacompañera de trabajo (la mentada Mariela del Carmen López). En tales condiciones el despido patronal con invocación de justa causa en los términos del art. 242 de la LCT deviene justificado y ello determina sin más trámite el rechazo del reclamo de indemnización por antigüedad, omisión de preaviso, integración del mes de despido e indemnización del art. 2 de la ley 25.323.- Con relación a la pretendida sanción del art. 1 de la ley 25.323 la carga de la prueba era del accionante y nada ha generado en el proceso, ya que con relación a la fecha de ingreso la demandada ha comparecido a la audiencia de exhibición del libro del art. 52 de la LCT (conforme constancias de fs. 28), cuyos registros resultan concordantes con los recibos de sueldos del accionante y ninguna declaración testimonial hizo referencia al supuesto ingreso anterior del actor, todo lo contrario quienes han declarado sobre ese aspecto han ratificado la fecha sostenida por la demandada de que ingresó el día 6-12-2004.- Respecto de un supuesto pago en negro o no registrado, tampoco ha habido prueba alguna que avale lo afirmado por el actor. En consecuencia no reunidos los presupuestos fácticos que permitieran sostener una incorrecta registración, este rubro igualmente debe ser desestimado, lo que implica en definitiva el rechazo de la demanda en todos sus términos, de conformidad a los montos y rubros peticionados a fs. 3 vta.- La parte demandada ha planteado en su memorial la imposición de costas a la representación jurídica actora por plus petición inexcusable, pero entiendo que ello no es ajustado a las constancias de la causa, donde si hubieran prosperado los rubros reclamados, aspectos que eran sujetos a la producción de prueba, la cuantía peticionada era la que hubiera correspondido.- Las costas serán a cargo del actor (art.28 ley 7987) ya que no encuentro argumentos que justifiquen un modo de imposición diferente, máxime cuando en la demanda se distorsiona la verdad al afirmar que el accionante nada había tenido que ver con la realización del trabajo que fuera la causa primordial y detonante de la decisión rupturista patronal y cuya participación ha sido demostrada de manera acabada.- Los honorarios serán regulados conforme arts. 27, 31, 36, 39, 97 y 125 de la ley 9459.- He valorado la totalidad de la prueba rendida en la causa y si alguna no transcribo es por no considerarla dirimente a los fines del decisorio.- A los fines de determinar la base regulatoria, a las sumas reclamadas como adeudadas desde que se sostuvo que eran debidas y hasta su efectiva regulación y pago, se les aplicará el interés conforme la tasa pasiva promedio nominal mensual que resulta de la encuesta que realiza el Banco Central de la República Argentina, incrementada en un dos por ciento mensual (2%), todo conforme lo dispuesto por la ley 23.928 y sus decretos reglamentarios 529/91 (art. 8) y 941/91 (art. 10), los que se mantienen vigentes luego de la sanción de la ley 25.561 y los fundamentos dados por esta Sala en los autos: «Allende Emiliano H. c/ Transporte Automotores 20 de Junio S.R.L. Demanda» (sentencia de fecha 11 de noviembre de 1991) y confirmado por el Tribunal Superior de Justicia en autos: «Juárez Guillermo c/ Cor Acero S.A. y otro – Demanda – Recurso de Casación» (Sentencia del T.S.J.N° 93 de fecha 15 de octubre de 1992) y «FARIAS C/ MUNICIPALIDAD DE CORDOBA – DEMANDA – Sentencia de fecha 2 de noviembre de 1994» a los que me remito brevitatis causae y que deberán ser considerados como parte integrante de esta Sentencia, y a los fines de mantener incólume su contenido habida cuenta de la situación financiera que se vive en la actualidad y que evidencia un incremento en los índices inflacionarios, lo que lleva en definitiva a adoptar los intereses establecidos en el caso «HERNANDEZ JUAN CARLOS C/ MATRICERIA AUSTRAL S.A. – DEMANDA – REC. DE CASACION» (Sentencia del T.S.J. 39 de fecha 25-6-2.002) a partir del año 2.006, pretendiendo con ello esta Sala que integro ajustarse a la nueva realidad económica con el objeto de evitar que el deudor obtenga un enriquecimiento indebido por no cumplir en tiempo con su obligación y que el acreedor resulte perjudicado con la morosidad del primero, teniendo además presente que las tasas bancarias son sólo tasas de referencia.- Por lo demás la fijación de la tasa de interés no causa estado y si las circunstancias varían de modo notable, podrán ser modificadas, aún en etapas posteriores al dictado de la Sentencia, tal cual se ha expresado en otros antecedentes, sin que ello afecte el derecho de defensa de las partes, ni la cosa juzgada.- Las sumas definitivas de la base regulatoria deberán ser determinadas en la etapa previa de ejecución de la sentencia conforme arts. 812 y siguientes del C. de P.C. y art. 84 de la ley 7987 y abonarse por su obligado al pago dentro del término de diez días de que quede firme el auto regulatorio, conforme liquidación a practicarse de acuerdo a las pautas dadas y bajo apercibimiento de ejecución.- Así voto.-

Por todo ello y disposiciones legales citadas, el Tribunal RESUELVE:

I) Rechazar en todas sus partes la demanda instaurada por el Sr.JOSE ROLANDO ARGÜELLO, en cuanto pretendía que el demandado CESAR AUGUSTO GRILLO como titular de la explotación que gira bajo el nombre comercial de REVESCORD, le abonara: a) Integración del mes de despido; b) Indemnización por antigüedad; c) Indemnización por omisión de preaviso y d) Indemnización de los arts. 1 y 2 de la ley 25.323, todo conforme planilla de fs. 3 vta. de autos.- Con costas a cargo del actor vencido (art. 28 ley 7987).-

II) Diferir la regulación de honorarios de los Dres. Guillermo Horacio Barrós, Mariana Belén Vázquez, Lucas Daniel Vahanian y Daniel Eduardo Villar, para cuando exista base económica firme, líquida y adicionada con intereses para ello y deberán ser practicados de conformidad a lo previsto por los arts. 27, 31, 36, 39, 97, 125 y concordantes de la ley 9459, debiendo ser abonados por el condenado en costas dentro del término de diez días de que quede firme el auto regulatorio, bajo apercibimiento de ejecución forzosa.-

III) Oportunamente cumpliméntese la ley 8404.-

IV) Protocolícese y hágase saber.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: