#Fallos Mismo delito con distribución de tareas: Se procesa por robo agravado por el uso y tenencia de armas de fuego, a quien exigía a la víctima sus pertenencias mientras su compañero empuñaba el arma

Partes: G. R. A. A. s/ procesamiento

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional

Sala/Juzgado: IV

Fecha: 18-may-2020

Cita: MJ-JU-M-125817-AR | MJJ125817 | MJJ125817

Aun cuando el cómplice haya sido quien exhibió el arma en el intento de desapoderamiento de los bienes de una persona, el imputado, en la división de roles, conocía tal circunstancia y debe ser procesado por el delito de robo agravado por el uso de armas y por el delito de tenencia de armas de fuego de uso civil sin autorización.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el procesamiento del imputado en orden al delito de robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, ya que este cumplió el rol acordado como consecuencia del previo reparto de tareas, merced al cual el sujeto que no pudo ser sometido a proceso empuñó el arma al tiempo que el encartado le exigía a la víctima sus pertenencias, tras lo cual emprendieron conjuntamente la fuga.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

2.-Se concluye la ilicitud de la tenencia del arma que el imputado compartiera con el otro sujeto -que no pudo ser sometido al proceso-, ya que no se encuentra inscripto como legítimo usuario de armas de fuego ante la Agencia Nacional de Materiales Controlados y que, si bien resultó ser apto para el disparo, el revólver tampoco se encontraba registrado ante el organismo aludido.

3.-Se encuentra probado que en conocimiento del ‘aislamiento preventivo, social y obligatorio’ decretado por el Poder Ejecutivo Nacional, ante la situación sanitaria de emergencia provocada por el COVID-19, el imputado desobedeció tal manda gubernamental al ser aprehendido al intentar consumar el desapoderamiento de los bienes de una persona, ya que no surge del expediente que contara con un permiso especial que lo exceptuara de tal disposición, ni tampoco se han alegado circunstancias excepcionales que lo habilitaran a desobedecer la orden.

Fallo:

Buenos Aires, 18 de mayo de 2020.

AUTOS Y VISTOS:

Convoca la atención de la Sala el recurso de apelación deducido por la asistencia técnica de A. A. G. R. contra el procesamiento del nombrado, en tanto se lo consideró coautor del delito de robo agravado por el empleo de un arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditada, en grado de tentativa, el que a su vez concursa materialmente con los delitos de tenencia ilegítima de arma de uso civil condicional sin la debida autorización y violación de las medidas adoptadas para impedir la propagación de una epidemia.

Presentado el memorial, de conformidad con lo dispuesto por el Acuerdo General de esta Cámara, dictado el 16 de marzo pasado, la cuestión traída a conocimiento se encuentra en condiciones de ser resuelta.

Y CONSIDERANDO:

La defensa no cuestiona la existencia del suceso identificado en el auto de procesamiento como “hecho I” que se atribuye a su asistido ni su presencia en el lugar en ese momento, sino su calificación legal, por su posible incidencia en el trámite de excarcelación.

El recurrente sostiene que no se encuentran reunidos los requisitos típicos del delito de tenencia de arma de uso civil condicional sin la debida autorización, dado que habría sido a su juicio el cómplice de G. R. -no individualizado en el expediente- el que exhibiera al momento del desapoderamiento el revólver calibre 32 a la víctima.

Sobre el punto, el testimonio del damnificado J. S. C. revela un supuesto de división de funciones tendientes a la ejecución de un único plan: el de perpetrar un robo mediante la utilización de un arma fuego. Luce evidente que el imputado tenía conocimiento de tal circunstancia y que cumplió el rol acordado como consecuencia del previo reparto de tareas, merced al cual el sujeto que no pudo ser sometido a proceso empuñó el arma al tiempo que G. R.le exigía a la víctima sus pertenencias, tras lo cual emprendieron conjuntamente la fuga.

A su vez se acreditó que el imputado no se encuentra inscripto como legítimo usuario de armas de fuego ante la Agencia Nacional de Materiales Controlados y que, si bien resultó ser apto para el disparo, el revólver tampoco se encontraba registrado ante el organismo aludido. De todo lo cual se concluye la ilicitud de la tenencia del arma que G. R. compartiera con el otro sujeto.

En contra de lo argüido por la defensa, es criterio de los suscriptos que entre el robo cometido mediante el uso del revólver secuestrado y la tenencia del arma en cuestión, que constituía una conducta continuada previa al acometimiento para despojar a C. de sus bienes, aunque luego se verificara una superposición parcialmente temporal, media un concurso real, porque no pierden su autonomía al resultar acciones física y jurídicamente separables e independientes (de la Sala IV, causa Nº 65948/2018, “Duarte Britez, C.” del 29 de noviembre de 2018; de la Sala de Feria A, causa Nº 69571/2017, “Morel, J. R.” del 3 de enero de 2018; y de la Sala VII, causas números 40.758 “Muñoz, R. M.”, del 11 de mayo de 2011 y 58267/2015, “Acosta, S.”, del 5 de noviembre de 2015).

De otra parte, se encuentra probado que en conocimiento del “aislamiento preventivo, social y obligatorio” decretado por el Poder Ejecutivo Nacional, ante la situación sanitaria de emergencia provocada por el COVID-19 (coronavirus), G. R. desobedeció tal manda gubernamental al ser aprehendido al intentar consumar el desapoderamiento de los bienes de C.En efecto, no surge del expediente que el encausado contara con un permiso especial que lo exceptuara de tal disposición, ni tampoco se han alegado circunstancias excepcionales que lo habilitaran a desobedecer la orden.

Al respecto, se ha dicho que “El delito se consuma con la realización del acto prohibido o con la omisión del mandado; es delito de peligro abstracto, que no exige resultado alguno, ni siquiera que se haya corrido efectivamente el peligro de la introducción o propagación de la epidemia, y menos todavía que haya afectado ella a alguna persona.” (Creus, Carlos y Buompadre, Jorge Eduardo, Derecho Penal, Parte Especial, 7ª edición actualizada y ampliada, 3ª reimpresión, Astrea, 2016, tomo 2, pp. 97/98).

Finalmente, coincidimos con que las conductas típicas concurren en forma real, tal como lo ha considerado el juez de grado, pues todas resultan independientes entre sí, en tanto la desatención a la obligación de permanecer aislado ya se verificaba con anterioridad a la sustracción atribuida.

En consecuencia, se RESUELVE:

CONFIRMAR el pronunciamiento recurrido, en cuanto fue materia de recurso.

Se deja constancia de que el juez Juan Esteban Cicciaro integra esta Sala conforme a la designación efectuada mediante el sorteo del 28 de noviembre de 2019 en los términos del artículo 7 de la Ley N° 27.439 y el juez Alberto Seijas también la integra por sorteo del 6 de marzo pasado, en los mismos términos, aunque no interviene conforme a lo previsto por el art. 24 bis, último párrafo, según ley 27.384.

IGNACIO RODRÍGUEZ VARELA

JUAN ESTEBAN CICCIARO

YAEL BLOJ