Procedencia de la acción por cobro de cánones locativos adeudados y gastos de energía eléctrica

Partes: Martínez Marta Rosa c/ Gandolfo Fabián Raúl s/ ejecutivo

Tribunal: Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Rafaela

Fecha: 3-nov-2016

Cita: MJ-JU-M-103128-AR | MJJ103128 | MJJ103128

Sumario:1.-Debe ser confirmada la sentencia que admitió parcialmente la excepción de falsedad material e inhabilidad de título y mandó llevar adelante la ejecución hasta tanto el actor perciba íntegramente el capital reclamado conformado por los canones locativos y gastos de energía eléctrica con más intereses a una tasa a un interés mensual igual al que aplica el Banco de la Nación Argentina en sus operaciones de descuento de documentos a treinta días, entre la mora y el efectivo pago, ya que el demandado no probó haberlos abonado con la presentación de los recibos correspondientes.

Fallo:

En la ciudad de Rafaela, a los 3 días del mes de noviembre del año dos mil dieciséis, se reúnen en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de la Quinta Circunscripción Judicial, Dres. Beatriz A. Abele, Lorenzo J. M. Macagno y Alejandro A. Román, para resolver los recursos de nulidad y de apelación interpuestos por la parte demandada, contra la sentencia dictada por la Señora Jueza de Primera Instancia de Circuito N° 16 de la ciudad de Ceres, en los autos caratulados: “Expte. N° 14 – Año 2.016 – MARTINEZ, Marta Rosa c/GANDOLFO, Fabián Raúl s/ EJECUTIVO”.

Dispuesto el orden de votación, en coincidencia con el estudio de la causa resulta: primera, Dra. Beatriz A. Abele; segundo, Dr. Lorenzo J. M. Macagno; tercero, Dr. Alejandro A. Román.

Acto seguido el Tribunal se plantea las siguientes cuestiones:

1era.: ¿Es nula la sentencia apelada?

2da.: En caso contrario ¿es ella justa?

3ra.: ¿Qué pronunciamiento corresponde emitir?

A la primera cuestión, la Dra. Beatriz A. Abele dijo:

No habiendo sido sostenido en la Alzada el recurso de nulidad interpuesto conjuntamente con el de apelación, y no advirtiendo vicio alguno que justifique la declaratoria nulificatoria de oficio, voto por la negativa.

A esta misma cuestión, los Dres. Lorenzo J. M. Macagno y Alejandro A. Román dijeron que por idénticos fundamentos votaron asimismo por la negativa a esta primera cuestión.

A la segunda cuestión, la Dra. Beatriz A.Abele dijo:

Que la Jueza de Primera Instancia de Circuito N° 16 de la ciudad de Ceres resuelve hacer lugar parcialmente a la excepción de falsedad material e inhabilidad de título interpuesta por la accionada y en consecuencia, mandar llevar adelante la ejecución hasta tanto el actor perciba íntegramente el capital reclamado conformado por los rubros admitidos (canon locativo correspondiente a los meses de marzo y abril de 2.013, además del gasto de energía eléctrica desde octubre de 2.012) con más intereses a una tasa a un interés mensual igual al que aplica el B.N.A. en sus operaciones de descuento de documentos a 30 días, entre la mora y el efectivo pago. Impone las costas del juicio a la parte demandada y difiere la regulación de honorarios.

Funda su decisión afirmando que los créditos procedentes de locaciones de alquileres traen aparejado ejecución, a los fines del juicio ejecutivo (Art. 442 del C.P.C.C.S.F.) por lo que no resulta necesario preparar la vía ejecutiva (Art. 445 del mismo Código). Agrega que la deuda proveniente del suministro de energía eléctrica ha sido aceptada reiteradamente por la jurisprudencia como integrante del mismo crédito por ser una deuda derivada de la locación. Por ello es que rechaza las excepciones de falsedad material e inhabilidad de título.

En cuanto a la pretensión de la actora de percibir indemnización por resolución anticipada, que solo corresponde al locador de inmuebles destinados a vivienda en los supuestos previstos en el Art. 8 de la Ley 23.091, no puede prosperar.En tal sentido aclara que la locación en cuestión tuvo como destino del inmueble el funcionamiento de una carnicería, y en el contrato no se pactó indemnización alguna por rescisión antes de tiempo.

También rechaza el pedido de cobro de una suma supuestamente destinada al pago de reparaciones, argumentando que al no tratarse de una suma líquida, debió haber sido objeto de una medida preparatoria para determinarla.

Contra dicho fallo se alza la parte demandada interponiendo recursos de nulidad y apelación (fs. 80), los que son proveídos a fs. 81.

Ya radicados los presentes autos ante esta Cámara, el recurrente expresa agravios a fs. 90 a 92 vto.

En dicho escrito dice agraviarse porque en el fallo en crisis no se acogieron las excepciones de inhabilidad de título y falsedad material, siendo un contrato nulo por ser de naturaleza comercial y tener un plazo de un año. Agrega que la deuda por consumo de energía no ha sido probada y tampoco se acreditó que corresponda a dicho inmueble.

En un párrafo de redacción algo confusa (fs.90 in fine y vta.), parece argumentar que las excepciones de falsedad material e inhabilidad de título son procedentes “por cuanto el título en que se funda la acción adolece de fallas como la falta de determinación de deuda líquida, indeterminación de rubros reclamados que lo tornan un reclamo arbitrario e infundado, contrato nulo por celebrarse por un plazo inferior al de un contrato con destino a vivienda, funcionamiento de una carnicería, reclamar indemnización por resolución anticipada Ley 23.091 sin indicar cuál es el monto de la indemnización, reparación de daños cuando se documentan ni siquiera se intentó hacerlos reconocer o determinarlo, en consecuencia se cumplieron los recaudos mínimos indispensables para constituir título ejecutivo y para promover demanda ejecutiva, más cuando . (su parte) . en el intercambio epistolar rechazó el reclamo, no adeudando suma alguna, también falta determinar el último mes abonado y fecha de rescisión del contrato o restitución anticipada del bien objeto de locación, todos estos elementos demostrativos de su falta objetiva de ejecutividad, por no reunir en su contenido los requisitos esenciales que lo tornan hábil para incoar un juicio ejecutivo”.

A continuación se queja porque la inhabilidad del título surge de la misma demanda al tener el contrato un objeto comercial, que el mismo carece de sellado por lo que no tiene fecha cierta, no se ha probado la fecha de desocupación del inmueble, no tiene recibo del último mes de pago abonado, no se conoce el monto que se imputa a la reparación, no existe documentación reconocida, ni factura de la E.P.E.

Luego discute los montos reclamados en la demanda y reitera en más de una oportunidad y con redacción ligeramente modificada, argumentos ya expresados en este mismo escrito.

Seguidamente desarrolla un capítulo dedicado a los antecedentes de la causa, uno a la descripción de la demanda, uno a la sentencia apelada y por último, uno a la crítica de la sentencia recurrida.En ninguno de los mismos expone nuevos argumentos a los ya reseñados.

También se agravia por que se le ha cargado con el 100% de las costas y solicita se revoque el fallo.

A fs. 95/96, la parte actora contesta los agravios resistiendo el progreso del recurso y pide se confirme la sentencia elevada.

Ingreso al tratamiento del recurso.

Este Tribunal tiene dicho en reiteradas oportunidades que la expresión de agravios debe ser una crítica detallada y razonada de los errores que el recurrente considera que el Sentenciante ha cometido al dictar el fallo, ya sea en la interpretación de los hechos, en el encuadramiento jurídico, en la valoración de pruebas fundamentales y determinantes, en la aplicación del derecho y en la justicia de la decisión (Art. 365 del C.P.C.C.S.F.).

El escrito presentado por el quejoso no es técnicamente una expresión de agravios porque no reúne los requisitos exigidos en el código de rito.

En consecuencia, por la misma disposición antes mencionada, corresponde hacer efectivo el apercibimiento allí previsto y tener al recurrente por conforme con las afirmaciones de hecho efectuadas en la sentencia.

Sin perjuicio de ello, entiendo oportuno señalar con acierto que la A-quo ha afirmado que el presente juicio no requiere de uno preparatorio previo, según surge del inc. 2 del Art. 442 del C.P.C.C.S.F.

También ha acertado la Jueza de grado al condenar al ejecutado a abonar dos meses de canon locatorio, según contrato de fs. 4 y los gastos de electricidad informados a fs.5 y 57, ya que el demandado no ha probado haberlos abonado con los recibos correspondientes, carga que pesaba sobre él.

La jueza de grado rechaza los reclamos por indemnización por rescisión anticipada del contrato y gastos necesarios para solventar reparaciones, por lo que los agravios referidos a estos dos rubros carecen de total fundamento.

En cuanto a las costas, el imponerlas al demandado vencido es acorde con las disposiciones del C.P.C.C.S.F.

Voto entonces por la afirmativa.

A la segunda cuestión, los Dres. Lorenzo J. M. Macagno y Alejandro A. Román dijeron que hacían suyos los conceptos y conclusiones de la Jueza de Cámara preopinante y por lo tanto, votaron en el mismo sentido.

A la tercera cuestión, la Dra. Beatriz A. Abele dijo:

Que como consecuencia de lo expresado en el análisis precedente, sugiero a mis colegas se dicte la siguiente resolución: 1) Rechazar el recurso de apelación opuesto por la parte demandada y confirmar en todos sus términos, el fallo apelado. 2) Imponer las costas de la Alzada al recurrente perdidoso. 3) Fijar los honorarios de la Alzada en el 50% de los que se regulen en baja instancia.

A la misma cuestión, los Dres. Lorenzo J. M. Macagno y Alejandro A. Román dijeron que la resolución que corresponde adoptar era la propuesta por la Jueza de Cámara Dra. Beatriz A. Abele, y en ese sentido emitieron sus votos.

Por las consideraciones del Acuerdo que antecede la CAMARA DE

APELACION CIVIL, COMERCIAL Y LABORAL, RESUELVE: 1) Rechazar el recurso de apelación opuesto por la parte demandada y confirmar en todos sus términos, el fallo apelado. 2) Imponer las costas de la Alzada al recurrente perdidoso. 3) Fijar los honorarios de la Alzada en el 50% de los que se regulen en baja instancia.

Insértese el original, agréguese el duplicado, hágase saber y bajen. Concluido el Acuerdo, firmaron los Jueces de Cámara por ante mí, doy fe.

Beatriz A. Abele

Juez de Cámara

Lorenzo J. M. Macagno

Juez de Cámara

Alejandro A. Román

Juez de Cámara

Héctor R. Albrecht

Secretario