Obligación del demandado de reparar los perjuicios causados al actor a quien propinándole un golpe en la mandíbula lo incapacitó en orden al 10 %

medicoPartes: Bertiche Gustavo c/ Morales Patricio s/ daños y perjuicios

Tribunal: Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de Rosario

Fecha: 24-jun-2016

Cita: MJ-JU-M-101897-AR | MJJ101897

cuadro

Sumario:

1.-Corresponde hacer lugar a la demanda intentada por quien recibió un golpe en la mandíbula por parte del demando ocasionándole una lesión conforme surge de la pericia médica practicada en la que se estima que el actor padece una incapacidad del 10% de la total vida, producto del accidente, incapacidad que obedece a la lesión por la fractura de la mandíbula, que en rigor las secuelas remanentes serían de un 7% según baremos.

2.-El monto que se conceda en concepto de indemnización por incapacidad sobreviniente debe atender al mantenimiento incólume de una determinada calidad de vida, cuya alteración, disminución o frustración, constituyen en sí un daño resarcible conforme a una visión profunda del problema tratado.

3.-A los fines de la cuantificación de la reparación debida por lesiones o incapacidad permanente, física o psíquica total o parcial teniendo en cuenta que se trata de una deuda de valor (art.772 CCivCom), manda el ordenamiento conforme las pautas ordenatorias de los art. 1738 , 1740 , 1746 y conc. del CCivCom. meritar la proyección dañosa en las diferentes esferas de la vida de la víctima.

Fallo:

En la ciudad de Rosario, a los 24 de junio de 2016 siendo día y hora de Audiencia de Vista de Causa designada en los autos caratulados “BERTICHE, Gustavo c/ MORALES, Patricio s/ Daños y Perjuicios” expte. N° 2422/14 que se tramitan por ante este Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual N° 1, siendo Juez de Trámite la Dra. Mariana Varela, comparecen por la parte actora el Dr. Juan Pablo Ladino, no compareciendo nadie por la parte demandada. Se integra el Tribunal con las Dras. Susana Igarzabal y el Dr. Marcelo Quaglia, Juez de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial de la Decimocuarta Nominación, por encontrarse la Dra. Paula Sansó con licencia y la parte actora consiente expresamente dicha integración. Se deja constancia que se encuentra presente en el acto la Perito Médica Jorgelina Ana Prestera. Seguidamente V.S. P: ¿qué tuvo en cuenta para determinar la incapacidad? R: la fractura; al momento de la pericia tenía una secuela leve de dificultad en la masticación y pérdida de sensibilidad del lado de la fractura. Existen baremos para la fractura y por las consecuencias, yo estimé en base a la fractura, por las consecuencias la incapacidad sería menor, en sí un 5 %. Seguidamente comparece a fin de prestar declaración testimonial el señor Marcos Raúl Milicich, D.N.I. 31.393.450, quien bajo juramento de decir la verdad responde a tenor del pilego de preguntas reservado en Secretaría que en éste acto se abre y agrega, PRIMERA: hoy en día tengo mayor relación con Gustavo, pero tenía con los dos por igual, jugaba al Hockey con ambos, durante mucho tiempo tuve más con Patricio

que con Gustavo, luego del accidente cambió la situación; P: tiene enemistad con el demandado, R: no; SEGUNDA: sí, yo estaba en el auto adelante con Gustavo y Patricicio y dos amigos míos atrás. TERCERA:él estaba detrás mí, me agarraba a modo de broma apoyándome contra el apoya cabeza, Gustavo le dijo que la corte con esa conducta, le dijo varias veces que se baje y no lo hizo, luego se bajo, abrió la puerta y sucedió, CUARTA: se remite: QUINTA: se remite, SEXTA: que ocurrió cuando se bajó del auto R. instantáneamente cuando bajó le dió un puñetazo en la mandíbula a Gustavo; bajo y veo que se esta agarrando la cara y Patricio parado diciendo “mirá lo que me hiciste hacer “; P: ¿vio trompada al actor? R: el instante que le pega no lo veo, estoy bajando del auto; P: ¿cómo sabe de la trompada? R: veo las consecuencias, hay una mandíbula rota, sangre y un golpe en la cara y Patricio diciendo “mirá lo que me hiciste hacer”; ahí no siguió el pleito, Gustavo quedó sentado en el cordón y le dice “tomatela que me rompiste la mandíbula”, ante la sangre y la situación se bajan mis dos amigos de la facultad, yo llamo por teléfono, lo llevo al Sanatorio y se queda Alejandro y Patricio en el lugar del accidente. SEPTIMA: se remite; OCTAVA: en el momento dijo eso, una vez que Gustavo se sentó, Patricio se quedó parado, mal, se veía que no estaba ni queriendo pegale ni contento, estaba afligido, lo lleve a Gustavo al Sanatorio Centro, a una cuadra, y Patricio se quedó con mis dos amigos de la facultad y luego se fue a la casa, NOVENA: sí, jugábamos todos juntos, DECIMA: esto fue en Agosto, al año siguiente Patricio no jugó al Hockey, Gustavo cuando se recuperó siguió jugando

dos años más, Patricio volvió y Gustavo dejó obviamente porque no tienen buena relación a partir de ese momento y por el juicio, no resulta compatible que estén en el mismo equipo; mientras jugaba uno, el otro no jugaba, DECIMOPRIMERA:creo que pasaron varias meses, no se decirlo exactamente, jugábamos en la Primera División de GER, éramos titulares, jugábamos en los torneos locales, en la metropolitana de Buenos Aires, viajábamos mucho para jugar los torneos nacionales todos los años. DECIMOSEGUNDA: durante la operación tuvo complicaciones, la operaración no fue sencilla; después se recupero lentamente, en el post operatorio no podía comer, tenía mucho dolor, perdió sensibilidad en los labios, tenía puesto una plaqueta, tornillo y ello era molesto. Seguidamente la parte actora solicita se apliquen los apercibimientos respecto del demandado a tenor del pliego de posiciones opbrante en autos, encontrándose debidamente notificado conforme cédula que se acompaña. Seguidamente las partes alegan por su orden. A continuación el Tribunal pasó a deliberar y luego dijo

CONSIDERANDO: 1.­ Se encuentran agregadas copia de los autos caratulados “MORALES PATRICIO ANDRÉS s/ LESIONES GRAVES”, Expte.Nº 115/14 e incidentes sobre “SUSPENSIÓN DEL JUICIO A PRUEBA MORALES PATRICIO” e “INCIDENTES DE CONSTITUCIÓN DE QUERELLANTE” tramitados ante el Juzgado de Primera Instancia en lo Penal de Sentencia N° 2 de los Tribunales de Rosario, en el que se dictó el 3/12/15, la Resolución N° 298 T° 22 F° 129/132 ordenando la suspensión del Juicio por el término de dos años a favor de

Patricio Andrés Morales de conformidad con lo establecido en los art. 76 bis y 76 ter del CP­ley 24.316­ (fs. 24/27 del incidente) firme, encontrándose franqueada la vía del art. 1101CC.

La probation dispuesta por el juez penal implica que durante el plazo que se fijó (dos años, venciendo en diciembre de 2017), se suspende el trámite del procedimiento penal bajo condición de cumplimiento de ciertas indicaciones dispuestas por dicho magistrado.Al vencimiento de dicho plazo si el imputado hubo cumplido satisfactoriamente las instrucciones, la pretensión penal se extingue y se dicta el sobreseimiento definitivo en su favor con lo cual termina el proceso; en caso contrario, o si el imputado cometiera nuevo delito, la persecución penal continúa.

En lo que es relevante a estos autos cabe analizar si el dictado de la sentencia civil se encuentra suspendida hasta el cumplimiento del plazo dispuesto en la probation

El art. 76 quater del Código Penal prescribe “La suspensión del juicio a prueba hará inaplicables al caso las reglas de prejudicialidad de los artículos 1101 y 1102 del CC”.

Más allá de la normativa señalada, Elena Highton sostiene que “la suspensión del juicio a prueba se ha independizado la acción civil de la penal por expresa disposición legal. Para nosotros la prejudicialidad no renace”1

Así también expresa Miguel Piedecasas “si la realización del juicio se suspendiere, tendrá habilitada la acción civil correspondiente” y “De manera tal que frente a la suspensión del juicio a prueba debemos decir que no funciona la prejudicialidad ni a favor ni en contra del demandado civilmente”2

2.­ La legitimación activa de GUSTAVO BERTICHE deviene de su calidad de lesionado en el hecho ocurrido el día 27 de octubre de 2012 en oportunidad en que se produjo un hecho cuando Patricio Morales descendió del automóvil Ford Fiesta dominio JXB 979 que conducía el actor

3.­ La legitimación pasiva de PATRICIO ANDRÉS MORALES ha sido atribuida por dolo y culpa, en calidad de victimario por el golpe que le habría propinado al actor causándole daños cuyo resarcimiento pretende.

Por Resolución N°3648 de fecha 12/12/14 fue declarado rebelde dándose por decaído su derecho a contestar demanda y ofrecer prueba.

4.­ El hecho causa de la pretensión resarcitoria ocurrió la madrugada del día 27 de octubre de 2012.Las circunstancias del caso surgen de las declaraciones testimoniales obrantes en el sumario penal, así como de la aplicación de los apercibimientos por la incontestación de la demanda conforme al art. 548 y 551 CPCC. Es un hecho no controvertido que el demandado era transportado en el vehículo. Ford Fiesta dominio JXB 979 que conducía GUSTAVO BERTICHE; que circulaban por calle Paraguay entre Córdoba y Rioja cuando el actor le abrió la puerta del automóvil y le pidió que se bajara del automóvil por las molestias que ocasionaba a los ocupantes del vehículo

5.­ Así surge de la declaración testimonial prestada por Marcos Milicich ante el Juez en lo Penal de Sentencia N° 2 de Rosario “Estábamos en el bar Kubrick sito en Moreno entre Córdoba y Rioja, festejando que yo me había recibido y a la salida estaban Alejandro Zanuttini y Patricio Preumayer…y al momento de subir Patricio Morales al auto de Gustavo Bertiche, este le dice que no se suba porque vivía a una cuadra y media y no iba a volver hacia atrás a llevarlo nuevamente. Patricio Morales se sube igual al auto de Gustavo Bertiche y al arrancar comienza a agarrarme, molestándome a modo de broma, él que se encontraba atrás a la derecha y yo que estaba adelante en el asiento del acompañante y me agarraba de la cabeza y presionaba contra el apoya cabezas. Gustavo Bertiche le dice varias veces que pare de hacer eso, que iba a romper el auto y como continuaba haciéndolo, le dijo que o paraba o se bajaba del auto,. A todo esto Gustavo continuaba manejando. Como continuaba haciendo lo mismo,. Para el auto y le pide a Patricio Morales que se baje, a lo cual no hizo caso, por lo que GUSTAVO BERTICHE se bajó del auto y le abrió la puerta a PATRICIO MORALES, diciéndole que se baje, que si no se bajaba, lo bajaba él.Como seguía sin bajarse, yo siento que me suelta, sucede el golpe de PATRICIO MORALES a GUSTAVO BERTICHE al bajarse del auto Patricio…es entonces que veo que GUSTAVO BERTICHE está agachado agarrándose la mandíbula y PATRICIO MORALES está lloroso, diciéndole a Gustavo “mirá lo que me hiciste hacer” a lo cual Gustavo le contesta “tomátelas que

me rompiste la mandíbula” (fs.137 vta). “No ví el momento del impacto, porque estaba en el asiento de adelante”. Declara que llevó a Bertiche al Sanatorio Centro.

En la audiencia de vista de causa celebrada ante este tribunal, testificó en el mismo tenor.

El testigo Patricio Preumayer declara ante el Juez penal en sentido análogo “Gustavo Bertiche se baja y lo baja a Patricio Morales del auto. Yo me quedo en el auto y se bajan también Marco Milicich y Alejandro Zanuttini. Forcejean un poco entre Gustavo y Patricio y yo escucho un ruido, el cual me pareció que provenía de un golpe, de una piña. Yo no ví el golpe, pero me pareció que lo era por el sonido que escuché. Ahí me bajo del auto y lo veo a Gustavo Bertiche con la boca abierta sin querer moverla diciendo “me rompió la mandíbula al tiempo que escupía sangre…cuando estábamos charlando sobre lo ocurrido, Patricio Morales lloraba, no sé si por arrepentido o porque se daba cuenta de lo que había hecho”…”no ví el impacto. Veo cuando Gustavo Bertiche estaba forcejeando, lo baja a Patricio Morales del auto (fs.139 vta y 140)

6.­ La actora ha solicitado la aplicación de apercibimientos ante la incomparecencia del demandado a la audiencia de absolución de posiciones fijada en la fecha, acompañando cédula con la transcripción de los artículos 559, 563 y 162 CPCC. En ese sentido, corresponde su aplicación teniendo por cierto que en circunstancias en que circulaba a bordo del automóvil conducido por el actor y debido a que molestaba al Sr.Milicich, hizo caso omiso de los pedidos de cesar en

las molestias, y al bajar del automóvil por pedido del actor le “propinó un golpe de puños en la cara” (posición 8ª) a causa de lo que el actor debióe ser trasladado al Sanatorio Centro (posición 9ª)

7.­ Obra copia de los informes del Santorio Centro en los que constan los estudios de Rx y tomografía, así como los de CIOR en los que constan los estudios de ortopantomografía (fs.142/145), el protocolo quirúrgico del Sanatorio Centro y certificados del Dr. Roberto Blanco quien realizara la intervención quirúrgica en la mandíbula del actor el 31/10/12(fs.147/162), factura de Star Medical SRL por el implante de titanio maxilo facial por $13.000 del fecha 31/10/12

En los autos conexos “BERTICHE GUSTAVO c/ MORALES PATRICIO s/ ASEGURAMIENTO DE PRUEBAS”, Expte N° 498/13, obra informativa emanada del Sanatorio Centro acompañando protocolo quirúrgico de la intervención por fractura paramediana derecho y ángulo mandibular izquierdo, practicada al actor el31/10/12, así como la historia clínica. Así también obra informativa del CENTRO DE IMÁGENES ODONTOLÓGICAS ROSARIO (CIOR) informando los estudios de ortopantomografías digital HD (fs.70/73)

8.­ Así planteado el caso, corresponde meritar en primer término, el hecho generador de la responsabilidad imputado al demandado y en segundo término, las consecuencias dañosas atribuidas.

Se encuentra vigente el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y por ende cabe entrar en la consideración del art. 7 de dicho ordenamiento.,

“Interpretando dicho artículo, el Dr. Lorenzetti sostiene que se trata de una regla dirigida al juez y le indica que ley debe aplicar al resolver un caso, estableciendo que se debe aplicar la ley de modo inmediato y que no tiene efectos retroactivos, con las excepciones previstas. Entonces, la regla general es la aplicación inmediata de la ley que fija una fecha a partir de la cual comienza su vigencia (art.5) y deroga la ley anterior, de manera que no hay conflicto de leyes. El problema son los supuestos de hecho, es decir , una relación jurídica que se ha cumplido bajo la vigencia de la ley anterior , tiene efectos que se prolongan en el tiempo y son regulados por la ley posterior, La norma, siguiendo al Código derogado, establece la aplicación inmediata de la ley a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. Las que se constituyeron o extinguieron cumpliendo los requisitos de la ley anterior no son alcanzadas por este efecto inmediato….(Conf. Lorenzetti, Ricardo Luis, Director. Código Civil y Comercial de la Nación Comentado, T 1, ed. Rubinzal Culzoni, Santa Fe, 2014, pp.45/47) …en el sistema actual la noción de retroactividad es una derivación del concepto de aplicación inmediata. Por lo tanto la ley es retroactiva si se aplica a una relación o situación jurídica ya

constituida (ob cit. p 48/49)”3

Así, se ha explicado que si el ad quem “revisa una sentencia relativa a un accidente de tránsito, aplica la ley vigente al momento de ese accidente, en agosto de 2015 la revisará conforme al artículo 1113 del Cod. Civ no porque así resolvió el juez de primera instancia, sino porque la ley que corresponde aplicar es la vigente al momento que la relación jurídica nació ( o sea, el del accidente). En cambio, si la apelación versara sobre consecuencias no agotadas de esas relaciones, o lo que atañe a la extinción de esa relación (por ej.Una ley que regula la tasa de internes posterior al dictado de la sentencia de primera instancia), debe aplicar esa ley a los períodos no consumidos”

Lo expresado se encuentra en consonancia con el criterio sentado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en su reiterada jurisprudencia “según conocida jurisprudencia del Tribunal en sus sentencias se deben atender las circunstancias existentes al momento de la decisión, aunque ellas sean sobrevinientes a la interposición del recurso extraordinario, y si en el transcurso del proceso han sido dictadas nuevas normas sobre la materia objeto de la litis, la decisión de la Corte deberá atender también a las modificaciones introducidas por esos preceptos en tanto configuren circunstancias sobrevinientes de las que no es posible prescindir (conf. Fallos:306:1160; 318:2438; 325:28 y 2275;

327:2476;331:2628; 333:11474; 335:905, entre otros)5

9.­ Según las pruebas reseñadas, ha quedado acreditado que el demandado PATRICIO ANDRÉS MORALES le dio un golpe en la mandíbula a GUSTAVO BERTICHE lo que ocasionó una lesión en la mandíbula.

10.­.Encontrándose acreditada la responsabilidad de la parte demandada, corresponde analizar los daños pretendidos y su nexo de causalidad con el hecho.

En ese sentido la pericia médica practicada por la Dra. Jorgelina Prestera estima que el actor padece una incapacidad del 10% de la total vida, producto del accidente, aclarando en la audiencia de vista de causa, que dicha incapacidad obedece a la lesión por la fractura de la mandíbula, que en rigor las secuelas remanentes serían de un 7% según baremos.No ha sido cuestionada.

Al exámen médico, el actor presenta disminución de la sensibilidad en la región mentoniana y labio inferior, leve subluxación de articulación temporomandibular con resalto (fs.72 vta)

Estudios realizados, Rx cráneo frente y mandíbula frente y oblicuo (Sanatorio Centro, 27/10/12); tomografía helicoidal mandibular (Sanatorio Centro, 27/10/12), ortopantomografías digitales HD (Cior 29/10/, 6/11/12, 24/1/13, 13/3/13 y 8/1/14), tomografía helicoidal mandibular (Sanatorio Centro, 8/11/12).

Estima la perito, en forma general, las secuelas que una fractura de mandíbula provoca, desarrollando las consideraciones como fundamento de su pericia (fs.73)

La jurisprudencia ha dicho “que los porcentajes indicados no obligan al juzgador quien los contempla como mero factor indiciario para fijar el quantum de esta partida debe atenderse a la naturaleza de las lesiones sufridas así como

también a la edad del damnificado, su estado civil y demás condiciones personales, como habrán aquéllas de influir negativamente en sus posibilidades de vida futura e

igualmente, la específica disminución de sus aptitudes laborales” 6

11.­ La indemnización que se otorgue por incapacidad sobreviniente debe atender, primordialmente, al mantenimiento incólume de una determinada calidad de vida, cuya alteración, disminución o frustración, constituyen en sí un daño resarcible

conforme a una visión profunda del problema tratado7

A los fines de la cuantificación de la reparación debida por lesiones o incapacidad permanente, física o psíquica total o parcial ­teniendo en cuenta que se trata de una deuda de valor (art.772CCC)­, manda el ordenamiento conforme las pautas ordenatorias de los art. 1738, 1740, 1746 y conc. del CCC.meritar la proyección dañosa en las diferentes esferas de la vida de la víctima

No se acreditó en autos que hubiere acaecido una efectiva disminución de ingresos por la actora -daño emergente o lucro cesante­, y consecuentemente, a los fines de determinar el quantum indemnizatorio por lesiones y sus secuelas incapacitantes, habrá de tenerse presente que el mismo procede teniendo en consideración la integridad psicofísica, como también, la proyección de las secuelas incapacitantes, en tanto la mutación en la salud, es susceptible de significar en el futuro una pérdida patrimonial -chance­; como también, que la percepción anticipada de la indemnización de un daño que se extenderá en el tiempo ­en los términos del art. 1746 CCC­.

La normativa del 1746 CCC, aplicada sin más, impactaría en el derecho defensivo de las partes en caso de su traslación a los litigios que se han tramitado a la luz del anterior Código Civil, por lo que su incidencia se merita en cada caso en concreto.

En función de ello, el órgano jurisdiccional estima las consecuencias dañosas con un grado de prudente discrecionalidad. Se ha dicho que la “norma prevé la indemnización del daño patrimonial por alteración, afectación o minoración, total o parcial, de la integridad física y psíquica de la persona, admitiendo que su cuantificación pueda también ser fijada por aplicación de un criterio matemático como parámetro orientativo sujeto al arbitrio judicial l8, lo que se compadece con el art.245 CPCC

Surge de lo expresado que corresponde una labor integrativa por parte del tribunal del derecho aplicable al caso, de resultas de la cual también ingresa en la ponderación del daño, las cualidades personales de la víctima conforme los lineamientos señalados por la jurisprudencia (en autos Suligoy, Nancy Rosa Ferguglio de y otros c/ Provincia de Santa Fe Ay S tomo 105., p 171 y ss).

La indemnización que se otorgue por incapacidad sobreviniente debe atender, primordialmente, al mantenimiento incólume de una determinada calidad de vida, cuya alteración, disminución o frustración, constituyen en sí un daño resarcible

conforme a una visión profunda del problema tratado9

En el presente caso, el actor tenía 24 años a la fecha del hecho, que trabajaba en relación de dependencia de una firma FYO( FUTUROS Y OPCIONES.COM SA), ­conforme c onstancias obrantes en los autos conexos “BERTICHE GUSTAVO c/ MORALES PATRICIO s/ DECLARATORIA DE POBREZA”, Expte N° 497/13; así como informativa emanada de FYO SA en la que consta el ingreso mensual del actor ($16.500) al mes de febrero de 2016 (fs.299 de los presentes).

La lesión de la integridad física tiene diversos aspectos que inciden sobre la vida privada. Cuando la víctima resulta disminuida en sus aptitudes físicas o psíquicas en forma permanente, esta incapacidad debe ser objeto de reparación al margen de lo que puede corresponder por el menoscabo de la actividad productiva y por el daño moral, pues la integridad física tiene por sí misma un valor indemnizable y su lesión comprende, a mas de aquella actividad económica, diversos aspectos de la personalidad que hacen al ámbito doméstico, cultural o social con la consiguiente frustración del desarrollo pleno de la vida. Por tal razón, aunque no se haya acreditado la existencia del lucro cesante, ello no es óbice para resarcir la incapacidad que soporta el actor” (Corte Sup., 1/12/1992, “Pose v.Provincia de Chubut.

En sustento de ello cabe tener presente un fallo de la CSJN sentando pautas en la determinación del resarcimiento derivado de la incapacidad “no es necesario recurrir a criterios matemáticos ni tampoco son aplicables los porcentajes fijados en la ley de accidentes de trabajo, aunque pueden ser útiles como pauta genérica de referencia. Debe en cambio tenerse en cuenta las circunstancias personales del damnificado, la gravedad de las secuelas, los efectos que éstas puedan tener en el ámbito de la vida laboral de la víctima y en su vida de relación”10

Por tanto, se estima justo fijar en función de las facultades legales del art. 245 CPCC, por el rubro incapacidad física, la suma de NOVENTA MIL PESOS ($90.000) 12­ En relación al daño moral se trata de indemnizar las consecuencias que no tienen repercusión económica y afectan la integridad de la persona. Este daño es autónomo y su procedencia no está condicionada a la procedencia del daño material. En consecuencia en atención a las particularidades del caso y las constancias obrantes en autos que dan cuenta de la intervención quirúrgica y de los padecimientos (declaración testimonial en la audiencia de vista de causa).

Para fijar el monto indemnizatorio por este rubro deben tenerse en cuenta las pautas de valoración fijadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que son: su carácter resarcitorio, la índole del hecho generador de la responsabilidad, la entidad del sufrimiento causado a la víctima y que no tiene necesariamente que guardar relación con el daño material, pues no se trata de un daño accesorio de éste.

A su vez la CSJ SANTA FE ha dicho que “Hay que superar la inercia que se observa en cierta jurisprudencia que considera al daño moral como una variable dependiente y menor del daño patrimonial.Conviene por ello insistir no sólo en la independencia de uno y otro, sino también en la posibilidad que el último supere el daño notablemente al daño económico. Adviértase que las razones y fines de dichos daños se diferencian a tal punto que es posible que un ilícito genere serios

daños morales, más ningún perjuicio económico”11.

En consecuencia corresponde fijar el monto por resarcimiento del daño moral en atención a las circunstancias del caso, las facultades del art. 245 CPCC y la normativa del art. 1741CCC en la suma de VEINTE MIL PESOS ($20.000­)

13.­ En referencia a los gastos médicos resultan procedentes conforme la estimación del actor en su demanda. Obra constancia de pago de la placa de titanio que debió serle colocada al actor en la mandíbula, que asciende a la suma de $13.000 (fs.309/310). Por ende el tribunal fija dicho rubro en la suma de TRECE MIL PESOS ($13.000)

14.­ En relación a los intereses, cabe señalar que el daño moratorio deviene del retardo en el cumplimiento de la obligación y se traduce, en general, en la determinación de una tasa de interés que cubre dicho daño; a diferencia del interés compensatorio, el que deviene del uso de capital; en consecuencia, en el caso, el interés a fijarse representa la reparación por el daño derivado de la mora, una sanción por el incumplimiento, no un interés compensatorio por el uso del capital.

En el sentido indicado, expresa Galdós que “En el ámbito extracontractual el daño . moratorio el que deriva de la mora o retardo en su pago (los intereses adeudados durante la tardanza) y a partir desde que se produjo cada perjuicio” (José María Galdós: Código Civil y Comercial Comentado, Dir. Ricardo Lorenzetti, ed.Rubinzal Culzoni, T VIII, 2015, Santa Fe).

En la inteligencia indicada, la tasa fijada por el Tribunal tiene por fin reparar el daño moratorio, y no compensar el uso del capital, y por ello, no implica un enriquecimiento indebido en cabeza del acreedor; por el contrario, una tasa pura, no cumple con su función de reparar el daño padecido por la víctima.

Por otra parte, la CSJSF expresó que “En efecto, los jueces de baja instancia fijaron el rubro indemnizatorio a la fecha de la sentencia, junto con la tasa promedio activa y pasiva mensual (en concepto de intereses moratorios) y el doble de la misma (en concepto de intereses punitorios) y, sabido es, que dicho tópico configura una cuestión de índole fáctica y procesal, en principio ajena a la instancia extraordinaria, (…) en el caso concreto la ponderación de los rubros y la aplicación de las tasas respectivas no lucen irrazonables ni confiscatorias como para merecer reproche constitucional. (…) máxime cuando el tema involucrado obedece a procesos esencialmente cambiantes que reclaman la búsqueda por parte de los tribunales de justicia de instrumentos idóneos a fin de proteger adecuadamente la

concreta vigencia de los derechos constitucionales comprometidos, tanto del deudor como del acreedor. (…) Por último, respecto a los agravios atinentes a la causal de apartamiento de la interpretación que a idéntica cuestión de derecho haya dado una Sala de la Cámara de Apelación de la respectiva Circunscripción Judicial, vinculado con la tasa de interés, aun aceptando la existencia de Salas con otro criterio al que se siguió en este caso, no se colige de ello que de la solución dada en los presentes se llegue a un resultado económico de montos indemnizatorios desproporcionados e irrazonables, ajenos al realismo económico que debe primar en estas decisiones.” (CSJSF, A y S t 241 p 143­146, Santa Fe, 16/08/2011, “ECHEIRE, Pilar contra MACHADO, Marcelo y otros ­Daños y perjuicios­Expte. 105/10)”, Expte. C.S.J.Nº 482, año 2010).

Por lo expuesto, y teniendo en consideración el resultado económico del proceso, los rubros mencionados devengarán, desde la fecha del hecho -con excepción del reintegro de gastos de prótesis, en el que se aplicará la tasa activa desde la fecha de facturación­ y hasta el vencimiento del plazo fijado para el pago ­10 días hábiles de notificada la sentencia­ un interés equivalente al promedio entre la tasa activa (promedio mensual efectivo para descuento documento a 30 días) y la tasa pasiva (promedio mensual efectivo para plazo fijo a 30 días según índices diarios), sumada, del Nuevo Banco de Santa Fe S.A. En caso de incumplimiento del pago dentro del término establecido, el capital devengará desde su vencimiento y hasta su efectivo pago un interés equivalente al doble de la tasa referida

precedentemente.

15.­ Las costas se imponen a cargo de la demandada vencida en función de lo normado en el art. 251 CPCC.

En consecuencia, por aplicación de los art. 1109, CC,, 7,776, 1741 y 1746 CCC 251, 551 y ss C.P.C., el Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual Nº 1 de Rosario

RESUELVE: 1) Hacer lugar a la demanda y en consecuencia condenar a la parte demandada PATRICIO ANDRÉS MORALES a abonar a GUSTAVO BERTICHE la suma de CIENTO TREINTA Y TRES MIL PESOS ($133.000) con más los intereses expresados en los considerandos.

2) Costas a la parte demandada

Los honorarios se regularán por auto.

No encontrándose presentes las partes para la lectura de la sentencia, notifíquese por cédula. Con lo que se dio por terminado el acto.