fbpx

El instituto debe brindar cobertura integral del medicamento oncológico al paciente según la indicación del médico tratante.

Medicamentos farmaciaPartes: G. M. L. c/ Instituto Nacional de Servicios sociales para jubilados y pensionados s/ prestaciones farmacológicas

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de San Martín

Sala/Juzgado: I

Fecha: 30-jul-2014

Cita: MJ-JU-M-87623-AR | MJJ87623

Admisibilidad de la medida cautelar y obligación de la obra social demandada de brindar la cobertura integral del medicamento oncológico al paciente, afiliado según la indicación del médico tratante.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la pretensión cautelar y brindar la cobertura integral de la medicación oncológica prescripta cuando la peticionante es afiliada, inició un pedido previamente y le fue rechazado, toda vez que según lo indicado por el facultativo tratante resulta en el estadio de la enfermedad conveniente no retrasar dicho tratamiento para evitar de esta forma la eventual progresión a la leucemia aguda y procurar la independencia transfusional, mejorando a su vez su sintomatología anémica y por ende su calidad de vida, no pudiendo tomarse otra resolución ante valores tales como la preservación de la salud y de la vida misma, el derecho invocado por el peticionante aparecería como verosímil y urgente.

Fallo:

San Martín, 30 de julio de 2014.-

VISTOS Y CONSIDERANDO:

Vienen estos autos a conocimiento del Tribunal, en virtud del recurso de apelación en subsidio interpuesto por la demandada, contra la resolución de fs. 46/48 que hace lugar a la medida cautelar a favor de la actora [cfr. fs. 68/70vta. y 74/75].

En la especie, la concreta pretensión cautelar es que «se ordene al Pami que de forma inmediata estime los medios necesarios para [.] obtener la cobertura económica del 100% de la medicación oncológica prescripta», esto es «AZACITIDINA» [cfr. fs. 3/3vta. y 17]. Para su procedencia los jueces deben examinar los hechos según el estándar de la certeza suficiente o en rango de seria verosimilitud. Además, no importa una decisión definitiva sobre la pretensión concreta del demandante y lleva ínsita una evaluación del peligro de permanencia en la situación actual a fin de habilitar una resolución que concilie según el grado razonable de probabilidad, los intereses del reclamante y la garantía defensiva del demandado [doct. Fallos, 306:2060; 320:1633, entre otros].

Sobre esas bases, del legajo surgirían a primera vista acreditados los siguientes hechos esenciales y decisivos. En primer lugar, la Sra. M.L.G. de 83 años de edad es afiliada al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados [INSSJP] bajo el n. 130551387405-00 [hecho indiscutido por la demandada (cfr. fs. 1, 56 y 57)]. En segundo lugar, el 24 de febrero de 2014, la actora inició ante la accionada el expediente n° 0481-2014-0001067-1 [UGL VIII San Martín, agencia Caseros], a fin de solicitar el antedicho medicamento, pedido que fue rechazado porque «no posee aprobación formal por ANMAT en esta instancia de la enfermedad. Por ahora no se accede» [cfr. fs. 4, 50/52 y 66/67]. En tercer lugar, el 3 de abril de 2014, la afiliada es anoticiada telefónicamente de esa denegatoria [cfr. fs. 44, punto I y 67vta.]. En cuarto lugar, el 15 de mayo de 2014, el Dr.Alfredo Capellino [médico hematólogo, MN 91.469 – MP 333.225] señala que se trata de una paciente «con diagnóstico de mielodisplasia [.] de años de evolución» e indica «el inicio de tto. con hipometilante (VIDAZA)» [cfr. fs. 2/2vta. y 3] y, el 25 de junio de 2014, ese facultativo en la esfera de su especialidad científica y responsabilidad profesional, insiste en que la afiliada «padece Síndrome Mielodisplásico (Anemia Refractaria Simple) de varios años de evolución [.] desde hace dos años a la fecha, su hematocrito y hemoglobina persistieron bajos [.] debido a que sus hemogramas orillaban los valores transfusionales decidí efectuar Punción de Médula Ósea y Citometría, objetivándose incremento también de los elementos blásticos, avalando la progresión de su patología oncohematológica [.] es el momento óptimo para realizar tratamiento hipometilante con Azacitidina, siendo esta droga la mejor tolerada [.] en pacientes añosos y logrando en muchos casos abolir la dependencia de hemoderivados». Asimismo, manifiesta que es conveniente «no retrasar dicho tratamiento [.] para evitar de esta forma la eventual progresión a la leucemia aguda y procurar la independencia transfusional, mejorando a su vez su sintomatología anémica y por ende su calidad de vida» [cfr. fs. 43]. Finalmente, esos fundamentos no fueron rebatidos por la demandada [cfr. fs. 68/70vta.].

Así las cosas, por un lado, frente a valores tales como la preservación de la salud y de la vida misma, el derecho invocado por el peticionante aparecería como verosímil y urgente a primerísima vista, y la medida solicitada como el medio idóneo para su resguardo provisional para evitar el previsible peligro de un perjuicio irreparable, según las reglas de la sana crítica [doct. arts. 14 bis, 75, 19) regla 1, 22) y 23), Const. Nacional; art. 12, Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; art. 6, 1), Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; arts. 3 y 25, 1), Declaración Universal de los Derechos Humanos; arts. 4, 1), 5, 1) y 25, Convención Americana sobre Derechos Humanos; arts.1, 11 y 16, Declaración Americana de 3

los Derechos y Deberes del Hombre]. Sumamos que el instituto tiene el deber de otorgar «las prestaciones sanitarias y sociales, integrales, integradas y equitativas, tendientes a la promoción, prevención, protección, recuperación y rehabilitación de la salud [.] que respondan al mayor nivel de calidad disponible para todos los beneficiarios» [art. 2, ley 19.032; arts. 163, 5), 230, 377, 386, CPCC; arts. 902, 909, 1071, Código Civil].

Por tanto, encontrándose configurados en la especie los presupuestos legales de verosimilitud del derecho y peligro en la demora, corresponde rechazar el recurso de la accionada y confirmar la medida cautelar ordenada, con conocimiento al Director Ejecutivo Nacional del INSSJP, sin que ello importe anticipar opinión sobre la decisión final del asunto. Las costas se disponen en el orden causado atento la ausencia de sustanciación [doct. Fallos, 319:1277, 320:1633; arts. 68, segunda regla, 69, 77, 163, 6), 230, CPCC].

Por todo lo expuesto, y oída la Fiscalía General, el Tribunal RESUELVE:

1°) CONFIRMAR la resolución de fs. 46/48 en cuanto fue materia de recurso y agravios por parte del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados [UGL VIII San Martín – Agencia Caseros].

2°) COSTAS de Alzada en el orden causado atento la ausencia de sustanciación [arts. 68, segunda regla, 69, 77, CPCC]. REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE,

PUBLÍQUESE [Ley 26.856 y Acordada CSJN 24/2013], COMUNÍQUESE al Director Ejecutivo Nacional del INSSJP mediante oficio de estilo, a sus efectos y DEVUÉLVASE. Previo anticípese vía correo electrónico.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: