Indemnización por infección: Responde la ART por la muerte del trabajador ocasionada por una infección hospitalaria contraída luego del accidente laboral

Partes: P. M. L. por sí y en representación de su hijo menor: G. B. B. c/ La Segunda A.R.T. S.A. s/ accidente de trabajo

Tribunal: Superior Tribunal de Justicia de la Provincia del Chaco

Sala/Juzgado: Primera

Fecha: 10-dic-2018

Cita: MJ-JU-M-117048-AR | MJJ117048 | MJJ117048

Responsabilidad de la ART por la muerte del trabajador a raíz de una infección hospitalaria, ya que la misma tuvo como causa el peregrinar por diferentes hospitales a raíz del accidente laboral que había sufrido y que le había ocasionado un esguince de rodilla. Cuadro de rubros indemnizatorios.

Sumario:

1.-Cabe confirmar la sentencia que hizo lugar a las indemnizaciones por prestaciones dinerarias reclamadas por la muerte del conviviente de la actora, producido como consecuencia del accidente acaecido en ocasión y con motivo del trabajo que realizaba en ese momento para la empleadora, pues los detalles brindados por la pericial médica en base a los estudios y las historias clínicas dan cuenta que es a partir del accidente con su consecuente lesión inicial -esguince de rodilla- lo que dio origen a la internación del trabajador, los posteriores pa-decimientos que sufrió y que desencadenaron el fallecimiento del mismo por una infección hospitalaria.

2.-Los fundamentos sentenciales expuestos por la Cámara de Apelaciones denotan un examen lógico y posible que deriva de las concretas constancias del sub-lite, el plexo probatorio colectado y de consuno con el criterio jurisprudencial al que decidieron adherirse, por lo que se diluyen las quejas formuladas por la recurrente en torno a la arbitrariedad de la sentencia.

3.-No se observa un absurdo, ni una transgresión constitucional que habilite la instancia extraordinaria, toda vez que lo determinante para las juzgadoras de ambas instancias es que la pericial médica en correlato con los restantes elementos arrimados al proceso y las particularidades del caso, brindaron razonable certeza en orden a la existencia de un nexo causal entre el infortunio laboral padecido por el conviviente de la actora y el desenlace fatal que derivó del mismo.

Fallo:

En la ciudad de Resistencia, capital de la Provincia del Chaco, a los diez días del mes de diciembre del año dos mil dieciocho, reunidos en Acuerdo los integrantes de la Sala Primera Civil, Comercial y Laboral del Superior Tribunal de Justicia, IRIDE ISABEL MARÍA GRILLO y ALBERTO MARIO MODI, asistidos por la Secretaría Autorizante, tomaron en consideración para resolver el presente expediente: “P. M. L. POR SI Y EN REPRESENTACION DE SU HIJO MENOR: G.B.B. C/ LA SEGUNDA A.R.T. S.A. S/ ACCIDENTE DE TRABAJO”. N° 42/16-2-L, año 2018, venido en apelación extraordinaria en virtud del recurso de inconstitucionalidad deducido por la parte demandada a fs. 340/350 vta., contra la sentencia dictada por la Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercia] y del Trabajo de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, que obra a fs. 304/321.

¿Qué pronunciamiento corresponde dictar en autos?

1°) Relato de la causa. El remedio se tuvo por interpuesto a fs. 351, corriéndose el pertinente traslado fue contestado por la contraria a fs. 356/365 vta., luego de lo cual se lo concedió a fs. 367/370 vta. Seguidamente a fs. 383 y vta. se radicó el expediente ante esta Sala Primera Civil, Comercial y Laboral del Superior Tribunal de Justicia, glosándose a fs. 386/390 vta., dictamen N° 1303/18, emitido por el Señor Procurador General y a fs. 392 y vta. la respectiva vista a la Defensora General. Finalmente a fs. 393 se llamó autos, quedando en estado de resolver.

2°) Recaudos de admisibilidad. En el análisis de la concurrencia de los extremos que hacen a la viabilidad formal del recurso, constatamos que se encuentran reunidos los de interposición en término, legitimación para recurrir, sentencia definitiva, oportuno planteo de la cuestión constitucional y carga económica.

Sin perjuicio de coincidir con los incumplimientos a la Resolución N° 1 197/07 que adolece el libelo impugnaticio señalados por el Señor Procurador General (v. fs.386 y vta.), ingresaremos a la faz sustancial del recurso.

3°) El caso. La Sra. P. M. L. por sí y en representación de su hijo menor G.B.B. promovió demanda contra La Segunda Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A., por la suma de $2,978.923,72 con más intereses, reclamando las indemnizaciones por prestaciones dinerarias debidas por la muerte de su conviviente Sr. Ernesto Ricardo Barrientos, producido como consecuencia del accidente acaecido el 03/05/2015, en ocasión y con motivo del trabajo que realizaba en ese momento para la empresa “Nea Servicios Integrales S.R.L.”.

A su turno, la demandada reconoció la vinculación con la patronal y la fecha del siniestro, pero aseveró que el fallecimiento del trabajador obedeció a otras causales, ajenas a la lesión en la rodilla por traumatismo, en tanto se le diagnosticó “insuficiencia respiratoria- sepsis”. Arguye que son improcedentes los montos y rubros peticionados desde que no existió nexo causal.

4°) La sentencia de primera instancia. La juez a-quo hizo lugar parcialmente a la acción deducida y condenó a la accionada a abonar la suma de $1.502.363,40, con más intereses a la tasa activa desde la fecha en que fue debida. Impuso costas a la vencida y reguló honorarios profesionales.

5°) La Segunda A.R.T. S.A. apeló y la Cámara confirmó totalmente el fallo de origen, lo que provocó que la parte recurrente deduzca el presente recurso de inconstitucionalidad.

6°) Los agravios extraordinarios. Básicamente la impugnante critica la sentencia cuestionada, endilgando arbitrariedad por apartamiento de las comprobadas circunstancias de la causa y valoración subjetiva de la prueba. Sostiene que:a) se otorgó plena validez a la pericial médica, descartándose los estudios de laboratorio citoquímicos y de cultivo realizados en la rodilla izquierda del trabajador que dieron resultado negativo respecto a infecciones localizadas en dicha articulación; b) se omitió ponderar la historia clínica del Sanatorio Avenida y que a la fecha del 16/05/2015 no se constataron signos de flogosis y que la herida se presentaba limpia y sana, siendo que el trabajador empeoró su situación debido a una infección pulmonar razón por la cual se lo derivó al Sanatorio Chaco S.R.L., donde el 17/05/2015 se diagnosticó “insuficiencia respiratoria sepsis”; c) no existe posibilidad que una bacteria entre del exterior en una cavidad cerrada como la rodilla, de modo que no existe nexo causal entre la contingencia laboral acaecida el 03/05/2015 y la muerte del Sr. P., ya que éste solo sufrió un resbalón en una escalera.

7°) La solución propiciada. Así planteada la cuestión sometida a conocimiento de esta Sala, el examen del presente remedio permite visualizar que no concurre el supuesto de excepción a la regla general, que autorice la apertura de la instancia extraordinaria, toda vez que en realidad sólo evidencia la personal tesitura de la quejosa.

No se aprecia que el Tribunal de Apelaciones haya efectuado una valoración arbitraria del accidente y de la secuela que conllevó a la muerte del trabajador, ni tampoco del encuadre legal otorgado al caso; sino que por el contrario el fallo se encuentra apoyado en fundamentos jurídicos, probatorios y fácticos acorde con la postura jurisprudencial en la que se enrola, los que lucen suficientes para sostenerlo como acto jurisdiccional válido, más allá de que sean o no compartidos.

Se ha señalado que:”No resulta suficiente para enervar la decisión atacada exponer una opinión distinta a ello, sino que es menester demostrar acabadamente que el razonamiento empleado por el juzgador fue afectado por un error grave y manifiesto que há derivado en con-clusiones contradictorias e incoherentes en el orden lógico formal e insostenible en la discriminación axiológica” (S.C.B.A., Ac.52.233-S, 7-395, “San Cristóbal Sociedad de Seguros Generales c/ Compañía Omnibus la Unión S.R.L. s/ Cobro de australes”, Cfr. Ac. 57.426-S, 5-3-96, “Compagnoni, José c/ Vázquez, Isidro s/ División de condominio” ).

8°) Reparamos que los agravios esbozados por la impugnante en orden a la apreciación de la prueba no alcanzan a evidenciar un sesgo de subjetivismo, ni parcialidad, ni falta de motivación suficiente.

En efecto, el Tribunal de Apelaciones -en coincidencia con la juez de origen- destacó que: a) los detalles brindados por la pericial médica en base a los estudios y las historias clínicas dan cuenta que es a partir del accidente con su consecuente lesión inicial -esguince de rodilla- lo que dio origen a la internación del trabajador, los posteriores padecimientos que sufrió y que desencadenaron el fallecimiento del mismo; b) el resultado positivo de gérmenes detectado en el cultivo realizado cuando el paciente ya se encontraba en la unidad de terapia intensiva es lo que determinó que se le diagnostique el 15/05/2015 la existencia de artritis séptica de rodilla izquierda; c) este hecho concreto es lo que permite concluir que fue precisamente la lesión padecida por el operario lo que favoreció la propagación del germen.

Lo expuesto condujo a las camaristas a apreciar que el desenlace final tuvo su inicio en el referido infortunio, pues a partir de las dolencias, el Sr.Ernesto Ricardo Barrientos comenzó a peregrinar por los distintos centros asistenciales y si alguna duda pudiera existir en torno al origen de la infección, la aseguradora no arrimó ninguna probanza para despejaría siendo que estaba en mejores condiciones de hacerlo y no extremó esfuerzos para tratar de esclarecer la cuestión (v. fs. 316 y vta.).

Por otra parte, las sentenciantes de segundo grado destacaron que los incumplimientos por las ART de las obligaciones impuestas por la ley constituyen omisiones a los deberes de diligencia tendientes a prevenir la configuración de daños a los trabajadores, sin perder de vista los valores en juego (v. fs. 319 y vta.). De modo que en todo caso, la accionada debió presentar la realización de un examen preocupacional y posterior revisión médica a los empleados de la empresa asegurada para constatar que efectivamente el Sr. Ernesto Ricardo Barrientos padecía de una reiterada y/o crónica patología infecciosa (v. fs. 320 y vta.).

9°) La no arbitrariedad. Frente a las motivaciones claramente perfiladas por la Cámara de Apelaciones, se diluyen las quejas formuladas por la recurrente, pues los fundamentos sentenciales expuestos denotan un examen lógico y posible que deriva de las concretas constancias del sub-lite, el plexo probatorio colectado y de consuno con el criterio jurisprudencial al que decidieron adherirse; coincidiendo de este modo con lo dictaminado por el Señor Procurador General.

Lo determinante para las juzgadoras de ambas instancias es que la pericial médica en correlato con los restantes elementos arrimados al proceso y las particularidades del caso, brindaron razonable certeza en orden a la existencia de un nexo causal entre el infortunio laboral padecido por el Sr. Ernesto Ricardo Barrientos y el desenlace fatal que derivó del mismo.Y precisamente sobre este aspecto esencial no se observa un absurdo, ni una transgresión constitucional que habilite la instancia extraordinaria.

Es que, la quejosa pretende por esta vía corregir lo que a su modo de ver constituiría una valoración errónea de las pruebas, pero dicha alegación no es óbice para modificar la línea de la sana crítica seguida por las camaristas, sobre la cual conservan amplia potestad, en tanto constituye una esfera que pertenece al ámbito privativo de los jueces de la causa al seleccionar aquellos elementos que estimen relevantes y decidirse por uno, descartando a otros, que consideren inconducentes o inoperantes (S.C.B.A., Ac. y Sent., 1973, v. II, p. 717; v. II, p. 727; 1977, v.p. 179, entre muchas otras) (confr. criterio de Sala en Sentencias N° 332/2018; 404/2018).

En dicha tarea, no se observa un desvío notorio y patente a las reglas que imperan en la materia (S.C.B.A, Acuerdos y Sentencias, 1987, v. I, pág. 285 y 452, D.J.J., v. 136, pág. 4459).

10°) También se diluyen las protestas dirigidas contra la pericial médica, toda vez que la Cámara analizó detalladamente y precisó que: a) el experto en ningún momento de su informe manifestó que en la rodilla lesionada había un infección que migró velozmente a los pulmones desatando una grave bronconeumonía y la muerte, como tampoco se desentendió de los restantes exámenes anexados al proceso; b) la punción realizada a dos días del infortunio dio negativa, pero la siguiente del 12/05/2015 arrojó resultado positivo; c) este segundo informe reafirma de manera categórica e inequívoca la sepsis de la articulación de la rodilla.

Cabe agregar que la Alzada brindó argumentos para explicar las razones por las cuales se basó en el dictamen pericial, entendiendo que si bien el Sr.Ernesto Ricardo Barrientos tenía un historial de infecciones cutáneas por estafilococos inguineo perineal y que durante su estadía en la unidad de terapia intensiva se le practicaron curaciones en dicha zona, lo cierto es que no existen otras probanzas que permitan inferir desde qué fecha padecía dicha patología o si era preexistente al accidente. Menos aún que la misma fue causante de la infección pulmonar adquirida luego de su internación (v. fs. 314 vta./315).

Señaló que no consta que la accionada haya realizado un examen preocupacional y posterior revisión médica a los empleados de la empresa asegurada para constatar que efectivamente el operario padecía de una reiterada y/o crónica patología infecciosa, incumpliendo con los deberes y obligaciones impuestos por la Ley de Riesgos del Trabajo, la ley N° 19,587 y decreto N° 170/96. –

11°) Asimismo y en orden a las objeciones efectuadas por la recurrente respecto al estudio de resonancia nuclear magnética, el Tribunal ad-quem precisó que de las constancias de la causa se verifica que la demandada no autorizó inmediatamente tales exámenes, siendo que desde el primer día de ser atendido el paciente fueron requeridos. Y que en todo caso, dicho estudio hubiera contribuido a determinar y/o despejar cualquier duda en torno al origen o causa sobre la patología del operario.

12°) Lo aseverado denota que la circunstancia que la Cámara haya dado preferencia a determinado elemento probatorio no configura arbitrariedad (Fallos: 248:66; 251:17; 253:496), aunque la apreciación del mismo pueda ser calificada de errónea, supuesto que no acontece en la especie (248:46) (Genaro y Alejandro Carrió, “El Recurso Extraordinario por Sentencia Arbitraria”, 3era. Edic., p. 198, cit. en Sent.N° 197/94; Sentencia N° 164/15, N° 404/2018, entre otros).

El simple reproche contra la ponderación de esta prueba, en el caso, luce indiferente e insuficiente a los fines que persigue la impugnante, toda vez que la doctrina de la arbitrariedad no tiene por objeto corregir en tercera instancia sentencias equivocadas o que el recurrente considere tales a raíz de su discrepancia con el alcance atribuido por el juzgador a principios y normas de derecho común o con la valoración del plexo probatorio, ya que reviste un carácter estrictamente excepcional que no se advierte en el sub-lite (Fallos: 287:173, 329, 548, 558; 298:561, entre muchos otros).

La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha señalado que no procede la tacha de arbitrariedad, si ella se funda en la simple discrepancia del apelante con los hechos y la interpretación de las pruebas efectuadas por los jueces de la causa (Fallos: 235:462; 249:354 y 683).

13°) Se adiciona la importancia que reviste la pericial médica en supuestos como el de autos, dada la especificidad de la materia sometida a debate y que la experticia glosada al presente aparece fundada en principios técnicos inobjetables, por lo que la sana crítica aconseja aceptar sus conclusiones ante la imposibilidad de oponer argumentos de mayor peso (C.S.J.N., Jurisprudencia Argentina v. 44, p. 386; S.C.B.A., DJBA. v. 122, p. 73 y 85).

El Cimero Tribunal Nacional recalca que “.cuando es suficientemente fundado y uniforme en sus conclusiones debe acordársele valor probatorio’ (C.S.J.N., La Ley, v. 12, p. 18), Lo expuesto, nos exime de mayores consideraciones sobre el tema.

14°) Concluimos en que el pronunciamiento no contiene un vicio de gravedad tal que lo haga descalificable como acto jurisdiccional válido, por lo que deberá desestimarse el recurso extraordinario de in- constitucionalidad en trato.

15°) Costas. Las correspondientes a esta instancia extraordinaria se imponen a la parte recurrente, en calidad de vencida (art. 281° del Código Procesal Laboral del Chaco).

16°) Honorarios.Los emolumentos de los profesionales intervinientes por la presente actuación en la sede, deberán regularse teniendo en consideración el monto condenado, aplicando las pautas previstas en los arts. 3°, 5o, 6o, 7o y 11° de la ley N° 288-C (Digesto). Efectuados los pertinentes cálculos se los estiman en los importes que se consignan en la parte dispositiva.

Con lo que terminó el Acuerdo, dictándose la siguiente SENTENCIA N° 634.

I.- DESESTIMAR el recurso extraordinario de inconstitucionalidad deducido por la parte demandada a fs. 340/350 vta., contra la sentencia dictada por la Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y del Trabajo de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, que obra a fs. 304/321.

II.- IMPONER las costas de esta instancia extraordinaria a la parte recurrente, en calidad de vencida.

III.- REGULAR los honorarios de los profesionales interviniente en la presente sede, como sigue: para los abogados Darío Martín Strugo (M.P. N° 4341) y Maximiliano Pérez Aail (M.P. N° 4620) en el

carácter de patrocinantes en la suma de ($.) a cada uno y como apoderados en la suma de ($.) a cada uno respectivamente; y para el abogado Víctor Raúl Silva (M.P. N° 967) en calidad de patrocinante en la suma de ($.) y como apoderado en ($.). Todo con más IVA si correspondiere.

IV- REGÍSTRESE. Protocolícese. Notifíquese. Remítase la presente, por correo electrónico, a la señora Presidente de la Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y del Trabajo de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña y a la señora Presidente de dicha Cámara, dejándose por Secretaría la respectiva constancia. Oportunamente bajen los autos al juzgado de origen.

ALBERTO MARIO MODI

Superior Tribunal de Justicia

IRIDE ISABEL MARÍA GRILLO

Superior Tribunal de Justicia

MARTA SUSANA COLUSSI

Secretaria

Superior Tribunal de Justicia