¿Existe relación de dependencia entre los médicos y las instituciones sanitarias?

Autor: Bustos, José P. – Cochlar, Oscar

Fecha: 6-jun-2018

Cita: MJ-DOC-13574-AR | MJD13574

Doctrina:

Por José P. Bustos y el Oscar Cochlar

Hace dos años, con este mismo título, analizamos sendos fallos emitidos por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en las causas «CAIRONE, Mirta Griselda y otros c/SOCIEDAD ITALIANA DE BENEFICENCIA EN BUENOS AIRES – HOSPITAL ITALIANO s/Despido» y «PASTORE, Adrián c/SOCIEDAD ITALIANA DE BENEFICENCIA EN BUENOS AIRES – HOSPITAL ITALIANO», en las que rechazó las demandas iniciadas por anestesiólogos contra el Hospital Italiano, en las que pidieron el otorgamiento de una indemnización por una invocada «relación de dependencia».

A continuación, analizaremos otro fallo dictado por la propia Corte Suprema en la causa «RICA, Carlos Martín c/HOSPITAL ALEMÁN y otro s/Despido», en la que también rechazó la invocada relación de dependencia del médico neurocirujano Rica, contra el Hospital Alemán y Médicos Asociados Sociedad Civil.

En este caso, el mencionado médico neurocirujano demandó al Hospital Alemán en que trabajaba, aduciendo que el vínculo que lo unía a la institución era de carácter laboral, pese a que facturaba sus servicios como monotributista.

La Juez de Primera Instancia y la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo admitieron el planteo efectuado por el galeno, con fundamento en que «el contrato de locación de servicios no existe más en ningún ámbito del derecho» y concluyó que, probada la prestación de servicios, el vínculo era necesariamente de carácter laboral.

Con la firma de los Jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Carlos Fernando Rosenkrantz y la disidencia de los Dres.Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, la Corte Suprema revocó el fallo de la cámara.

El Tribunal destacó que la prestación de servicios para una empresa no implica necesariamente que la relación sea de dependencia y recordó la vigencia del contrato locación de servicios en el derecho argentino y que, además, la relación en análisis se había desarrollado con anterioridad a la reforma del Código Civil que, según los miembros de la Cámara de Apelaciones del Trabajo, habría suprimido su existencia.

Por otro lado, el Tribunal descalificó el pronunciamiento de la cámara porque omitió valorar prueba según la cual, a su criterio, la relación no tenía ninguno de los rasgos típicos de la relación laboral.

En este sentido, la Corte Suprema recordó que el médico era socio de Médicos Asociados Sociedad Civil, entidad que había redactado un protocolo normativo con el título «Guía de la Actividad del Cuerpo Profesional del Hospital Alemán», que regulaba la relación entre los médicos asociados a dicha entidad con el Hospital Alemán.

La Corte Suprema afirmó que la guía contiene tres rasgos relevantes que tanto la Juez de Primera Instancia como la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo habrían omitido considerar.

En primer término, la Guía dispone que la elección de los médicos que trabajan en los distintos servicios del Hospital Alemán (servicio de cirugía general, neurología, etc.) debe ser efectuada de manera conjunta por el Hospital Alemán y por todos los médicos que integran el servicio en cuestión.

En segundo lugar, la Guía confeccionada por la asociación a la que Rica pertenecía contiene una serie de disposiciones sobre cómo deben cumplirse las tareas asistenciales de los profesionales.Respecto de médicos como Rica, las normas de la Guía establecen que, al momento de ser designados o autorizados para realizar sus prácticas, dichos profesionales deben «pactar» las pautas pertinentes para prestar sus servicios con médicos que se desempeñen como Jefes de Servicios o como Jefes de Departamento. La Guía también dispone que los médicos pueden «agregar nuevas tareas a las pactadas al inicio de su actividad, conforme éstas le sean propuestas». De lo anterior surge que la institución no estaba facultada para introducir por su sola voluntad cambios en una modalidad esencial del contrato de trabajo como la relativa a las normas que los médicos debían seguir para realizar las prestaciones comprometidas.

En tercer término, las normas de la Guía disponen que los médicos sólo reciben una contraprestación por los servicios efectivamente prestados y nada reciben si no realizan prestaciones.

Finalmente, como fundamentos complementarios, la Corte Suprema entendió que no se había valorado debidamente el hecho de que la propia AFIP había determinado en la causa que no existía relación de dependencia, que las facturas de monotributo usadas por el médico neurocirujano para facturar sus servicios al Hospital Alemán no eran correlativas, que nunca Rica había hecho reclamo alguno durante siete años y no invocó ni probó haber gozado de licencias o vacaciones pagas.

En los últimos años se discute en la actividad sanitaria la calificación que les corresponde al trabajo de los médicos que desarrollan sus tareas en las instituciones sanitarias (relación de dependencia o profesionales independientes).

Estamos convencidos que, pese a algunos comentarios en contrario que se oyeron en los últimos días, no puede sostenerse que los médicos que prestan servicios en entidades de salud no tienen relación de dependencia, porque el caso «Rica» se trata de un caso muy específico como para pensar que va a proyectar efectos sobre otras causas.

———-

N. de la R.: Artículo publicado en la revista Médicos Nº 104 (Mayo 2018).