Empresa de medicina prepaga debe abstenerse de seguir aumentando la cuota social por razones de edad de los afiliados.

Partes: Inc. de medida cautelar… en autos: ‘F. L. H. y otro c/ Swiss Medical S.A. y otro s/ ley de defensa del consumidor s/

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca

Fecha: 13-sep-2018

Cita: MJ-JU-M-114315-AR | MJJ114315 | MJJ114315

 

Se ordena cautelarmente a la empresa de medicina prepaga se abstenga de seguir aumentando la cuota social por razones etarias de los amparistas.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la medida cautelar y ordenar a la empresa de medicina prepaga mantener la tarifa de uno de los amparistas en los valores anteriores a la comunicación del aumento por su edad, por surgir prima facie que cumple con los requisitos legales que impiden el aumento de la tarifa en razón de la Edad, esto es, diez años de antigüedad al llegar a los sesenta y cinco años de edad, conforme el art. 17 , Ley 26.682.

2.-Si bien los vínculos que surgen del contrato de medicina prepaga son de naturaleza contractual, se trata de un tipo de contrato de claro contenido social, que tiende a proteger las garantías constitucionales a la vida, salud, seguridad e integridad de las personas.

Fallo:

Bahía Blanca, 13 de septiembre de 2018.

VISTO:

Estos expedientes nro. FBB 11223/2018/1/CA1, caratulados “Inc. de medida cautelar. en autos: ‘F., L. H. Y OTRO c/ Swiss Medical S.A. y otro s/Ley de defensa del consumidor”, venido del Juzgado Federal nro. 2 de la sede, para resolver los recursos de apelación interpuestos a fs. sub 208/212, fs. sub 336/370 y fs. sub 376/vta., contra la resolución de fs. sub 204/207.

El señor Juez de Cámara, doctor Pablo Esteban Larriera, dijo:

1ro.) La Sra. Jueza de grado hizo lugar parcialmente a la medida cautelar solicitada por los amparistas y ordenó a Swiss Medical S.A. y la Corporación de Comercio Industria y Servicios de Bahía Blanca (en adelante, CCISBB), durante el tiempo que demande el trámite de esta acción y hasta tanto se adopte una decisión definitiva, se abstengan de seguir imponiendo aumentos en la cuota social por razones etarias, todo bajo la exclusiva responsabilidad del letrado patrocinante, quien deberá prestar caución personal a sus efectos (fs. sub 204/207).

2do.1) Los amparistas apelaron dicha resolución a fs. sub 208/212 y centraron sus agravios en: que la cautelar dispuesta por el a quo solo hizo lugar parcialmente a lo solicitado en la demanda, es decir, que la prepaga se abstenga de seguir aumentando la cuota social por razones etarias, mas no al cobro del valor de la cuota individual que asciende a la suma de $ 2.268 para cada uno. Ello, toda vez que resulta económicamente imposible costear el valor de la cuota de afiliación, y por tanto nos veríamos privados de la cobertura médica, con el consiguiente agravamiento de los problemas de salud.

2do.2) Por su parte, apeló dicha resolución, a fs. sub 336/370, el representante de Swiss Medical S.A. Sostuvo en síntesis, lo siguiente: a) no existe verosimilitud en el derecho:el actor resulta un tercero beneficiario de los servicios médicos asistenciales, en virtud del convenio de prestaciones de carácter corporativo suscripto entre su mandante y la CCISBB. Tanto el precio como el plan médico, ha sido negociado y aceptado por la Corporación, tratándose de un contrato a favor de terceros; b) la falta de legitimación pasiva de su mandante ya que se desconocen los términos en que ha quedado entablado el vínculo existente entre los actores (titulares del beneficio) y la Corporación en lo que a prestación de servicios médicos y contraprestación por los mismos respecta; c) inexistencia de peligro en la demora, ya que el aumento etario para el actor se aplicó en noviembre de 2015 y el de la Sra. F. en noviembre de 2017, es decir que han consentido por un largo tiempo el pago de dichos aranceles, como así tampoco acreditan una situación de urgencia médico asistencial; d) los actores no pueden cuestionar las previsiones contractuales que autorizan dicho aumento; y e) la contracautela dispuesta -caución juratoria- es insuficiente para la medida dispuesta en autos.

2do.3) Por su parte, a fs. sub 382/385 interpuso recurso de apelación el representante CCISBB, y expresó los siguientes argumentos: a) la medida causa un gravamen irreparable en cuanto impone una conducta de imposible cumplimiento. La CCISBB carece del carácter de legitimado pasivo para cumplir con la manda notificada, lo cual afecta la verosimilitud del derecho invocado; y b) ausencia de contracautela suficiente.

3ro.) La parte actora contestó los traslados conferidos de las expresiones de agravios (c.fr. f. sub 378/381vta. 389/392).

4to.) En primer término, es dable recordar la doctrina de la CSJN respecto del objeto de las medidas como la aquí solicitada.Al respecto, nuestro máximo tribunal sostuvo que “es de la esencia de esos institutos procesales de orden excepcional enfocar sus proyecciones -en tanto dure el litigio- sobre el fondo mismo de la controversia, ya sea para impedir un acto o para llevarlo a cabo, porque dichas medidas precautorias se encuentran enderezadas a evitar la producción de perjuicios que se podrían producir en caso de inactividad del magistrado y podrían tornarse de muy dificultosa o imposible reparación en la oportunidad del dictado de la sentencia definitiva” (Fallos: 320:1633 , in re “Camacho Acosta, Maximiliano c/ Grafo Graf S.R.L y otros”).

Así, se ha dejado sentado que no es posible descartar el acogimiento de una medida cautelar peticionada so peligro de incurrir en prejuzgamiento, cuando existen fundamentos de hecho y de derecho que imponen expedirse provisionalmente sobre la índole de la petición formulada.

Desde esta perspectiva, la identidad total o parcial entre el objeto de la medida precautoria y el de la acción no es, en sí misma, un obstáculo a su procedencia en tanto se encuentren reunidas las exigencias que hacen a su admisibilidad, máxime frente a la naturaleza de los derechos aquí involucrados.

Además, tampoco puede obviarse que la cobertura dada a título cautelar tiene carácter provisional, pudiendo ser modificada si cambian las circunstancias que le dieron lugar y queda supeditada a lo que se resuelva en la definitiva.

Lo antedicho no obsta a que, por constituir un anticipo de jurisdicción favorable respecto del fallo final de la causa, sea justificada una mayor prudencia en la apreciación de los recaudos que hacen a su admisión, esto es, en la ponderación de los elementos en que se la funda (Fallos:316:1833).

5to.) Ello así, previo al ingreso del análisis de los requisitos para la procedencia de la medida solicitada, corresponde hacer algunas precisiones.

Consta en autos, que la actora promovió la acción con medida cautelar para ordenar a las demandadas que se abstengan de seguir aumentando la cuota social por razones etarias y les cobren el valor de la cuota individual que asciende actualmente a la suma de $ 2.268.

Con la documental acompañada se observa el carácter de afiliados a SWISS MEDICAL de la actora y su cónyuge desde el año 2006 (f. sub 9), y su solicitud de ingreso como socio de la Corporación de Comercio Industria y Servicios de Bahía Blanca (fs. sub 11 y 12).

Que el señor Legorburu sufre prostatismo, hipertensión y dislipemia, para lo cual le prescribieron, micardis plus 80/12,5telmisartan 80/ hidroclorotiazida 12,5 (1 cada 24 horas), amloc 5 amlopidina 5 (1 cada 24 horas), lipitor 20atorvastina 20 (1 cada veinticuatro horas), lostan tamsulosina 0,4 (1 cada 24 hs.) y blavin 5 terazosina 5 (una cada 24 horas) (cfr. f. sub154).

Por su parte la señora F., padece hipertensión, dislipemia, gastritis y arritmia, e ingiere diariamente, dbiap 500 metformina (2 por día), rosuvastanina 20 (1 por dia), amlopina/ valsartan ( 1 por día), sotalol 80sotocar 80 (2

por día) y pantoprazol 43,04 tecta 40 (1 por día), (cfr. f. sub 154).

También obra en autos que la Corporación del Comercio, Industria y Servicios de Bahía Blanca, comunicó a los actores en septiembre de 2015 (f. sub 13) y en noviembre de 2017 (f. sub 14) el aumento de la cuota mensual en razón de un adicional que aplica Swiss Medical a sus socios por superar los 64 años de edad.

Por otra parte, se encuentran adunadas las notas que los actores remitieron a Swiss Medical y a la Corporación del Comercio, Industria y Servicios de Bahía Blanca, manifestando que abonan la cuota pero en disconformidad con los aumentos sufridos en las mismas (fs.sub 122/145), como así también la cartas documentos remitidas a las demandadas (fs. sub 162/ 168).

6to.) Precisado lo anterior, la cuestión debe analizarse a la luz de las prescripciones de la ley 26.682, que establece el marco regulatorio para la medicina prepaga.

El art. 12 de la ley contempla el caso particular de los aumentos de cuotas para las personas mayores de 65 años. Al respecto prescribe que debe ser la Autoridad de Aplicación la que defina los porcentajes de aumento costos según riesgo para los distintos rangos etarios, excluyendo de cualquier aumento a aquellos usuarios mayores de 65 años que tengan una antigüedad de afiliación mayor a 10 años.

Por su parte, el art. 17 establece que “(l)a Autoridad de Aplicación fiscalizará y garantizará la razonabilidad de las cuotas de los planes prestacionales.

La Autoridad de Aplicación autorizará el aumento de las cuotas cuando el mismo esté fundado en variaciones de la estructura de costos y razonable cálculo actuarial de riesgos.

Los sujetos comprendidos en el artículo 1º de la presente ley pueden establecer precios diferenciales para los planes prestacionales, al momento de su contratación, según franjas etarias con una variación máxima de tres (3) veces entre el precio de la primera y la última franja etaria”.

Por su parte, la Superintendencia de Servicios de Salud, en su carácter de Autoridad de Aplicación, dispuso mediante la Resol. nro.419/2012 que “(e)n los casos de aumento de la cuota en razón de la edad que se realicen a las personas mayores a los SESENTA Y CINCO (65) años, y que tengan una antigüedad menor a los DIEZ (10) años en la entidad, el costo del plan prestacional contratado deberá incrementarse únicamente en relación con el usuario que hubiere superado los SESENTA Y CINCO (65) años, correspondiendo que el aumento de la cuota se realice en forma proporcional a la cantidad de años de antigüedad en la entidad (.)”.

7mo) Sobre tales premisas, y desde el estrecho marco de conocimiento propio de las medidas cautelares, se advierte que los presupuestos prescriptos por la norma para la aplicación del aumento no se encuentran acreditados.

Ello así, toda vez que las demandadas se limitaron a discutir sobre las cuestiones contractuales que las vinculan entre sí -intentando eludir su responsabilidad haciendo responsable a la otra parte-.

Corresponde asimismo destacar que si bien, en efecto, los vínculos en cuestión son de naturaleza contractual, estamos ante un tipo de contrato de claro contenido social, que tiende a proteger las garantías constitucionales a la vida, salud, seguridad e integridad de las personas (art. 3 de la DUDH; arts. 4 y 5, CADH; y arts. 42 y 75, inc.22, CN).

Por ello, considero prim a facie configurado el requisito de verosimilitud del derecho para la procedencia de la medida solicitada.

8vo.) Por su parte, cabe recordar que la jurisprudencia en materia de salud tiene dicho respecto del peligro en la demora que “tal requisito se tiene acreditado con la incertidumbre y la preocupación que se genera, de modo que la medida precautoria sea necesaria para disipar un temor de daño inminente, acreditado prima facie o presunto”.

El otorgamiento de la medida precautoria evita -al menos hasta el pronunciamiento del fondo de la cuestión- que se limite de algún modo la cobertura de la salud, afectándose así el derecho a la salud e integridad físicas de las personas.

En consecuencia, corresponde confirmar la medida cautelar y ordenar a Swiss Medical S.A. mantener la tarifa de la Sra. F. en los valores anteriores a la comunicación del aumento por su edad, por surgir prima facie que cumple con los requisitos legales que impiden el aumento de la tarifa en razón de la edad (10 años de antigüedad al llegar a los 65 años de edad; art. 17, ley 26.682); por el contrario con relación al Sr. Legorburu, por surgir de las constancias obrantes que al momento de cumplir los 65 años no tenía los 10 años de antigüedad considero debe mantenerse cautelarmente el valor que a la fecha viene abonando; ello sin perjuicio de lo que se resuelva en definitiva.

La caución dispuesta es la que mejor se corresponde con la CNApCivComFed, Sala I, “F., N. V. c. OSDE s/ incidente de apelación”, del 24/05/2016, entre otros.

9no.) Por último, respecto a los argumentos relativos a las relaciones contractuales -entre las accionadas y los actores-, considero que no resulta pertinente avanzar, en el actual estado del proceso, sobre este aspecto de la cuestión, el que será examinado con la debida amplitud de conocimiento en la sentencia definitiva.

Por todo lo expuesto, propicio: 1ro.) Hacer lugar parcialmente al recurso interpuesto a fs.sub 208/212 con los alcances expuestos en el consid. 8vo.

2do.) Rechazar los recursos interpuestos a fs. sub 336/381vta. y sub 382/386v. 3ro.) Imponer las costas a los demandados (arts. 68 y 69, CPCCN). 4to) Diferir la regulación de honorarios para la vez que se estimen los de la instancia anterior (art. 30, ley 27.423).

El señor Juez de Cámara, doctor Pablo A. Candisano Mera, dijo:

Dadas las particularidades del presente caso, y por coincidir en lo sustancial con las consideraciones efectuadas por el colega preopinante, adhiero a la solución propuesta en su voto.

Por ello, SE RESUELVE: 1ro.) Hacer lugar parcialmente al recurso interpuesto a fs. sub 208/212 con los alcances expuestos en el consid. 8vo.

2do.) Rechazar los recursos interpuestos a fs. sub 336/381vta. y sub 382/386v. 3ro.) Imponer las costas a los demandados (arts. 68 y 69, CPCCN). 4to.) Diferir la regulación de honorarios para la vez que se estimen los de la instancia anterior (art. 30, ley 27.423).

Regístrese, notifíquese, publíquese (Acs. CSJN Nros. 15/13 y 24/13) y devuélvase. No suscribe el señor Juez de Cámara, doctor Leandro Sergio Picado (art. 3°, ley 23.482).

Pablo A. Candisano Mera

MARÍA SOLEDAD COSTA

SECRETARIA

PABLO ESTEBAN LARRIERA

JUEZ DE CÁMARA