Reflexiones respecto del aborto. Tercera parte.

Autor: Badalassi, Elías N.

Fecha: 23-may-2018

Cita: MJ-DOC-13540-AR | MJD13540
Sumario:

I. Cuestiones filosóficas. II. Conclusiones y propuestas superadoras. III. Agradecimientos especiales. IV. Referencias bibliográficas.

Doctrina:

Por Elías N. Badalassi (*)

I. CUESTIONES FILOSÓFICAS

Debemos ahora, en cuanto a tratar las cuestiones relacionadas con lo filosófico, hablar sobre las consideraciones éticas de los actos de disposición del cuerpo. Comencemos.

1. La influencia de la conciencia en la relación paterno-filial

En principio, deberíamos definir que el parentesco consiste en la relación existente entre dos o más personas derivada de su respectiva situación en la familia. Los vínculos familiares son mucho más importantes cuanto más próximo es el parentesco: así la relación paterno-filial constituye el aspecto trascendental del derecho de familia, ya que el entramado de derechos y obligaciones existentes entre padres e hijos representa la cima de las obligaciones familiares.

La filiación genera, ante todo, obligaciones a cargo de los progenitores, lo que pone de manifiesto que la relación paterno-filial supone un conjunto de deberes y obligaciones de los progenitores por el mero hecho de serlo respecto de todos los hijos, sean matrimoniales o extramatrimoniales.

La conciencia influye por demás en la concepción paterno-filial, pero en un sentido moral. Va más allá de la relación biológica que une a esas dos personas. Está relacionado, con las concepciones, ideas, y formas de pensar de las personas ligadas en un rango de parentesco. En cuanto al padre, tiene una carga emotiva con sus hijos, y a su vez estos tienen una carga emotiva con respecto a sus progenitores -sean o no hijos biológicos-, ya que en la adopción la carga emocional es (o debería ser) la misma; es por ello que la relación biológica no tiene lugar en este sentido. Es posible tener una conciencia paterno-filial con hijos adoptivos porque la carga emocional y la carga moral de las personas están íntimamente relacionadas con la personalidad de cada ser humano. Y para entender esto, debemos hacer una analogía a la «interpelación» que debemos tener con los demás, lograr que nos toque lo que a los demás les sucede.Buscarle, de una forma o de otra, esa carga emocional, que nos dé un sentido, ya sea positivo o negativo, pero que nos toque, que nos afecte en verdad. Debemos darle el valor que se merece el otro, generar una especie de empatía moral y así, sentir lo que siente el otro, dejarse tocar por el otro, por lo que le pasa al otro, para hacerlo notable, y así entenderlo o comprenderlo. Por lo que, como ya se ha dicho, la conciencia influye por demás en la concepción paterno-filial, pero en un sentido moral. Va más allá de la relación biológica que une a esas dos personas. Un ejemplo de que la consciencia paterno-filial va más allá de lo biológico sería asimilable a lo siguiente: La relación que guarda esto con la persona jurídica al abortar es entender lo que le pasa al otro, aquella mujer embarazada que no sabe si está matando o no al respecto con lo que hace, y las dudas y el miedo social que la paralizan, las concepciones morales y religiosas que se lo prohíben en la mente, «matar y no sólo matar, sino que matar a un hijo, y no perdonárselo jamás, son cosas que van más allá del marco legal del aborto».

2. Maternalización y paternalización del feto

Ponerse en el papel de padres a través de los cambios que sufre la pareja durante el embarazo es, sin dudas, complicado. Es probable que si es complicado cuando el hijo nace, cuánto más lo será antes de que el hijo nazca. Los padres deben estar atentos al desarrollo de los intereses del feto y del bebé (haya nacido o no) y a cómo estos se han ido desplazando desde darse entre sí hasta el ponerse en el papel de dadores de vida sintiéndose igualmente gustosos (o no) de dar atención y cuidado a ese otro.

El proceso que se observa aquí no es otro que el de la maternalización y la paternalización de la pareja madura.La maternalización y la paternalización son las herramientas cabales, factuales, activas y vivas de la trama familiar. El bebé dispara estas funciones, las regula desde su demanda, y su sobrevida y buena maduración se convierten en el indicador semiológico que valida, gratifica, sostiene y enriquece la tarea parental.

Muchas veces, si el embarazo es bien recibido por los padres y la familia, se habla de este nuevo ser como «bebé», mientras que cuando el mismo es «no deseado» se lo califica despectivamente como «feto». Por ende, si en vez de hablar de un bebé, hablamos de un feto, nos encontramos con la posibilidad cierta de que la maternalización y la paternalización no hayan ocurrido en los padres, y la verdad, no consideren a su hijo como tal hasta que nazca. Si bien, cada familia es diferente y especial en sí misma, dado el caso de la incógnita, sobre qué acaece con el aborto cuando sus padres no maternizaron y / o paternizaron al feto, nos pone en un nuevo interrogante sobre saber si estos padres consideran al feto como una persona o no, porque si no lo sienten propio, si no lo consideran un hijo, ¿al menos creen que eso es una persona?

A continuación, vamos a mencionar las miradas de varios filósofos (algunos de ellos, contemporáneos) que hayan escrito sobre el aborto, el derecho a la salud, la bioética, la pena de muerte, o la eutanasia indistintamente:

Según Farrell (1), el problema está en establecer las diferencias entre una persona y un ser humano, y las consecuencias morales que de ello se siguen. La determinación del status ontológico del feto, más allá de los casos simples, tiene relevancia moral.

Algunas veces, el término «ser humano» es empleado para dar significado a algo así como para permitirle ser miembro completo de la comunidad moral. Otras veces en cambio, se lo emplea en el sentido por el cual cualquier miembro de la comunidad es un ser humano.La primera forma de emplear el término se basa en un sentido moral, mientras que la segunda lo hace desde un sentido genético.

Algunos filósofos y sociólogos argumentan que, después de la fertilización del óvulo por el espermatozoide, queda constituido definitivamente un código genético, único y distinto a todos los demás. Pero mientras el cigote siga siendo una delgada esfera de células; no sería posible que sintiera dolor o fuera conciente de algo.

Warren (2) nos dice que, la humanidad en sentido genético no es condición suficiente para establecer que un ente es una persona. Y Farrell sostiene que a nadie le dolería deshacerse de un cigote, porque el huevo cigote no siente dolor, no puede sufrir.

Como dice Paul Bassen (3), «una simple pelota de células no puede ser una víctima».

Farrell culmina diciendo que no es la expresión «persona» la que determina los juicios morales, sino a la inversa. Primero resolvemos el problema moral del feto y decidimos cómo tratarlo. Recién después elegimos, teniendo en cuenta la solución anterior, si vamos a llamarlo o no «persona».

Para Hooft (4), la ética y la ley son los temas centrales que podrían servir de opinión para el caso. Si bien puede confundirse en ciertos aspectos la ética con la ley, no es raro que la ley se haya basado en principios éticos. A diferencia de la ley, ninguna persona puede ser obligada por el Estado o por otras personas a cumplir las normas éticas, ni puede sufrir ningún castigo, sanción o penalización por la desobediencia a estas.

También dice Hooft que, cuando nos encontramos en presencia de problemas bioéticos, estamos en realidad frente a un campo de convergencia entre hechos biológicos y medios instrumentales por un lado, y sistemas de valores por el otro que, al mismo tiempo requieren con frecuencia un cauce jurídico.Se origina así un nuevo ámbito del derecho, el de los denominados «derechos personalísimos», consecuencia del reconocimiento de las nuevas necesidades de tutela de la persona en un mundo que se caracteriza por profundas y aceleradas transformaciones, que exigen también el respeto de la esfera íntima.

Por lo que, a nuestro entender, para Hooft -aunque no lo mencione, ni hable del tema del aborto ni del feto en sus textos-, debe estar positivizado y reconocido que el feto es una persona jurídica para entonces serlo, y si no, no sería más que una concepción ética no obligatoria. En nuestro ordenamiento, ya quedó más que aclarado que el art. 19 del CCivCom reconoce al feto como persona, por lo que esta discusión está más que zanjada y retirada de los debates éticos no obligatorios de la filosofía moderna.

Y para el doctor en Ciencia Política -recibido en Alemania- Rivera López (5), hablando respecto de la eutanasia, el filósofo considera que «matar a una persona es moralmente peor que dejarla morir», por lo tanto, y llevando la discusión al caso que nos compete, aquí no habría ningún bien para el feto, en el caso de abortar, y a menos que el embarazo no sea productivo para el feto y se sepa que a pesar del embarazo, va a nacer, pero no va a sobrevivir (y sea mejor sacarlo y terminar con el embarazo) bajo ese concepto, si no es por su bien, tocar al feto es matarlo, ya que el feto es una persona, y merece vivir.

Sobre qué pasa con el aborto cuando sus padres no maternizaron y / o paternizaron al feto, podemos concluir que para aquellos a los cuales no les haya tocado el «bichito de la paternidad / maternidad», no van a sentir amor por el feto, sea persona o no, por lo que dejar abandonado a un hijo, o sacarse el feto del vientre para ellos da igual, no sienten amor por el hijo / bebé / feto / embrión / cigoto, y abortar es dar fe de que no se ha generadoese vínculo paterno-filial tan requerido entre el feto y los padres. Por lo tanto, si nos preguntáramos: ¿qué acaece con esto?, la respuesta sería clara: No acaece nada.

3. Condiciones de posibilidad cultural, económica, política, material, y de acceso a la justicia en caso de las personas que abortan

Según datos del Ministerio de Salud de hace una década, en 2008 murieron 40 (cuarenta) mujeres cada 100.000 nacidos vivos (en adelante, NV) por causas relacionadas con el embarazo, parto y puerperio. El doble de lo que se registró en el mismo período en países como Chile y Uruguay, que prese ntaron niveles de 19,8 x 100.000 NV y 15 x 100.000 NV, respectivamente. Para ir un poco más atrás en el tiempo, podemos ver que en el quinquenio que fue de 2004 a 2008 la principal causa de muerte materna siguió siendo de embarazos terminados en aborto (26,7%) (OSSyR, abril de 2010) (6). Ello, en cierta medida, es lógico por el hecho de que no existen muchos motivos relacionados con las muertes de mujeres embarazadas que no sean en principio cuestiones relacionadas con abortos.

En el país, se calcula estimativamente que 500.000 mujeres recurren cada año al aborto clandestino. Altísima cifra que demuestra que la penalización no impide su práctica.

Algunos sectores del feminismo dicen, que las embarazadas, son mujeres a las que se les niega un derecho humano principalísimo: el derecho a existir, a ser y no solo a reproducir.Dicen también que ellas tienen vedado el acceso a la «justicia social» y a los llamados «planes de igualdad de oportunidades».

La justicia para las mujeres sigue siendo un objetivo a lograr, y es casi improbable que se consiga a través de la igualdad formal, debido a que la forma en la que la sociedad ha sido estructurada a lo largo de los años, es el resultado de una historia en la que las mujeres «estaban» legalmente subordinadas y en la cual se daba por supuesto que su papel natural era prestar servicios sexuales y domésticos (incluyendo la importante tarea social de cuidar a los hijos/as) a cambio de una seguridad económica que implicaba depender de los hombres. Esto claramente cambió, pero gran parte de la mentada estructura social se mantiene con los años.

4. Relación entre legitimidad y legalidad del profesional en el caso de aborto

La legalidad tiene relación directa con normas legales. Y la legitimidad está vinculada con los valores profundos de la persona que se sustentan en su fe. Lo legal, entonces, tiene lugar en un contexto y momento histórico determinados. Mientras que lo legítimo, a su vez, trasciende lo legal porque está en el plano espiritual o axiológico, muchas veces relacionado con el derecho natural (ius naturalismo).

Es así como podemos observar que el aborto no está legitimado, sino que contiene en su norma excepciones legales, las cuales ya hemos enumerado anteriormente.

La legalidad y la legitimidad, muchas veces, coinciden. Cuando lo legal y lo legítimo chocan entre sí, la situación se complica e incluso puede generar una fuerte violencia sobre las conciencias de las personas. Un claro ejemplo es el caso de miles de médicos que profesan una fe o que son profesionales de buena voluntad, y que viven en algunos de los más de cien países donde el aborto es legal y en los que «se eliminan» -en el mundo- mediante esta práctica a cerca de 50 millones de (para ellos y concordamos) vidas por año.Estos médicos, por sus creencias y lo que dictamina su juramento hipocrático, atraviesan así situaciones muy difíciles. No solo por la presión legal y de sus jefes (dueños de clínicas médicas privadas), sino por la incitación de fuertes grupos de organizaciones feministas y de derechos humanos proabortistas que, a través de acciones y de feroces campañas de comunicación, atacan contra ellos y los transforman en victimarios, cuando en realidad los médicos defienden en rigor a esa vida humana frágil que está en el seno materno.

5. Libertad religiosa, responsabilidad moral y cuestiones de fe

El aborto afecta la libertad de los médicos y paramédicos de buena voluntad, como también los derechos religiosos de quienes profesan una determinada fe. Es responsabilidad de todos los creyentes apoyarlos en esta situación tan complicada, y con el pleno convencimiento de que respaldarlos es sobre todo cuidar la vida de quienes no tienen voz aún para defenderse.

Por otro lado, frente a ello, existen innumerables reclamos por el acceso al aborto legal, seguro y gratuito como una demanda de derechos humanos, de justicia social y de salud pública. Solo poniendo fin a la indignidad del aborto clandestino, que acabaría también el drama de las muertes maternas por esta causa y se resguardará la salud y vida de las mujeres, al igual que el bienestar de sus familias. La maternidad no se impone por leyes castigadoras, las que han demostrado ser inútiles para evitar los abortos clandestinos. Tampoco se impone por dogmas ni doctrinas religiosas, ni por los que ignoran e irrespetan la libertad humana y la diversidad de creencias.

De esta manera, nos encontramos ante dos realidades encontradas, con respecto a la concepción social del momento. Por un lado, los movimientos pro-abortistas, y por el otro lado, aquellos que intentan proteger al ser humano desde la concepción del mismo.Solo resta evaluar y decidir dónde empieza el derecho de uno y dónde termina el derecho del otro.

Para finalizar con esta sección, brindaremos un listado de «Conclusiones (filosóficas) Aisladas» a las que hemos llegado, tras tocar todos los puntos de vista analizados en este trabajo:

– Si importa una vida, indudablemente debe importar la otra.

– Si se quiere erradicar el aborto clandestino, convertirlo en legal no es la solución del asunto.

– Con respecto al aborto seguro, si definiéramos el término «seguro», podríamos darnos cuenta de que, para que algo sea seguro, nadie tendría que salir perjudicado ni morir por ello (como es el caso del feto abortado).

– Si pensamos en que el aborto es gratuito, estamos soslayando que quien paga el precio es el niño por nacer.

– Si ponemos de estandarte que el aborto debe ser libre, debemos entender que el feto no fue libre de elegir.

– Si requerimos que el aborto sea legal, debemos tener en cuenta que no se puede dejar a un lado que un derecho a la vida se está vulnerando (ya que el derecho a la vida y el derecho al aborto conllevan en sí un conflicto de derechos en el que necesariamente debe primar el de la vida).

– Uno tiene libertad de hacer con su cuerpo lo que quiera siempre que no intervenga en la vida de otra persona.Sobre la frase «con mi cuerpo hago lo que quiero», nos encontramos con la limitación de que, dentro de una, se encuentra el cuerpo de la otra persona.

– Los derechos humanos son de todos los seres humanos.

– Juntamente con la libertad uno tiene que ser responsable.

– Muchas mujeres pobres (en situación de maternidad vulnerable) aman a sus hijos y están en contra de la legalización del aborto.

– Abortar es matar a un hijo, matar a un hijo es cometer filicidio, el filicidio es un delito.

– El filicidio es un hecho atroz que pretenden imponer las políticas demográficas de los países del primer mundo hacia los países tercermundistas, apoyados por las ideologías del feminismo radical recalcitrante y del neomarxismo populista, que «usan» a la vulnerabilidad de la pobreza como excusa, para establecer su agenda abortista y controlar la población.

– Ninguno de nosotros estaría acá, amigo lector, si nos hubieran vulnerado el derecho a nacer.

– «¿Se han puesto a pensar, que los que están a favor del aborto, es porque ya nacieron?» (7).

– Si estás leyendo esto, es porque alguien, un día dijo «sí a la vida».

– A la hora de poner en puja el derecho a la vida del niño por nacer y el derecho a la libertad de la mujer embarazada, tenemos que entender que existe una diferencia jerárquica entre tales derechos, ya que la vida es precondición de la libertad.

– Primero se nace, para luego ser libre.

– Puedo no tener libertad y seguir vivo, pero no puedo tener libertad si vivo no estoy.

– Debemos respetar principalmente el valor de la vida.

– Es increíble que hoy en día, el lugar más peligroso para una persona sea el vientre de su propia madre.

II. CONCLUSIONES Y PROPUESTAS SUPERADORAS

Para ir terminando con este extenso trabajo, consideramos que es una condición «sine qua non» el pensar en otro tipo de soluciones, además del aborto como tema central.No podemos decir que el aborto gratuito, legal y libre es lo mejor para una mujer vulnerable, porque desde el punto de vista filosófico y psicosocial, «una decisión de una mujer vulnerable no es una decisión libre», sino la decisión de alguien que se encuentra en una «situación de desesperación», y a quien en vez de ofrecerle un plan asistencial de cobertura total ante embarazo, «le ofrecen la “libertad” de abortar».

Lo que debería hacer el Estado es brindar una contención integral a la mujer embarazada y vulnerable.

No puede ser correcto el hecho de que si se quiere proteger realmente a la mujer, y darle la libertad de decidir (protegiendo sobre todo a los sectores más vulnerables de nuestro país) no exista la entrega masiva y gratuita de test de embarazo y de anticonceptivos como el preservativo y (por ejemplo) la pastilla anticonceptiva de 28 días. Sobre esto último, podemos decir que es necesario contar con el asesoramiento previo de un médico que sabrá recetar el anticonceptivo correcto para cada etapa, estado de salud y características de la mujer, y, por ello, consideramos importante crear un Centro de Salud Sexual con distintas sedes en todo el territorio de la nación, que se encargue específicamente de brindar asesoramiento gratuito y métodos anticonceptivos a quien se presente y los solicite, sin ningún tipo de turno ni trámite previo.

Al haber un anticonceptivo ideal para cada persona, el asesoramiento de un médico puede contribuir a la elección del más adecuado. De esta manera, estaríamos defendiendo la prevención y no la «erasion» (8).

Consideramos que el Estado debe garantizar, primeramente, que una mujer al momento de considerar tener relaciones sexuales pueda cuidarse. Y que, de fallar el cuidado, tener a su alcance todos los mecanismos posibles para evitar un embarazo.

Debemos centrarnos en al menos 3 (tres) etapas de protección integral a la mujer vulnerable.

1. Dentro de la primera etapa, se deben buscar mecanismos de prevención que reduzcan los embarazos en la sociedad.Creando así «centros públicos de prevención del embarazo y cobertura de un sistema de salud integral para la mujer embar azada», con personal instruido especialmente para brindar apoyo, cuidado, control médico y asesoramiento, así como entregar anticonceptivos y test de embarazo gratuitamente. Algo de esto, mencionó crear el actual Ministro de Salud, poniendo en práctica el cumplimiento de una ley de 2003 (la Ley 25.673 ) que creó el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable para bajar el número de embarazos no deseados, y para garantizar el acceso a la información, la atención en salud y a los métodos anticonceptivos a toda la población. Desde entonces, agrupaciones de derechos humanos y feministas han advertido en varias oportunidades que la norma no se implementaba totalmente en todas las provincias y que generaba desigualdad entre los ciudadanos que pueden acceder a la información y a los anticonceptivos y los que no. El Ministerio de Salud es la autoridad de aplicación que tiene a cargo las tareas de implementar y hacer el seguimiento y evaluación de este programa.

Consideramos por ende, que es menester prestarle mayor atención a las leyes ya existentes, y ponerlas en práctica inmediatamente, como lo es la mentada «Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable» (Ley 25.673 del año 2003) que pese a que ordena crear el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, lastimosamente han pasado más de 15 años desde su sanción y al menos dos corrientes políticas distintas en el Poder, y jamás se ha puesto en práctica (ni se ha creado a la fecha el mentado programa de procreación responsable).

El titular del Ministerio de Salud de la Nación, Dr.Adolfo Rubinstein (médico y epidemiólogo), aseguró en una entrevista ya mencionada en el presente trabajo (9) que, desde su cartera, mandará a los legisladores toda la información necesaria, basada en la evidencia científica, para que «se tome la mejor decisión» y que además se creará la Dirección Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, que hasta el momento era solo un programa dentro del mentado proyecto del 2003.

Esperamos que lo susodicho no sea más que una patética propuesta política, sino que se cumpla cabalmente.

2. La segunda etapa, debe tener en miras una apuesta a futuro, en donde comience ya, pero que continúe y perdure. En esta etapa, lo más importante es brindar educación sexual.

Es menester comprender que «no a la ligera se ha elegido a esta etapa de educación» como la segunda etapa y no la primera, ya que una campaña de prevención que explique qué hacer, pero no brinde las herramientas necesarias para prevenir puede tornarse cuanto menos inútil si no aborda soluciones como las que hoy en día todos estamos esperando.

Es sabido, que la educación es un proyecto a largo plazo, un proceso de aprendizaje que como todo conlleva cierto letargo, mientras que el repartir métodos de prevención de manera masiva y gratuita son un proyecto de inmediato alcance y corto plazo en cuanto a su implementación y puesta en marcha.

Respecto de esto, es importante destacar que la primera y la segunda etapa no pueden ser consideradas realmente útiles si no se reparten de manera gratuita los test de embarazo y se enseña a usarlos. Es importante comprender que los anticonceptivos son los métodos no abortivos ideales para la sociedad de hoy en día, los cuales deben ser repartidos de manera masiva y gratuita alrededor del país.Esto es una condición «sine qua non» para que la prevención surta sus efectos [es decir, una condición «sin la cual no» podríamos esperar soluciones alentadoras para frenar los embarazos].

La entrega masiva de anticonceptivos es la primera medida que se debe tener, pero no la única. A la par, una política de educación sexual integral debe ser impartida por el Ministerio de Educación de la Nación y sustentada por el Estado en su totalidad, mediante una campaña de difusión masiva, la cual debería ser apoyada por cada uno de los sectores políticos a favor y en contra del aborto, incluidas todas las iglesias y sinagogas del país, así como las ONG interesadas en el tema y todo esto ser difundido masivamente -mediante una constante publicidad- por todos los medios de comunicación conocidos.

Proponemos además centrarnos en generar políticas de educación sexual integral en todas las escuelas del país, tanto para los alumnos como para sus padres en las reuniones escolares.

3. Como tercera etapa, debemos tener en cuenta los casos en los que tanto la primera etapa como la segunda no han logrado satisfacer las expectativas.Esto ocurre, cuando la mujer ya ha quedado embarazada.

Esta tercera etapa tiene que venir de la mano directa de la educación y de la entrega de anticonceptivos a tiempo, tiene que venir de la mano de una mujer que habiéndose cuidado o no, se haya hecho el test de embarazo alrededor de los 10 días de haber tenido relaciones, y que, de acudir al hospital de manera inmediata, se le entreguen de manera gratuita las pastillas abortivas necesarias para dar fin inmediato al asunto y, si las pastillas no producen el efecto buscado que se le practique dentro de las primeras 3 semanas de embarazo el tan solicitado aborto; luego de haberse chequeado por medio de una eco-transvaginal si late el corazón del niño o si no.

Ya no nos encontraríamos frente a medidas de prevención pre-abortistas como lo son la primera y la segunda etapa, pero sí nos encontraríamos con el caso real de poder brindar una solución inmediata ante la persona que sabiendo que está embarazada quiera abortar. En este caso, se le debe enseñar a la mujer de la manera más explícita posible lo que es y cómo se realiza un aborto y qué es lo que le ocurre al feto. Una vez más, la educación es primordial para que una mujer pueda decidir libremente.

Sin embargo, tenemos que tener en consideración que, si queda aprobado el proyecto de ley tal como está, puede ocurrir el hecho de que una mujer socialmente vulnerable se acerque a un hospital para abortar porque no tiene otra alternativa, y aunque se la eduque en el momento y se le muestre un video en tiempo real de lo que es un aborto -y eso la conmueva a retractarse- aun así termine abortando por no tener los medios económicos suficientes para mantener y solventar a ese futuro hijo. En este caso, debemos darnos cuenta de que el aborto para esta mujer puede ser gratuito, pero no libre, y que estamos fallando todos como sociedad.En este ejemplo que dimos, la mujer no tiene más opción que abortar por su condición social y su estado de pobreza. Por lo tanto y entendiendo que, «con educación y prevención no alcanza», pretendemos que el Estado debe ofrecer una solución inmediata, pero además que debe brindar una protección integral para todos los casos en que una mujer desee abortar por motivos económicos y no por una decisión realmente libre. Por ende, consideramos que el Estado en esos casos debe ofrecer la protección integral y económica de la mujer y del feto durante todo el transcurso del embarazado.

Una protección integral que cubra todos los gastos relacionados con el cuidado responsable del embarazo y además, el trabajo en conjunto con el actual «Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos de la Nación» para poder brindar el ofrecimiento de la simple alternativa de articular los mecanismos necesarios para que, llegado el caso de ser manifiestamente no querido por la madre, «el niño al nacer sea dado en adopción inmediatamente».

Y reiteramos, como contracara de esta etapa, si luego de todos estos ofrecimientos, la mujer desea abortar de todos modos, entonces cubrir los gastos del mismo (siempre respetando el límite de las 3 semanas hasta -antes de- que comience a latir el corazón del bebé). Es menester para nosotros dejar aclarado desde ya, que no aprobamos la legalización del aborto «libre» y sin causas. No consideramos correcto apoyar políticas que conlleven el permitir quitar una vida porque sí. Entendemos que lo mejor sería trabajar en las causales de no punibilidad, y nunca (jamás) en formas de legalizar o permitir un aborto «libremente». Por ende, nuestra postura se centra en ir en contra de legalizar el aborto sin motivos hasta las 14 semanas, hasta las 12 semanas, e incluso hasta la semana 1.Consideramos que, al haber vida desde la concepción, legalizarlo al aborto, es permitir matar a ese nuevo ser humano, a esa persona reconocida legalmente, y por eso, abortar sin causa alguna no podemos siquiera pensarlo. Sin embargo, pedimos a quienes sí lo consideran viable, que tengan la decencia de entender que no es lo mismo abortar a las 14 semanas de embarazo (cuando ya late su corazón, tiene órganos, siente dolor, tiene forma humana), que a las (o antes de las) primeras 3 semanas, cuando aún no comenzó siquiera a latir su corazón. Pedimos, que consideren esto por favor. Sin embargo, persona se es, desde la concepción, sin lugar a dudas.

Entendemos que permitir, por medio de una ley, que cualquier mujer, sin importar cuál sea su educación y / o posición social, por el simple hecho de estar embarazada pueda abortar -reclamando que con su cuerpo puede hacer lo que quiera- es hablar de un permiso legal para matar.

Debemos comprender que no sabemos cuándo comienza la vida, y quizás nunca lo sepamos con claridad científica. Pero sí sabemos que por cuestiones de seguridad jurídica todos los países expresan en sus normativas lo que consideran ellos respecto de la vida, y nuestro país ha aceptado como leyes máximas diversos tratados e instrumentos internacionales que contemplan que la vida existe desde la concepción, y que persona es desde el inicio de la vida, y que toda persona tiene derechos, incluso desde la concepción.Pero sin querer detenernos en cuestiones meramente legales, sostenemos que una ley del Congreso que legalice matar personas (persona es desde la concepción) es completamente inconstitucional e inconvencional, y puede generarle a la República Argentina la atribución de responsabilidades internacionales por el no cumplimiento de dichos pactos.

Lo que sí debemos entender es que lo que ya ha determinado la ciencia es incuestionable y que, si bien científicamente no se puede comprobar cuándo comienza la vida, sí se puede comprobar desde cuándo comienza a latir el corazón del feto (3 semanas), desde cuándo posee una figura humana y deja de ser un conjunto de células (3 semanas) y desde cuándo comienza a sentir dolor debido a que se termina de crear su sistema nervioso (3-4 semanas).

Sin embargo, consideramos interesante comprender el hecho de que mayormente se entiende por «terminada la vida de un adulto» cuando su corazón deja de latir, por ende, si el fin de la vida surge cuando el corazón deja de latir, el inicio de la vida podría surgir desde que el mismo «comienza a latir» (10). Por todo lo expuesto, reiteramos nuestra postura de que el aborto puede ser realizado únicamente antes de que comience a latir el corazón y, por supuesto, antes de que se termine de formar el sistema nervioso del feto, ya que luego de eso, el mismo sufriría una muerte horrible.

Comprobado esto, no podríamos sostener que esté bien eliminar una vida, que no sabemos científicamente desde cuándo comenzó, pero que sabemos que si tiene forma humana es porque es una persona igual a nosotros; si le late el corazón es porque tiene vida; y si tiene un sistema nervioso es porque puede sentir lo bueno y lo malo, como el dolor.No podemos permitir que se elimine una vida en ninguna de estas situaciones, porque «eso sí sería matar a conciencia».Apoyamos las propuestas brindadas por el Centro de Bioética (11), las cuales hacemos propias y transcribimos a continuación:

«Hacia una política pública para la maternidad vulnerable»

»1. Propuesta de lineamientos para una política pública integral para la maternidad vulnerable»

»La compleja situación de la maternidad vulnerable exige un esfuerzo interdisciplinario acompañado de políticas públicas que apoyen la maternidad en sus diferentes etapas. Por ello, proponemos medidas de los lineamientos de una política pública integral para la maternidad vulnerable a partir de diez ejes»:

»1. Sistema integrado de prestaciones»

»2. Prioridad de atención de la madre vulnerable»

»3. Especial atención a la embarazada adolescente»

»4. Detección temprana y orientación»

»5. Diagnóstico, orientación y derivación»

»6. Seguimiento y citación para control»

»7. Inversión en infraestructura e insumos»

»8. Capacitación e intervención interdisciplinaria»

»9. Coordinación y articulación de la red de prestadores»

»10. Elaboración de información confiable»

2. Derechos humanos de la mujer embarazada y las niñas y niños por nacer

»Desde el año 2010, en el Congreso Nacional cada dos años un grupo de diputados presenta un proyecto de ley que tiene como objetivo garantizar la protección integral de los derechos humanos de la mujer embarazada y de las niñas y los niños por nacer. En 2018 el proyecto se presentó bajo el N.° 324/2018; se trata de un conjunto de medidas articuladas para dar respuesta a la maternidad vulnerable».

»3. Programa “Mis primeros 1000 días”»

»La provincia de San Juan aprobó en 2017 el Programa Mis primeros 1000 días, pues ese plazo es fundamental para la nutrición, estimulación y cuidados de salud de los niños, desde su concepción.El programa tiene como fin “acompañar el crecimiento de todos los niños, promoviendo la expresión de su pleno potencial y por consiguiente el desarrollo de la sociedad en su conjunto. Es una estrategia de escala provincial que articula un conjunto de intervenciones desde una mirada de intersectorialidad. El objetivo es prevenir los problemas de salud que hoy afectan a las madres y sus hijos, que influyen en su pleno crecimiento y desempeño futuro, priorizando el rol protagónico que debemos asumir como sociedad siendo la base protectora de nuestras embarazadas y niños» (12).

Según una nota de Infobae realizada sobre la postura de la Academia Nacional de Medicina, podemos apreciar que «los proyectos de legalización del aborto (…) “vulneran el derecho intrínseco a la vida consagrado en normas de jerarquía constitucional” (…) los artículos 1 y 6.1 de la Convención sobre Derechos del Niño, respecto de los cuales recuerdan que nuestro país hizo una reserva señalando expresamente a través de una ley (la 23.849 ) que “se entiende (por) niño todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los dieciocho años de edad”, fijando de esta forma las “condiciones para la vigencia” de la Convención (artículo 75, inciso 22 , de la Constitución Nacional). (…) también define la inconstitucionalidad de los proyectos de legalización del aborto el inciso 23 del artículo 75 de la Constitución Nacional porque “garantiza el derecho a la vida desde el embarazo”, al “promover medidas de acción positiva a favor del niño y de la madre”, por parte del Congreso de la Nación, evitando en todo caso su ‘desamparo’”. Cabe entonces “un régimen asistencial público que proteja ambas vidas” y, a la vez, dé a la madre la posibilidad de entregarlo en adopción”» (13).

Según el Ministerio Público de la Defensa:«Con el dictado del fallo “F., A.L.”, la Corte dio un gran paso para garantizar el acceso a la interrupción del embarazo en los casos regulados legalmente. Es preciso seguir avanzando en esa línea, a fin de asegurar la vigencia de los derechos humanos de las mujeres y de cumplir con los mandatos internacionales asumidos en la materia, evitando así que el Estado incurra en responsabilidad internacional» (14).

Para finalizar, proponemos mejorar la redacción del Código Penal vigente, y aumentar -lo que sea necesario- las causas de no punibilidad, así como aclarar las ya existentes.

Proponemos convocar a todas las Provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherirse a un «Protocolo e Instructivo Único» para médicos y pacientes que resuelvan todas las dudas legales y biológicas sobre cómo actuar ante cada caso en que se quiera realizar un aborto. Respecto de los protocolos, les recordamos que, en el mes de junio de 2015, el Ministerio de Salud de Nación publicó en su página web un «Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo» de 72 páginas y visible en PDF (15). Este protocolo se encarga de revisar y actualizar la información médica, bioética y legal contenida en una Guía Técnica.

Si bien el Protocolo establece que «es de aplicación obligatoria en todo el territorio argentino y debe ser puesto en práctica por todas las instituciones sanitarias, tanto públicas como privadas», lo cierto es que el documento carece de estatus de resolución ministerial, y no ha sido acompañada por una estrategia firme que promueva su amplia difusión y aplicación por parte de las autoridades federales.Pensamos que sobre esto, hay que trabajar.

Más allá del protocolo, proponemos también que se cree a nivel nacional un «Registro de objetores de conciencia» para saber a quién sí y a quien no recurrir, y no dejar a las mujeres en condiciones de real desamparo, como lastimosamente ocurre muchas veces en la actualidad porque ni los hospitales ni el Estado en sí mismo se ocupan de garantizar que las mujeres puedan acceder al aborto en los casos no punibles de interpretación amplia. Esto, claramente, tiene que cambiar.

Compartimos la postura de Esteban Liendo -coordinador del equipo de voceros de la ONG Frente Joven, y Activista Pro-Vida- respecto a que «el cuidado de la vida vulnerable» -esto es, de la mujer embarazada- «es la solución». Dice Liendo, en una nota a Infobae: «Las paradojas del aborto son cada vez más claras: ¿quién gana con un aborto? Nadie. Ni la mujer, ni su hij@, ni la sociedad. Nadie. Es una claudicación a la miseria, a la desesperanza, a la apatía. Y así otras preguntas quedan flotando en el aire: ¿alguien la ayudó en su situación de riesgo?, ¿alguien la presionó para que abortara?, ¿alguien miró para otro lado?, ¿quién fue indiferente ante la situación del aborto de esta mujer? (…) Las madres en riesgo son vidas vulnerables, y para cuidar a los niños y niñas por nacer, debemos, antes que nada, cuidarlas a ellas, y afrontar los problemas integralmente: ofrecer protección, ayuda y contención real. Suplir las presiones violentas del entorno con una mano amiga, que la ayude a reconocer a su hij@ por nacer para que pueda darle la oportunidad de la vida, a la vez que ella -la mamá- se da una oportunidad. Ante la careta humanitaria del aborto, ofrecer un verdadero rostro solidario y una atención concreta. (…) El aborto es cruel, frío, es un proceso de descarte de vidas humanas. El aborto no puede ser nuestra propuesta si buscamos una sociedad más justa.Como sociedad no podemos mirar para otro lado, mientras sentenciamos a la oscuridad del aborto a tantas mujeres vulnerables. Tenemos que ponerle la cara al problema y ofrecer una solución verdadera: la educación sexual integral y el cuidado real de la vida vulnerable, de la madre y de su hij@ por nacer» (16).

Siguiendo la misma línea argumental, creemos conveniente cerrar este trabajo con una frase de Martin Luther King, Premio Nobel de la Paz, uno de los principales líderes del movimiento para la defensa de los derechos fundamentales, importante valedor de la resistencia no violenta ante la discriminación racial, y un gran referente. Él dijo una vez lo siguiente:

«No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que más me preocupa es el silencio de los buenos». Martin Luther King.

Argentinos, se apruebe o no una ley a favor del aborto, sepamos que aún estamos a tiempo de cambiar como sociedad y mejorar como personas, pero necesitamos movernos, no podemos quedarnos quietos a esperar que otro lo haga por nosotros.

Y si este artículo les ha sido útil en algo, les solicitamos difundirlo, compartirlo, hacerlo llegar a cada hogar. Para que la cultura de la ignorancia, del desconocimiento y la vaguedad no prime más.

Con estos consejos, esperamos hayan obtenido propuestas superadoras d el tema en cuestión.

III. AGRADECIMIENTOS ESPECIALES

Agradezco la activa colaboración en la redacción del presente trabajo a la Dra. Ana Silvia Gómez (17); a la Bachiller en Derecho (UBA) Daiana Dávila; y a la Consultora Técnica Dámaris Badalassi.

IV. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Véanse los siguientes textos

– ANDORNO, Roberto: «El principio de dignidad humana en el bioderecho internacional», en GARCÍA, José Juan (dir.): Enciclopedia de Bioética.

– BARI EMA, Pettit: en Philip Pettit, Il repubblicanesimo. Una teoría della libertà e del governo. Milano, Feltrinelli, 2000, en CASANOVA María Paula: «El derecho a decidir sobre el propio cuerpo», en Diario El Derecho, 23 de abril de 2012.

– BASSEN Paul: «Present Sakes and Future Prospects:The Status of Early Abortion», Philosophy and Public Affairs, xi, 4 (1982):322-326.

– CASANOVA, María P.: «El derecho a decidir sobre el propio cuerpo», publicado por Diario El Derecho, 23/4/2012.

– «Constitución de la Organización Mundial de la Salud», en Documentos Básicos, Documento Oficial N.° 240, Washington, 1991.

– FARRELL, Martín: La ética del aborto y la eutanasia. Buenos Aires, Abeledo Perrot, 1985.

– GENESER, Finn: Histología, 3.ª ed. S. l., Panamericana, 2000,. Lengua: CASTELLANO, ISBN: 9789500608831.

– HOOFT, Federico: en Bioética, derecho y ciudadanía: casos bioéticos en la jurisprudencia». Autores: Pedro Federico Hooft; Diego Gracia Guillén; Augusto Mario Morello. Bogotá, s. e., 2005.

– LAFFERRIERE Jorge ., y ALONSO TELLO, Juan: «El diagnóstico genético preimplantatorio: de nuevo sobre los límites de “Artavia Murillo”», Mendoza, Argentina, en Revista Foro Jurídico.

– LAMM Eleonora: Actos de disposición sobre el propio cuerpo, marzo de 2017.

– LLAMBÍAS, Joaquín: Tratado de Derecho Civil. Parte General, t. 1. S. l., Perrot, 1973.

– MASSINI CORREAS, Carlos: La falacia de la falacia naturalista, Idearium, Mendoza, 1995, en BORDA, Guillermo A.: La persona humana. S. l., La Ley, 2001.

– NATHANSON, Bernard: Aborting America (en inglés). Garden City: Doubleday & Company, Inc., 1979.

– OMS, Aborto sin riesgos: guía técnica y de políticas para sistemas de salud, 2.ª ed., 2012.

– PREGNO Elian en: SLAVIN, Pablo E. (comp.): «V Jornadas Nacionales de Filosofía y Ciencia Política», ver nuestra contribución: Algunas meditaciones para la construcción de una noción de persona. Mar del Plata, Suárez, 2005, t. 1.

– RIVERA, Julio C., y MEDINA, Graciela: Código civil y comercial de la Nación comentado. Buenos Aires, La Ley, 2015.

– Santa Biblia: Versiones Reina Valera, NTI, y NTV.

– WARREN Reich: Encyclopedia of Bioethics. New York, Schuster, 1978.

– WILLIAMS, «Obstetricia», 1980.

2. Referencias tomadas de internet.Véanse los siguientes enlaces web:

http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000000875cnt-protocolo_ile_octubre%202016.p
f

http://bit.ly/1xpQJTi

http://docstore.ohchr.org/SelfServices/FilesHandler.ashx?enc=6QkG1d/PPRiCAqhKb7yhsr0yVMLY8Itqp7eIpa
y9/zhpqAgxIv0wYIHQRBCyv6Z5WSAJ4meQ2Iea4vsJ8k3h3Z9tf8Zhq9ArWhbOcM5HeYIc7uC2EHbdvDwSy%2BY%2Bjw7

http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_257_esp.pdf

http://www.msal.gob.ar/saludsexual/ley.php y / o en

http://www.msal.gob.ar/saludsexual/downloads/ley_25673_SSR.pdf

https://www.infobae.com/salud/2018/02/26/daremos-al-congreso-las-evidencias-cientificas-para-que-se
tome-la-mejor-decision-en-el-debate-sobre-el-aborto-legal/

https://www.infobae.com/opinion/2018/02/28/lo-juridico-del-aborto/

http://despenalizacion.org.ar/pdf/publicaciones/ProtocoloANP2015.pdf

http://www.bbc.com/mundo/noticias-39017963

https://www.acamedbai.org.ar/declaraciones/02.php

https://opinion.infobae.com/esteban-liendo/2013/11/17/el-cuidado-de-la-vida-vulnerable-es-la-soluci
n/index.html

https://www.acamedbai.org.ar/pdf/declaraciones/Academia%20Nacional%20de%20Medicina%
0(3).pdf

http://bioetica.uft.cl/index.php/revista-altus/item/bernard-nathanson-el-abortista-que-defendio-la-
ida

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/f/friedan.htm

https://www.lanacion.com.ar/1687935-el-grito-silencioso-del-aborto

https://www.catholiceducation.org/en/controversy/abortion/confessions-of-an-ex-abortionist.html

https://web.archive.org/web/20130219003420/http://www.aboutabortions.com/DrNathan.html

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002398.htm

https://inatal.org/el-embarazo/semana-a-semana/245-semana-6-de-embarazo.html

http://www.espanito.com/curriculum-vitae-de-elian-pregno.html?part=3

https://solidaridad.net/madre-teresa-de-calcuta-aborto-amenaza-para-la-paz/

https://www.lanacion.com.ar/2059112-el-famoso-discurso-de-la-madre-teresa-al-aceptar-del-nobel-de-l
-paz

http://centrodebioetica.org/2018/04/las-sentencias-de-los-organismos-internacionales-y-la-interpret
cion-el-art-4-1-de-la-convencion-americana-de-derechos-humanos/

http://www.salud.gob.ar/dels/entradas/actos-de-disposicion-sobre-el-propio-cuerpo.

https://capacitacion.jusmisiones.gov.ar/files/material_curso/03-15-JORNADA%20ACT%20COD%20CIV%20UNIFICADO/Los_derechos_personalsimo
_en_el_nuevo_Cdigo_Civil_2.pdf

http://www.salud.gob.ar/dels/entradas/derecho-constitucional-y-salud

http://www.plannedparenthood.org

http://www.raffo.com.ar/prospectos/segurite_prospecto.pdf

http://centrodebioetica.org/2018/03/analisis-del-proyecto-de-ley-de-aborto-libre-y-propuestas-para-
a-maternidad-vulnerable/

http://centrodebioetica.org/2018/03/analisis-del-proyecto-de-ley-de-aborto-libre-y-propuestas-para-
a-maternidad-vulnerable/

https://amnistia.org.ar/wp-content/uploads/delightful-downloads/2017/09/EL-ACCESO-AL-ABORTO-EN-ARGE
TINA-ENTREGA03-FINAL.pdf

http://www.ucalp.edu.ar/wp-content/uploads/2016/09/g-derecho-decidir-nuestro-cuerpo.pdf

http://www.notivida.com.ar/boletines/754_.html

https://www.infobae.com/sociedad/2018/02/20/cuantas-son-realmente-las-muertes-maternas-por-aborto-e
-la-argentina/

http://www.deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/09/2016-Tabla40.html

http://www.notivida.org/boletines/1073_.html

http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000000875cnt-protocolo_ile_octubre%202016.p
f

http://www.sociales.uba.ar/wp-content/uploads/Programa-Bioetica-y-DDHH-Parte-II.pdf

https://www.ugr.es/~eianez/Biotecnologia/bioetica.htm

http://www.bioeticaparatodos.com/tag/warren-t-reich/

https://www.eutanasia.ws/hemeroteca/m45.pdf

http://www.ossyr.org.ar

https://www.thefreedictionary.com/erasion

http://centrodebioetica.org/2018/03/analisis-del-proyecto-de-ley-de-aborto-libre-y-propuestas-para-
a-maternidad-vulnerable/

https://www.infobae.com/sociedad/2018/03/23/la-academia-nacional-de-derecho-advierte-que-la-legaliz
cion-del-aborto-es-inconstitucional/

http://www.mpd.gov.ar/index.php/programas-y-comisiones/55-comision-sobre-tematicas-de-genero/608-ab
rto-no-punible-a-casi-un-siglo-de-su-regulacion-y-a-mas-de-un-ano-del-fallo-f-a-l

http://www.infobae.com/sociedad/2018/02/28/podria-ser-inconstitucional-una-ley-que-despenalice-el-a
orto/

http://www.infobae.com/sociedad/2018/03/23/la-academia-nacional-de-derecho-advierte-que-la-legaliza
ion-del-aborto-es-inconstitucional/

http://www.infobae.com/opinion/2018/02/28/lo-juridico-del-aborto/

http://www.infobae.com/salud/2018/02/26/daremos-al-congreso-las-evidencias-cientificas-para-que-se-
ome-la-mejor-decision-en-el-debate-sobre-el-aborto-legal/

http://www.infobae.com/politica/2018/02/26/mauricio-macri-recibe-a-los-legisladores-de-cambiemos-pa
a-fijar-la-agenda-del-congreso-y-dar-senales-sobre-el-debate-por-el-aborto/

http://centrodebioetica.org/2018/03/analisis-del-proyecto-de-ley-de-aborto-libre-y-propuestas-para-
a-maternidad-vulnerable/

https://www.infobae.com/sociedad/2018/02/20/cuantas-son-realmente-las-muertes-maternas-por-aborto-e
-la-argentina/

http://www.telam.com.ar/notas/201803/260223-la-pampa-santa-rosa-aborto.html

https://www.lmneuquen.com/se-encendio-la-polemica-el-deliberante-luego-del-acompanamiento-al-dia-de
-nino-nacer-n585402

https://www.lmneuquen.com/el-concejo-voto-favor-del-dia-del-nino-nacer-n585446

http://www.lacapitalmdp.com/que-opina-el-concejo-deliberante-sobre-el-aborto-la-emergencia-en-viole
cia-de-genero-y-otras-consignas-del-8m/

https://www.rionegro.com.ar/neuquen/la-mayoria-de-los-concejales-de-neuquen-se-manifestaron-contra-
l-aborto-MI4659860

http://libresdelsur.org.ar/noticias/la-legalizacion-del-aborto-en-el-deliberante/

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/05/ – Sintesis-estadistica-Nro1.pdf http://bit.ly/1xpQJTi

http://docstore.ohchr.org/SelfServices/FilesHandler.ashx?enc=6QkG1d/PPRiCAqhKb7yhsr0yVMLY8Itqp7eIpa
y9/zhpqAgxIv0wYIHQRBCyv6Z5WSAJ4meQ2Iea4vsJ8k3h3Z9tf8Zhq9ArWhbOcM5HeYIc7uC2EHbdvDwSy%2BY%2Bjw7

http://www.msal.gob.ar/saludsexual/ley.php

http://www.msal.gob.ar/saludsexual/downloads/ley_25673_SSR.pdf

https://www.acamedbai.org.ar/declaraciones/02.php

https://www.acamedbai.org.ar/pdf/declaraciones/Academia%20Nacional%20de%20Medicina%
0(3).pdf

3. Jurisprudencia analizada

– C. Nac. Civ., Sala 1, Rabinovich, «Ricardo D. s/ amparo», 3/12/1999.

– CSJN: Fallo «F., A. L. s/ Medida autosatisfactiva», 13/3/2012.

– Corte Interamericana de Derechos Humanos, «Artavia Murillo y otros Vs. Costa Rica», 2012.

4.Legislación analizada

– Constitución de la Nación Argentina .

– Código Civil y comercial de la Nación .

– Ley 23.849 .

– Ley 23.054 .

– Declaración Americana sobre Deberes y Derechos del Hombre .

– Declaración Universal de Derechos Humanos .

– Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas .

– Pacto de San José de Costa Rica .

– Convención para la Eliminación de Todas Formas de Discriminación contra la Mujer .

– Convención sobre Derechos del Niño .

– Pacto Internacional de Derec hos Civiles y Políticos.

– Convención Americana sobre Derechos Humanos.

– Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

– Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

———-

(1) FARRELL, Martín: La ética del aborto y la eutanasia. Buenos Aires, Abeledo Perrot, 1985. Puede verse en http://www.sociales.uba.ar/wp-content/uploads/Programa-Bioetica-y-DDHH-Parte-II.pdf.

(2) Warren Reich, quien define a la Bioética como el «estudio sistemático de la conducta humana en el área de las ciencias de la vida y la salud, examinado a la luz de los valores y principios morales», disponible en https://www.ugr.es/~eianez/Biotecnologia/bioetica.htm, y en http://www.bioeticaparatodos.com/tag/warren-t-reich/. Véase el libro: REICH, W.: Encyclopedia of Bioethics. New York, Schuster, 1978.

(3) BASSEN, Paul: «Present Sakes and Future Prospects: The Status of Early Abortion», en Philosophy and Public Affairs, XI, 4, 1982, pp. 322-326.

(4) Véase el siguiente libro: Bioética, derecho y ciudadanía:casos bioéticos en la jurisprudencia, de Pedro Federico Hooft; Diego Gracia Guillén; Augusto Mario Morello, Bogotá, 2005.

(5) Eduardo Rivera López es licenciado en filosofía (Universidad de Buenos Aires, Argentina) y doctor en Ciencias Políticas (Universidad de Mainz, Alemania). Ha publicado varios libros sobre filosofía política y bioética, así como artículos en Análisis Filosófico, Crítica, Rechtstheorie, Analyse und Kritik, Doxa, RLF, Associations, Developing World Bioethics, entre otras revistas especializadas. https://www.eutanasia.ws/hemeroteca/m45.pdf

(6) Para mayor información, se puede consultar lo siguiente: Hoja Informativa N.º1 del Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva, disponible en: http://www.ossyr.org.ar

(7) Así decía el gran humorista Juan Verdaguer en uno de sus chistes -estos no hacían reír pero sí hacían pensar. Puede verse su actuación en https://www.youtube.com/watch?v=I5wpUnByCVQ.

(8) «Erasion» en inglés es el término utilizado para definir al «Acto de borrar». Este tipo de palabra no existe en el idioma castellano. Véase el siguiente enlace web: https://www.thefreedictionary.com/erasion.

(9) Véase el siguiente enlace web: https://www.infobae.com/salud/2018/02/26/daremos-al-congreso-las-evidencias-cientificas-para-que-se-tome-la-m
jor-decision-en-el-debate-sobre-el-aborto-legal/.

(10) Se dice que deja de haber vida en cualquier persona cuando su corazón deja de latir; por lo que podemos concluir que, si su corazón late, indudablemente hay vida.

(11) Véase el siguiente enlace web: http://centrodebioetica.org/2018/03/analisis-del-proyecto-de-ley-de-aborto-libre-y-propuestas-para-la-materni
ad-vulnerable/.

(12) Ibídem.

(13) Véase el siguiente enlace web: https://www.infobae.com/sociedad/2018/03/23/la-academia-nacional-de-derecho-advierte-que-la-legalizacion-del-
borto-es-inconstitucional/.

(14) http://www.mpd.gov.ar/index.php/programas-y-comisiones/55-comision-sobre-tematicas-de-genero/608-aborto-no-pu
ible-a-casi-un-siglo-de-su-regulacion-y-a-mas-de-un-ano-del-fallo-f-a-l.

(15) Véase el siguiente enlace web:http://despenalizacion.org.ar/pdf/publicaciones/ProtocoloANP2015.pdf.

(16) Véase el siguiente enlace web: https://opinion.infobae.com/esteban-liendo/2013/11/17/el-cuidado-de-la-vida-vulnerable-es-la-solucion/index.h
ml.

(17) Abogada (UNC), especialista en Derecho de Familia y Derecho Laboral. Adscripta en la Cátedra de Derecho Privado VI (Familia y Sucesiones) de la Universidad Nacional de Córdoba, Facultad de Derecho. Litigante independiente en la Ciudad de Córdoba, Argentina.

(*) Abogado (UBA) con orientación en Derecho del Trabajo y Seguridad Social. Escritor. Ganador del Concurso de Ponencias organizado en el marco del «X Congreso Nacional de Práctica Profesional» de la UBA. Finalista del Concurso Universitario «El acceso a la Justicia», organizado por la Secretaría de Coordinación de Políticas Judiciales, dependiente del Plenario del Consejo de la Magistratura de la CABA. Seleccionado en dos (2) oportunidades por la Secretaría de Investigación de la Facultad de Derecho de la UBA para realizar diversos Talleres de Estudio Profundizado (TEP). Elegido en tres (3) oportunidades por el Programa de Pasantías de la Facultad de Derecho (UBA) para participar de actividades formativas rentadas semestrales en la Procuración General de la CABA (GCBA).