Legitimación activa para reclamar los daños y perjuicios derivados de la publicación sin autorización de una foto de su hija sin vida

prensaPartes: R. F. J. c/ A. G. E. A. S.A. s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: J

Fecha: 8-sep-2016

Cita: MJ-JU-M-100884-AR | MJJ100884 | MJJ100884Sumario:

1.-Corresponde desestimar la excepción de falta de legitimación activa opuesta por la demandada en un proceso de daños y perjuicios por la publicación no autorizada de fotografías del cuerpo sin vida de la hija menor del actor en un diario, ya que para la valoración del daño moral debe tenerse en cuenta el estado de incertidumbre y preocupación que produjo el hecho, la lesión en los sentimientos afectivos, la entidad del sufrimiento, su carácter resarcitorioy la índole del hecho generador de la responsabilidad.

2.-Respecto de las costas, no constituyen un castigo para el perdedor sino que importan sólo un resarcimiento de los gastos que ha debido efectuar la parte a fin de lograr el resarcimiento de su derecho, a objeto de que ellos no graviten en definitiva en desmedro de la integridad del derecho reconocido.

Fallo:

Buenos Aires, Septiembre 8 de 2016.-

Y VISTOS; Y CONSIDERANDO:

Las presentes actuaciones se remiten a este Tribunal a los efectos de conocer acerca del recurso de apelación interpuesto a fs. 201, contra la resolución de fs. 200, concedido a fs. 202.

Presenta memorial a fs. 203/205, contestado por el actor a fs. 207/209.- El decisorio apelado desestima la excepción de falta de legitimación activa opuesta por la demandada a fs. 155 vta. pto 2, con costas.

En la especie el actor promueve a fs. 7/14 y en su ampliación de fs. 100/115 el presente proceso para reclamar los daños y perjuicios por monto indeterminado contra A G E A S.A., derivados de la publicación no autorizada de las fotografías del cuerpo sin vida de su hija menor, Á R, publicadas por la demandada en su diario “MUY!” el día 28 de Junio de 2013, -páginas 1 y 8-. Requiere también que se condene a la accionada a publicar la sentencia, a los fines de que el público en general y los medios de prensa tomen conocimiento (conf. fs. 7 ap. I).- La demandada sustenta a fs. 1155 pto 2 el planteo de la excepción en análisis, en que siendo el actor un damnificado indirecto del daño, no está legitimado para efectuar el reclamo que introduce en la demanda.- Acerca de la cuestión, es dable recordar que el daño consiste en la lesión de un derecho subjetivo o de un interés lícito, legítimo o simple que no sea repudiado por el conjunto del ordenamiento jurídico. Es decir que no sólo es la lesión o menoscabo de un derecho subjetivo.Nuestro sistema, tanto en el Código Civil como en el Código Civil y Comercial no prevén una lista o catálogo de daños.

Es que, el concepto de “daño” es amplio, superador de la restrictiva postura tradicional que, a partir de una lectura cerrada o exegética de las normas, limita su alcance a la lesión de un derecho subjetivo patrimonial o extrapatrimonial.

En el concepto de “daño” también se incluyen intereses no reprobados por el ordenamiento jurídico, al decir de Bueres (conf. “Derecho de Daños”, Hammurabi, 2001), ciertos intereses “simples” o “no ilegítimos” que resultan merecedores de tutela, pues no por carecer de una expresa o específica contemplación legal deben ser despreciados, dejando la víctima sin reparación.

Así, desde distintas concepciones, también podemos referir que el daño es “la lesión en los sentimientos que determina dolor o sufrimiento físico, inquietud espiritual o agravio a las afecciones legítimas y en general toda clase de padecimientos insusceptibles de apreciación pecuniaria” (Orgaz, “El daño resarcible”, Ed. Depalma, 1967, pág. 223; 242).- La Corte Suprema de la Nación ha destacado que para la valoración del daño moral debe tenerse en cuenta el estado de incertidumbre y preocupación que produjo el hecho ( “Rebesco, Luis M. c/Estado Nacional. Policía Federal”, Fallos: 318:385), la lesión en los sentimientos afectivos (“Badín, Rubén y otros c/Pcia de Buenos Aires, L.L. 1996-c-585, con nota de Jorge Bustamante Alsina); la entidad del sufrimiento, su carácter resarcitorio, la índole del hecho generador de la responsabilidad (Conf. Fallos: 321:1117” ; 323:3614 y 325:1109 CSJN, 17- 4-97, “Savarro de Caldara, Elsa I. y otros c/Empresa Ferrocarriles Argentinos” , Fallos: 320:356).- Por consiguiente, entendemos que el actor se encuentra legitimado para entablar la presente acción en los términos en que lo hizo, sin perjuicio del resultado que obtenga en la sentencia.- Respecto de las costas, señálase que no constituyen un castigo para el perdedor sino que importan sólo un resarcimiento de los gastos que ha debido efectuar la parte a fin de lograr el resarcimiento de su derecho, a objeto de que ellos no graviten en definitiva en desmedro de la integridad del derecho reconocido (Conf. esta Sala “in re:” Falduto de Bárbara Rosa Luján c/Altvarg Francisco y otro s/Daños y Perjuicios”, expte n° 96936/00, del 9/12/2005; CNCiv. Sala M; 10/4/1991, “Romero Ramón A. y otro c/Comisión Municipal de la Vivienda”; JA., 1991-III).-

La ley establece que la imposición de las costas se regirá por el principio objetivo de la derrota, con prescindencia de la buena o mala fe del vencido, pues se trata, antes que de una sanción, de un resarcimiento que se impone a favor de quien se ha vista obligado a litigar.- En la especie, de la resolución de fs. 200 surge que resulta vencedor el actor, por lo cual no existe razón alguna para apartarse del criterio adoptado por el Sr. Juez “a quo” para imponer a cargo de la demandada.- Según el párrafo 1 del art. 69 del Código Procesal, resultan aplicables a los incidentes las prescripciones del art. 68 del mismo Código. ( conf. esta Sala en Expte n° 49.796/2000 caratulado “A J E c/M R A s/Ejecución de honorarios – Incidente Familia”, del 27/04/2006; ídem en Expte N° 18787/2013 – “C E y otro c/L M y otro s/Ejecución Especial Ley 24.441”, del 21/08/2014, entre otros) En consecuencia, como principio general, y por aplicación de la primera parte de éste último artículo, el vencido en el incidente deberá pagar todos los gastos de la contraria, aun cuando ésta no lo hubiese solicitado (Conf.Palacio -Alvarado Velloso, “Código Procesal Civil y Comercial, t. III, p. 130) A mayor abundamiento, señálase que las costas en los incidentes debe afrontarlas el vencido, puesto que hay un proceso más reducido en su extensión, pero siempre hay una contienda, una contradicción provocada y una decisión (Conf. Loutayf Ranea Roberto, “Condena en costas en el proceso civil”; Ed. Astrea, p. 277; CNCiv, Sala K, 21/12/89, LL. 1991-A-533, n° 7194; esta Sala “in re”: “Zárate Julio Oscar y otro c/Mazzoni Dino y otros s/Ejecución Hipotecaria”, del 27 / 02/2007; en Expte n° 56.593/2005 caratulado: “C N A c/C D l A S.A. s/Medidas Precautorias”, del 8/03/2007; Expte n° 107.109/2008 – “M R d L P S.A. c/P S.A. s/Medidas Precautorias” – Juzgado Nacional en lo Civil n° 98-, del 1 /04/2011; Expte n° 94.005/2005 caratulado “O F A c/L H G s/Autorización”, del 27/09/11, Expte n° 98.254/2011 – “G N H c/P L y otro s/Reivindicación” – Juzgado Nacional en lo Civil n° 108.- Recurso n° 625283, del 21/08/2013, entre otros).-

En orden a lo expuesto, el Tribunal RESUELVE: 1) Confirmar la resolución de fs. 200 en todo cuanto decide y ha sido materia recursiva. 2) Con costas de Alzada a la demandada vencida (conf. art. 161 inc. 3 del Código Procesal).-

Regístrese, comuníquese a la Dirección de Comunicación Pública de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Art. 4 de la Acordada n° 15/13 de la C.S.J.N. e Inc. 2 de la Acordada 24/13 de la C.S.J.N) y devuélvanse las actuaciones al Juzgado de trámite, sirviendo la presente de atenta nota de remisión. –

MARTA MATTERA

ZULEMA WILDE

BEATRIZ VERON