fbpx

No procede la oposición de registro de marca ya que los dibujos – franjas azules- no provoca semejanza entre las marcas litigantes.

Partes: EMAPI S.A. c/ S.A. ALBA Fábrica de Pinturas, Esmaltes y Barnices s/ cese de oposición al registro de marca

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: III

Fecha: 3-jul-2012

Cita: MJ-JU-M-75009-AR | MJJ75009 | MJJ75009

No procede la oposición de registro de marca esgrimido por la demandada ya que los dibujos – franjas azules- no provoca sensación de semejanza entre las marcas litigantes y pueden coexistir como ya lo hace el signo de la demandada con otras marcas de terceros.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia de primera instancia y hacer lugar a la demanda incoada por la parte actora – quien inició el presente juicio, requiriendo que se declarara improcedente la oposición al registro solicitado por la demandada, quien estima que el registro de marca solicitado por la actora resultaba confundible con sus signos figurativos inscriptos en idéntico renglón del nomenclador , pues si bien la oponente posee registrados los fascimil y sostiene que ella utiliza desde hace muchos años una banda azul – como la actora pretende usar-, ubicada en la parte superior de similares artículos , en el caso de autos la franja azul no es monopolizable puesto que, como está probado, se halla difundida en un buen número de marcas tales como los envases de la firma Casablanca, Vernier, Plavicom, por consiguiente, la posible coparticipación del color azul no es lo que podría sustentar la oposición de la demandada, sino en todo caso la semejanza de los dibujos que forman las marcas en litigio. Y, en ese sentido, resulta fácilmente perceptible que los dibujos que forman las marcas en litigio poseen sus rasgos peculiares que permiten distinguirlos perfectamente.

2.-Cabe mencionar que el objetivo esencial de la Ley de Marcas es que. los signos sean claramente distinguibles, comportando para comprobar si concurre ese extremo un factor valioso la impresión que se adquiere en una aproximación prerreflexiva a las marcas enfrentadas, esto es, la sensación de semejanza o disimilitud que se obtiene en una aprehensión fresca y espontánea de los signos en pugna.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 3 días del mes de julio del año dos mil doce hallándose reunidos en acuerdo los Señores Vocales de la Sala III de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal a fin de pronunciarse en los autos «EMAPI SA c/ SA ALBA FABRICA DE PINTURAS ESMALTES Y BARNICES s/ cese de oposición al registro de marca», y de acuerdo al orden de sorteo el Dr. Recondo dijo:

I. La actora solicitó el registro de la marca figurativa obrante a fs.42 en la clase 2 (Acta nº 2.246.358). A su concesión se opuso la firma SA Alba Fabrica de Pinturas Esmaltes y Barnices, por estimar que resultaba confundible con sus signos figurativos nº 1.794.927, 1.803.812, 1.774.060 y 1.866.220 inscriptos en idéntico renglón del nomenclador (ver fs.45 y contestación de demanda de fs.83 vta).

A fin de remover el obstáculo, Emapi SA inició el presente juicio, requiriendo que se declarara improcedente la oposición al registro solicitado (conf fs.18/28).

Corrido el traslado de ley, la oponente contestó la demanda y reconvino por cese de uso del diseño de envase acompañado en la demanda bajo Anexo C y/o de cualquier variante de latas que Emapi SA utilice con la banda azul ubicada en la parte superior de sus envases ya que -entiende- que dicha circunstancia lo hace confundible con sus registros (ver fs.87/96).

II. El señor Juez resolvió hacer lugar a la demanda y declarar infundada la oposición que dedujera SA Alba Fabrica de Pinturas Esmaltes y Barnices a la solicitud de la marca figurativa, en la clase 2 y rechazar la reconvención deducida. Impuso las costas a cargo de la vencida (conf.fs.484/491).

Para así decidir, primeramente tuvo por cumplido el requisito establecido por el artículo 4º de la ley marcaria con los informes obrantes a fs.252, 380 y 406.

Seguidamente, resolvió que no serían tenidas en cuenta al momento del cotejo las marcas invocadas como fundamento de su oposición nº 1.794.927 y 1.803.812 toda vez que se encuentran ambas vencidas sin que exista constancia de su renovación (ver fs.301 y 319). En tales condiciones, circunscribió la confrontación a los registros nº 1.774.060 y 1.866.220.

Realizado el cotejo, entendió que las bandas superiores de las marcas en conflictos son de uso común en la clase y que las marcas enfrentadas eran inconfundibles.

Finalmente, consideró que en relación al cese de uso de la banda superior de las etiquetas el planteo debe ser rechazado en atención a la inconfundibilidad de los signos enfrentados y que con respecto al cese de uso de la marca HEAVY DUTIES no se encuentra acreditado su uso por parte de la actora.

Apeló la demandada a fs.497, recurso que fue concedido libremente a fs.498, expresó agravios a fs.506/511 vta los que fueron contestados a fs.514/521. Median también recursos por los honorarios regulados, los que serán tratados por la Sala en conjunto al final del acuerdo.

III.Precisare que tal como lo ha sostenido esta Sala en otras oportunidades el hecho de que sea común que las llamadas marcas figurativas suelan ir acompañadas con elementos nominales comporta una circunstancia irrelevante para decidir el conflicto sobre la confundibilidad entre dos signos anexos, pues lo que el tribunal debe decidir es si entre éstos existe razonable posibilidad de provocar equívocos en el público consumidor, ya que tal es el conflicto que le ha sido sometido y no un entuerto basado en la coexistencia de los diseños con un eventual agregado de ingredientes nominativos diferentes (conf Sala II, causa 6017/98 del 11-3-03 y Sala 3, causa 4565/02 del 4-6-03, ambos precedentes votos del doctor Vocos Conesa al que adherí como juez de la Sala 2 y 3, respectivamente).

Así las cosas, es útil reiterar que para el cumplimiento de los objetivos esenciales de la Ley de Marcas es requisito básico que los signos sean claramente distinguibles, comportando para comprobar si concurre ese extremo un factor valioso la impresión que se adquiere en una aproximación prerreflexiva a las marcas enfrentadas, esto es, la sensación de semejanza o disimilitud que se obtiene en una aprehensión fresca y espontánea de los signos en pugna.

IV. Dicho lo que antecede, corresponde examinar ahora los signos en conflicto pero sin antes dejar por aclarado que si bien del informe emitido por el INPI surge que los registros nº 1.774.060 y 1.866.220 -los únicos que cabe tener por válidos según lo decidió el doctor Soto sin agravios de las partes- se encuentran a la fecha del pronunciamiento ambos vencidos (fs.343 y 364), la consulta efectuada a la base de datos del Inpi permite verificar que fueron solicitadas la renovación de sus registros (www.inpi.gov.ar).

Esta fuera de controversia que EMAPI solicitó el registro de una marca anexa para distinguir productos de construcción, tales como envases de pintura.El signo requerido por la peticionaria es una combinación de colores que posee tres bandas superiores (celeste cielo, blanco y celeste cielo) y dos inferiores que reproducen idéntica secuencia que en la parte superior, con un amplio espacio vació de color amarillo entre ellas (ver fs.42). La oponente posee registrados los fascimil que ilustra a fs.508 y vta y sostiene que ella utiliza desde hace muchos años una banda azul, ubicada en la parte superior de similares artículos (contestación de demanda de fs.87/93).

En razón de los dichos, carece de proyección para resolver el conflicto tanto la idea de que la marca anexa será asociada a un signo nominal (fs.25) como la afirmación de que en el espacio vació la solicitante le agregará una foto del objeto donde se aplicara el producto (fs.509 vta.) puesto que ambas cuestiones son ajenas al caso, de manera que esos extremos no puede pesar en el conflicto que debemos decidir. Por lo demás, puesto que la actora ha solicitado una marca sin ingrediente designativo alguno no se sebe si el que habrá de asociarle tendrá eficacia distintiva o no, lo que podrá conformar una cuestión ajena y a dilucidar en su oportunidad y por la vía pertinente.

V. Es menester precisar que -en el caso- la franja azul no es monopolizable en la clase 2 puesto que, como está probado, se halla difundida en un buen número de marcas tales como los envases de la firma Casablanca, Vernier, Plavicom (conf revista obrante a fs.441). No es, por consiguiente, la posible coparticipación del color azul lo que podría sustentar la oposición de la demandada, sino en todo caso la semejanza de los dibujos que forman las marcas en litigio.Y, en ese sentido, resulta fácilmente perceptible que los dibujos que forman las marcas en litigio poseen sus rasgos peculiares que permiten distinguirlos perfectamente (ver descripción Considerando IV de la presente).

En tales condiciones, teniendo en cuenta que la aprehensión de los dibujos no provoca sensación de semejanza y que pueden coexistir como ya lo hace el signo de la demandada con marcas de terceros antes aludidas, corresponde concluir que la recurrente no vierte argumentos aptos para desvirtuar los fundamentos expuestos por el doctor Soto.

En razón de la inconfundibilidad aludida torna abstracto expedirme sobre el agravio del cese de uso del signo solicitado.

Por ello, se confirma la sentencia apelada, con costas (art 68 , Código Procesal).

La Dra. Medina, por análogos fundamentos adhiere al voto precedente. Con lo que terminó el acto firmando los Señores Vocales por ante mí que doy fe.

Fdo.:

Ricardo Gustavo Recondo.

Graciela Medina.

Es copia fiel del original que obra en el Tº 4, Registro Nº 137, del Libro de Acuerdos de la Sala III de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal.

Buenos Aires, 3 de julio de 2012.

Y VISTO: lo deliberado y las conclusiones a las que se arriba en el Acuerdo precedente, el Tribunal RESUELVE: confirmar la sentencia apelada, con costas (art. 68, Código Procesal).

Teniendo en cuenta la naturaleza del asunto y la extensión, calidad e importancia de los trabajos realizados, así como las etapas cumplidas (3/3), elevase los honorarios del doctor José Maria Vicetto a la suma de ($.). Y para los doctores Claudia Melina, Roberto Miranda y Maria Laura Melina la cantidad -en conjunto- de ($.).

Por alzada, ponderando el mérito de los escritos presentados y el resultado final de la apelación, regulase los honorarios del doctor José Maria Vicetto, en la suma de ($.) y los de los doctores Claudia Melina, Roberto Miranda y Maria Laura Melina, en la cantidad -en conjunto- de ($.) (arts. 9  y 14  del arancel vigente).

El Dr. Antelo no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia (art. 109  del RPJN).

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Ricardo Gustavo Recondo.

Graciela Medina.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: