Los «hijos de 3 ADN»: Legislación e igualdad formal. Sanders Bruletti, Miriam M.

Autor: Sanders Bruletti, Miriam M. – Ver más Artículos del autor

Fecha: 9-mar-2017

Cita: MJ-DOC-10641-AR | MJD10641

Sumario:

I. Introducción. II. Legislación nacional. III. La terapia génica. IV. Qué dice la doctrina y la legislación internacional. V. Presupuesto e igualdad. VI. La igualdad.Doctrina:

Por Miriam M. Sanders Bruletti (*)

«… en interés del niño…».

I. INTRODUCCIÓN

El reemplazo mitocondrial es la técnica que se utiliza para evitar enfermedades de herencia mitocondrial provocadas por alteraciones en el ADN localizado en las mitocondrias. Este ADN se transmite por la vía materna, de madre a hijos.

«Mientras nuestro ADN único determina claramente muchos aspectos de nuestras características individuales, también estamos muy influenciados por la composición específica no genética del óvulo que nos produce (…). Muchos aspectos del individuo único que acabamos siendo, dependen de componentes no genéticos derivados del citoplasma del óvulo. La importancia de los factores no genéticos en la determinación del carácter singular de un individuo humano está muy claramente ilustrada por las “mutaciones de efecto materno”. El embrión puede incluso no tener el gen “malo” (solo la mitad del genoma de la madre se transmite a cualquier niño), pero el desarrollo embrionario todavía se puede afectar profundamente por las moléculas presentes en el propio huevo» (1).

En la actualidad, se consideran dos métodos principales para llevar a cabo el reemplazo mitocondrial. Uno de ellos, es el conocido como transferencia de pronúcleos que requiere de la generación y destrucción de dos embriones para obtener uno diferente. Específicamente, se trata de la «Transferencia Pro-Nuclear» (2) y de la «Transferencia nuclear de la célula embrional». Implican la destrucción directa de al menos un embrión y el uso posterior de las partes para crear un nuevo embrión clonado. La transferencia nuclear de células embrionarias es similar a la transferencia pro-nuclear, excepto que se produce solo un embrión a partir del esperma y el óvulo de los padres. Implica la creación intencional de un ser humano «defectuoso» para destruirlo a continuación, luego de obtener las piezas deseables. Una parte de su cuerpo (el núcleo) se utiliza para clonar un nuevo ser humano, que es visto como biológicamente superior. Esto es la clonación eugenésica.

El otro método es la transferencia del huso meiótico.En este caso, se parte de óvulos no fecundados de la madre y la donante. La «transferencia del núcleo materno» (3) es esencialmente una manipulación de células humanas, no de seres humanos. En consecuencia, éticamente es la menos problemática.

Además, «estos procedimientos son formas de “ingeniería de línea germinal” que alteran la composición genética de las generaciones futuras de una manera permanente. Se sabe que, en la naturaleza, el ADNmt y el ADN nuclear “coevolucionan” para trabajar unos con otros de una manera eficiente. En algunas especies, la incompatibilidad entre la mitocondria y el genoma nuclear compromete significativamente la salud del individuo». Y pone a las generaciones futuras en grave riesgo de consecuencias imprevistas, además de «evidente destrucción de una clase de seres humanos defectuosos, esperanzados en la fabricación de la descendencia superior» (4).

II. LEGISLACIÓN NACIONAL

El actual Código Civil y Comercial, (en adelante CCivCom), sancionado el 1 de octubre de 2014, en punto a la temática en estudio guarda silencio. Se puede realizar alguna inferencia, luego de determinar si la tendencia del nuevo «corpus iuris» es individualista o si atiende al bien común. Al menos, en este tema, «prima facie» se observa un corte individualista, constituyendo el deseo de los progenitores el punto de partida y el de llegada.

El art. 57 (5) se limita a establecer la prohibición de las prácticas destinadas a la modificación de la constitución genética de la descendencia, interpretando la doctrina que «exceptúa aquellas prácticas que tienden a prevenir enfermedades genéticas o la predisposición a ellas» (6), siempre y cuando no provoquen alteraciones en la descendencia (7). Por ejemplo, los diagnósticos prenatales pueden tener una finalidad terapeútica del embrión. Si bien, puntualmente se dirige a las prácticas de selección de embriones en busca de un perfil genético determinado, ello ha generado un arduo debate. Por ejemplo, en torno al bebé sanador.Planteándose varias cuestiones relativas a su origen y finalidad de su procreación, que hacen que en el futuro pueda sentirse instrumentalizado. Corriéndose de este modo el eje del sujeto hacia el objeto.

La normativa civil es confusa, no permite fijar un criterio unificado y contradice el espíritu de otras normas del plexo jurídico, como las referidas a los principios bioéticos, las internacionales que, en virtud de la Constitución Nacional integran nuestro derecho positivo y las relativas a los derechos humanos. Existe una suerte de dualismo en la protección del derecho a la vida.

Siguiendo a los comentaristas (8) del Código Civil y Comercial: «La prohibición estipulada en el art. 57 contempla exclusivamente a las intervenciones que alteran el genoma del cigoto o del embrión temprano y están destinadas a producir mutaciones que se transmitirán a la descendencia». Me pregunto, ¿qué es «embrión temprano»?, ¿cómo y quién lo determina?

No prohíbe seleccionar embriones, que es lo que sucede precisamente en el diagnóstico genético preimplantacional (DGP), que permite detectar alteraciones de un embrión antes de su implantación en el útero. Seleccionando un embrión sano. En otros términos, el art. 57 no prohíbe los diagnósticos de genes, tales como el diagnóstico genético preimplantacional en los que se aplican técnicas que no afectan al cigoto.

Siguiendo este criterio, la norma tampoco prohíbe, por ejemplo, la selección de sexo de los embriones por implantarse en un tratamiento de reproducción asistida.

No prohíbe alteraciones genéticas en personas humanas, cuyos efectos se limiten a la persona destinataria y que no provoquen consecuencias en la descendencia.

Se entiende que la prohibición solo abarca técnicas como la terapia génica germinal o «in ovo».

Se trata de un artículo vago, hace presumir que la reglamentación normativa salvará las lagunas y permitirá una única interpretación. Olvidando que se trata de cuestiones de fondo que no pueden quedar libradas a lo procesal.Desde la jurisprudencia, es de hacer notar, que «se ha hecho lugar al amparo promovido por una pareja en representación de su hijo menor, y se condenó a la obra social a cubrir el tratamiento de fecundación asistida destinado a la procreación de un hijo que resulte histocompatible con su hermano enfermo, al que se procuraría curar mediante un trasplante de células progenitoras» (9). Ello obstaculiza la voluntad del nacido, su derecho a decidir, y lo coloca en una posición diferente a su hermano y crea un hijo objeto. Hay, al igual que en lo normativo, un giro de la subjetividad a la objetividad del ser del niño (10). También, existe un vacío legislativo, en cuanto a la manipulación y selección de embriones, que no se encuentran prohibidas en forma expresa.

Si los delitos se punen en el Código Penal, el Código Civil y Comercial no puede permitir la realización de conductas típicas, antijurídicas y culpables, debe seguir un lineamiento de igual naturaleza, sin entrar a la competencia propia del Código Penal. Porque hasta el momento nuestras leyes no dicen explícitamente que el embrión no es persona. Lo sostiene una parte de la doctrina.

Kant enseña que las personas son en sí mismas y no pueden ser utilizadas como medios para beneficio de otros, (…) la persona es inviolable.

En esta temática, se encuentran comprometidos derechos humanos, como los vinculados a la genética reproductiva y la reproducción asistida; los mismos no pueden quedar a criterio de cada uno y de cada cual, porque se trata de vidas humanas, como el caso del embrión. Tanto es persona un embrión como un recién nacido o un adulto. Lo cual es conteste con el comienzo de la persona que marca nuestro orden legal civil. Cuando reza, en el art. 19 (11) que el comienzo de la existencia de las personas se produce con la fecundación (12), como también lo ha dicho la jurisprudencia (13), ya sea dentro o fuera del vientre materno.En consecuencia, al no diferenciar embrión de preembrión, permite hablar de una única alternativa: el embrión fecundado que da origen al nuevo ser.

Estas insuficiencias dan lugar a que se produzcan resoluciones (14), como la medida cautelar tendiente a dar cobertura integral, en el caso al IOMA, para el tratamiento y diagnóstico preimplantatorio (15) que dice así: «. ya que el procedimiento no genera riesgo alguno para la salud de la persona por nacer (donante), (.) ya que solo será utilizada la sangre del cordón umbilical en la extracción de células hematopoyéticas para el eventual trasplante alogénico» (16). (Juzgado Contencioso Administrativo N.° 1 de La Plata, 19/8/2010).

Sería deseable que, antes de dictar sentencia, se evalúen con mayor detenimiento los casos, atendiendo a la complejidad que le es propia y evaluando de manera integral el compromiso con el derecho a la vida y la dignidad de las personas.

El art. 17 (17) del nuevo CCivCom incorpora un nuevo artículo sobre el cuerpo humano reglando que el cuerpo tiene un valor terapeútico, científico, social. Es llamativo que la anexión se encuentre en el Cap. IV, Derechos y Bienes del Título Preliminar, como el uso de un adjetivo y pronombre indefinido como «alguno» al hablar del respeto de los valores por parte del titular del cuerpo. En el caso de los niños nacidos con ADN de tres personas, he indicado que hay silencio legal, que solo podemos inferir.Asimismo, el Código Civil y Comercial regula los efectos de la fecundación artificial, pero genera una desprotección de los embriones no implantados y viola la identidad de los niños con la dación de gametos… el hilo conductor que debe funcionar como la columna vertebral de la problemática es zigzagueante.

Frente a estos datos normativos, ¿qué dicen los principios (18) generales del derecho?

En honor a la brevedad, selecciono algunos, como el prin cipio de solidaridad de Carlos Cossio, que impide que se esté a la arbitrariedad de lo que otro disponga, además de apelar a la axiología jurídica para un mejor entendimiento.

El principio de la dignidad de la persona humana, que enseña que todo hombre es merecedor de respeto y es valioso en sí mismo, entre otras cualidades específicas de su naturaleza.

El principio ontológico, que expresa que todo lo que no está prohibido está permitido, denominado «principio de clausura». Es un principio necesario de todo orden jurídico, pero no llena las lagunas del mismo.

El silencio habilita la interpretación de Marisa Herrera y otros, al comentar al Código Civil y Comercial, expresando que no se prohíbe la selección embrionaria. Lo cual es discutible desde otras aristas del orden ético-jurídico.

En el país, desde mayo del año 2012, hay legislación de muerte digna, se prohíbe la eutanasia (19), se castiga el encarnizamiento terapeútico, se sanciona al suicidio asistido y el homicidio es un delito. Es decir, matar a un ser humano desprendido del cordón umbilical (autónomo). Si la persona está en estado potencial de ser autónomo (persona por nacer), como el caso de un embrión, se lo puede tratar diferente, como seleccionarlo, crioconservarlo, descartarlo, aunque. ¿no sería un trato discriminatorio? Como se observa a simple vista, el panorama continúa siendo complejo y para nada esclarecedor.

Por otro lado, la ley es una norma general para todos los habitantes del país, como rezan las normas constitucionales. Como tal, las leyes especiales en la materia deben proclamar estas cuestiones.Lo cual no significa que el Código Civil y Comercial no deba guiarlas. Nos debemos una legislación.

Como están las cosas, cabe preguntarse lo siguiente: ¿Qué sucede con la manipulación? ¿Qué con los derechos de los que aún no tienen voz? ¿Pueden hacerse las prácticas con embriones para obtener un niño de 3 ADN? Además, si bien se advirtió que la ciencia puede trabajar con los óvulos o con los embriones (técnicas 3 ADN); es innegable el arduo trabajo de laboratorio junto al derecho individual del deseo, propio del siglo en que vivimos. Ecuación manipulación-derecho al hedonismo adulto. Por lo tanto, ¿qué sociedad decidimos construir?

III. LA TERAPIA GÉNICA

«La terapia génica, en general, consiste en la búsqueda de cura y / o prevención de enfermedades a nivel genético. Cuando se trata de la terapia germinal o “in ovo”, se refiere a las intervenciones genéticas en células germinales; es decir, células reproductoras (óvulos o espermatozoides) o embriones. Dichas intervenciones modifican el genoma de estas células, ya sea potenciando, silenciando o disminuyendo los genes defectuosos, por lo que tendrán consecuencias y repercusión tanto en el individuo como en su descendencia» (20).

Dicha terapia germinal se diferencia de la terapia génica somática por cuanto esta última modifica células somáticas; es decir, tejidos del cuerpo u órganos no reproductores.

La prohibición se funda en que la terapia génica germinal, y en general, cualquier alteración genética del embrión que se transmita a la descendencia actúa a nivel celular modificando los genes de los individuos, lo que significa hacerlo sobre el patrón genético de la humanidad.También comprende otras cuestiones, como la integridad personal, la identidad de las personas y la del género humano en general.

Internacionalmente, se encuentran normativas, como la Recomendación 934/82 -del 26/1/1982- del Consejo de Europa (21), que solicitó incluir en el listado de los derechos humanos la intangibilidad de la herencia genética de la humanidad, para protegerla de cualquier intervención artificial de la ciencia o la técnica. La Resolución sobre los Problemas Éticos y Jurídicos de la Manipulación Genética del Parlamento Europeo (22), que en sus arts. 27 y 28 pide prohibir los intentos de reprogramar genéticamente a los seres humanos y la penalización de cualquier transferencia de genes a células germinales humanas. El Convenio de Derechos Humanos y Biomedicina (23) que, en su art. 13, «prohíbe cualquier intervención genética que no sea preventiva, diagnóstica o terapéutica y a condición de que no tenga por objetivo modificar el genoma de la descendencia». La Declaración de la UNESCO sobre las Responsabilidades de las Generaciones Actuales para con las Generaciones Futuras (1997) (24) que, en sus arts. 7 y 8, expresa la necesidad de proteger el genoma humano en virtud de la dignidad humana, de los derechos humanos y de la necesidad de preservar la diversidad biológica.

La Ley 26.994 (25), en las Disposiciones Transitorias, que en su art. 9, establece lo siguiente: «Dispónense como normas transitorias de aplicación del Código Civil y Comercial de la Nación, las siguientes: (…) Segunda. “La protección del embrión no implantado será objeto de una ley especial”». Se corresponde con el artículo 19 del CCivCom (26), que no otorga estatus jurídico al embrión ni se detiene en reglar sobre el particular. Concordantemente con el caso «Artavia Murillo y otros c/ Costa Rica» (27), en donde la Corte IDH sostuvo que la existencia de la persona humana comienza con la implantación del embrión; por ende, el embrión no implantado no es persona.Entre vacíos legislativos y enfrentamiento jurídico de normas, las Clínicas Privadas de Fertilidad (28) y los bancos de óvulos, semen y criopreservación funcionan normalmente. Se pueden adoptar embriones, aunque no esté legislada este tipo de adopción, etc. Esto es para pensarlo.

IV. QUÉ DICE LA DOCTRINA Y LA LEGISLACIÓN INTERNACIONAL

El uso clínico de la edición genética sobre células germinales requiere de la investigación con embriones. Muchos estados han prohibido o tienen regulaciones muy estrictas por motivos éticos, mientras que otros países utilizan los embriones destinados a reproducción asistida, que ya no se pueden implantar por el tiempo que han pasado criopreservados, para su uso en investigación.

Por el momento, desde 2015, el Reino Unido es el único país en el que están aprobadas las técnicas de reemplazo de mitocondrias (29). La Cámara de los Comunes, con 382 votos a favor y 128 en contra, ha aprobado la Ley «Human Fertilisation and Embryology Act», que permite la técnica de creación de embriones con patrimonio genético de tres progenitores. Es probable que la Cámara de los Lores dé también su aprobación.

Existe un estudio realizado sobre 39 países para intentar esclarecer cuál es la situación legal actual al respecto de la edición genética sobre células germinales.

Este trabajo revela lo siguiente: 25 países lo prohíben por ley.(Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Costa Rica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Israel, Italia, Lituania, Méjico, Nueva Zelanda, Singapur, Corea del Sur, Suecia, Suiza, República Checa, Noruega, Reino Unido, Portugal y España); 4 países lo prohíben mediante directrices (China, Japón, India e Irlanda); 9 países son ambiguos en sus leyes (Argentina, Chile, Colombia, Grecia, Islandia, Perú, Rusia, Eslovaquia y Sudáfrica) y un país es restrictivo (Estados Unidos) (30).

El panorama de la regulación internacional actual a este respecto sugiere que la modificación genética de la línea germinal humana no está totalmente prohibida, ya que existen espacios para la investigación en los países catalogados como «ambiguos» en su regulación.

El procedimiento puede practicarse sobre óvulos o sobre embriones. He aquí el problema fundamental. Porque si bien, tanto en unos como en otros, se trata de material genético, uno posee vida y otro se encuentra en un estadio de posibilidad de vida. Obviamente, en ambos se produce manipulación genética, pero habría que ponderar cuál es el mayor bien y cuál el mal menor. Siempre y cuando se halle debidamente comprobada la eficacia del procedimiento y los gastos que demande también puedan justificarse.

Al momento de ponderar, también ha de tenerse en cuenta a la protección de situaciones vulnerables y a una igualdad real de oportunidades. Porque cuidar en mayor grado la salud primaria, el grado de escolaridad, el alimento y el vestido digno, contando el Estado con un «presupuesto anual» que lo permita es encaminar a la sociedad en su conjunto hacia la igualdad real. Colocando el bien común y la solidaridad por encima de la filosofía del deseo y el egoísmo personal.

Otro tema, del cual no se habla es el de la información que el ADN puede brindar de una persona, comenzando por su filiación. Este procedimiento modificaría por siempre la información genética proveniente de las mitocondrias (31). ¿Hasta qué punto sería de relevancia negativa para la humanidad?¿O sería simplemente positivo porque evita la transmisión de una enfermedad grave?

En ingeniería genética «hay que interrogarse desde la ética jurídica». No examinar si la técnica puede o no hacerlo y su probabilidad de perfección y solución a ciertos temas, como el caso de la infertilidad masculina o femenina. Porque no todo lo posible científicamente es éticamente correcto. La problemática está en la ética, en decidir si un ser humano tiene autoridad moral para poder crear a un semejante como supone que es mejor, si puede modificar la línea germinal de una descendencia. O sea, la pregunta cambia, se traslada de lo científico a lo ético (32).

Se me ocurre preguntarme lo siguiente: ¿Por qué motivo si es tan beneficioso para la humanidad, las convenciones mundiales no han aceptado ya el procedimiento para humanos? ¿Por qué la comunidad científica se muestra reticente ante el «mágico avance»? ¿Por qué recomiendan un detenimiento? Quizás aún no esté madura la investigación…

Tal como están las cosas, ¿tiene el juez autoridad por sí solo para resolver sobre estas temáticas, al no encontrarse legisladas expresamente? ¿O acaso el legislador dicta normas no éticas?

En este tema, se va más allá aún que con el alquiler de vientres. Además del planteamiento ético y de la afectación de la cuestión de la identidad, se encuentran otras situaciones, como el no conocer exactamente como influenciará la técnica en el individuo creado, no poder volver atrás en el cambio del patrón genético de la descendencia, pero, por sobre todo ello -que no es poco-, se alza la comunidad científica solicitando moratorias para el trabajo con humanos.

Por lo tanto, en este nuevo tipo de manipulación genética, más allá de la discusión de trabajar con óvulo o embrión, se modifica la descendencia, el tronco familiar, pudiendo afectar en un futuro a toda la humanidad, sin posibilidad de vuelta atrás.O sea que el dilema se traslada de la esfera individual a la mundial.

Además, desde lo jurídico, habría que regular los institutos de adopción de embriones (33) y de mitocondrias, según el método empleado, pero… cuando se adopta un niño se lo toma tal cual es; no se introducen modificaciones profundas en él. ¿Por qué motivo estaría autorizado un humano a introducir modificaciones en un embrión? ¿Cuál sería la diferencia para permitirlo en un caso y para sancionarlo en otro? Pensemos que incluso para ser donante de un riñón debo ser mayor de edad, en principio, en pos del principio de autodeterminación. Para modificar a una descendencia entera para siempre, ¿alguien puede encontrarse habilitado? (34).

Es la era -como dice Tomaso Scandroglio- de la multiprogenitorialidad biológica, prohibida en el derecho filiatorio argentino (art. 558 «in fine» del CCivCom).

«Se suma la donación de mitocondrias a la que se viene realizando de ovocitos y espermatozoides. La Food and Drug Administration ha informado que en los EE. UU. ya han nacido 23 niños con esta técnica y que los 23 tienen malformaciones» (35).

Aunque «la multiprogenitorialidad ya es habitual, recuérdese que en la fecundación “in vitro” heteróloga, un bebé puede tener cuatro progenitores: dos biológicos que han donado la semilla y dos “de facto”. En el caso del vientre de alquiler, el bebé puede ser concebido por un hombre y una mujer y luego una segunda lo lleva en su vientre y lo cría una pareja que no tiene nada que ver genéticamente con el niño, serían cinco progenitores» (36).

Es la era de la objetivación, lo cual se contradice abiertamente con la subjetividad de que gozan los derechos personalísimos. Sin embargo, al mismo tiempo, atiende a la voluntad progenitorial en desmedro de la voluntad del niño, por ahora embrión y los derechos del niño.«Los sujetos del derecho ahora son los objetos del derecho, cuando son embrión y sujetos de derecho cuando son adultos», ¿será un problema de capacidad? ¿No debe el Estado amparar a los incapaces de hecho y de derecho? La ley y su aplicación correcta, ¿no son la forma de hacerlo?

Doudna sostiene que también piensa en estos temas. «Va al meollo de lo que somos como personas y te obliga a preguntarte si los humanos deberían estar ejerciendo ese tipo de poder. Hay cuestiones morales y éticas, pero una de las cuestiones más profundas es la idea de que si se hacen modificaciones de la línea germinal en humanos, se cambia la evolución humana». Uno de los motivos por los que cree que se deberían parar las investigaciones es para dar a los científicos la oportunidad de pasar más tiempo explicando cuáles podrían ser los próximos pasos. «La gran mayoría del público -afirma- no está de acuerdo con lo que viene».

Para algunos científicos, el avance explosivo de la genética y la biotecnología significa que la modificación genética de la línea germinal es inevitable. En última instancia, si los beneficios superan a los riesgos, la medicina se arriesgará a usarla.

Luhan Yang, reclutada por Harvard en Pekín (EE. UU.) y que había tenido un papel clave en el desarrollo de una nueva y potente tecnología para editar el ADN, llamada CRISPR-Cas9, junto con Church ha fundado una empresa llamada «eGénesis» para hacer ingeniería genética con los genomas de cerdos y ganado vacuno, introduciendo genes beneficiosos y anulando los perjudiciales (37).

Ahí estaba, una «propuesta técnica para alterar la herencia humana».

La «línea germinal» es la jerga de la biología para referirse al óvulo y al esperma, que se combinan para formar un embrión.Al editar el ADN de estas dos células o del propio embrión, se podrían eliminar los genes con enfermedades y pasar esos cambios genéticos a las generaciones futuras.

CRISPR se descubrió hace apenas tres años, pero los biólogos ya lo usan de forma generalizada como una especie de herramienta de búsqueda y reemplazo para alterar el ADN. «La idea es que los médicos puedan corregir directamente un gen con fallos, por ejemplo en las células sanguíneas de un paciente con anemia falciforme. Sin embargo, este tipo de terapia genética no afectaría a las células germinales y los cambios en el ADN no se transmitirían a las generaciones futuras» (38).

Ahora bien, «si se puede corregir el ADN del óvulo de una mujer o el esperma de un hombre, esas células se podrían usar en una clínica de fertilización “in vitro” para producir un embrión y a continuación un niño. También se podría editar directamente el ADN de un embrión producido por fertilización “in vitro” en sus primeras fases, usando CRISPR (39).

En comparación, los cambios producidos por la manipulación genética de las líneas germinales se podrían transmitir y, por eso, la idea siempre ha resultado tan cuestionable. Por el momento, la precaución y las dudas éticas han ganado la partida. Una decena de países han prohibido la modificación genética de la línea germinal, y sociedades científicas en todo el mundo han concluido de forma unánime que sería demasiado arriesgado hacerlo por el momento. Sin embargo, hay centros que trabajan en el tema, como en Boston, China, Reino Unido y en empresas de biotecnología, como OvaScience, en Cambridge (EE.UU.).

«Sería muy fácil editar un embrión humano usando CRISP», explica Jennifer Doudna (40), codescubridora de CRISPR para editar genes en 2012.

También hay técnicas más potentes que combinan CRISPR con descubrimientos relacionados con las células madre (que se pueden cultivar y multiplicar). Los investigadores creen que pronto podrán usar las células madre para producir óvulos y esperma en el laboratorio. Así podrían dar lugar a una forma mucho mejor de crear descendientes cuyo genoma se ha editado con CRISPR.

Todo esto permitiría a los padres decidir «cuándo y cómo tienen hijos y cómo de sanos serán (…). Podrían crearse niños mejorados genéticamente, hijos más sanos» (41).

Craig Venter, pionero de la investigación genética y de la biología sintética, ha desarrollado el que hasta ahora es el fragmento más pequeño de material genético apto para la vida a partir de un ordenador, es la JCVI-syn3.0, tercer ser vivo sintético (el primero en el mundo que creó fue la JCVI-syn1.0). Con esta trayectoria de investigador, expresa con seguridad lo siguiente: «La comprensión de nuestro genoma está en torno al uno por ciento. Es pronto para plantearse su manipulación» (42).

Como se observa, el avance de la ingeniería genética es a pasos agigantados, y las aguas se dividen entre los cautos y los incautos.

V. PRESUPUESTO E IGUALDAD

Frente a este panorama, cabe preguntarse lo siguiente: ¿Qué sucede con la igualdad? ¿Cómo debe distribuir el Estado el dinero del presupuesto para salud? ¿Habrá que ponderar -al estilo de Rawls- los principios bioéticos en juego (autonomía, beneficencia, no maleficencia y justicia)?

Si la modificación genética de la línea germinal se convierte en parte de las prácticas médicas, daría lugar a cambios radicales en el bienestar de los seres humanos, con consecuencias para la esperanza de vida, la identidad y la producción económica. Pero también crearía dilemas éticos (43) y retos sociales.¿Y si estas mejoras solo estuvieran a disposición de las sociedades o de las personas más ricas? En los Estados Unidos, un procedimiento de fecundación «in vitro» cuesta unos 20.000 dólares (unos 18.000 euros). Si a esto se añaden análisis genéticos y donación de óvulos o una madre de alquiler, el precio se eleva hasta los 100.000 dólares (unos 90.000 euros). Ya se puede analizar el ADN de los embriones fertilizados «in vitro» y escoger los sanos, un procedimiento que añade unos 4000 dólares al coste del procedimiento (unos 3600 euros).

Pero. ¿qué sucedería si un médico de un hospital público se negara a realizar el procedimiento?: ¿se judicializaría el caso como es habitual?

El camino de la judicialización tampoco es el adecuado, nuestro Poder Judicial está para otra cosa, el análisis de las problemáticas sociales y el dictado de la legislación corresponde al Poder Legislativo. Cuando no nos atrevemos a sancionar una ley, ahí está para solucionarlo todo el Poder Judicial.

¿Queremos un modelo de sociedad que asista a una tecnocracia científica? o ¿queremos una sociedad impregnada de la filosofía de los derechos humanos, que ve en cada hombre a un ser único, que merece respeto y al cual se le deben reconocer y garantizar sus derechos individuales en un ambiente de solidaridad global?

Como vemos, hay mucho por -y para- reflexionar. Es este pues el momento. Antes de cerrar, me detendré un momento en «la igualdad».

VI. LA IGUALDAD

Nuestra Constitución Nacional proclama la igualdad y la libertad para todos los habitantes. Siendo ambas, las manos que sostienen a la democracia.¿Con este «avance» de los hijos de 3 ADN en particular, se promociona una «igualdad real o formal»? Para llegar a una conclusión razonable, a continuación analizo brevemente a la igualdad en la Argentina.

Un distinguido autor (44) nos enseña que existen concepciones empobrecidas de la igualdad, como por ejemplo, enseñar a pensar que la legislación sobre trato no discriminatorio de algún modo basta o, en su defecto, la reglamentación.

Que un porcentaje de personas con capacidades diferentes coexistan en los lugares de trabajo, es una importante conquista, pero se trata de un grupo. El autor propone u na sustitución con un principio robusto que pueda justificar posiciones positivas en pos de la igualdad. Reconfigurando la dogmática judicial y jurídica de la igualdad.

Trae al centro del debate a las vulneraciones realizadas por particulares y por el Estado y una necesaria modificación de estrategias procesales, no en el sentido de proceso judicial, sino de camino, de «rumbo a».

Uno de sus logrados ejemplos es con el sistema estadounidense imperante hasta que la Corte en 1954 sostuvo que el régimen del Jim Crow era un instrumento de segregación racial, que subordinaba a los negros.

Asimismo, muchas veces se aplican criterios aparentemente inocentes, como la participación política que se desdibuja en subordinación política o clientelismo político, que opera en determinadas franjas de la población en beneficio de unos pocos, los asociados al dinero y / o al poder.

Da por caso que si realizo el mismo test a personas con distinto nivel de educación real, como la cuestión de los negros en los EE. UU., el efecto será pernicioso como consecuencia que los individuos que se sometieron a él recibieron una peor educación. Exigirle a la empresa que desista de utilizar el test y desarrolle otros mecanismos para predecir el rendimiento de sus postulantes haría recaer en ella la responsabilidad de innumerables individuos e instituciones que han actuado dentro de la sociedad durante largos períodos de la historia.Muchas veces, determinadas políticas públicas estatales en realidad «crean y perpetúan el sometimiento de los grupos desventajados».

Generaciones enteras de argentinos están imposibilitados de desarrollar sus planes de vida al encontrarse atrapados en condiciones estructurales que no pudieron, ni pueden, ni podrían alterar por sus propios medios. Es un hecho que contradice nuestros ideales constitucionales básicos.

El problema no es la proclamación, sino una falta de estructura acorde para permitir el deslizamiento de la igualdad para todos.

La igualdad impone obligaciones al Estado en cuanto al desmantelamiento de situaciones de subordinación de grupos que son víctimas de prácticas sociales y normas que contribuyen a profundizar una situación de desventaja estructural.

Si la noción de igualdad está asociada al principio de no sometimiento y es no arbitrariedad; se debe superar la problemática relación entre el principio de igualdad constitucional y el ejercicio de otros derechos donde la autonomía de la voluntad aparece como marco definitorio.

Para Saba, la desigualdad es producto de prácticas sociales y estatales que conducen al sometimiento de grupos, es preciso visualizar la afectación del derecho en términos colectivos y pensar los remedios en términos estructurales.

A mi criterio, al estilo de Rawls, se debería generar una igualdad de oportunidades a partir de una sustantiva igualdad al acceso de las mismas, para que el merecimiento aparezca como el factor determinante de la eficacia colectiva de la aplicación de los derechos y deberes de los habitantes. La labor estatal no puede estar ausente en la solución de la problemática (45).

La idea de libertad individual: el dato de la pertenencia de la persona a un colectivo libre de autodeterminarse, es un régimen democrático de gobierno. Para ello, incorporar a la agenda estatal los datos sociohistóricos necesitados de reacomodación (sometimiento y exclusión) es el compromiso del Estado y de todos los actores sociales (46).

Recuérdese, que nuestra Constitución Nacional pacta expresamente con dos principios constitucionales básicos: libertad e igualdad.Sin igualdad no hay libertad, y sin libertad no hay igualdad.

Establece que, del principio de igualdad ante la ley, se desprende la obligación del Estado de evitar tratos desiguales injustificados, así como la perpetuación de situaciones de exclusión.

El objetivo de su trabajo es determinar si el Estado tiene la obligación constitucional de proteger el derecho a la igualdad ante la ley de las personas en casos de prácticas de particulares o actos que, fundándose sobre el ejercicio de la autonomía personal, producen tratos irrazonables desiguales, que no guardan relación entre medios y fines, o cuyos efectos contribuyan a perpetuar situaciones de exclusión, para impedir discriminación y desigualdad a nivel estructural.

También recuerda que los derechos no son absolutos, en el sentido de que su protección constitucional no es contradictoria, sino todo lo contrario, con las regulaciones que el Estado imponga para su ejercicio.

«El Estado tiene la misión de asegurar que todos los individuos puedan ejercer todos los derechos sin que los planes de vida de unos atenten contra los planes de vida de otros». Esta tarea regulatoria que emprende el Estado está asegurada y autorizada en los arts. 19 , 14 y concordantes de la Carta Magna (47).

En el caso de la técnica que se está tratando, ¿el Estado puede atender circunstancias personales y desatender problemáticas sociales de injusticia social?La elección, ¿debe atender a necesidades primarias?.

¿Es congruente con el principio de razonabilidad una erogación estatal para garantizar la igualdad en el caso de requerirse del Estado el uso de técnicas de reemplazo mitocondrial, 3 ADN?

¿Es justo atender una necesidad-deseo individual frente a un innumerable número -y tipos- de situaciones de desventaja social?

A esta altura de las investigaciones, ¿se debería echar mano sin más de la técnica mencionada?, ¿qué sucedería con el equilibrio presupuestario?, ¿tenemos estadísticas que nos expresen la cantidad de personas afectadas con esta enfermedad?

¿Sería suficiente la mejora del aspecto estructural para garantizar en el futuro que los derechos individuales sean ejercidos por cada uno de acuerdo con lo que las leyes estipulen?

El individuo rico, ¿es más autónomo en este tipo de técnica de derecho genómico? ¿Es más autónomo el que tuvo la oportunidad de educarse?

En síntesis, la libertad es un valor central de nuestra democracia constitucional, pero eso no implica que no exista la posibilidad o incluso la obligación por parte del Estado de establecer límites al ejercicio de esa libertad individual expresada en el goce de nuevos derechos, a través de su regulación razonable cuando el bien público lo requiera.

Igualdad no es igualación. Ser digno de gozar del derecho a la libertad y a la igualdad significa, entre otras cosas, ser igual y diferente al otro como seres con humanidad que somos. Despropósitos de corte individualista harían claudicar la balanza bioética de los principios.

Quizá se necesite un debate abierto y sin escrúpulos desde el sinceramiento y la generosidad. Y no desde el deseo de cada uno y de cada cual, en una sociedad con niveles más aceptables de estructuras sociales. y a partir de allí, la autonomía, la beneficencia y la justicia de Tom Beauchamp y James Childress se harán visibles.

———-

(1) Véase el siguiente enlace web.http://es.catholic.net/op/articulos/52922/cat/271/no-somos-solo-nuestro-adn-los-peligros-eticos-de-los-embrio
es-de-3-padres.html. CONDIC, Maureen L.: «No somos solo nuestro ADN: Los peligros éticos de los embriones de 3 padres».

(2) CONDIC, Maureen L.: op. cit. Transferencia Pro-Nuclear (Pro-Nuclear Transfer). «En la transferencia pro-nuclear, un embrión de una sola célula se ha creado usando el esperma y el óvulo del padre y la madre. Este embrión tiene las mitocondrias mutadas de la madre. Al mismo tiempo, un segundo embrión se crea utilizando el óvulo de un donante con mitocondrias sanas. Estos embriones de una sola célula o cigotos son claramente seres humanos en la etapa más temprana de su vida natural. Los «pro-núcleos» (núcleos derivados de la unión espermatozoide-óvulo) son removidos de ambos embriones, destruyéndolos. A continuación, se produce un nuevo embrión mediante la transferencia de los pronúcleos extraídos del embrión enfermo al citoplasma sano del embrión «anfitrión». Esta es una forma de clonación humana destructiva; es decir, el ADN nuclear de un ser humano se utiliza para crear una copia genética o «clon» de ese individuo por transferencia al citoplasma derivado del óvulo de un donante, eliminando el embrión original y el embrión donante en el proceso».

(3) «Usaría un óvulo de la madre con la enfermedad mitocondrial y una donación de óvulos de una mujer con mitocondrias sanas. Se crearía un óvulo “híbrido”, con el ADN nuclear de la madre y los elementos citoplasmáticos (incluyendo mitocondrias sanas) del donante. Este óvulo o huevo híbrido sería entonces fertilizado por el esperma del padre para crear un embrión humano de “tres padres”».

(4) CONDIC, Maureen L.: op. cit.

(5) Art. 57 : «Prácticas prohibidas. Está prohibida toda práctica destinada a producir una alteración genética del embrión que se transmita a su descendencia».

(6) Véase el siguiente enlace web: http://universojus.com/codigo-civil-comercial-comentado/articulo-57.(7) CECTE: Ética de la investigación científica y tecnológica y Derecho: El comienzo de la persona y el tratamiento del embrión no implantado, 2014. Citado en el Código Civil y Comercial comentado.

(8) HERRERA, Marisa; CARAMELO, Gustavo, y PICASSO, Sebastián (dir.es): Código Civil y Comercial comentado. S. d.

(9) CFed MDP, 29-12-2008, Krasnow, Adriana N.: «Procreación humana asistida, Crear una vida para salvar otra vida», en LL, Buenos Aires, 2009.

(10) BERGEL, Salvador: «Introducción al principio precautorio en la responsabilidad civil», en Derecho Privado, libro homenaje al Dr. Alberto Bueres. Buenos Aires, Hammurabi, 2001. «En otras palabras, una interpretación favorable a que este Tribunal posibilite la financiación por la obra social oficial de nuestra provincia de la experimentación y seguro descarte de embriones, que desconoce la obligación que nos compromete a su preventiva protección como vida humana, no condice y es contrario al texto y a los principios de la Constitución Nacional y violentan el propio art. 75, inc. 22 , CN, que fue su vehículo formal de introducción en nuestro sistema jurídico. La respuesta que propongo no implica una toma de posición contraria al progreso, sino en el mejor de los casos, favorable a la protección de la vida humana en estado embrionario -como lo haría en cualquier otro estado- ante situaciones novedosas no suficientemente contempladas por un derecho que nació y creció al influjo de otra realidad fáctica.(Propongo también la aplicación, aunque subsidiaria, de este principio porque se caracteriza por procurar la adopción de medidas en situaciones de “riesgo potencial” a diferencia del principio de prevención, que se aplica frente a los casos de “riesgo efectivo”. Cabe agregar, en esta línea subsidiaria propuesta, que la propia Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMeR) considera, al actualizar su Código de Ética, que “la criopreservación de gametos y embriones ha contribuido de manera significativa a mejorar la eficiencia de los procedimientos de reproducción asistida y a preservar la fertilidad en pacientes en riesgo de perderla”. Sin embargo, también ha llevado a la acumulación de embriones congelados para parejas o personas que, por circunstancias diversas (concreción del embarazo, enfermedades, muerte, divorcio, etc.) no desean un embarazo. Esto plantea dilemas de orden económico -el costo de la conservación prolongada- y de orden ético -el destino de los embriones no deseados- aún no resueltos».

(11) Art. 19 : «Comienzo de la existencia. La existencia de la persona humana comienza con la concepción».

(12) http://definicion.de/concepcion/ Julián Pérez Porto y Ana Gardey, 2009, Definición de concepción. Del latín «conceptio», el término «concepción» hace referencia a la acción y efecto de concebir. En biología, se trata de la fusión de dos células sexuales para dar lugar a la célula cigoto, donde se encuentra la unión de los cromosomas del hombre (o el macho) y la mujer (hembra). En este sentido, la idea de «concepción» es sinónimo de «fecundación».

(13) Por ejemplo, Corte Suprema en el caso Portal de Belén (5-3-2002).

(14) Si bien el juez no es la boca de la ley, sino que se rige por las reglas de la sana crítica; los principios rectores del mundo jurídico no pueden dejarse al azar; ello trae como consecuencia desinteligencias para con la aplicación de las normas.

(15) Véase el siguiente enlace web:http://www.diariojudicial.com/nota/62520, en Diario judicial, 20 de febrero 2017, Causa «C. A. N. y otro/a c/ IOMA s/ amparo».

(16) Alcance de la medida cautelar: En virtud de lo señalado precedentemente, se habrá de ordenar con carácter de medida cautelar que el Instituto de Obra Médico Asistencial de la Provincia de Buenos Aires (IOMA) a brindar cobertura al procedimiento de fecundación in vitro; diagnóstico preimplantatorio (PGD) y posterior transferencia -implante- de embriones histocompatibles, a efectos de posibilitar la eventual obtención de células precursoras hematopoyéticas que permitan la continuidad del tratamiento médico indicado para el menor afectado, L. M. En lo referente a los embriones restantes no utilizados en la práctica por no resultar histocompatibles con L. M., atento la ausencia de legislación específica sobre este tema, y teniendo en cuente las sugerencias brindadas por el Comité de Bioética del INCUCAI en los autos antes referidos (Causa N.° 28.004, y obrantes en copia simple a fs. 11/22 de autos), y lo resuelto en dicha causa por el Tribunal del Trabajo N.° 3 en su sentencia del 15/9/2009, corresponde disponer su criopreservación «in vitro» en condiciones que mantengan su vitalidad y completa integridad, hasta tanto se dicte sentencia firme en autos.

(17) Art. 17 del CCivCom: «Derechos sobre el cuerpo humano. Los derechos sobre el cuerpo humano o sus partes no tienen un valor comercial, sino afectivo, terapéutico, científico, humanitario o social y solo pueden ser disponibles por su titular siempre que se respete alguno de esos valores y según lo dispongan las leyes especiales».

(18) Los principios constituyen el fundamento de todo orden jurídico. Son las bases últimas del derecho positivo. Son normas orientadoras de las demás normas. Constituyen un sistema de integración de las lagunas de la ley.

(19) Véase el siguiente enlace web: http://www.bioeticahoy.com.es/2010/05/en-que-se-diferencia-eutanasia-de.html.Padre BERMEJO, José C.: «En qué se diferencia la eutanasia de la muerte digna». Sostiene el Director del Centro San Camilo lo siguiente: «La eutanasia, por tanto es quitarle la vida, de forma consciente y voluntaria, a una persona que está en determinadas circunstancias. Prolongarla de forma obstinada, recurriendo a la aplicación de medios extraordinarios e ineficaces, es el extremo opuesto, y se llama «encarnizamiento terapéutico». Ambas son acciones éticamente rechazables. Ayudar el enfermo terminal a encarar como él desea su propia muerte. Esta, y no otra, es la auténtica definición de muerte digna. El suicidio asistido es la asistencia a otra persona, que desea terminar con su vida, para que lo consiga».

(20) CCivCom comentado, op. cit.

(21) Véase el siguiente enlace web: https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/5/2290/27.pdf Consejo de Europa, Recomendación N.° 934/82, relativa a la herencia genética.

(22) Véase el siguiente enlace web: https://igenetica.files.wordpress.com/2014/08/problemas-c3a9ticos-de-la-ingenierc3ada-genc3a9tica.pdf.

(23) Véase el siguiente enlace web: http://www.colmed2.org.ar/images/code04.pdf, corresponde a la edición modificada de la anterior versión del proyecto de «Convenio Europeo de Bioética», que ha variado su contenido y su título. Ahora se conoce como «Convenio sobre los derechos humanos y la Biomedicina». El texto ha sido tomado de la publicación Bioética & Debate ( año 2, N.° 5), del Instituto Borja de Bioética de Barcelona. Este proyecto de convenio fue aprobado y suscrito por representantes de 20 países, miembros del Consejo de Europa, en la reunión celebrada en Oviedo, España, el 4 de abril de 1997.

(24) Véase el siguiente enlace web: http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13178&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html.

(25) Véase el siguiente enlace web:http://www.uba.ar/archivos_secyt/image/Ley%2026994.pdf.

(26) Esto habilita a decir a parte de la doctrina que si el embrión fuera persona humana, debería estar regulado en el Código Civil y Comercial y no en una ley especial. Tanto la Ley 26.862 : Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida, como su Decr. Reglamentario 956/13, siguen esta línea interpretativa de entender que el embrión «in vitro» no es persona humana. «Ello se funda en la habilitación de tres cuestiones centrales: 1. la donación de embriones, 2. la criopreservación de embriones y 3. la reafirmación de la revocación del consentimiento hasta antes de la transferencia del embrión en la persona». Ver CCivCom, op. cit.

(27) La autora es firmante de la Declaración de Guanajuato sobre Fecundación «in Vitro», 2013. Véase el siguiente enlace web: http://es.catholic.net/op/articulos/24896/cat/612/declaracion-de-guanajuato-sobre-fecundacion-in-vitro.html.

(28) Véase el siguiente enlace web: http://www.proyecto-salud.com.ar/shop/detallenot.asp?notid=5462. Embriodonación. Avanza la adopción de embriones en la Argentina. Hace quince años, a partir de una presentación judicial realizada por el abogado Ricardo Rabinovich en defensa de los embriones congelados, la Justicia porteña ordenó hacer un censo cada seis meses para saber cuántos embriones había almacenados en las clínicas privadas de la Ciudad. Tras una década de debates, amparos y controversias, en 2006 ocho centros enviaron sus datos, alumbrando un volumen de 12.000 embriones solo en Capital. «Es un número probable, pero no lo sabemos. Solo tenemos registros de la cantidad de tratamientos de fertilización in vitro (FIV) que se hacen al año, que son 7.500. Si pensamos que en el 30% se congelan embriones, podemos hablar de unos 2000 procedimientos de criopreservación anuales», dice Horton, de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER). Y enseguida aclara:«Eso no quiere decir que todos esos embriones sean viables ni que estén abandonados» -2-.

(29) Una técnica semejante de transferencia de mitocondrias sanas al ovocito materno se usó en casos con intentos fallidos en la fecundación «in vitro». Pero, hace quince años, fue prohibida en los EE. UU.

(30) Véase el siguiente enlace web: http://www.observatoriobioetica.org/2016/10/la-edicion-genetica-hoy-valoracion-bioetica/16526. La edición genética hoy. Su valoración bioética». Lucía Gómez -Tatay e Iván Mejías Rodríguez. «Con el descubrimiento de CRISPR/Cas9, la edición genética ha llegado para quedarse».

(31) Las mitocondrias se usan en la comprobación de la relación familiar, en concreto en la relación con la madre, en casos forenses o legales de todo tipo.

(32) En diez o 20 años, espacio de tiempo muy corto para la ciencia, los diseños de humanos serán posibles con mayor probabilidad de certezas que ahora, sostiene una parte de la comunidad científica.

(33) Esto trae otro inconveniente: adoptaríamos a una persona por nacer, y si no nace. Entre otros problemas… Más aún, si el embrión -de acuerdo con algunos doctrinarios- no es persona, adoptaríamos a una cosa que luego se convertirá en persona como por arte de encantamiento…

(34) Véase el siguiente enlace web: http://www.academia.edu/2146899/Bioética_y_dignidad_de_la_persona. Dice Roberto Andorno lo siguiente: «La naturaleza humana será la última naturaleza en rendirse, la batalla se habrá ganado, pero ¿quién en verdad la habrá ganado?», en Bioética y dignidad de la persona.

(35) Véase el siguiente enlace web: http://www.es.catholic.net/op/articulos/56025/inglaterra-legaliza-producir-humanos-con-3-progenitores-matan-2
embriones-par a-fabricar-un-tercero.html. SCANDROGLIO, Tommaso: «Inglaterra legaliza producir humanos con tres progenitores», en La Nuova Bussola Quotidiana. Por otra parte, el hijo como «cosa» es un concepto antiguo, que tiene casi 40 años: 1978, cuando nació Louise Brown, la primera niña producida en probeta.Desde entonces: las concepciones post-mortem, en las que el niño nace y el padre está ya muerto desde hace años; a los embriones, a la clonación tipo Andy Warhol.

(36) Conc. SCANDROGLIO, Tommaso: op. cit., Consulta en el tema https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/cuestiones-constitucionales/article/view/5790/7633. ESCOBAR FORNOS, Iván: «Derecho a la reproducción humana (inseminación y fecundación in vitro)», en Revista Mexicana de Derecho Constitucional Cuestiones constitucionales N.° 16-2016, UNAM.

(37) Véase el siguiente enlace web: https://www.technologyreview.es/biomedicina/47092/los-bebes-geneticamente-perfectos-seran-posibles/. Los bebés genéticamente perfectos serán posibles pero, ¿también legales? Antonio Regalado, trad. de Lía Moya. Mikt Technology REview, 6/3/2015.

(38) REGALADO, Antonio: op. cit. y http://www.scoop.it/t/medicina-moderna-y-el-envejecimiento. Novedades científicas y médicas. «Crips/ cas9 puede cambiar todo» (1/3/2016).

(39) REGALADO, Antonio: op. cit. y http://www.scoop.it/t/medicina-moderna-y-el-envejecimiento Novedades científicas y médicas. «La edición genética en su apogeo» (22/1/2016).

(40) Bióloga de la Universidad de California en Berkeley (EE. UU.). «Cualquier científico con conocimientos de biología molecular y de cómo trabajar con embriones puede hacerlo». Acreedora del Premio L’Oréal-Unesco Por las Mujeres en la Ciencia.

(41) SINCLAIR SINCLAIR DA, GUARENTE L. Extrachromosomal rDNA Circles A Cause of Aging in Yeast. Cell. 1997;91(7):1033-1042.

(42) En Revista XL Semanal, 21 de agosto de 2016, Madrid, España.

(43) No está ausente la inquietud sobre el descarte embrionario.

(44) SABA, Roberto: Más allá de la igualdad formal ante la ley. Buenos Aires, Siglo XXI, 2016.

(45) Tomemos como ejemplo la pobreza económica, medida por el Barómetro que fue presentado el 1 de abril.Se informó que a fines de 2015 el 29% de los argentinos estaban alcanzados por la pobreza, y que en el primer trimestre de 2016 se habían sumado 1,4 millones de personas, llegando entonces al 34,5% de la población, un total de 13 millones de personas. Este nuevo informe señala a aquel como un «dato preocupante que no dejó de ser una estimación conservadora». Véase el siguiente enlace web. http://www.lanacion.com.ar/1927350-para-la-uca-crece-la-cantidad-de-nuevos-pobres. Téngase presente que la vulnerabilidad económica es una de las tantas disfunciones societarias que retardan las manifestaciones de la autonomía individual y que debe atenderse en un Estado Social de Derecho.

(46) Su supuesto inicial es que las personas no se autoexcluyen en forma voluntaria y autónoma. Así, dice lo siguiente: «En la Argentina casi no hay normas que excluyan a las mujeres, las personas con discapacidades o a otros grupos, a veces llamados “vulnerables”, del ejercicio de acceder a cargos públicos, de acceder a la educación, a la salud (…). Sin embargo, de hecho, alcanzar esas metas es para ellos solo palabras, como podría afirmar Berlín, y esto se debe a una situación sistemática de exclusión social o de sometimiento de esos grupos por otros o por el resto de la comunidad, que desde luego ellos no controlan».

(47) Hay que recordar que la doctrina entiende que la protección de la autonomía personal encuentra su manifestación de derecho positivo en el art. 19 de la CN.

(*) Profesora Titular de Filosofía del Derecho. UFLO, Argentina. Cargo de conducción por concurso de antecedentes y oposición en la Junta de Interpretación y Reglamento de la Legislatura Porteña, CABA, Argentina. Abogada Especialista en Elaboración de Normas Jurídicas.