fbpx

#Fallos Que no se corte: No se configura accidente in itinere si el trayecto ha sido interrumpido o alterado por el actor

Partes: Melendrez Nicolás Daniel c/ Provincia ART S.A. s/ accidente – Ley especial

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala / Juzgado / Circunscripción / Nominación: X

Fecha: 19 de octubre de 2022

Colección: Fallos

Cita: MJ-JU-M-139233-AR|MJJ139233|MJJ139233

No se configura accidente in itinere si el trayecto ha sido interrumpido o alterado por el actor.

Sumario:
1.-Corresponde confirmar la resolución que desestimó la acción impetrada en busca de la reparación del accidente ‘in itinere’ denunciado, pues el accidente sufrido por el actor se produce dirigiéndose al trabajo, luego de haber llevado a un amigo hasta una dirección alejada del circuito comprendido entre su hogar y el lugar de prestación de tareas, lo que permite establecer que el trayecto ha sido interrumpido o alterado y no surge de la demanda, ni se aprecia acreditado en la especie, que tal suceso haya sido por motivos de dinámica cotidiana y/o aquellos taxativamente establecidos en el art. 6 de la LRT, sino por razones de interés personal, lo cual impide encuadrarlo en el supuesto de la Ley especial.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

2.-Conforme lo establece el art. 6 de la Ley de riesgos del trabajo, se considera accidente de trabajo a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el hecho o en ocasión del trabajo, o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo, siempre y cuando el damnificado no hubiere interrumpido o alterado dicho trayecto por causas ajenas al trabajo; el trabajador podrá declarar por escrito ante el empleador, y éste dentro de las setenta y dos (72) horas ante el asegurador, que el itinere se modifica por razones de estudio, concurrencia a otro empleo o atención de familiar directo enfermo y no conviviente, debiendo presentar el pertinente certificado a requerimiento del empleador, dentro de los tres (3) días hábiles de requerido.

Fallo:
Buenos Aires,

El Dr. LEONARDO J. AMBESI dijo:

I.- Llegan los presentes actuados a esta instancia con motivo de los agravios que, contra la sentencia de grado nro. 5524, interpusieron las partes actora y demandada, a tenor de los memoriales vertidos en la causa, existiendo réplica de la primera.

Asimismo, la representación letrada de la parte demandada apeló por bajos los honorarios que le fueran regulados en la etapa anterior.

II.- El actor se alza frente a la decisión de origen, que desestimó la acción impetrada en busca de la reparación del accidente «in itinere» denunciado, en donde se señaló que el reclamante se desvió del trayecto normal y habitual entre su lugar de trabajo y su hogar, que no autoriza a considerar el accidente como «in itinere» en los términos del art. 6 inc. 1 de la ley 24.557. Por su parte, la demandada critica la imposición de costas determinada en grado.

III.- En atención a las cuestiones traídas a conocimiento de este Tribunal, razones de orden estrictamente metodológico imponen tratar, en primer lugar, el agravio vertido por el actor en orden al encuadre del hecho en la figura del accidente «in itinere» y sus consecuencias jurídicas.

Conforme lo establece el art. 6 de la ley de riesgos del trabajo, se considera accidente de trabajo a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el hecho o en ocasión del trabajo, o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo, siempre y cuando el damnificado no hubiere interrumpido o alterado dicho trayecto por causas ajenas al trabajo.El trabajador podrá declarar por escrito ante el empleador, y éste dentro de las setenta y dos (72) horas ante el asegurador, que el itinere se modifica por razones de estudio, concurrencia a otro empleo o atención de familiar directo enfermo y no conviviente, debiendo presentar el pertinente certificado a requerimiento del empleador, dentro de los tres (3) días hábiles de requerido.

Dicho esto, se advierte que en el escrito de demanda se denunció que «.el día 16 de diciembre de 2015, a las 12:45hs. ocurrió el accidente de tránsito del que fue víctima el Sr. Melendrez. habita en el domicilio real ubicado en Pasaje Magallanes 837 de la Ciudad de Dock Sud, en el partido de Avellaneda. se traslada siempre con su motocicleta al domicilio de su empleador donde presta tareas, ubicado en la calle Estanislao del Campo 1445 . debido a la cercanía entre ambos domicilios, el actor está autorizado por su empleador para que entre el horario de las 12:00hs. y 13:00hs. se traslade a su domicilio real para almorzar, cuestión esta que desarrolla habitualmente desde hace largo tiempo. Es así que, el día 16 de diciembre de 2015 a las 12:45hs., concurre a su domicilio a almorzar y que conjuntamente con su primo el Sr. Morales Damián, se trasladan para comer un sándwich en el local ubicado en la calle Estanislao del Campo al 1900, que una vez que almuerzan, el accionante se dirige solo a bordo de su motocicleta nuevamente a prestar servicios en la empresa que se encontraba a tres cuadras y media, momento en que circulando por la calle Estanislao del Campo altura 1700 un automóvil que se encontraba delante suyo, frena abruptamente y el actor choca contra el mismo.» (conf. fs. 7).

Ahora bien, lo cierto es que de la prueba documental acompañada por la demandada a fs. 44/65 (informe de R.B.M. Estudio al servicio del mercado asegurador), que no fuera desconocida por el actor al momento de correrse traslado del responder (art.71 L.O) surge que el propio actor declaró que el accidente de fecha 16 de diciembre de 2015 ocurrió en calles E. del Campo y Antofagasta de la localidad de Avellaneda.

Concretamente sostuvo que «.el día miércoles 16 de diciembre de 2015, el dicente concurrió a trabajar con normalidad de 8:00hs. A 12:00hs. y se retira a almorzar al domicilio, almuerza y se retira de Pasaje Magallanes 837 en su moto particular a las12:30hs. aproximadamente, y en la parada de colectivo por E. del Campo y Lamadrid, se encuentra con un amigo que esperaba el colectivo. Decide llevarlo en su moto hasta H.

Cortez y Debenedetti allí se bajó y se despiden. El dicente toma por H.Cortez a E. del Campo hacia su trabajo. Así eran las 12:40hs. aproximadamente, circulaba por E. del Campo y estando aproximadamente cerca de Antofagasta un auto que circulaba delante se detiene de improviso y el dicente frena y dobla, y cae hacia su izquierda y la moto le aplasta la pierna izquierda y pasa raspando el suelo hasta el auto.» No es posible soslayar que dicha declaración se encuentra escrita de puño y letra del actor con firma y aclaración al pie (fs.59) y que, además, a fs.64 se acompaña croquis del lugar del hecho confeccionado por el actor con firma y aclaración al pie.

De tal croquis se desprende que el actor sale de su domicilio sito en Pasaje de Magallanes 837 y toma por Estanislao del Campo, al llegar a la intersección con la calle Lamadrid, antes de llegar a la altura 1445 de Estanislao del Campo donde queda su lugar de trabajo, se aleja de su lugar de trabajo hasta la intersección de las calles Debenedetti y Hernán Cortez, y retoma por Estanislao del Campo para dirigirse hacia su trabajo, hasta que en la intersección con la calle Antofagasta (aproximadamente cinco cuadras después de la altura 1700 de Estanislao del Campo, lugar que denunció en el inicio como lugar del accidente) se produce el hecho motivo de las presentes actuaciones.

Las circunstancias de hecho reseñadas precedentemente -omitidas en el escrito de demanda- permiten arribar a una conclusión idéntica a la adoptada por la sentenciante de grado. Ello por cuanto el accidente sufrido por el actor se produce dirigiéndose al trabajo, luego de haber llevado a un amigo hasta una dirección alejada del circuito comprendido entre su hogar y el lugar de prestación de tareas, lo que permite establecer que el trayecto ha sido interrumpido o alterado y no surge de la demanda, ni se aprecia acreditado en la especie, que tal suceso haya sido por motivos de dinámica cotidiana y/o aquellos taxativamente establecidos en el art.6 de la LRT, sino por razones de interés personal, lo cual impide encuadrarlo en el supuesto de la ley especial.

Por ello, ante la falta de acreditación de una contingencia del tipo de las comprendidas por la norma, no queda otra alternativa que confirmar la sentencia dictada en la anterior instancia que rechazó la demanda incoada en todas sus partes.

Como corolario de la solución propuesta, devienen abstractos los restantes agravios vertidos por la parte actora, por lo que no serán tratados.

IV.- Se agravia la accionada por cuanto en la etapa anterior se impuso las costas en el orden causado.

De conformidad con lo que dispone el art. 68 CPCCN las costas deben ser soportadas por la parte vencida, criterio que se fundamenta básicamente en el hecho objetivo de que quien hace necesaria la intervención judicial del Tribunal por su conducta, acción u omisión, debe soportar el pago de los gastos que la contraparte ha debido realizar en defensa de su derecho.

Ahora bien, la regla mencionada no es absoluta y existen excepciones, como las previstas en la norma ritual mencionada, que facultan al juez a eximir al perdedor de la condena en costas, total o parcialmente, cuando existiere mérito para ello (conf. Enrique Falcón en «Código Procesal Civil y Comercial de la Nación- Comentado», T. I pág. 451).

Dicha excepción, en el caso, ha sido utilizada sin que luzca irrazonable, pues el demandante pudo considerarse con derecho a llevar adelante el pleito.

Se desestima por lo expuesto el planteo.

V.- En cuanto a la regulación de honorarios fijada a la representación letrada de la demandada, atento el mérito, la importancia y extensión de las tareas realizadas y pautas arancelarias vigentes, se estima que su determinación resulta adecuada y debe confirmarse (art. 38 LO y ccds. normas arancelarias).

VI.- Las costas de alzada se impondrán también en el orden causado, en razón de la forma en que se resuelve el recurso (art.68, 2do párrafo CPCCN), por lo que sugiero regular los honorarios correspondientes a la representación letrada de las partes, en el (%) respectivamente de lo que les corresponda percibir por su labor en la anterior instancia (arts. 38 de la LO y conc. ley arancelaria).

Por todo ello, se vota por: 1) Confirmar la sentencia recurrida en todo cuanto ha sido materia de recursos y agravios; 2) Imponer las costas de alzada en el orden causado (art. 68, seugndo párrafo, CPCCN) y 3) Regular los honorarios correspondientes a la representación letrada de las partes en el (%), respectivamente, de lo que le corresponda por su labor en la anterior instancia (arts. 38 de la LO y conc. ley arancelaria).

El Dr. GREGORIO CORACH, dijo:

Por compartir los fundamentos del voto que antecede, adhiero al mismo.

El Dr. DANIEL E. STORTINI, no vota (art. 125 LO).

Por lo que resulta del acuerdo que antecede, el Tribunal RESUELVE: 1) Confirmar la sentencia recurrida en todo cuanto ha sido materia de recursos y agravios; 2) Imponer las costas de alzada en el orden causado (art. 68, segundo párrafo, CPCCN) y 3) Regular los honorarios correspondientes a la representación letrada de las partes en el (%) respectivamente de lo que les corresponda percibir por su labor en la anterior instancia (arts. 38 de la LO y conc. ley arancelaria).

Cópiese, regístrese, notifíquese y, oportunamente, cúmplase con lo dispuesto en el art. 1º de la ley 26.856 y con la Acordada de la CSJN Nº 15/2013 y devuélvase.

ANTE MI:

M.U.

A %d blogueros les gusta esto: