Los honorarios del abogado durante la pandemia de COVID-19

Autor: Manterola, Nicolás I.

Fecha: 19-may-2020

Cita: MJ-DOC-15343-AR | MJD15343

Sumario:

I. Resumen. II. Las Acordadas de la CSJN. III. Los honorarios y la habilitación de feria. III. 1. Algunas consideraciones jurisprudenciales. III. 2. Nuestra opinión.

Doctrina:

Por Nicolás I. Manterola (*)

I. RESUMEN.

La paralización de los procesos judiciales, generada por la pandemia del COVID-19 (la «Pandemia), no sólo impactó en el derecho de las partes sino también -y quizá con igual o mayor énfasis- en el trabajo de todos los abogados y en el cobro de sus honorarios.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

Los honorarios tienen carácter alimentario (art. 3 ley 27.423) y, por tal motivo, su cobro debe ser considerado una cuestión esencial que permita la habilitación de la feria judicial extraordinaria.

Si bien ello es claro, la cuestión merece algunas consideraciones pues no podría permitirse que todo planteo -bajo el paraguas protector de la naturaleza alimentaria del honorario- tenga fuerza para habilitar la feria judicial en este particularmente momento que vivimos.

A nuestro entender, la feria debería ser habilitada para (i) regular y ordenar el pago de honorarios por trabajos ya finiquitados en los procesos (por ejemplo, un incidente) y (ii) para perseguir el cobro de honorarios ya regulados. Pero no podría habilitarse la feria para realizar actos procesales propios del juicio que, una vez culminados, generen honorarios; en estos casos, la urgencia debe estar en dicho acto procesal y en el derecho de fondo ventilado en juicio.

Un ejemplo aclarará la cuestión.

En un juicio ordinario aún no terminado (porque no hay sentencia definitiva), cabría habilitar la feria para, por ejemplo, regular honorarios en un incidente finalizado. A su vez, en el caso de honorarios regulados en un incidente o en la sentencia definitiva, pero cuya resolución no está firme, o, aún firmes no fueron cobrados, se debería habilitar la feria para notificar a las partes y percibirlos.

En cambio, si por ejemplo el incidente no está resuelto o aún no se dictó sentencia, no sería viable solicitar que se dicte el último acto procesal del «iter» (en este caso una resolución interlocutoria o una sentencia definitiva) con el pretexto de que, con su dictado, se regulan honorarios.En estos casos, la habilitación para el dictado de la resolución o de la sentencia deberá ser juzgada sobre la base del derecho sustancial discutido en juicio y por la urgencia que él requiera.

En suma, la habilitación de feria judicial extraordinaria, para el cobro de honorarios, debería proceder cuando los trabajos que justifican su regulación están concluidos. En tal sentido, se debe habilitar la feria para solicitar imposición de costas, regulación de honorarios o su ejecución, tanto en primera como en segunda instancia. En cambio, cuando aún no están concluidas las tareas que justifican la regulación de honorarios, el fundamento del pedido de habilitación de feria, para poder concluirlas, no estriba en los honorarios que se consolidarán al finalizar tales tareas, sino en la urgencia que tienen dichos actos procesales a la luz del derecho sustancial debatido en juicio (el que no debe admitir demora).

II. LAS ACORDADAS DE LA CSJN.

En cierta medida, los honorarios fueron reconocidos por las disposiciones reglamentarias de los tribunales como una materia que debe ser tratada durante la feria.

Mediante la Acordada 9/2020 , del 3/4/2020, la CSJN dispuso la habilitación de la feria para que se ordenen través del sistema informático las libranzas que sean exclusivamente de manera electrónica de los pagos por alimentos, por indemnización por despido, por accidentes de trabajo, por accidentes de tránsito, por honorarios profesionales de todos los procesos, siempre que en todos estos supuestos hayan sida dados en pago, en tanto lo permita el estado de las causas así lo considere procedente el juez natural de forma remota (a través de su VPN).

A tal efecto, se encomendó a los distintos tribunales nacionales y federales que tengan su cargo la superintendencia de cada fuero jurisdicción, que arbitren los medios necesarios para que cada juez natural pueda atender los pedidos de esas libranzas de manera remota.También se requirió al Banco de la Nación Argentina que adecúe su sistema informático fin de que se puedan generar esos pagos electrónicos.

Luego, el 11/5/2020, mediante la Acordada 14/2020 , la CSJN aprobó el protocolo para la tramitación de causas judiciales durante la feria extraordinaria (el «Protocolo»). Mediante este Protocolo la Corte estableció que los tribunales que tengan su cargo la superintendencia de cada fuero y jurisdicción, podrán ampliar las materias ser consideradas durante la feria extraordinaria, entre otros, a pedidos «de regulación por honorarios profesionales en todos los procesos»

Desde tal óptica, el 12/5/2020, la Sala de Feria de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial celebró un Acuerdo Extraordinario mediante el cual se permitió el tratamiento de honorarios como cuestión a tramitar durante la feria judicial. En la medida de que se trate de actuaciones digitales y no sea necesario constatar actuaciones en papel, se atenderán en los tribunales comerciales (previo pronunciamiento acerca de la habilitación de la feria judicial) las regulaciones de honorarios profesionales en todos los procesos.

III. LOS HONORARIOS Y LA HABILITACIÓN DE FERIA.

III. 1. ALGUNAS CONSIDERACIONES JURISPRUDENCIALES.

Lo primero que debemos recordar, para justificar la habilitación de feria, es el carácter alimentario de los honorarios a favor del profesional beneficiario, es decir que ellos hacen a su subsistencia y medio de vida (1).

Al respecto se sostuvo lo siguiente:«Los honorarios tienen carácter alimentario, pues esos frutos civiles del ejercicio de la profesión constituyen el medio con el cual se satisfacen las necesidades propias y de la familia.» (2)

Desde tal inteligencia, demorar una regulación o cobro de honorarios por las situaciones excepcionales generadas por la pandemia implicaría dejar desamparado a los abogados que ejercen su profesión en los pasillos de tribunales.

En líneas generales, la jurisprudencia tiende a habilitar la feria extraordinaria cuando se trata de honorarios; pero lo hace condicionado a la digitalización de las actuaciones y al estado de la regulación (si está firme la regulación o si fue dado en pago las sumas reguladas).

Así, la Cámara Nacional en lo Civil ordenó la ejecución de honorarios regulados: «la inmediata remisión de la causa al juzgado de primera instancia a fin de que la interesada pueda efectuar las peticiones en orden a la ejecución provisional de los honorarios regulados» (3)

La Cámara Nacional en lo Comercial resolvió también en similar sentido: «Las circunstancias apuntadas por el recurrente ciertamente podrían redundar en un daño irreparable de trascendencia, lo cual convence al tribunal de la necesidad de continuar ahora con el trámite de las actuaciones correspondientes a la ejecución de los honorarios firmes con que el apelante cuenta a su favor. La esencia alimentaria del crédito aludido, sumada a la necesidad de hacer frente a los gastos de manutención que aquél refiere, resultan de suficiente entidad para dar curso a la petición de habilitación de la Feria extraordinaria que formula (conf. Acordada 6/20 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación). La prosecución antedicha tramitará ante el Juzgado ordinario de la causa» (4)

También se admitió la traba de embargos:«Desde esta perspectiva, teniendo en cuenta entonces que el pedido consiste en el dictado de una medida precautoria en protección del honorario profesional, sumado a que se trata de un emolumento provisorio cuyo obligado al pago es el propio cliente y que, en definitiva, en caso de prosperar se trataría de una cautela que debería hacerse efectiva en el mismo expediente, no se advierten razones para denegar la habilitación de la feria extraordinaria.» (5)

No obstante, en otros casos, el pedido de habilitación de feria fue rechazado por cuestiones fácticas: «El pedido de habilitación del receso judicial incoado por un abogado con el propósito de proceder con los trámites procesales tendientes al libramiento de un giro en concepto de honorarios profesionales debe rechazarse, pues, aun sin soslayar el carácter alimentario de los honorarios profesionales ni la urgencia para su cobro, no se advierte la posibilidad fáctica de su percepción, cuya orden de pago aún no ha sido dispuesta en autos y menos aún, si se considera la restricción que opera en el sistema financiero de la república, durante la cuarentena, conforme la comunicación A 6942 del B.C.R.A.» (6)

¿Cuál es entonces el criterio a tomar en cuenta?

¿Pueden ser las eventuales imposibilidades fácticas (como restricciones financieras) causal suficiente para el rechazo de la habilitación de feria?

III. 2. NUESTRA OPINIÓN.

A nuestro entender, la cuestión debe resolverse teniendo en cuenta el estado de las tareas que generaron el derecho a honorarios y la digitalización de las actuaciones.

Los juicios, a los efectos de la regulación de honorarios, están divididos en etapas (art. 29 ley 27.423). En principio, los honorarios se regulan en la sentencia definitiva (art.163:8 CPCCN, art 52 ley 27.423) y, otras veces, la regulación queda diferida para cuando ella quede firme o ejecutoriada, o cuando haya liquidación aprobada judicialmente.

A su vez, aun cuando no haya sido dictada la sentencia definitiva, puede haber regulación de honorarios en un incidente culminado (art. 69, 2° párrafo CPCCN). De modo que en un proceso aún no terminado puede haber regulación de honorarios por trabajos incidentales finalizados.

Cuando los trabajos están concluidos y haya una sentencia interlocutoria o definitiva que pongan fin a la incidencia o a la causa, las costas deberán ser distribuidas por el juzgador. En ese momento, o cuando haya liquidación, se regulan honorarios.

Entendemos que si existe una sentencia en tales términos (aunque no haya impuesto las costas o no haya regulado honorarios) la feria judicial extraordinaria debe ser hab ilitada para realizar todos aquellos actos relacionados con el pago de honorarios, tales como la notificación de la sentencia, imposición de costas, regulación de honorarios, notificación, intimación y eventual ejecución.

Desde tal exégesis, la habilitación de feria no debe circunscribirse sólo a aquellos casos en donde la regulación de honorarios esté firme o ejecutoriada, o haya sumas dadas en pago.Por el carácter alimentario de los estipendios, debe permitirse la habilitación de feria para todos los actos relacionados con la determinación, cuantificación y percepción de honorarios (7).

En un caso, cuya solución no compartimos, se resolvió: «Corresponde no hacer lugar al pedido de habilitación de feria judicial impetrado por un abogado a fin de continuar el trámite de la ejecución de sus honorarios, en tanto si bien en la en la Acordada N° 9/2020 -que el apelante invoca en su favor-, la CSJN estableció que determinadas cuestiones patrimoniales debían ser habilitadas, siempre que reunieran los requisitos allí establecidos, lo cierto es que en el caso de los honorarios profesionales, éstos deben estar depositados y dados en pago a fin de proceder a habilitar la feria para realizar la correspondiente transferencia pendiente y, en este caso, el sub lite no cumple con tales requisitos, mientras que la situación del peticionante tampoco resulta equiparable a la contemplada en la norma de forma excepcional, puesto que la percepción de sus emolumentos involucrará otros actos procesales distintos de la simple orden de transferencia.» (8)

A nuestro entender, y más aún con la Acordada 14/2020 de la CSJN, todo acto relacionado con la determinación, cuantificación y percepción de los honorarios debe ser habilitado para ser realizado durante la feria judicial extraordinaria. No importa si sólo hay que hacer una transferencia (porque el valor se encuentra consentido y depositado en la cuenta bancaria de autos) o si hay que pedir regulación o imposición de costas.

Cuando los trabajos que dan derecho a honorarios se encuentran finiquitados, el carácter alimentario de los honorarios (que hace a la manutención del profesional) tiene suficiente fuerza como para abrir el proceso durante la Pandemia. Lo contrario sería dejar desamparado al profesional.

Por su puesto que, por las particularidades generadas por la Pandemia y disposiciones de las Acordadas de la CSJN, las actuaciones en papel no pueden ser consultadas con normalidad.De modo que, para proseguir con el trámite de honorarios (como pasa con cualquier otra cuestión iniciada antes de la feria judicial), es necesario que el expediente digital del Sistema Lex 100 esté lo suficientemente actualizado y replique todas las constancias necesarias para llevar a cabo el acto procesal solicitado. A tal fin, nada impediría que el letrado ingrese copia digital -como declaración jurada según la Acordada 3/2015 de la CSJN- de los actos procesales en papel que tenga en sus registros para que el expediente digital esté lo suficientemente completo como para resolver la cuestión de honorarios de manera remota.

Por último, las eventuales dificultades prácticas que presente el servicio de las entidades financieras para realizar embargos o transferencias no puede ser óbice para tratar -durante la feria- asuntos de honorarios. Es que tal dificultad excede la competencia judicial y bien puede ser suplida con un orden que ordene llevar a cabo determinados actos materiales para garantizar el cobro de los estipendios.

En conclusión, los honorarios hacen a la subsistencia de los abogados y materializan derechos receptados en la Constitución Nacional. Ello, sumado a la urgencia ínsita que lleva su naturaleza alimentaria, amerita la habilitación de feria para realizar todos los actos procesales necesarios para lograr su regulación y efectivo cobro.

———-

(1) Ver: PASARESI, Guillermo M.: «Honorarios en la Justicia Nacional y Federal»; ed. Cathedra Jurídica, ed. 2018, pág. 46

(2) Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, sala E; 18/03/2008; «Sorridi S.A. v. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires – Secretaría de Salud», Cita: 35022826

(3) Cámara Federal de La Plata, «Sánchez Santamaría, José Enrique c/ Dirección Nacional de Migraciones s/ Amparo por Mora Administrativa», del 5/5/2020

(4) Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Sala de Feria, «Caneiro Esmoris, Gabriel Fernando C/Baeza, Eduardo Alejandro S/Ejecutivo». (expte.19440/2017), 4/5/2020.

(5) Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala I « CONS DE PROP AV REGIMIENTOS PATRICIO 621 c/ EKMEKDJIAN, JUAN CARLOS s/EJECUCION DE EXPENSAS» (43400/2018), 14/5/2020

(6) Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala C; «Toia María Eugenia c/ Maidana Marcelo Ricardo y otros s/ daños y perjuicios (accidente de tránsito sin lesiones)» 30/3/2020; Cita: MJ-JU-M-124754-AR | MJJ124754

(7) Con el vocablo «determinación» de honorarios queremos hacer referencia a la tarea judicial de determinar, sobre la base de la imposición de las costas, quién debe abonar los honorarios. Al hablar de cuantificar honorarios, nos referimos a la tarea judicial de ponerle un valor, un «quantum», a esos honorarios; es decir, de una regulación de honorarios. Y con percepción de honorarios, nos referimos al efectivo cobro de los honorarios por el profesional, ya sea a través del pago voluntario del obligado o por vía de embargo y ejecución.

(8) Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, Sala de Feria; «E., A. C. I s/Ministerio de Salud – PROFE s/Amparo de Salud» 5/5/2020; Cita: IJ-CMX

(*) Abogado graduado con diploma de honor (Universidad de Belgrano), especialista en derecho procesal (Universidad de Buenos Aires); premio a la excelencia académica (Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires). Socio en M|P Abogados.