Se hizo lugar a la ejecución hipotecaria ordenándose el pago del capital reclamado en dólares con más los intereses del 8% anual

HipotecaPartes: Castro Eduardo y otro c/ Lons Mariana y otro s/ ejecución especial Ley 24.441

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: J

Fecha: 21-ago-2014

Cita: MJ-JU-M-87926-AR | MJJ87926 | MJJ87926

Tras desestimar el planteo de inconstitucionalidad de la ley 24.441 y rechazar la excepción opuesta por las demandadas, se hizo lugar a la ejecución hipotecaria ordenándose el pago del capital reclamado en la moneda pactada en el mutuo (dólares estadounidenses), con más los intereses del 8 % anual por todo concepto y las costas del proceso.

Sumario:

1.-El pago constituye el modo natural de extinguir obligaciones y su fuerza cancelatoria destruye los efectos de la mora. Al tratarse de una obligación de plazo convenido expresamente por las partes, la mora se produce automáticamente por el solo vencimiento del plazo en que debía cumplirse con la obligación, que el deudor conoce anticipadamente y con exactitud.

2.-La mora no supone, en principio, el incumplimiento definitivo de la obligación sino que es posible aún el cumplimiento específico de la misma si a la prestación originariamente debida, se le adicionan los daños moratorios e intereses que su morosidad causare al acreedor. Por lo tanto, el pago sólo será íntegro cuando comprenda ambas prestaciones, pero, si el acreedor se aviene a recibir el pago de la prestación originaria sin hacer reserva o protesta alguna a reclamar los daños e intereses moratorios producidos hasta la fecha de pago, hace presumir su renuncia a los restantes efectos de la mora y puede entenderse que el pago realizado tiene efecto cancelatorio. En autos, no se verifica la purga de la mora por cuanto el acreedor debería haber recibido el pago luego de operada la mora. Y esta circunstancia no se verifica toda vez que la acreedora no ha expedido recibo válido alguno que acredite la cancelación de la obligación en la modalidad y tiempo pactados en el mutuo

3.-Para que la excepción de pago prospere los documentos en base a los cuales se invoca deben referirse en forma clara y precisa a la obligación que se ejecuta, pues su efecto liberatorio solamente deriva del cumplimiento exacto de la obligación. En la especie, la ejecutada abonó su cuota pagando el equivalente en pesos, por lo que no es pago completo ni cancelatorio.

4.-Las convenciones contenidas en los contratos forman para las partes una regla a la cual deben someterse como a la ley misma. Por lo tanto, el convenio celebrado debe regirse, interpretarse y ejecutarse basado en el principio de la buena fe y de acuerdo a lo que las partes verosímilmente entendieron o pudieron entender. En la especie, se advierte que las partes previeron qué conducta seguir ante cualquier disposición o normativa emanada en nuestro país que pudiese afectar el cumplimiento del contrato de marras, habiendo pactado libre y voluntariamente la moneda de pago, debiendo pagarse la obligación en dólares estadounidenses.

5.-Las costas no constituyen un castigo para el perdedor sino que importan sólo un resarcimiento de los gastos que ha debido efectuar la parte a fin de lograr el resarcimiento de su derecho. Se rigen por el principio objetivo de la derrota, con prescindencia de la buena o mala fe del vencido, pues se trata de un resarcimiento que se impone a favor de quien se ha vista obligado a litigar. El vencido en el incidente deberá pagar todos los gastos de la contraria, aun cuando ésta no lo hubiese solicitado.

Fallo:

Buenos Aires, Agosto 21 de 2014.-

Y VISTOS; Y CONSIDERANDO:

Las presentes actuaciones se reciben en este Tribunal a los efectos de conocer acerca del recurso de apelación incoado a fs. 231 por la actora contra la resolución de fs. 203/221 vta., concedido a fs. 232. Presenta memorial a fs. 234/277, refutado a fs. 279/291 por los ejecutados.-

El decisorio apelado desestima el planteo de inconstitucionalidad con costas por su orden, atento a las particularidades de la cuestión. Hace lugar a la excepción opuesta por los demandados y en su mérito y por inexistencia de mora rechaza la presente ejecución hipotecaria, con costas a cargo de los ejecutantes. Establece que el capital adeudado sea cancelado conforme las pautas expuestas en los considerandos, dándole efecto cancelatorio al depósito realizado en autos al tipo de cambio oficial. Tener en cuenta que el pago de la tasa de justicia realizado en el incidente 56256/13 no incluyó los intereses cuya reserva se efectuó a fs. 99 vta., por lo que intima a la actora a que la liquide la tasa judicial correspondiente bajo apercibimiento de lo dispuesto por los art. 11 y 12 de la ley 23.898.-

A fs. 296/297 dictamina el Sr. Fiscal de Cámara, en el sentido de que resulta acertado el rechazo de la inconstitucionalidad de la ley 24441 decretado en la sentencia en crisis.-

A fs. 292 vta. dictamina el Sr. Representante del Fisco, remitiendo a lo que fuera dictaminado a fs. 202 vta.-

Es menester referir, que en el estudio y análisis de los agravios hemos de seguir el rumbo de la Corte Federal y de la buena doctrina interpretativa. En tal sentido, los jueces no están obligados a analizar todas y cada una de las argumentaciones de las partes, sino tan sólo aquéllas que sean conducentes y posean relevancia para decidir el caso (ver CSJN, «Fallos»: 258:304; 262:222; 265:301; 272:225; Fassi Yañez, «Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, Comentado, Anotado y Concordado», T° I, pág. 825; Fenocchieto Arazi.»Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Comentado y Anotado», T 1, pág. 620). Asimismo, en sentido análogo, tampoco es obligación del juzgador ponderar todas las pruebas agregadas, sino únicamente las que estime apropiadas para resolver el conflicto (art. 386, in fine, del ritual; CSJN, «Fallos»: 274:113; 280:3201; 144:611).

Es en este marco, procederemos a ahondar en la cuestión de fondo del caso sub examine.

Del extenso memorial obrante a fs. 234/277, surge que la actora se agravia por la imposición de costas por el incidente de rechazo de la inconstitucionalidad planteada por las ejecutadas respecto de la ley 24.441; por la inexistencia de mora establecida en la sentencia, por la moneda que se dispuso tener por válida para cancelar la hipoteca y por la intimación a liquidar y pagar la tasa de justicia por los intereses reclamados.-

Acerca de la primera cuestión, señálase que las costas no constituyen un castigo para el perdedor sino que importan sólo un resarcimiento de los gastos que ha debido efectuar la parte a fin de lograr el resarcimiento de su derecho, a objeto de que ellos no graviten en definitiva en desmedro de la integridad del derecho reconocido (Conf. esta Sala «in re:» Falduto de Bárbara Rosa Luján c/Altvarg Francisco y otro s/Daños y Perjuicios», expte n° 96936/00, del 9/12/2005; CNCiv. Sala M; 10/4/1991, «Romero Ramón A. y otro c/Comisión Municipal de la Vivienda»; JA., 1991-III).-

La ley establece que la imposición de las costas se regirá por el principio objetivo de la derrota, con prescindencia de la buena o mala fe del vencido, pues se trata, antes que de una sanción, de un resarcimiento que se impone a favor de quien se ha vista obligado a litigar.-

En la especie, de la resolución de fs. 203/221 vta. surge que en el incidente de inconstitucionalidad, resulta vencedora la actora, ya que el mismo fue rechazado.-

Según el párrafo 1 del art.69 del Código Procesal, resultan aplicables a los incidentes las prescripciones del art. 68 del mismo Código. ( conf. esta Sala en Expte n° 49.796/2000 caratulado «Abdala Jorge Eduardo c/Medina Rubén Antonio s/Ejecución de honorarios- Incidente Familia», del 27/04/2006, entre muchos otros precedentes)

En consecuencia, como principio general, y por aplicación de la primera parte de éste último artículo, el vencido en el incidente deberá pagar todos los gastos de la contraria, aun cuando ésta no lo hubiese solicitado (Conf. Palacio -Alvarado Velloso, «Código Procesal Civil y Comercial, t. III, p. 130)

A mayor abundamiento, señálase que las costas en los incidentes debe afrontarlas el vencido, puesto que hay un proceso más reducido en su extensión, pero siempre hay una contienda, una contradicción provocada y una decisión (Conf. Loutayf Ranea Roberto, «Condena en costas en el proceso civil»; Ed. Astrea, p. 277; CNCiv, Sala K, 21/12/89, LL. 1991-A-533, n° 7194; esta Sala «in re»: «Zárate Julio Oscar y otro c/Mazzoni Dino y otros s/Ejecución Hipotecaria», del 27 /02/2007; en Expte n° 56.593/2005 caratulado: «Cuadros Nicolás Alberto c/Constructora De las Américas S.A. s/Medidas Precautorias», del 8/03/2007; Expte n° 107.109/2008 – «Molinos Río de La Plata S.A. c/Penipe S.A. s/Medidas Precautorias» – Juzgado Nacional en lo Civil n° 98-, del 1 /04/2011; Expte n° 94.005/2005 caratulado «Ortiz Fabiana Andrea c/López Hernán Gabriel s/Autorización», del 27/09/11, Expte n° 98.254/2011 – «Ghio Nilda Hebe c/Pérez Liliana Mabel y otro s/Reivindicación» – Juzgado Nacional en lo Civil n° 108.- Recurso n° 625283, del 21/08/2013, entre otros).-

Por ello, entendemos que existen causales para apartarse de lo decido por la Sra. Jueza «a quo» a fs. 203/221 vta., por lo que habrá de ser modificada la imposición de costas allí establecida.-

En cuanto a la falta de mora planteada por los ejecutados, a la que la Sra.Magistrada le hizo lugar, adelantamos que la misma habrá de ser revocada.-

El pago constituye el modo natural, por excelencia, de extinguir obligaciones (art.724, inc.1°, Cód. Civ.) y, demás está decirlo, su fuerza cancelatoria destruye los efectos de la mora.

Al tratarse en la especie de una obligación de plazo convenido expresamente por las partes (conf. ap) A; B; C; D del mutuo de fs. 6/10), inequívocamente, la mora se produce «automáticamente» por el solo vencimiento del plazo en que debía cumplirse con la obligación, que el deudor conoce anticipadamente y con exactitud, en tanto rige plenamente el régimen de la mora «ex re» previsto por el artículo 509 del Código Civil. Por ello, en tanto no medie renuncia expresa o tácita de éste a reclamar los daños moratorios derivados del retraso (art.508 Cód. Civil), la percepción por parte del acreedor de pagos posteriores al vencimiento acordado, sólo importa el tácito otorgamiento de una espera durante el lapso que el recibo abarque.

Sin embargo, la mora no supone, en principio, el incumplimiento definitivo de la obligación sino que es posible aún el cumplimiento específico de la misma si a la prestación originariamente debida el deudor le adiciona los daños moratorios e intereses que su morosidad causare al acreedor (art.508 Cód. Civ.).

Es decir, el pago sólo será íntegro cuando comprenda ambas prestaciones pero, si el acreedor se aviene a recibir el pago de la prestación originaria sin hacer reserva o protesta alguna a reclamar los daños e intereses moratorios producidos hasta la fecha de pago, hace presumir su renuncia a los restantes efectos de la mora y puede entenderse que el pago realizado tiene efecto cancelatorio (ver Wayar, Ernesto, «Tratado de la Mora», pág.623 a 625; íd. Bustamante Alsina, «Teoría General», n°325, p.101, íd.LLambías, Jorge J., «Obligaciones», t.1, n°135, p.169/170, citas n°112 a 114).

De las constancias arrimadas al proceso puede advertirse que la ejecutada reconoce haber pagado las cuotas pactadas hasta diciembre de 2012, fecha en la que invocando la supuesta imposibilidad de pagar en dólares, conforme a lo pactado en el mutuo que se ejecuta en autos, inició la mediación para un supuesto juicio de consignación (conf. fs. 136/145) y efectuó los pagos de fs. 136/143.-

No se verifica la purga de la mora por cuanto para que ello ocurriera, el acreedor debería haber recibido el pago luego de operada la mora, sin aducir la caducidad de los plazos, existiendo entonces una renuncia tácita al derecho contractualmente reconocido de exigir la totalidad de la obligación en caso de mora en el pago de las cuotas o de caducidad automática de los plazos, purgándose así la mora.

Esta circunstancia no se verifica en autos, toda vez que la acreedora no ha expedido recibo válido alguno que acredite la cancelación de la obligación en la modalidad y tiempo pactados en el mutuo a fs. 3/13.-

Por otra parte no puede soslayarse que en orden a lo normado por el art. 509 del Código Civil, la mora se produce automáticamente por el sólo vencimiento del plazo pactado para el cumplimiento de la mediación.-

Para que la excepción de pago prospere, los documentos en base a los cuales se invoca deben referirse en forma clara y precisa a la obligación que se ejecuta, pues su efecto liberatorio solamente deriva del cumplimiento exacto de la obligación, en tanto que la ejecutada abonó su cuota pagando el equivalente en pesos, por lo que no es pago completo, ni cancelatorio.

En el «sub examine», la ejecutada arguye que con las normativas que son de público conocimiento que restringen la venta de divisas en la República Argentina, a las que se refiere como «corralito cambiario» (conf. fs.167 vta/169) le resulta imposible, legal y materialmente cumplir con la obligación de pago que asumiera en el mutuo que se ejecuta en autos.- A fs. 8 vta. cláusula Décimo Primera, las partes acordaron que «la parte de deudora deberá pagar todas las sumas que por cualquier concepto derivado de este contrato de mutuo hipotecario adeudare a la Parte Acreedora, en dólares estadounidenses papel billete (divisas) de libre oponibilidad, ya que este contra to se celebra de conformidad de partes (art. 1197 del Código Civil) y de acuerdo con el art. 619 de dicho cuerpo legal. Es decir, que a los efectos de la liberación de la Parte Deudora hipotecaria del presente contrato, deberá entregar a la Parte Acreedora dólares estadounidenses papel billete en dinero en efectivo de dicha moneda. Por otra parte en el eventual caso de que normas, decretos, leyes o cualquier otra causa imprevisible en el Mercado Nacional, impidieran el pago en Dólares Estadounidenses Billete la parte deudora manifiesta, que declara contar con los medios pertinentes para obtener en caso necesario los billetes dólar estadounidenses en plazas del exterior, ofreciendo como alternativa a opción de la Parte Acreedora, depositar los importes correspondientes en una cuenta bancaria del exterior que ella determine, con más los gastos que esta operatoria provoque a la Parte Acreedora y en caso imprevisible, solo podrá sustituirse el pago en billetes dólar con la previa y expresa aceptación de la Parte Acreedora, por Euros Billetes como moneda alternativa, de acuerdo a la cotización en plazas extranjeras como New York, Madrid, Montevideo u otra plaza financiera a elección de la Parte Acreedora. Se establece que estas alternativas de pago se pactan como parámetro convencional para establecer una justa contraprestación de la Parte Deudora en caso de producirse casos fortuitos o de fuerza mayor que impidan el normal cumplimiento de las obligaciones convenidas. Constituyen asimismo un modo de establecer con precisión una forma satisfactoria para la Parte Acreedora de percibir su crédito, prevista por el art. 3109 del Código Civil.En todos los caso, será potestad irrevocable de la Parte Acreedora la elección de cualesquiera de las alternativas previstas.»

Ello, sella la suerte del presente recurso por cuanto en nada incide la política y/o normativa cambiaria de nuestro país en el cumplimiento del contrato suscripto a fs. 3/13 que se ejecuta en autos, en tanto las partes convinieron expresamente las alternativas a seguir en «el eventual caso que normas, decretos, leyes o cualquier otra causa imprevisible en el mercado Nacional impidieran el pago en Dólares Estadounidenses Billetes.», tal como clara, concreta y precisamente surge de la cláusula décimo primera, obrante en el mutuo a fs. 8 vta. renglones 39/41.

Obsérvese que en el mutuo de referencia los ejecutados declararon «contar con los medios pertinentes para obtener en caso necesario los billetes dólar estadounidenses en plazas del exterior, ofreciendo a opción de la parte acreedora, depositar los importes correspondientes en una cuenta bancaria en el exterior.» (ver fs. 8 vta. renglones 41/45).-

Tampoco podemos soslayar que en la Cláusula Novena, obrante a fs. 7 vta./8 en el mutuo que se ejecuta en el «sub exanime»: «La parte Deudora, deja expresa constancia que toda vez que el presente mutuo se celebra habiendo contado con el debido asesoramiento, en circunstancias que hacen imprevisible de por sí, la evolución de la cotización a futuro de la divisa norteamericana y por la habitualidad con que efectúa transacciones en la moneda pactada hace que actúe con la previsión el conocimiento del riesgo inherente a las mismas».

En idéntico sentido, léase lo pactado en el mutuo a fs. 13/14, Cláusula Décimo Quinta, en el cuanto a que:

1.- «.las partes han hecho detenido análisis de las contraprestaciones, hallando las mismas equivalentes.»(renglones 44/46 de fs.13).

2.- «La parte deudora ratifica que la adquisición del mutuo en moneda extranjera le resulta esencial, conveniente y primaria, por lo que acepta el riesgo de cualquier fluctuación en la moneda extranjera, como viene sucediendo desde el año 2002 a la actualidad, lo que torna imprevisible la evolución de los mercados, hecho conocido, merituado y asumido» (renglones 1/6 de fs. 14).-

3.- «La Parte Deudora deja expresa constancia que es conciente, por haber contado con el debido asesoramiento legal y contable, de todos los riesgos cambiarios, bancarios y/o políticos.» (conf. renglones 6/8 de fs. 14).-

Al respecto, cuadra recordar que el art. 1197 del Código Civil dispone que las convenciones contenidas en los contratos forman para las partes una regla a la cual deben someterse como a la ley misma. Es decir, que prevé tienen fuerza obligatoria, en concordancia con lo establecido en los art. 53 y 944 del mismo cuerpo legal. ( Conf. esta Sala, en expte N° 99.664/89 caratulado: «Riglos Eva Teresa c/Cons. Malabia 2193 s/Daños y Perjuicios» del 8/03/2009).

Es más, el convenio celebrado debe regirse, interpretarse y ejecutarse basado en el principio de la buena fe y de acuerdo a lo que las partes verosímilmente entendieron o pudieron entender.-

La obligación de actuar de buena fe, tanto en la negociación, como en la interpretación y ejecución del contrato, está explícitamente establecida en el art. 1198 párrafo 1ro del Código Civil, disposición que establece deberes y cargas que deben cumplirse en la contratación.-

Entre ellas, se encuentra la llamada «carga de conocimiento», que obliga a informarse debidamente antes de celebrar un contrato, y que en caso de incumplimiento ocasionará la inexcusabilidad del error en que la parte caiga (art. 929 del Código Civil; conf.esta Sala en Expte n° 106.636/2008 caratulado «Banco Patagonia S.A c/Bazan Gerardo Rubén y otro s/Ejecución Hipotecaria», del 23/09/2010, entre otros.).

Por su parte, la obligación de lealtad y veracidad, que obliga a comunicar a la otra parte todas las circunstancias que debe conocer, cuyo incumplimiento puede dar lugar a la anulación del acto por omisión dolosa (art. 933 del Cód. Civil).-

También debemos mencionar la obligación de declarar correctamente la voluntad en el momento de prestar el consentimiento, pues la declaración en el momento de prestar el consentimiento, se interpretará de conformidad con lo que su destinatario pudo verosímilmente entender (art. 1198 Cód. Civil).-

Sin embargo, es oportuno poner de relieve que el contenido del contrato puede verse afectado por el transcurso del tiempo, cuando a causa de circunstancias extraordinarias e imprevisibles la prestación a cargo de una de las partes se torne excesivamente onerosa (art. 1198 CC). En tal supuesto, el contrato, por aplicación de la teoría de «la imprevisión contractual», pude ser resuelto o revisado.-

Finalmente, cabe destacar que un contrato válido puede ser revisado cuando una de las partes pretende realizar un ejercicio irregular de los derechos que en el mismo tienen su fuente (art. 1071 CCiv.).-

En la especie, se advierte que las partes previeron qué conducta seguir ante cualquier disposición o normativa emanada en nuestro país que pudiese afectar el cumplimiento del contrato de marras en la moneda pactada, tal como especificaron en la Cláusula Décimo Primera (ver fs.8 vta./9).-

Por consiguiente, habiendo pactado las partes libre y voluntariamente la moneda de pago, los agravios de referencia serán atendidos, debiendo pagarse la obligación en dólares estadounidenses.-

A lo dicho debe sumarse que la suma de pesos ofrecida por uno de los deudores, en ocasión del día 4 de enero de 2013, fue imputada por aquella no sólo a la cuota vencida del mes de Diciembre de 2013 sino a los intereses punitorios devengados y al correspondiente vencimiento del mes de enero de 2014, como expresamente se pone de relieve a fs. 159, en ocasión de la oposición de excepciones.

Por lo que lo ofrecida era insuficiente para cubrir los conceptos pretendidos por la demandada.

Tampoco cabe modificar la imputación realizada por los deudores en el ofrecimiento de pago, como se intenta a fs. 210-

En cuanto a la tasa de interés pactada en el contrato, de la cláusula segunda (fs. 6) surge que el interés anual compensatorio del 12 % equivalente a una tasa efectiva mensual del 1 % sobre saldos deudores de capital debiendo abonarse los servicios de amortización de capital e intereses en forma mensual y por período vencido. En la cláusula Décima, referida al caso de incumpliendo de las obligaciones asumidas por la parte deudora, las partes convinieron que «.a partir de la fecha de la mora, el importe que resulte de la suma total de los servicios de intereses y amortización de capital, pendientes de pago, además del interés compensatorio pactado, hasta la cancelación total de la deuda devengarán un interés punitorio del 2 % mensual o a exclusiva e irrevocable opción de la Parte Acreedora el equivalente a la tasa que cobre la Administración Federal de Ingresos Públicos a sus deudores morosos, el que se calculará aplicado proporcionalmente por cada día de atraso» (ver fs.8)

Esta Sala entiende, atento a las distintas variables que presenta nuestra economía, con criterio de prudencia, para mutuo hipotecarios pactados en dólares que la tasa de interés que corresponde fijar es la del 8%, comprensiva de los intereses punitorios y compensatorios. (conf. esta Sala en expediente n° 71.432/2008 caratulado: «Kohlhuber, Aníbal Guillermo c/Valesani, Fernando Javier s/Cobro de sumas de dinero», del 16/5/2013; ídem en Expte n° 58330/2013 caratulado: «Centro de Mezclas Intravenosas S.A. c/Proyección Médica S.A. s/Ejecución Hipotecaria» , del 6 /05/2014, entre otros precedentes).-

La determinación del punto controvertido es esencialmente contingente, pues los tribunales deben decidir teniendo en cuenta tasas del mercado para supuestos similares y las condiciones de la economía.- (conf. esta Sala en precedente «Kohlhuber c/Valesani» citado en el apartado que antecede; ídem expte n° 72976/2012 caratulado «Berberian Carlos Jacobo y otros c/Palarea Juan Manuel y otro s/Ejecución Hipotecaria», del 31/05/2013 )

Con esta tasa -que se juzga adecuada a la regla moral -(art. 953 Código Civil) el acreedor encontrará apropiado apercibimiento por los perjuicios derivados de la mora en un marco de razonabilidad, acorde con la situación existente, a las actuales condicio nes de la economía del país y atendiendo especialmente a las tasas que imperan en el mercado respecto de este tipo de créditos. También se evita, de este modo, que el incumplimiento reporte beneficio al deudor moroso por el transcurso del tiempo. (Conf. esta Sala en Expte n° 79.981/2007 caratulado «Pezzati Sandra Gabriela c/Muños Mirta Mabel s/ s/Ejecución Hipotecaria», del 21/5/2009, entre otros).-

Finalmente, en cuanto al pago de la tasa de justicia en orden a los depósitos efectuados a fs. 89, liquidación de fs. 90 del expediente n° 56256/2013 caratulado: «Castro Eduardo y otro c/Lons Mariana s/Pago de tasa de Justicia» que tramita por ante el mismo Juzgado que el «sub lite» y mediando la conformidad expresada a fs. 202 vta. por el Sr.Representante del Fisco en cuanto a dicho pago, a la que remite en el dictamen de fs. 292 vta., entendemos que los agravios vertidos habrán de tener favorable recepción.-

Por consiguiente, el Tribunal RESUELVE: 1) Revocar la resolución de fs. 203/221 vta. en cuanto a las costas fijadas por el rechazo del planteo de inconstitucionalidad de la ley 24.441, las que se imponen a cargo de las demandadas. 2) Revocar lo decidido respecto de la excepción opuesta por los demandados y rechazar la misma. En consecuencia, en orden a lo dispuesto por la ley 24441 y a lo expresado en los considerandos precedentes deberán los ejecutados efectuar a los acreedores íntegro pago del capital reclamado en la moneda pactada en el mutuo de fs. 3/13 con más los intereses que se calculan a una tasa del 8 % anual por todo concepto, comprensiva de los compensatorios y punitorios y las costas del proceso.3) Dejar sin efecto la intimación dispuesta en el ap. IV de la resolución de fs. 221 vta. y mediando la conformidad expresada a fs. 202 vta. por el Sr. Representante del Fisco, tener por abonada la tasa de justicia.- 4) Con costas de Alzada a la demandada vencida. (conf. art. 68; 69 y 161 inc. 3 del Código Procesal).-

Regístrese, comuníquese a la Dirección de Comunicación Pública de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Art. 4 de la Acordada n° 15/13 de la C.S.J.N. e Inc. 2 de la Acordada 24/13 de la C.S.J.N) y devuélvanse las actuaciones al Juzgado de trámite, sirviendo la presente de atenta nota de remisión, donde deberán notificarse la recepción de las mismas y el presente fallo en forma conjunta (art. 135 inc. 7 del Código Procesal).-

Fdo:

Dra. Marta del Rosario Mattera.

Dra. Zulema Wilde.

Dra. Beatriz A. Verón. –

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: