fbpx

La pasantía carece de los más elementales recaudos, si no se realiza seguimiento de la actividad del pasante por la institución educativa

Partes: Cartoy Javier Justo c/ R.F.J. y otros s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Fecha: 28-sep-2012

Cita: MJ-JU-M-75537-AR | MJJ75537 | MJJ75537

El contrato de «pasantía» invocado carece de los más elementales recaudos, a la vista del régimen jurídico específico referente a dicha figura y de normas expresas de la LCT., pues no se invocó ni probó el cumplimiento de la obligación legal básica para el tipo de contratación, tampoco la consecuente presentación de informes de evaluaciones periódicas y el seguimiento de la actividad del pasante por la institución educativa.

Sumario:

1.-Corresponde revocar la sentencia de anterior instancia y consecuentemente extender la condena a los co-demandados, pues como empleadores ejercían alternativamente el poder de dirección de la unidad técnica de ejecución en la que se inscribía la prestación de servicios del reclamante.

2.-El contrato de pasantía invocado carece de los más elementales recaudos para ser opuesto según se pretende, a la vista del régimen jurídico específico referente a dicha figura y de normas expresas de la LCT .

3.-La decisión de extinguir el contrato de trabajo resultó apresurada vulnerando el principio de buena fe y continuidad del contrato de trabajo (conf. arts. 63  y 10  de la LCT.) y por ende ilegítima en los términos del art. 242  de la LCT. aún admitiendo la viabilidad del exiguo plazo que se le otorgó, ya que no resultaba controvertido que no trabajaba sábados y domingos y no obstante ello, después de intimarlo por 24 hs. según comunicación recibida el viernes, lo despidió el sábado.

4.-No procede la queja dirigida contra la procedencia de la sanción prevista en el art. 80  de la LCT., toda vez que al omitir la real remuneración percibida, los certificados de los que pretende valerse y fueron agregados en sobre adjunto resultan ineficaces para cumplir con la obligación establecida en la misma norma.

Fallo:

En la Ciudad de Buenos Aires, el 28/9/2012 para dictar sentencia en los autos caratulados «CARTOY, JAVIER JUSTO C/ ROHR FABIANA JUDITH Y OTROS S/DESPIDO» se procede a votar en el siguiente orden:

El Dr. Roberto C. Pompa dijo:

I- La sentencia dictada a fs. 669/678 suscita las impugnaciones que la parte actora interpone a fs. 685/704 -con réplica a fs. 817/822- y la demandada principal a fs. 705/813vta., recibiendo contestación de la contraria a fs. 824/833vta. También recurre sus honorarios el letrado Salomón Flomin a fs. 683.

II- Frente a la multiplicidad de quejas, que obliga a ponderar prioritariamente aquellas cuestiones con posibles efectos sobre las restantes, cabe adelantar inicialmente que la divergencia de la parte actora dirigida contra la decisión recaída en torno a la fecha de inicio del vínculo habido no podrá progresar.

En efecto, la reclamante soslaya que en la demanda afirmó que la relación habida entre las partes al principio se instrumentó a través de una pasantía (fs. 9), denuncia que convalida la relevancia que en relación al punto bajo examen le otorgó el juez de grado anterior al informe de la Facultad de Derecho de la U.B.A. obrante a fs. 373, en el que se enmarca la situación del actor en un convenio de pasantía suscripto con anterioridad por dicha institución y la co-demandada Fabiana J. Rohr, máxime teniendo en cuenta que -tal como destacó el sentenciante- no se acreditó a través de ningún elemento de juicio obrante en la causa una fecha anterior.

III- En lo que atañe a la objeción de la demandada Fabiana J. Rohr dirigida contra la valoración que mereció esa primera etapa del vínculo habido que se formalizara como una pasantía, adelanto mi opinión adversa.Ello es así, dado que no se aportan argumentos que resulten idóneos para rebatir la conclusión según la cual el actor se vinculó desde el principio con la demandada en relación de dependencia en los términos de la L.C.T.  y por tiempo indeterminado.

En tal sentido, advierto que el contrato de «pasantía» invocado carece de los más elementales recaudos para ser opuesto según se pretende, a la vista del régimen jurídico específico referente a dicha figura y de normas expresas de la LCT.

Debo destacar que no se invocó ni probó el cumplimiento de la obligación legal básica para el tipo de contratación que la demandada pretendió oponer, así como la consecuente presentación de informes de evaluaciones periódicas al concluir el contrato y el seguimiento y control de la actividad del pasante por la institución educativa (S D Nº 15.035 del 1/9/08 «in re» «Canessa, Cristian Alejandro c/ Entrecote S.R.L. s/ Despido»).

En consecuencia, propondré que se confirme la sentencia apelada en el aspecto analizado.

IV- Respecto al desenlace del vínculo, el disenso que expone la accionada ante esta Alzada carece de eficacia para solventar la situación de abandono de trabajo ya que no se hace cargo de refutar el extremo principal que puso de manifiesto el juez de grado anterior a fin de fundamentar la decisión que se pretende revertir, consistente en que el actor recibió el día viernes 18/7/08 la intimación en la que se lo compelía a presentarse a trabajar dentro de las 24 hs. (conf. copia de CD .136 obrante a fs. 214 e informe del Correo de fs. 228), y el sábado 19/7/08 recibió la comunicación del despido (conf. copia de CD .889 obrante a fs. 215 e informe del Correo de fs. 228). Dicha decisión resultó apresurada vulnerando el principio de buena fé y continuidad del contrato de trabajo (conf. arts.63  y 10  de la LCT) y por ende ilegítima en los términos del art. 242  de la LCT aún admitiendo la viabilidad del exiguo plazo que se le otorgó, ya que no resultaba controvertido que no trabajaba sábados y domingos y no obstante ello, después de intimarlo por 24 hs. según comunicación recibida el viernes, lo despidió el sábado.

En esa inteligencia, propondré que se confirme en lo principal la sentencia dictada en la anterior instancia, tornándose abstracto el tratamiento de la queja que se dirige contra la procedencia de la indemnización adicional prevista en el art. 15  de la ley 24.013.

V- En cuanto al salario utilizado como base de cálculo de la condena, la demandada soslaya la proyección de la premisa establecida en el art. 55  de la LCT sobre la variable, que en el caso bajo examen encuentra fundamento en la propia versión del conteste, oportunidad en la que se admitió el pago de las comisiones a través de vales de caja que fueron evadidos de los registros contables. La apelante reconoce expresamente la habitualidad de los pagos «en negro», limitándose a oponer su subjetiva divergencia con la suma total de $4.000 receptada por el juez de grado anterior y con los testigos de la parte actora que sustentaron su versión, omitiendo esgrimir parámetros objetivos y ciertos aptos para demostrar la irracionalidad de la variable y de tal manera desvirtuarla en los términos del art. 56 de la LCT. Máxime teniendo en cuenta que en la presentación recursiva se encarga de remarcar la alta responsabilidad del puesto de trabajo del actor, que califica como «team lider».

Dicha situación priva de andamiaje la queja dirigida contra la procedencia de la sanción prevista en el art.80  de la LCT, toda vez que al omitir la real remuneración percibida, los certificados de los que pretende valerse y fueron agregados en sobre adjunto resultan ineficaces para cumplir con la obligación establecida en la misma norma.

No podrán tener mejor suerte las divergencias que opone la misma demandada contra la procedencia del agravamiento indemnizatorio previsto en el art. 2°  de la ley 25.323, que arriba desierta en los términos del art. 116  de la LO ya que soslayando los términos de la norma en cuestión, se limita a aludir difusamente a una supuesta voluntad conciliatoria. En similar falencia incurre la queja dirigida contra el reconocimiento de las indemnizaciones previstas en la ley 24.013 , ya que de los términos de la copia de la intimación obrante a fs. 210 validada por el informe del Correo de fs. 228 surge cumplida la exigencia formal contemplada en el art. 11  del mismo cuerpo legal que la apelante dogmáticamente reputa inobservada.

VI- En cuanto a la divergencia que la parte actora interpone frente al rechazo de la suma reclamada en concepto de aportes no efectuados en concepto de «Seguro complementario La Estrella», ante esta Alzada se pretende modificar de manera inadmisible el objeto del reclamo, que se circunscribió a «acreditar el pago de los aportes» (fs. 27vta.) y no al daño ocasionado por la omisión como se esboza en la presentación recursiva bajo análisis (conf. art. 277  del CPCCN).

No tendrá mejor suerte el disenso que merece de la misma demandante la medida en que se calculó el parcial de condena sustentado en el art.9°  de la ley 24.013, ya que se soslaya que el período que expresamente adoptó el juez de grado anterior a los fines de su determinación fue el transcurrido entre el mes de octubre de 2003 en el que efectivamente ingresó el actor a trabajar y el 1/4/2004 que según el perito contable se encontraba consignado en los registros de la demandada.

VII- Habrá en cambio de admitirse la crítica que dirige la condenada contra la procedencia de la sanción prevista en el art. 132 bis  de la LCT, desestimándose en consecuencia la que mereció de la actora con la finalidad de ampliarla, ya que a través del informe contable se verifica que de acuerdo a la documentación exhibida el experto comprobó que la obligada depositó los aportes y contribuciones de seguridad social correspondientes al actor por el período febrero de 2008 con anterioridad al despido (el 9/6/08), sólo que asignándolos al mes de enero de 2008 (fs. 537vta., pto. 6), lo que requirió la rectificación que efectuó el 22/9/08 a la que aludió el mismo auxiliar con anterioridad (fs. 536, pto. 15) llevando al juez de grado anterior a receptar el parcial en cuestión pese a que no se evidencia la pertinaz conducta omisiva prevista en el referido art. 132 bis de la LCT.

Consecuentemente, de prosperar mi voto habrá de modificarse la sentencia de la anterior instancia reduciéndose el monto de condena a la suma de $101.855,36 que surge de retraer del total diferido el parcial de $4.000 en cuestión, con más los intereses allí establecidos que si bien fueron cuestionados por la obligada cabe confirmarlos en tanto resultan adecuados de conformidad con el art. 622  del Código Civil y Acta de esta Cámara N°2.357 del 7/5/02.VIII- Tendrá asimismo acogida a partir del voto del suscripto la pretensión del accionante de extender la condena a los co-accionados Enrique Rohr y Javier Daniel Ben Rohr que junto con la condenada Fabiana Judith Rohr como empleadores ejercían alternativamente el poder de dirección de la unidad técnica de ejecución que se denominaba «Estudio Rohr y asociados» en la que se inscribía la prestación de servicios del reclamante.

Confirma el anticipo la declaración de la testigo Iadone, quien expresamente afirmó que «.al ingresar el team lider del equipo al cual la dicente ingresó a trabajar le explicó que el estudio Rohr estaba compuesto por tres equipos, y que los tres titulares del estudio eran los codemandados. Que ella además de recibir órdenes de Fabiana Rohr ha recibido ordenes de Javier y de Enrique Rohr. Que la dicente y el actor han tenido reuniones en el segundo piso del estudio con representantes del Banco Río como por ejemplo Viviana Sanchez que era la oficial de mora directa, en las cuales Javier Rohr les dijo como plantear la estrategia de cómo retenerlo y además participó de la misma en representación del Estudio Rohr y de su hermana.al ser la dicente la encargada de la rendición de las remesas, recibió directivas de Enrique Rohr en forma person al.la liquidación de los honorarios Fabiana Rohr la hacía para Banco Francés, Banco Río y Banco Comafi; que los clientes del equipo de Javier tenía parte del Banco Francés, Banca Nazionale del Lavoro y los clientes del Grupo de Enrique eran BNL, que le consta porque muchas veces al atender el teléfono tenía que derivar clientes a uno u otro equipo» (fs. 317/320). Las impugnaciones meramente dogmáticas recibidas a fs. 336 no hacen más que traslucir la disconformidad de la demandada Fabiana J. Rohr con los dichos de la deponente, sin poner de manifiesto contradicciones o inexactitudes que priven la declaración de virtualidad probatoria (conf. art.386  del CPCCN).

Confirma dichos extremos sin recibir impugnaciones atendibles -las formuladas a fs. 361/362 presentan las mismas falencias precedentemente referidas- la declaración coherente y debidamente circunstanciada del testigo Bechara Aded, quien agregó que «.la folletería con la que trabajaban los tres equipos decía Estudio Rohr y Asociados.en las reuniones con los tres demandados se hablaban los gastos comunes como por ejemplo gastos edilicios (ABL, luz, agua, teléfono, alquiler), sueldos de recepción, de empleados de sistemas, de empleados de limpieza y los honorarios.el estudio tenía una caja en el segundo piso en la cual se pagaban los gastos menores de funcionamiento del estudio, viáticos de los empleados de los tres grupos de trabajo. la persona que atendía la caja era la que estaba en recepción cuyo nombre era Nadia Napoli, la cual atendía cuestiones de los tres equipos.respecto de las líneas de comunicación, había una para los tres equipos.» (fs. 325/328). En igual sentido volcó su relato la testigo Porrone (fs. 423/425).

También afirma expresamente la testigo Cortes, propuesta en la causa por la demandada Fabiana Rohr, que «.el estudio Rohr estaba integrado por Fabiana, Enrique y Javier Rohr, que eso lo sabe porque en primer lugar así figuraba en el cuadro situado en la recepción del segundo piso, aclarando que cada uno de ellos tenía su propia actividad y sus propios clientes que eran los bancos.» reiterando a continuación similar distribución de entidades bancarias a la que aludiera Iadone, agregando que «.cuando ella se comunicaba con los deudores morosos se presentaba como representante del estudio Rohr.la Dra. Fabiana Rohr tenía su despacho en el segundo piso al igual que el Sr. Enrique Rohr.Que en el caso de Javier Rohr tenía su despacho en la planta alta del 5° piso pero en el último tiempo paso a tenerlo en el segundo piso.cada empleado de cualquiera de los tres titulares podía atender en el segundo piso, pero cada uno tenía su sector y escritorio con computadora.los deudores que pagaban en efectivo pagaban en la caja que había en recepción.en dicha caja se recibía el pago de todos los deudores morosos del estudio.la máquina para fichar el ingreso o egreso de los empleados del estudio Rohr se encontraba en el segundo piso.» (fs. 426/428). En el mismo sentido, las restantes declaraciones de los testigos Diaz (fs. 348/349), Da Cruz (fs. 429/430), Benitez (fs. 551/554), Chavez (fs. 420/422), Brambilla (fs. 454/456), Angelini (fs. 457/458), Bonafina (fs. 460/461) y Tocci (fs. 288/292) propuestos en la causa por los accionados, contribuyen a delinear la figura prevista en el art. 26 de la LCT de conjunto de personas físicas que actúan como empleadores, constituyendo un emprendimiento común -Estudio Rohr y asociados-, con gastos y caja compartida, sin que signifique un obstáculo atendible que se llevaba a cabo la gestión a través de una división del trabajo que quienes ejercían el poder de empleador disponían a fin de atender los requerimientos de los clientes. En esa inteligencia, los co-demandados Enrique Rohr y Javier Daniel Ben Rohr deberán responder solidariamente frente al crédito reconocido a favor del actor.

Consecuentemente, propondré que se revoque parcialmente la sentencia dictada en la anterior instancia y se condene a los co-demandados Enrique Rohr y Javier Daniel Ben Rohr a responder solidariamente junto con la restante accionada Fabiana Judith Rohr frente a los créditos reconocidos a favor del demandante por la relación laboral habida.

La responsabilidad solidaria en la que se concluye se extenderá también sobre la obligación prevista en el art.80 de la LCT, ajustándose el contenido de las certificaciones a los extremos que se tienen por configurados en las presentes actuaciones y con los apercibimientos dispuestos en origen.

Respecto a la acusación de temeridad y malicia, la actora apelante omite oponer circunstancias que habrían sido soslayadas por el juez de grado anterior en el marco del art. 275  de la LCT y que objetivamente avalen la aplicación de la sanción allí prevista, limitándose a exponer su subjetiva disconformidad con el rechazo, por lo que propiciaré que en este aspecto se mantenga la solución adoptada.

IX- El nuevo resultado del litigio impone dejar sin efecto la imposición de costas y regulación de honorarios practicada en la anterior instancia, debiéndose efectuar nuevamente en esta Alzada en forma originaria (conf. Art. 279  del CPCCN), tornándose abstracto el tratamiento de las quejas dirigidas contra dichos accesorios.

Costas de ambas instancias a cargo de los demandados vencidos (conf. art. 68  del CPCCN).

Regúlense los honorarios de la representación letrada de la parte actora en el 16%, de la co-demandada Fabiana Judith Rohr en el 12%, en el mismo porcentaje los correspondientes a los restantes accionados en forma conjunta y en el .% los del perito contador, todos a calcular sobre el total diferido a condena (capital e intereses), teniendo en cuenta la calidad, mérito y extensión de las tareas llevadas a cabo en la anterior instancia por los profesionales (conf. art. 38 primera parte  de la LO, Dec. Ley N° 16.638/57  y ley 24.432 ).

Por las actuaciones desplegadas ante esta Alzada, regúlense los honorarios de la representación letrada de la parte actora, de la codemandada Fabiana Judith Rohr y de los restantes codemandados en forma conjunta en el .% de lo que les correspondió por lo actuado en la anterior instancia, conforme las pautas y normativa expuestas precedentemente.

El Dr. Alvaro Edmundo Balestrini dijo:

Por compartir los fundamentos, me adhiero al voto que antecede.

El Dr.Gregorio Corach no vota (conf. Art. 125  L.O.).

A mérito del acuerdo al que se arriba, el Tribunal RESUELVE :I) Revocar parcialmente la sentencia dictada en la anterior instancia y extender la condena a los co-demandados Enrique Rohr y Javier Daniel Ben Rohr, que frente al actor deberán responder solidariamente junto con Fabiana Judith Rohr y dentro del quinto día de practicada la operación prevista en el art. 132 de la LO por la suma de $101.855,36 (PESOS CIENTO UN MIL OCHOCIENTOS CINCUENTA Y CINCO CON TREINTA Y SEIS CENTAVOS) con más los intereses, y la obligación prevista en el art. 80 de la LCT con ajuste a los extremos que se tienen por configurados en el presente y con los apercibimientos que se establecieron. II) Dejar sin efecto la imposición de costas y regulación de honorarios practicada en la anterior instancia. III) Costas de ambas instancias a cargo de los demandados. IV) Regular los honorarios de la representación letrada de la parte actora en el .%, de la co-demandada Fabiana Judith Rohr en el .%, en el mismo porcentaje los correspondientes a los restantes accionados en forma conjunta y en el .% los del perito contador, todos a calcular sobre el total diferido a condena (capital e intereses). IV) Por las actuaciones desplegadas ante esta Alzada, regúlense los honorarios de la representación letrada de la parte actora, de la codemandada Fabiana Judith Rohr y de los restantes codemandados en forma conjunta, en el .% de lo que les correspondió por lo actuado en la instancia.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: