Se ordena al INSSJP a otorgar el 100% de cobertura de los medicamentos oncológicos

Partes: M. P. A. c/ Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados s/ amparo de salud

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: III

Fecha: 26-sep-2017

Cita: MJ-JU-M-108780-AR | MJJ108780 | MJJ108780

Se ordena al INSSJP a otorgar el 100% de la cobertura de los medicamentos oncológicos pues el derecho a la vida es el primer derecho de la persona garantizado por la CN.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la medida cautelar y ordenar al organismo demandado a otorgar al actor la cobertura del 100% de los medicamentos prescriptos por su médico tratante, por estar acreditada la verosimilitud del derecho y el peligro en la demora, ya que tratándose de un paciente oncológico, resulta aplicable la res. MS Nº 201/02 que reglamenta el PMO y establece en sus arts. 7.3 y 7.4 específicamente la cobertura pretendida.

2.-Independientemente de la cobertura prevista en el PMO, en virtud de las res. MS 939/00 y 201/02 no existen patologías excluidas, en tales condiciones, la limitación en la cobertura debe ser entendida como un ‘piso prestacional’, por lo que no puede, como principio, derivar en una afectación del derecho a la vida y a la salud de las personas, que tiene jerarquía constitucional, máxime cuando la Ley 23.661 creó el Sistema Nacional del Seguro de Salud con el objetivo fundamental de proveer el otorgamiento de prestaciones de salud integrales que tiendan a la protección de la salud con el mejor nivel de calidad disponible.

3.-Cabe admitir la pretensión del actor y ordenar al organismo demandado a otorgar la cobertura de l00% de los medicamentos oncológicos prescriptos por su médico tratante en virtud del cáncer que padece ya que no corresponde detenerse en la consideración de razones puramente económicas pues, el derecho a la vida -que incluye a la salud- es el primer derecho de la persona garantizado por la CN. y por tratados internacionales, y constituye un valor fundamental respecto del cual los restantes valores tienen siempre carácter instrumental.

Fallo:

Buenos Aires, 26 de septiembre de 2017.

VISTO: El recurso de apelación interpuesto y fundado por la demandada a fs. 53/56 (concedido en relación y con efecto devolutivo a fs. 59) contra la resolución de fs. 50/51, cuyo traslado fue contestado a fs. 64/69

y CONSIDERANDO:

I. El Sr. Juez tuvo por acreditada la verosimilitud del derecho y el peligro en la demora, y en consecuencia, decretó la medida cautelar solicitada y ordenó al INSSJP otorgar al Sr. A.P.M. la cobertura del 100% de los medicamentos oncológicos prescriptos por su médico tratante y en virtud del cáncer que padece.

Contra esa decisión se agravia la demandada, quien alega -básicamente- que no existió conducta arbitraria de su parte, que el actor no agotó debidamente el trámite administrativo previo y que el medicamento prescripto no resulta el más adecuado para el tratamiento de la enfermedad.

II. Es oportuno destacar que, más allá de sus agravios, la recurrente no desconoció la condición de afiliado del actor, de 66 años de edad, ni la enfermedad que padece “cáncer de vejiga”, y que requiere tratamiento para curar su enfermedad. Asimismo obra el reclamo extrajudicial efectuado ante el PAMI (cfr. documental de fs. 1/13).

Sentado lo expuesto, cabe recordar que la verosimilitud del derecho, como requisito esencial para la procedencia de la medida cautelar, refiere a la posibilidad de que el derecho exista y no a una incontestable realidad, la cual sólo se logrará al agotarse el trámite (Corte Suprema Fallos: 306:2060; esta Sala, causa 10.578/05 del 09.12.2005 y sus citas).

En el sublite, tratándose de un paciente “oncológico”, resulta aplicable la Resolución Nº 201/02 (del Ministerio de Salud) que reglamenta el PMO y señala en su art. 7.3 la cobertura del 100% de los “medicamentos para uso oncológico” y en el art.7.4 se indica la cobertura del 100% de la medicación “de soporte clínico de la quimioterapia” y de la “medicación analgésica destinada al manejo del dolor de pacientes oncológicos”.

Por otra parte, no resulta ocioso recordar que, independientemente de la cobertura prevista en el Programa, no existen patologías excluidas (ver considerandos de la Resol. 939/00 del Ministerio de Salud, modificada por Resol. 201/02). En tales condiciones, esa limitación en la cobertura debe ser entendida como un “piso prestacional”, por lo que no puede, como principio, derivar en una afectación del derecho a la vida y a la salud de las personas -que tiene jerarquía constitucional (Corte Suprema, Fallos 323:1339 )-, máxime cuando la ley 23.661 creó el Sistema Nacional del Seguro de Salud con el objetivo fundamental de proveer el otorgamiento de prestaciones de salud integrales que tiendan a la protección de la salud con el mejor nivel de calidad disponible (cfr. Sala 1, causas 630/03 del 15-4-2003 y 10.321/02 del 13-4-2004; Sala 3, causa 2216/04 del 15-11-2005 y Sala de Feria, causa 13.572/06 del 19-1-2007), siendo claro que no corresponde aquí detenerse en la consideración de razones puramente económicas pues, como lo ha precisado la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el derecho a la vida -que incluye a la salud- es el primer derecho de la persona garantizado por la Constitución Nacional y por tratados internacionales, y constituye un valor fundamental respecto del cual los restantes valores tienen siempre carácter instrumental (Fallos 323:3229 y 324:3569 ).

III.Respecto del agravio de la demandada en cuanto al incumplimiento del trámite administrativo por parte del actor en orden a aportar documentación médica, la recurrente no se hace cargo de los fundamentos en los cuales el señor juez sustentó su resolución, en cuanto a la urgente provisión del medicamento en virtud de la enfermedad que padece y cuya prescripción se encuentra debidamente justificada con la documentación adjunta en autos.

Por otra parte, el Sr. P.A.M. ha agotado la vía administrativa correspondiente, recibiendo una respuesta dilatoria por parte del PAMI, lo cual no se condice con la obligación de los Agentes de Seguro de Salud de velar primordialmente por la salud de sus afiliados.

Así pues, el régimen jurídico aplicable al caso, sumado a la enfermedad y al tratamiento prescripto al afiliado es lo que permite tener por configurada la verosimilitud en el derecho (superficialmente valorada en esta etapa del juicio), a tener acceso a la cobertura del 100% del medicamento para tratar su enfermedad. Esta cuestión no ha sido desvirtuada por la demandada mediante ninguna prueba científica que avale sus dichos.

Lo expuesto hasta aquí basta para confirmar la cautelar decretada por el a quo, sin que ello obste a recordar (con relación al peligro en la demora en este tipo de conflictos) que en las decisiones relacionadas con la salud de las personas, resulta suficiente para tener por acreditado tal recaudo, la incertidumbre y la preocupación que ellas generan, de modo que la medida sea necesaria para disipar un temor de daño inminente, acreditado prima facie o presunto (ver Fassi-Yañez, Código Procesal Comentado, T 1, pág.48 y sus citas de la nota nº13 y Podetti, “Tratado de las medidas cautelares”, pág.77, nº19).

Por consiguiente, el Tribunal RESUELVE: confirmar la resolución apelada en todo cuanto ha sido materia de agravios, con costas (art. 68 del CPCCN).

Regístrese, notifíquese -oportunamente publíquese- y devuélvase.

Guillermo A. Antelo

Ricardo G. Recondo

Graciela Medina