#Fallos Despido ante escribano público: El despido celebrado por acuerdo mutuo ante un escribano público, no requiere de la exigencia de la homologación administrativa o judicial, por lo que se rechaza el reclamo posterior

Partes: Ocampo Alessio Matías Yair c/ BGH S.A. s/ despido

Tribunal: Corte Suprema de Justicia de la Nación

Fecha: 10-sep-2020

Cita: MJ-JU-M-127720-AR | MJJ127720 | MJJ127720

No es exigible la homologación administrativa o judicial de la extinción del contrato por mutuo acuerdo celebrado ante escribano público en los términos del art. 241 de la Ley de Contrato de Trabajo.

Sumario:

1.-Se deja sin efecto la sentencia que admitió el reclamo por despido promovido por el trabajador con posterioridad a la extinción del contrato por mutuo acuerdo en los términos del art. 241 de la Ley de Contrato de Trabajo con fundamento en la inavlidez del acuerdo al no contar con intervención de autoridad judicial o administrativa, pues el trabajador y la empleadora celebraron el acuerdo ante un escribano público y la exigencia de la homologación administrativa o judicial de lo convenido no es un requisito contemplado en el citado art. 241 de la Ley.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

2.-La exigencia de la homologación administrativa o judicial de lo convenido en la extinción de contrato por ‘mutuo acuerdo’ en los términos del art. 241 de la Ley de Contrato de Trabajo no esta contemplada en el artículo en cuestión, la Ley solo establece dicha exigencia para los acuerdos transaccionales, conciliatorios o liberatorios previstos en el art. 15 de la Ley de contrato de Trabajo.

3.-Debe rechazarse el recurso extraordinario deducido contra la sentencia que supeditó la validez de un contrato por mutuo acuerdo en los términos del art. 241 de la Ley de Contrato de Trabajo a la homologación por parte de la autoridad administrativa o judicial, pues la queja por denegación del recurso extraordinario no ha cumplido con el requisito exigido por el art. 4° del reglamento aprobado por la acordada 4/2007 . (Del voto en disidencia del Dr. Rosenkrantz y el Dr. Rosatti).

Fallo:

Buenos Aires, 10 de septiembre de 2020

Vistos los autos: «Recurso de hecho deducido por la parte demandada en la causa Ocampo, Alessio Matías Yair c/ BGH S.A. s/ despido», para decidir sobre su procedencia.

Considerando:

1°) Que la Sala VII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, al confirmar la sentencia de primera instancia, hizo lugar al reclamo de indemnizaciones por despido promovido por el trabajador con posterioridad a la extinción de su contrato por «mutuo acuerdo» en los términos del artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT). Para así decidir, el a quo consideró que, más allá de que no se había probado la existencia de los vicios de la voluntad denunciados por el actor, debía de todos modos restarse valor al aludido acuerdo porque no había contado con intervención de autoridad judicial o administrativa, ni mediado una resolución fundada que demostrase la «justa composición de los derechos e intereses de las partes» que exige el artículo 15 de la LCT.

2°) Que contra tal pronunciamiento la demandada dedujo recurso extraordinario (fs.759/768 de los autos principales) en el que cuestiona la condena al pago de indemnizaciones por despido y afirma la arbitrariedad del fallo con sustento en que se supeditó la validez de lo pactado a la homologación por parte de la autoridad administrativa o judicial, cuando tal requisito no está establecido en el artículo 241 de la LCT, norma que expresamente prevé la posibilidad de que la extinción contractual se produzca «mediante escritura pública». Añade que la necesidad de homologación solo es requerida por el artículo 15 de la LCT para los «acuerdos transaccionales, conciliatorios o liberatorios».

3°) Que aunque los argumentos del remedio federal remiten al examen de cuestiones de derecho común que, en principio, no son susceptibles de revisión por la vía prevista en el artículo 14 de la ley 48, cabe hacer excepción a tal premisa cuando,. como aquí acontece, la sentencia apelada se apoya en meras consideraciones dogmáticas y prescinde de dar un tratamiento adecuado a la controversia de conformidad con las normas aplicables (Fallos: 324:3618 ; 325:329 ; 327:5082 ; 333:203 , entre otros).

4°) Que, en efecto, el artículo 241 de la LCT, en lo que interesa, prevé que «Las partes, por mutuo acuerdo, podrán extinguir el contrato de trabajo. El acto deberá formalizarse mediante escritura pública o ante la autoridad judicial o administrativa del trabajo. Será nulo y sin valor el acto que se celebre sin la presencia personal del trabajador y los requisitos consignados precedentemente».

En el caso bajo examen, no se discute que el trabajador en forma personal, y la empleadora, mediante su representante legal, celebraron un acuerdo de extinción de la relación laboral ante un escribano público, en los términos del aludido artículo. De ahí que no constituya derivación razonada del derecho vigente la exigencia de la homologación administrativa o judicial de lo convenido toda vez que ese requisito no se encuentra contemplado en la norma.La LCT solo establece dicha exigencia para los supuestos de «acuerdos transaccionales, conciliatorios o liberatorios (.) cuando se realicen con intervención de la autoridad judicial o administrativa» (artículo 15).

En tales condiciones, la decisión apelada debe ser descalificada con sustento en la conocida doctrina sobre arbitrariedad de sentencias.

Que el juez Lorenzetti suscribe la presente en la localidad de Rafaela, Provincia de Santa Fe, en virtud de las medidas de aislamiento social preventivas dispuestas por las autoridades nacionales.

Por ello, se declara procedente la queja y el recurso extraordinario y se deja sin efecto la sentencia apelada. Con costas (artículo 68 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Agréguese la queja al principal. Reintégrese el depósito obrante a fs. 44 de la queja. Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por quien corresponda, se dicte un nuevo pronunciamiento con arreglo al presente. Notifíquese y, oportunamente, remítase.

CARLOS FERNANDO ROSENKRANTZ (En disidencia) – RICARDO LUIS LORENZETTI – ELENA I. HIGHTO DE NOLASCO – JUAN CARLOS MAQUEDA – HORACIO ROSATTI (En disidencia)

DISIDENCIA DEL SEÑOR PRESIDENTE DOCTOR DON CARLOS FERNANDO ROSENKRANTZ Y DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON HORACIO ROSATTI

Considerando:

Que la queja por denegación del recurso extraordinario no ha cumplido con el requisito exigido por el artículo 4° del reglamento aprobado por la acordada 4/2007.

El juez Rosatti suscribe la presente en la localidad de Santa Fe, Provincia de Santa Fe, en virtud de las medidas de aislamiento social preventivas dispuestas por las autoridades nacionales.

Por ello, se desestima la queja. Declárase perdido el depósito de fs. 44. Notifíquese y, previa devolución de los autos principales, archívese.

CARLOS FERNANDO ROSENKRANTZ – HORACIO ROSATTI

A %d blogueros les gusta esto: