El fuero federal es incompetente pues un pronunciamiento que declare que el servicio UBER no está prohibido en el ámbito local, resulta ajeno a la materia

Partes: Aguiar Gonzalo c/ Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires s/ acción declarativa

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: I

Fecha: 7-feb-2017

Cita: MJ-JU-M-102879-AR | MJJ102879 | MJJ102879Sumario:
1.-Corresponde confirmar la incompetencia del fuero civil y comercial federal para entender en esta causa y ordenar la remisión al fuero Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pues se trata de una relación contractual regida por el derecho privado (art. 1280 y cc. CCivCom.), ya que el actor promovió una acción a fin de que se declare que los servicios que conectan por medio de la aplicación de celular a conductores con pasajeros, y los contratos celebrados en consecuencia, no se encuentran vedados por ninguna norma vigente dictada por el GCBA y que tampoco requieren permiso o licencia otorgada por el GCBA.

2.-Toda vez que la relación contractual debatida en la causa es ajena a la competencia de la justicia federal, de excepción (arts. 116 , 121 y 129 de la CN. y 1 , 2 y cc. del CCAyT, ley 189/99 de la CABA), corresponde confirmar la incompetencia del fuero para resolver sobre la medida intentada relativa a la prohibición legal de los servicios brindados por la aplicación de celulares utilizada para conectar pasajeros.

3.-Puesto que el reclamo fue planteado por quien, a título personal, invocó la pretensión de llevar a cabo el transporte de pasajeros, mediante la aplicación de celulares, en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, al margen de la regulación que rige la prestación del servicio público de taxis y remises, cuya seguridad y control sólo en ciertos aspectos y puntos (puertos y aeropuertos nacionales) es ejercida por autoridades nacionales, se juzga que el fuero federal es incompetente para resolver.

4.-El fuero federal es incompetente puesto que el debate entablado contra el GCBA se centra esencialmente en la regulación del transporte en su jurisdicción, ya que el accionante persigue un pronunciamiento que declare que el referido servicio no está prohibido por ninguna norma dictada por el GCBA y que tampoco es exigible para su realización ningún permiso o habilitación de índole local, todo lo cual, es ajeno a la materia federal.

Fallo:

Buenos Aires, 7 de febrero de 2017.

Y VISTO: El recurso de apelación interpuesto por la actora a fs. 101, fundado a fs. 103/120, contra la resolución dictada a fs. 100, y, CONSIDERANDO:

1. El señor Gonzalo Aguiar, invocando “el carácter de prestador de un servicio privado de transporte”, promovió acción declarativa de certeza y de inconstitucionalidad (art. 322 del Código Procesal, texto según ley 26.939, DJA) contra el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (en adelante, GCBA), a fin que se declare “.que los servicios que conectan, por medio de la aplicación móvil de UBER a conductores (SOCIOS UBER) con pasajeros y celebran por este medio contratos privados de transporte (a) no se encuentran prohibidos por ninguna norma vigente dictada por el GCBA; (b) que la relación contractual que los rige está comprendida en los artículos 1280 y concordantes del Código Civil y Comercial de la Nación. y (c) no se requiere para celebrar y ejecutar este contrato particular, un permiso o licencia otorgada por el GCBA, salvo las que se refieren a la habilitación del vehículo para transitar por la vía pública.” -cfr. fs. 56 vta.- . En subsidio, planteó la inconstitucionalidad de “.toda norma jurídica general o acto administrativo individual, emanada del GCBA, incluyendo.a aquellas vinculadas.a la prestación del servicio público de taxis o remises, que pretendan ser ilegítimamente aplicadas a quienes celebran el contrato de transporte de pasajeros utilizando la aplicación móvil de UBER, en particular las del Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad.”.

Asimismo, solicitó el dictado de una medida cautelar de no innovar (art. 231 del Código Procesal, DJA) y la citación como terceros, en los términos del artículo 94 del Código Procesal (DJA), de la Prefectura Naval Argentina (PNA) y del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA) -cfr. fs.57/58-. Fundó tal petición en que “.está llevando a cabo contratos de transporte privado de pasajeros, valiéndose para ello de la aplicación móvil de UBER.actividad que se lleva a cabo en todo el territorio de la Ciudad de Buenos Aires, incluyendo, naturalmente, el Puerto de Buenos Aires, el barrio de Puerto Madero y el Aeroparque Jorge Newbery.” – cfr. fs. 57 vta.-. Explicó que “.dado que el control de tránsito y, en particular de la actividad que desarrollan taxis y remises en esas áreas, está a cargo de las autoridades nacionales mencionadas, es preciso citar como terceros a ambas en la medida en que la prohibición de innovar que se solicita.y la sentencia de fondo, deberán ser ejecutadas, en la práctica, por la PFN en el Puerto de Buenos Aires y en Puerto Madero y por el ORSNA en Aeroparque.”. En base a tal citación, sustentó la competencia da la Justicia en lo Civil y Comercial Federal (conf. fs. 58, punto E.).

2. La señora Juez a cargo del Juzgado n° 8 de este fuero, remitiéndose a los fundamentos expuestos por el Dictamen del señor Fiscal Federal de fs. 95/98, se declaró incompetente para entender en esta causa y ordenó su remisión al fuero Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (fs. 100). Contra dicha resolución, el actor interpuso recurso de apelación a fs. 101, el mismo fue concedido a fs. 102 y fundado a fs. 103/120. El recurrente solicita que se deje sin efecto la resolución apelada y se declare que el Juzgado Civil y Comercial Federal N° 8 es competente para entender en la presente acción. A tales fines, manifiesta que el Dictamen Fiscal al que la sentencia remite, incurrió en un error al calificar como un “departamento” del Estado Nacional al Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA), ya que se trata de un ente autárquico con personalidad jurídica propia y capacidad para estar en juicio.Al igual que la Prefectura Naval Argentina, la cual es una dependencia del Estado Nacional. Sostiene que estas circunstancias determinan la competencia del fuero federal para conocer la presente causa, conforme a los artículos 116 de la Constitución Nacional y 2 inc. 6) de la ley 48. A su vez, argumenta que los antecedentes invocados por el Fiscal difieren en los hechos y en el derecho con el sub examen y cita precedentes del Alto Tribunal que, según entiende, sí resultan aplicables al caso y brindan sustento a su postura (v. gr. Fallos 330:3784 “Liberty ART” y “Alfonso, Mario Jindor y otros”, C. 514. XLIII. del 17/10/2007). Concretamente, sostiene que al haberse citado a una entidad autárquica nacional (ORSNA) y a la Prefectura Naval Argentina, resulta competente la justicia federal, sin perjuicio de que esa jurisdicción comporta un privilegio al que tales sujetos pueden renunciar, una vez notificados. Señala que esto es más que evidente cuando la causa es iniciada en el fuero federal, como aquí sucede, pues sería irrazonable asumir hipotéticamente la eventual prórroga en favor de la jurisdicción ordinaria cuando se está en sede federal y no se ha notificado la citación o la demanda a las autoridades mencionadas. Por otra parte, asevera que diversas autoridades del GCBA han adoptado decisiones ilegítimas en materias que son de competencia federal (v. gr.restricciones que impiden el comercio interprovincial y bloquean la aplicación, con efectos en todo el territorio del país e incluso en el exterior), así como también la Dirección General de Defensa y Protección del Consumidor “ha ordenado no sólo el bloqueo de la aplicación móvil y sitio web, sino que también se ha entrometido con el sistema de pagos, afectando gravemente el comercio interjurisdiccional”. En la parte final de su exposición, entiende que “resulta violatorio de la ‘cláusula del comercio’ que un órgano local -como es, por ejemplo la Dirección General de Defensa y Protección del Consumidor de la CABA, e incluso el Ministerio Publico Fiscal o un Juez local- prohíba pagos de servicios libremente concertados entre particulares utilizando una aplicación móvil”, todo lo cual evidencia que la causa corresponde a la jurisdicción federal (fs. 119). Finalmente, realiza un planteo subsidiario y solicita, para el caso de no admitirse la competencia del Juzgado Civil y Comercial Federal N° 8, se revoque parcialmente la sentencia apelada y se remita la causa a la Justicia en lo Contencioso Administrativo Federal.

3. Como es sabido, para determinar la competencia de los tribunales se debe atender de modo principal a la exposición de los hechos que el actor hace en su demanda, y después, y sólo en la medida en que se adecue a ellos, al derecho que invoca como fundamento de su pretensión (conf. art.4, del Código Procesal; Corte Suprema de Justicia de la Nación, Fallos 303:1453; 306:328, 856, 948, 1056; 307:505, 774 y 871; esta Sala, causas 7.122 del 14-12-93, 20.039 del 23-2-95, 4.365 del 20.6.96, 2.041 del 3-4-97, 2.324/98 del 22-10-98, 5.295/07 del 27.9.07, 12.290/07 del 27.3.08, 5.959/07 del 3.6.08, 13.178/06 del 24.6.08, 4.868/07 del 26.8.08, 5.967/08 del 28.8.08, 723/08 del 11.9.08, 882/08 del 30.9.08, 13.470/07 del 2.10.08, 10.899/07 del 7.10.08, 7.683/08 del 25.11.08, 2.055/08 del 23.12.08 y 3.295/08 del 10.2.09; entre otras). En el caso, como quedó expuesto, el actor promovió una acción meramente declarativa -y una medida cautelar de no innovar- contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a fin de que se declare que los servicios que conectan por medio de la aplicación UBER a conductores (socios UBER) con pasajeros, y los contratos celebrados en consecuencia, no se encuentran vedados por ninguna norma vigente dictada por el GCBA y tampoco requieren permiso o licencia otorgada por el GCBA, tratándose, en definitiva, de una relación contractual regida por el derecho privado (art. 1280 y concordantes del Código Civil y Comercial de la Nación). Y en subsidio, planteó la inconstitucionalidad de “.toda norma jurídica general o acto administrativo individual, emanada del GCBA .”, en particular las vinculadas a la prestación del servicio público de taxis o remises, que pretendan ser aplicadas a quienes celebran el contrato de transporte de pasajeros utilizando la aplicación móvil de UBER, con especial referencia a las del Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad.Según se advierte de la reseña efectuada, el actor no cuestiona ningún acto ni norma dictada por autoridad nacional vinculada con el servicio que pretende cumplir en la Ciudad de Buenos Aires. La causa es, entonces, ajena a la competencia de la justicia federal, de excepción (arts. 116, 121 y 129 de la Constitución Nacional y 1, 2 y concordantes del Código Contencioso Administrativo Tributario, ley 189/99 de la CABA; ver dictamen fiscal obrante a fs. 118/121 vta., apartado II).

En cuanto a las decisiones y actos emanados de funcionarios y magistrados de la Ciudad que habrían vulnerado los límites de sus atribuciones, entrometiéndose en competencias federales -por ej. las TICS, telecomunicaciones, espectro radioeléctrico y el comercio interjurisdiccional- mediante el bloqueo de la aplicación, su sitio web y su sistema de pagos con efectos en todo el territorio del país, cabe precisar que ello no integró el objeto demandado en el sub lite, de modo que tampoco se erige en un fundamento determinante para resolver la competencia del tribunal que debe conocer en el caso. El reclamo fue planteado por quien, a título personal, invocó la pretensión de llevar a cabo el transporte de pasajeros, mediante la aplicación UBER, en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires (confr. fs. 57 vta., punto 11), al margen de la regulación que rige la prestación del servicio público de taxis y remises, cuya seguridad y control sólo en ciertos aspectos y puntos (puertos y aeropuertos nacionales) es ejercida por autoridades nacionales en los términos del decreto 958/92 (arts. 40 y 41) y demás normas dictadas en consecuencia (v. gr. Resolución de la Secretaría de Transporte 269/98 y Resolución del ORSNA 200/98). Es decir, el accionante persigue, en lo sustancial, un pronunciamiento qu e declare que el referido servicio no está prohibido por ninguna norma dictada por el GCBA y que tampoco es exigible para su realización ningún permiso o habilitación de índole local.En suma, el debate entablado contra el GCBA, se centra esencialmente en la regulación del transporte en su jurisdicción, lo cual, como se señaló, es ajeno a la materia federal. Si bien la Corte Suprema de Justicia ha aceptado la procedencia del fuero federal cuando una entidad nacional es citada y comparece a juicio en los términos del artículo 94 del Código Procesal (conf. Fallos 294:25; 305:2001; FGR 009040/2014/CS001 del 16/06/2015; C. 149. L. COM del 12/04/2016; y CCF 002080/2012/CS001 del 03/05/2016), en esta instancia del trámite, la mera citación del ORSNA y de la PNA formulada por el actor en la demanda no comporta un argumento determinante para resolver la competencia en el sentido que se pretende, desde que aún no fue siquiera proveída. Sin perjuicio de ello, hay que señalar que en los precedentes del Alto Tribunal citados en el memorial, “Liberty ART” y “Alfonso, Mario Jindor y otros”, los sujetos demandados eran la Superintendencia de Seguros de la Nación y el Estado Nacional, respectivamente; en cambio aquí el demandado es el GCBA. Por todos los fundamentos expuestos y de conformidad con lo dictaminado por el Fiscal de Cámara a fs. 124/125, SE RESUELVE: desestimar la apelación de fs. 101 y confirmar la resolución de fs. 100. La doctora María S. Najurieta no interviene por encontrarse en uso de licencia (art. 109 del R.J.N.).

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Ricardo Víctor Guarinoni

Francisco de las Carreras