De la cuna a la tumba, la responsabilidad extendida del productor

Autor: Mollar, Natalia A.

Fecha: 14-mar-2018

Cita: MJ-DOC-12753-AR | MJD12753

Sumario:

I. Introito. II. Entendiendo la REP. III. ¿A qué nos referimos cuándo hablamos de REP? IV. Distinción con otros tipos de responsabilidad. V. Cuestiones internacionales. VI. Unión Europea. VII. Ámbito regional. VIII. En Latinoamérica. IX. Sistema argentino: Legislación con la que contamos. X. Etapas en la gestión articulada por el registrante. XI. Corolario. XII. Bibliografía

Doctrina:

Por Natalia A. Mollard (*)

I. INTROITO

El presente trabajo buscará ahondar en el estudio de la temática de la Responsabilidad Extendida del Productor (REP) no solo en la Argentina, sino también partiendo del contexto global.

Más allá de esto, consideramos relevante comenzar el trabajo reflexionando sobre por qué temas como estos cobran relevancia hasta terminar queriendo manifestarse en la legislación. La idea detrás de la REP es que vivimos en una sociedad consumista. En este tipo de sociedad, lo que funciona es un sistema dividido en pasos a partir del cual los materiales inicialmente «extraídos» de la naturaleza pasan por un proceso de «producción»; una vez transformados serán «distribuidos» para su posterior «consumo», acabando con su «disposición final».

La tendencia global es identificar los problemas en cada uno de estos pasos para buscar la forma de disminuir el impacto al mínimo, buscándose así los mejores procesos de extracción (que sean sustentables y que no generen daños irreparables en los terrenos), produciéndose de forma no solo eficaz, sino también eficiente, donde los trabajadores cuenten con condiciones dignas y equitativas de labor. En resumidas cuentas, la REP busca la eficiencia del último punto del proceso: La disposición final.

¿Cómo llegamos a que esa sea la tendencia global? Básicamente por la observación de la realidad, que concluye en que tal sistema lineal de producción y consumo no se condice con un planeta finito con recursos limitados. La producción interactúa con sociedades, culturas, economías, personas y también con Estados y empresas. Al estar todo relacionado, cada acción tomada generará un impacto, desde el trabajo con químicos hasta otras cuestiones sociológicas como el sistema capitalista en el que vivimos, que nos acerca términos como el de la obsolescencia programada o la obsolescencia percibida.Los mismos implican, básicamente, que los productos necesariamente deban reemplazarse por otros más nuevos, ya sea porque estos voluntariamente están diseñados para durar por un período de tiempo determinado, o porque los cánones de la moda nos hacen creer que es necesario adquirir lo que sea tendencia.

II. ENTENDIENDO LA REP

Una idea que nos quedó pendiente en la introducción es la siguiente: «Nada» surge de la nada y porque sí, sino que todo cuenta con un proceso y con una historia detrás. El capitalismo no es «malo» en sí mismo, sino que apareció como respuesta ante la profunda crisis laboral de los años cincuenta. Entre la publicidad, el consumo, la obsolescencia programada, más consumo y la aparición de los créditos bancarios, se pudo conseguir salir de tal situación.

Lo mismo sucede con las diversas cuestiones de sostenibilidad (o sustentabilidad, según el debate): Aparecen como respuesta ante las consecuencias del capitalismo, buscándose ahora el reciclado, el sistema de economía circular como reemplazo de la economía lineal y la maximización de utilidades en cada paso del proceso productivo.

Así, en países europeos comienzan a aparecer (y a modo de ejemplo) tasas de reciclaje que se incluyen en el precio del producto, que sirve para solventar sistemas de recogido, clasificación, transporte y reciclaje en plantas especializadas, pudiendo recuperar metales como cobre, hierro, níquel, cadmio, tarjetas electrónicas, etcétera.

III. ¿A QUÉ NOS REFERIMOS CUÁNDO HABLAMOS DE REP?

«Principio político orientado a promover mejoras ambientales para ciclos de vida completos de los sistemas de los productos, al extender las responsabilidades de los fabricantes del producto “a varias fases del ciclo total de su vida útil”, y especialmente a su recuperación, reciclaje y disposición final. (…) La responsabilidad extendida del productor (REP) es implementada a través de instrumentos políticos administrativos, económicos e informativos» (1).

Esta definición fue propuesta por Thomas Lindhqvist (2) en 1990.La misma fue oficialmente presentada en el informe para el Ministerio de Medio Ambiente de Suiza, «Modelos para la responsabilidad extendida del productor». Más tarde el concepto se revisó y se le dio una matriz legal haciendo legalmente vinculantes las acciones de organismos internacionales.

En 2001, la OCDE dio su propia definición (3): «un enfoque sobre política ambiental en el que la responsabilidad del productor sobre un producto se extiende al estadio posterior al consumidor del ciclo de vida de un producto». (Definición que si bien dice lo mismo, reduce la responsabilidad en comparación con la anterior definición, que se refería a varias fases del ciclo total de su vida útil).

De los distintos informes disponibles sobre el tema, hay dos cuestiones que son clave: Una de ellas es en cuanto a los objetivos que se propone un programa de REP, mientras que la otra es la cuestión de los distintos tipos de responsabilidad que surgen para el productor.

En cuanto a la primera de estas cuestiones, se encuentran dos tipos de objetivos (4):

1. La mejora en el diseño de los productos y sus sistemas; planteando a su vez modificaciones en el proceso productivo (como p. ej., fabricar sin tóxicos), ya que el impacto está ampliamente relacionado con el diseño. De lo dicho se entiende por:

– Diseño: La elección de los materiales, sustitución de componentes, reducir el producto o la energía empleada en su producción, su calidad, etcétera.

– Sistema: Referido al resto de los factores implicados.

2. La utilización de productos y materiales de calidad a través de la «recolección», «tratamiento» y reutilización o «reciclaje» de manera ecológica y socialmente conveniente. En palabras más simples: Gestión adecuada de residuos.

En cuanto a la segunda cuestión, encontramos cuatro tipos clave de responsabilidad (5):

1. Responsabilidad legal

Vendría a ser la que corresponde a los daños provocados al medio ambiente como consecuencia de la producción de determinado producto.

2.Responsabilidad económica

El productor cubrirá todos o parte de los costos, por ejemplo, la recolección, reciclaje y disposición final de los productos que fabrica. (Estos gastos podrán costearse por el mismo productor o a través de algún tipo de tarifa).

3. Responsabilidad física

Se utiliza para caracterizar los sistemas en los que el fabricante participa activamente en el manejo físico de los productos o de sus efectos.

4. Responsabilidad de informar

Sobre las propiedades del producto que se fabrica.

Como vemos, ambas cuestiones están sumamente relacionadas. La existencia de distintos niveles de responsabilidad hará eco en planteamientos de ecodiseño en los productos, más aún cuando sobre los mismos productores pesará la carga de la disposición final.

La consecuencia que termina surgiendo de esto es que la responsabilidad deja de ser de carácter reparatoria para ser anticipatoria, preventiva, temprana, precoz, de evitación del daño.

IV. DISTINCIÓN CON OTROS TIPOS DE RESPONSABILIDAD

Entre los distintos países que consideran la figura de la Responsabilidad Extendida del Productor, cabe distinguir lo siguiente (6):

1. REP: Responsabilidad Extendida del Productor, que básicamente desplaza la responsabilidad del Estado hacia el productor.

2. RIP: Responsabilidad Individual del Productor. Funciona por ejemplo en la Unión Europea y en ciertos estados de EE. UU. e implica que el productor sea responsable de la adecuada gestión de sus propios productos. «(…) un productor asume una responsabilidad económica individual cuando paga anticipadamente por la gestión de fin de ciclo de sus propios productos». Dentro de esta categoría también tenemos la RCP (responsabilidad colectiva del productor) que se presenta, por ejemplo, desde organizaciones que reúnen a fabricantes, importadores y distribuidores, catalogadas como OPR (Organización Responsable de Productores).

3. RAEE: Responsabilidad para los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Este tipo de Responsabilidad aparece en el Convenio de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación.El mismo regula la generación, manipulación, transporte, tratamiento y disposición final de residuos peligrosos haciendo énfasis en la prevención. La idea detrás del mismo fue frenar la exportación de residuos peligrosos. (Retomaremos este tema más adelante).

Recapitulando y así vista la cuestión, la REP no parecería presentar mayores complicaciones. Tenemos su definición, sus objetivos, los tipos de responsabilidad derivados de ella y, ante la duda, la distinción con otros modelos de responsabilidad. Sin embargo, la cuestión no termina siendo tan simple en la práctica. ¿Por qué? Porque surgen algunas preguntas base como ser: La REP, ¿aplica a todos los productos? ¿Qué pasaría con los productos que ya están disponibles para el consumo? ¿Hay un tiempo de adaptación? ¿Cómo se incorporan esos costos extra que implican tratamiento y disposición final de productos? ¿Qué pasa en los casos en que no se puede identificar al productor? ¿Debe entonces plantearse un sistema de etiquetado común de productos que, a su vez, presente beneficios para que así todos formen parte? ¿Se incluye a los importadores y exportadores? ¿Se contempla la venta por internet? ¿Qué sucede con aquellos que viven de la restauración de productos?

En el informe de Thomas Lindhqvist en conjunto con Greenpeace que venimos citando, hay una tabla que resume parte del problema (y que a la vez termina de confirmar que no es una cuestión tan simple):

 

Surge de la presente tabla que hay cuatro grupos:

– Productores identificables antes de que el producto salga al mercado: Son los que más facilidad tendrían para incorporar políticas REP, ya que están a tiempo de rediseñar sus productos.

– Productores no identificables antes de que el producto salga al mercado: Lo que se buscaría es reducir este grupo (productos sin marca).

– Productores identificables pero con productos ya en el mercado.Cuestión que plantearía el debate de cómo gestion ar costos para no verse perjudicados, dado que tendrían que reformar no solo la producción futura, sino también hacerse cargo de aquellos productos insertados en el mercado. La otra opción que tendrían sería discontinuar sus productos.

– Productores no identificables con productos en el mercado.

Es por todo esto, que para que un sistema de REP sea viable, deberá hacerse un estudio amplio y extenso de costos y mercado, ya que si desde el principio choca con los productores traería más problemas que soluciones.

Sostenemos que, al día de hoy, no todo está dicho, y que la solución de las dudas planteadas previamente varía según la legislación y país. Más allá de ello, su resolución excede los fines del presente trabajo, pero se agregan para sentar las bases de un debate posterior.

De hecho, un punto que termina siendo clave es la cuestión de la internalización de los costos. ¿Se agregan los mismos al costo del producto? ¿Se propician a través de políticas del Estado? ¿Más o menos intervencionismo? ¿Qué pasa con la competitividad? La dificultad radica en que se busca mejora en recursos, en diseños, en información, en progreso, en el largo plazo, pero todo esto supone un cambio importante de paradigma. La pregunta terminaría siendo cómo conseguir que a la vez las empresas y productores sean capaces de mejorar las etapas de producción y los diseños y la gestión final de los mismos y de tratamiento de los productos que ya estén en el mercado que deban adaptarse a estas nuevas políticas sin perder dinero, trabajadores, y, fundamentalmente, sin quebrar.

– Normativa de REP en el mundo (7)

Considerando lo completo que es el trabajo de Thomas Lindhqvist junto con Greenpeace, carecería de sentido repetir una y otra vez sus palabras.Es por esta razón por lo que hasta el momento nos hemos limitado a dejar en claro las cuestiones más relevantes de la REP, remitiendo entonces a los Anexos del trabajo citado, en tanto cuentan con cuadros comparativos de países aclarando la legislación existente (al 2008) (8).

No solo ello, sino que también podemos acompañar un texto (9) que redondea conceptos sobre la REP y, a su vez, analiza la implementación de las mismas en distintos productos, como ser baterías, neumáticos usados, packagings, etc. en varios países.

V. CUESTIONES INTERNACIONALES

La idea de esta parte del trabajo (10) es hacer un pantallazo general a los distintos niveles de normativa vigente, y no suponer ahondar en todo lo que exista a día de hoy; más aun cuando cada país puede tener varias leyes REP en su legislación (y separadas por tratamiento de distintos productos).

1. Convenio de Basilea

Sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación. Básicamente y a grandes rasgos, implica la reducción de la exportación de los desechos peligrosos y la prohibición de tal actividad en ciertos casos puntuales.

2. OCDE (11) (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos)

Dentro de si cuentan con una serie de actividades sobre Prevención y Control de la Contaminación de la Dirección de Ambiente. Como todo, tiene una evolución en fases:

– Fase 1 (1994-1995):se adoptó la REP como principio básico.

– Fase 2 (1995-1998): se realizaron estudios más a fondo.

– Fase 3 (1998): elaboración y presentación del Manual Guía para los Gobiernos sobre la Responsabilidad Extendida.

Cabe resaltar que este tema también tiene importancia para la Argentina, que está planeando reuniones desde 2017 con el fin de ser aprobado por los Comités de la OCDE y de ser parte.

VI.UNIÓN EUROPEA

Directiva 2002/96/CE (12) del Parlamento Europeo y del Consejo del 27 de enero de 2003 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE).

Entre sus objetivos, se encuentran la prevención de generación de residuos RAEE junto con su reutilización, reciclado y otras formas de valorización de dichos residuos. Se agrega asimismo mejorar el comportamiento medioambiental de todos los agentes que intervienen en el ciclo de vida de los aparatos eléctricos y electrónicos.

Directiva 2002/95 (13) CE sobre restricciones a la utilización de determinadas sustancias peligrosas.

VII. ÁMBITO REGIONAL

Como ejemplo está el Proyecto «Política De Promoción Y Cooperación En Producción y Consumo Sostenibles en el Mercosur» – Decisión CMC N.º 26/07, MERCOSUR. Básicamente busca acciones que promuevan la producción y el consumo sostenibles, facilitando la generación de empleo, la reducción de la pobreza y la inclusión social en los Estados Parte.

VIII. EN LATINOAMÉRICA

Como ejemplos en Latinoamérica (14), podemos mencionar los casos de Uruguay (15) (Ley 17.849 de Uso de Envases no Retornables del 2004); Brasil (16) (Ley 12.305 de Política Brasileña de Residuos Sólidos del 2010); Colombia (17) (Cuyo origen fue para plaguicidas agrícolas y posteriormente se extendió con la Ley 1672 del 2013); Chile (18) (Ley 20.920 de Fomento al reciclaje y de Responsabilidad extendida del productor del 2016); Perú (19) (Posee un Reglamento específico para la gestión de RAEE: «Reglamento Nacional para la Gestión y Manejo de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos», Decreto Supremo N.° 001-2012).

IX. SISTEMA ARGENTINO: LEGISLACIÓN CON LA QUE CONTAMOS

1. Sistema de Responsabilidad

Hacemos un ítem sobre la responsabilidad simplemente para mencionar que con la Ley del Consumidor se ha avanzado mucho en cuanto a responsabilidad, abriéndose paso la responsabilidad por el producto elaborado por vía jurisprudencial (20).

2. LGA

La Ley General de Ambiente 25.675 es la ley madre en la Argentina.Esto es así gracias a los principios rectores que contiene en sí, puntualmente en su art. 4 . De entre ellos, los que cobran relevancia en lo atinente a la REP son los siguientes:

A. Principio de prevención: Ya que como vimos al inicio, la implementación de políticas de REP termina pivotando en una mejora global del producto, puesto que al productor le costaría menos hacer más eficientes los productos que cubrir la disposición final con peores materiales.

B. Principio de equidad intergeneracional: Ya que reflexiona sobre la finitud de los recursos, y si bien no es una mirada a tan largo plazo, colabora con esta cuestión.

C. Principio de progresividad: Los objetivos ambientales deben ser logrados en forma gradual, y lo que se deriva de esto es que no puede retrocederse una vez realizados estos avances.

D. Principio de responsabilidad: El generador de efectos degradantes del ambiente, actuales o futuros, es responsable de los costos de las acciones preventivas y correctivas de recomposición, sin perjuicio de la vigencia de los sistemas de responsabilidad ambiental que correspondan. En resumidas cuentas, quien contamina paga. Y en este sentido, quien produce (y por ende genera un impacto) debe invertir para reducir ese impacto al mínimo.

E. Principio de sustentabilidad: El desarrollo económico y social y el aprovechamiento de los recursos naturales deberán realizarse a través de una gestión apropiada del ambiente (…).

3. Ley de Residuos Peligrosos 24.051

Sancionada en 1991, esta ley rige lo concerniente al tránsito interjurisdiccional de residuos peligrosos. Sus grandes aportes vienen de la mano de un Anexo que enumera qué sustancias se consideran residuos peligrosos, y a la vez asienta un principio clave: De la cuna a la tumba. Para ello, los traspasos entre personas responsables de su producción y transporte (porque la ley comprende a toda persona física o jurídica que, como resultado de sus actos o de cualquier proceso, operación o actividad, produzca residuos calificados como peligrosos) quedarán documentados en un manifiesto.

4.Ley Basura Cero

Esta Ley no es nacional, sino que se dictó en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) bajo el número 1854 (De Residuos Sólidos Urbanos).

En su art. 9 , la ley estableció que a través de la reglamentación correspondiente se establecerían «las pautas a que deberán someterse el productor, importador, distribuidor, intermediario o cualquier otra persona responsable de la puesta en el mercado de productos que con su uso se conviertan en residuos».

También tenemos en la Provincia de Buenos Aires la Ley 13.592 de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos que en su art. 3, inc. 4 , incorpora: el principio «de Responsabilidad del Causante», por el cual toda persona física o jurídica que produce detenta o gestiona un residuo, está obligada a asegurar o hacer asegurar su eliminación conforme a las disposiciones vigentes; y en su art. 4 completa con sus objetivos, hablando de minimizar la generación de residuos, de acuerdo con las metas que se establezcan en la presente Ley y en su reglamentación.

5. RAEE

El tema de los RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos) es el ejemplo más claro de políticas REP (21). En general, es una de las primeras cuestiones a legislarse sobre el tema, dada la peligrosidad de sus compuestos (metales pesados como el mercurio, plomo, cadmio) y las pésimas condiciones de trabajo que implica su gestión. El debate con los RAEE aparece a nivel nacional (no hay una legislación específica), ya que por su origen doméstico califican como residuos domiciliarios, pero, por su tipo, son residuos peligrosos. Esta zona gris, entonces, dificulta ostensiblemente su correcto tratamiento y disposición, más aún cuando en la Argentina aún no conseguimos implementar finalizadamente la separación y clasificación de residuos.

6.REP

En la Argentina, se comenzó a hablar de manera más frecuente sobre la Responsabilidad Extendida del Productor (REP) en 2007 cuando, por primera vez, ingresó al Congreso de la Nación un proyecto de ley de gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos bajo este principio.

En cuanto a disposición final de envases:

La novedad dentro de las políticas REP en el país, la constituye la Ley de Presupuestos Mínimos para la gest ión ambiental de los envases vacíos. Sumamente ligado al principio de Contaminador-Pagador y al de la cuna a la Tumba de la Ley de Residuos Peligrosos (similar hasta en la necesidad de un Registro que se inscribe ante el SENASA).

La legislación sobre fitosanitarios en la Argentina presenta la particularidad de que aún no se ha dictado una ley nacional que regule, y al mismo tiempo unifique los criterios de su utilización. Por eso, cada provincia legisló al respecto y hay cantidad de normas dictadas por los Municipios o Departamentos según la provincia.

La Ley 27.279 de Presupuestos Mínimos para la Gestión Ambiental de los Envases Vacíos de fitosanitarios que se sancionó en octubre de 2016, es la primera ley nacional respecto de un tema vinculado al uso de fitosanitarios.

La ventaja de que sea una ley de Presupuestos Mínimos es que tal norma constituirá un piso, pero no un techo, pudiendo provincias y municipios legislar ampliamente sobre lo no incluido en la ley.

X. ETAPAS EN LA GESTIÓN ARTICULADA POR EL REGISTRANTE

Se prevén 3 (tres) etapas en la gestión articulada por el registrante (22):

1. Del Usuario al Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT): Separar los envases vacíos según su clase y entregarlo al CAT.

2. Del Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT) al operador:Los envases se clasificarán y diferenciarán de forma que se recuperen energía y / o recursos materiales, o se obtenga un residuo menos tóxico o se lo haga susceptible de recuperación o más seguro para su transporte o su disposición final.

3. Del operador a la industria: Enviado mediante un transportista autorizado para su reinserción en un proceso productivo.

Otra cuestión relevante es que no solo regula los envases que pueden llevarse al CAT, sino que también prevé la cuestión de aquellos que no, los cuales serán considerados como «residuos peligrosos», siendo necesario que las empresas busquen programas de recuperación, reciclaje y disposición final.

– En cuanto a manejo sustentable de neumáticos:

Acorde con la temática propuesta, es necesario mencionar la Res. 523/13 sobre Manejo Sustentable de Neumáticos. Tal regulación aparece en el marco internacional elaborado en Bruselas sobre el Consenso de Cooperación Aduanero, y más recientemente con la Convención de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación.

La Res. Grupo Mercado Común 25/08 del Mercosur planea la elaboración de una política común de destino final ambientalmente adecuada para todo el sector de neumáticos, habiéndose designado a los mismos (en caso de ser neumáticos usados), y desde 2006, como «residuos de generación universal» con potencial efecto nocivo para el ambiente y con necesidad de una gestión diferenciada.

La Resolución comienza aportando definiciones y distinguiendo neumáticos usados, fuera de uso, reconstruidos y de desecho. Como plan de acción ante los neumáticos, lo que se plantean son ciertos lineamientos generales (y de hecho tal es el título del art.3, que se fijan no solo en la idea de reducir fuentes de desecho y descarte a partir de un cambio de diseño hasta el concepto de prevención de los efectos negativos que puedan generarse por su producción; y no solo eso, sino que en la parte final de la norma, y como grata novedad, se plantea su incorporación para la fabricación de otros productos, como ser: escolleras, barreras acústicas, combustible, asfalto y todo dependiendo del tipo de neumático.

Otro punto central y digno de mencionarse, es que la resolución plantea una jerarquía de prioridades ante los neumáticos de desecho, siendo la misma:

Si bien el Proyecto de REP que más lejos llegó perdió estado parlamentario, la realidad es que hoy por hoy es solo cuestión de tiempo hasta que normativa REP salga a la luz. ¿Por qué? Porque es una tendencia internacional, porque la Argentina está buscando ingresar al OCDE (que recordemos tiene presente la REP desde los años noventa) y técnicamente porque entre el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (puntualmente el principio 12; producción y consumo responsables) se torna muy difícil ignorar que son políticas que vienen incluidas en el paquete.

Más allá de esa cuestión, hoy en día existen ciertos obstáculos en la Argentina para la sanción de tal ley: En primer lugar que aún hay temas de cultura de reciclado que los usuarios y consumidores no han naturalizado; sumado a que tampoco contamos con la infraestructura formal de reciclaje (de hecho, está el caso paradigmático por el cual la Argentina exporta sus pilas a países europeos como consecuencia de la ausencia de una tecnología apta para ello en el país). En segundo lugar, tenemos la existencia de los llamados recicladores informales para los que ni aun hoy encontramos solución dada la escasa o inexistente protección de sus condiciones de trabajo.

XI.COROLARIO

A lo largo de este trabajo, hemos ilado una cadena lógica de lo global a lo local. Hemos hablado de la Responsabilidad Extendida del Productor en abstracto, para luego enmarcarla en los ámbitos internacional y nacional. Hemos visto que hoy por hoy no tenemos una ley puntual sobre el tema en la Argentina, sino que contamos con principios guía, normativas internacionales que nos acercan cada vez más a la promulgación de una ley, incluso contamos con proyectos de empresas y particulares que se suman a esta tendencia global de la economía circular; todo producto de un cambio de pensamiento por parte de la sociedad, dada la escasez de recursos.

Consideramos que estos cambios llegaron para quedarse, y los ejemplos alrededor del mundo abundan: Se dan los casos de máquinas de reciclado en Noruega que devuelven impuestos a los consumidores (como forma de incentivarlos al reciclado); países como Suecia abren «shoppings» dedicados a la venta de productos reciclados; las políticas de RSE en las empresas se han tornado tan relevantes que dejaron de ser un área del sector de Recursos Humanos para formar su propio sector; incluso ya se plantea a nivel societario la existencia de Empresas B (que aportan diferentes valores a su cadena de producción y, a cambio, cuentan con beneficios impositivos), etc. El paradigma actual es el de las tres R: Reducir – Reusar – Reciclar.

La Argentina tiene un largo camino por recorrer, pero tiene la ventaja de contar con la experiencia previa de otros países. Hay prospectos de generación de trabajo, inversiones para la instalación de establecimientos de reciclaje, e incluso mejoras para las municipalidades, que pasarían a tener una función de control en cuanto a la disposición de residuos.Resta entonces encontrar la mejor forma de implementar este sistema, que como vimos puede variar ampliamente entre la recepción voluntaria de los productores a través de la internalización de los costos para creación de mecanismos de reciclaje, la existencia de minoristas especializados, sistemas de multas o impuestos aplicados por el Estado, o controles legislativos que busquen mejorar la calidad de los productos para dejar atrás el sistema de la obsolescencia programada.

XII. BIBLIOGRAFÍA

– ALDAZ, Anabela: «Una perspectiva de Legislación Comparada en materia de RAEE», 7/06/2011, disponible en http://www.cempre.org.uy/docs/sem_e_waste/05_legislacioncomparada_anabela_aldaz.pdf al 3 de diciembre de 2017.

– BUSTAMANTE, Eugenia L.: «Gestión de envases vacíos de fitosanitarios: ¿qué dice la Ley?», 29 agosto de 2017, disponible en http://www.austral.edu.ar/derecho/2017/08/29/medios-mg-eugenia-l-bustamante-para-revista-rural-gestion-de-env
ses-vacios-de-fitosanitarios-que-dice-la-ley/ al 2 de diciembre de 2017.

– CÓDIGO, R.: «Responsabilidad Extendida del Productor», disponible en http://www.codigor.com.ar/rep.htm al 29 de noviembre de 2017.

– QUAGLIA, Marcelo C.: «De Blasi de Musmeci: ¿un hito en la tutela de la relación de consumo?», 2006, Id SAIJ: DASF060049. Disponible al 20 de noviembre de 2017.

– Directiva 2002/96/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de enero de 2003 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), disponible en https://www.uam.es/servicios/ecocampus/especifica/descargas/legislacion/dir2002_96.pdf al 3 de diciembre de 2017.

– Directiva 2002/95/CE del Parlamento Europeo y del Consejo del 27 de enero de 2003 sobre restricciones a la utilización de determinadas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos. Disponible en http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=celex%3A32002L0095, al 3 de diciembre de 2017.

– FRANCO, Horacio J.: «Envases vacíos de fitosanitarios: Nueva Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental 27.279», en “Revista Gerencia Ambiental, Buenos Aires, diciembre de 2016, N.° 233, pp. 42-45.

– OECD (2016), «Extended Producer Responsibility:Updated guidance for Efficient Waste Management», OECD Publishing, Paris. Disponible en http://www.keepeek.com/Digital-Asset-management/ oecd/ environment/extended-producer-responsibility_9789264256385-en#page10 al 25 de noviembre de 2017.

– QUISPE, Carina: «Responsabilidad Extendida del Productor en América Latina», (en el contexto de la Conferencia Internacional de ISWA, Gestión de Residuos Sólidos), 27/4/2017. Disponible en http://cairplas.org.ar/news/49/Responsabilidad-Extendida-del-Productor-en-America-Latina.pdf, al 28 de noviembre de 2017.

– TESTA, M. Eugenia: «Gestión de Residuos: La Responsabilidad Extendida del Productor como Principio Preventivo», 29/9/2016. Disponible en https://puntoverdeblog.net/2016/12/29/gestion-de-residuos-la-responsabilidad-extendida-del-productor-como-pri
cipio-preventivo/ al 1 de diciembre de 2017.

– LINDHQVIST, Thomas; MANOMAIVIBOOL, Panate; y TOJO, Naoko: «La gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en Argentina», Lund University International Institute for Industrial Environmental Economics. Lund, Sweden. Septiembre de 2008. Disponible en http://www.greenpeace.org/argentina/Global/argen tina/report/2008/10/la-responsabilidad-extendida-d.pdf, al 25 noviembre de 2017.

———-

(1) LINDHQVIST, Thomas; MANOMAIVIBOOL, Panate; y TOJO, Naoko: «La gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en Argentina», Lund University International Institute for Industrial Environmental Economics. Lund, Sweden. Septiembre de 2008. Disponible en http://www.greenpeace.org/argentina/Global/argentina/report/2008/10/la-responsabilidad-extendida-d.pdf, al 25 noviembre de 2017.

(2) Thomas Lindhqvist actualmente trabaja investigando y enseñando en «the International Institute for Industrial Environmental Economics (IIIEE)» en la Universidad de Lund en Suecia. Se especializa en el área económico-ambiental y ha trabajado en conjunto con diversas ONG internacionales como WWF y Greenpeace, entre otras. Información disponible en: https://es.coursera.org/instructor/thomaslindhqvist.

(3) LINDHQVIST, Thomas; MANOMAIVIBOOL, Panate; y TOJO, Naoko: «La gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en Argentina», Lund University International Institute for Industrial Environmental Economics. Lund, Sweden. Septiembre de 2008. Disponible en http://www.greenpeace.org/argentina/Global/argentina/report/2008/10/la-responsabilidad-extendida-d.pdf, al 25 noviembre de 2017.

(4) Ídem.

(5) TESTA, M. Eugenia:«Gestión de Residuos: La Responsabilidad Extendida del Productor como Principio Preventivo», 29/9/2016. Disponible en https://puntoverdeblog.net/2016/12/29/gestion-de-residuos-la-responsabilidad-extendida-del-productor-como-pri
cipio-preventivo/ al 1 de diciembre de 2017.

(6) QUISPE, Carina: «Responsabilidad Extendida del Productor en América Latina» (en el contexto de la Conferencia Internacional de ISWA, Gestión de Residuos Sólidos), 27/4/2017. Disponible en http://cairplas.org.ar/news/49/Responsabilidad-Extendida-del-Productor-en-America-Latina.pdf, al 28 de noviembre de 2017.

(7) Mapa extraído de http://lineaverdeconsultores.com/residuos-y-responsabilidad-extendida-del-productor-ahora-si/ (no está actualizado a la fecha, pero sirve de marco).

(8) Op. cit. LINDHQVIST, Thomas; MANOMAIVIBOOL, Panate; y TOJO, Naoko: «La gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en Argentina», Lund University International Institute for Industrial Environmental Economics. Lund, Sweden. Septiembre de 2008. Disponible en http://www.greenpeace.org/argentina/Global/argentina/report/2008/10/la-responsabilidad-extendida-d.pdf, al 25 noviembre de 2017.

(9) OECD (2016): Extended Producer Responsibility: Updated guidance for Efficient Waste Management, OECD Publishing, Paris. Disponible en http://www.keepeek.com/Digital-Asset-management/ oecd/ environment/extended-producer-responsibility_9789264256385-en#page, 10 al 25 de noviembre de 2017.

En la misma línea, también encontramos un mapa ilustrativo de cantidad de normativas REP en distintos Estados dentro de los Estados Unidos: http://www.productstewardship.us/page/State_EPR_Laws_Map

(10) ALDAZ, Anabela:«Una perspectiva de Legislación Comparada en materia de RAEE», 7/6/2011, disponible en http://www.cempre.org.uy/docs/sem_e_waste/05_legislacioncomparada_anabela_aldaz.pdf al 3 de diciembre de 2017.

(11) CÓDIGO R.: «Responsabilidad Extendida del Productor». Disponible en http://www.codigor.com.ar/rep.htm, al 29 de noviembre de 2017.

(12) Directiva 2002/96/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de enero de 2003 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), disponible en https://www.uam.es/servicios/ecocampus/especifica/descargas/legislacion/dir2002_96.pdf, al 3 de diciembre de 2017.

(13) Directiva 2002/95/CE del Parlamento Europeo y del Consejo del 27 de enero de 2003 sobre restricciones a la utilización de determinadas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos. Disponible en http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=celex%3A32002L0095, al 3 de diciembre de 2017.

(14) Casos de América Latina.

(15) Ley disponible en: https://www.impo.com.uy/bases/leyes/17849-2004 (al 12/1/2018).

(16) Ley disponible en: http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_ato2007-2010/2010/lei/l12305.htm (al 12/1/2018).

(17) Ley disponible en: http://www.minambiente.gov.co/images/normativa/leyes/2013/ley_1672_2013.pdf (al 12/1/2018).

(18) Ley disponible en https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1090894 (al 12/1/2018).

(19) Ley disponible en http://www.minam.gob.pe/calidadambiental/wp-content/uploads/sites/22/2013/10/REGLAMENTO-RAEE-X5.pdf (al 12/1/2018).

(20) QUAGLIA, Marcelo C.: «De Blasi de Musmeci: ¿un hito en la tutela de la relación de consumo?», 2006, Id SAIJ: DASF060049. Disponible al 20 de noviembre de 2017.

(21) Más allá de esto, un programa de gestión de RAEE no puede catalogarse como de REP, a menos que también apunte a fomentar mejoras en los diseños.

(22) Cfr. FRANCO, Horacio J.: «Envases vacíos de fitosanitarios: Nueva Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental 27.279», en “Revista Gerencia Ambiental, Buenos Aires, diciembre de 2016, N.° 233, pp. 42-45. Y BUSTAMANTE, Eugenia L.: «Gestión de envases vacíos de fitosanitarios: ¿qué dice la Ley?», 29 agosto de 2017, disponible en http://www.austral.edu.ar/derecho/2017/08/29/medios-mg-eugenia-l-bustamante-para-revista-rural-gestion-de-env
ses-vacios-de-fitosanitarios-que-dice-la-ley/ al 2 de diciembre de 2017.

(*) Estudiante de Derecho (5.° año), Universidad Austral.

N. de la R.: Trabajo presentado en el marco de la Diplomatura de Derecho y Política ambiental. Universidad Austral. Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Curso lectivo 2017.