Honorarios en una sucesión: prescripción

abogadosdolaresPartes: Peretti Miguel s/ sucesión ab intestato

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: D

Fecha: 22-ago-2016

Cita: MJ-JU-M-101381-AR | MJJ101381 | MJJ101381
Sumario:

1.-Debe confirmarse la declaración de prescripción del derecho del letrado a solicitar regulación de sus honorarios en una sucesión, pues siendo que la actuación profesional concluyó con la inscripción de la declaratoria de herederos, a partir de ese momento TUVO expedita la vía para solicitar su regulación, motivo por el cual la prescripción debe considerarse cumplida si transcurrieron más de seis años hasta el momento en que efectuó el pedido.

2.-En el proceso sucesorio, si se ha denunciado la existencia de bienes inmuebles, a los efectos de dilucidar la prescripción de los honorarios debe entenderse que el pleito terminó con el dictado de la declaratoria de herederos o, en su caso, aprobación del testamento, y luego de practicadas las inscripciones registrales pertinentes.

3.-A diferencia de lo que podría ocurrir en otro tipo de procesos, en el juicio sucesorio se debe considerar como fecha de inicio de la prescripción de los honorarios, a partir del dictado de la declaratoria de herederos o del auto que ordena la inscripción de los bienes, pues una vez concluida alguna de estas etapas, el profesional interviniente se encuentra en condiciones para poder determinar los bienes que componen el acervo sucesorio y estimar su valor.

4.-La derogación del art. 303 del CPCCN. no impide aplicar la doctrina sentada en el plenario ‘Mezzano, Teresa s/ suc.’ -22/05/1929- en orden a que, antes de practicar la regulación de honorarios, el derecho a cobrarlos se prescribe por dos años, y después de verificado el crédito, se transforma en personal y se prescribe a los diez años.

Fallo:

Buenos Aires, 22 de agosto de 2016.

VISTOS Y CONSIDERANDO:

I – Viene el expediente al Tribunal en virtud de los siguientes recursos de apelación: a) el interpuesto en subsidio a fojas 306, por la señora defensora de menores e incapaces de Primera Instancia y a fojas 308 apartado I por el doctor José Camilo Gómez, contra la decisión de fojas que hizo lugar a la prescripción opuesta a fojas 147/148 por A P B y declaró prescripto el derecho a pedir regulación de honorarios por parte del doctor J C G y b) los interpuestos a fojas 308 apartado II y fojas 310, contra la regulación de honorarios practicada a favor del doctor J C G a fojas 304 vta./305 a cargo de los restantes coherederos S E y B E T en $ 75.000 A fojas 306 la señora defensora de menores e incapaces de Primera Instancia funda el recurso allí interpuesto en subsidio. Solicita se revoque la decisión de fojas 304/305, por no haber sido atendida la defensa de prescripción por ella opuesta a fojas 302 en representación de los menores S E y B E T, a fin que se declarara prescripto el derecho del doctor J C G a que se le regulen honorarios.

A su turno el doctor J C G, funda el recurso de fojas 308 apartado I, con el memorial de fojas 312/313. Su traslado, conferido a fojas 314, fue contestado a fojas 319.

Solicita se revoque la decisión apelada, puesto que su actuación en el expediente sucesorio no concluyó, por lo que el plazo de prescripción no comenzó a correr.

II – Prescripción del derecho a percibir honorarios:a) En primer lugar, y previo a evaluar la procedencia de las quejas, se considera conveniente destacar -tal como reiteradamente se ha sostenido-que los jueces no están obligados a hacerse cargo de todos y cada uno de los argumentos expuestos por las partes ni a analizar las pruebas producidas en su totalidad, sino tan sólo aquellos que sean conducentes para la correcta decisión de la cuestión planteada (conf. arg. art. 386 del Código Procesal y Corte Suprema de Justicia en repertorio El Derecho, 18-780, sum. 29; CNCiv., Sala “F” del 1/6/05, “Sade Shanska S.A. c/ Edecor S.A. s/ Daños y perjuicios”, L. 413.355; CNCiv., Sala “D” en repertorio El Derecho 20-B-1040, sum. 74; CNCiv. y Com. Fed., sala “I”, El Derecho 115-677; CNCom., Sala “C” en repertorio El Derecho, 20-B-1040, sum. 73). b) Asimismo, cabe señalar que si bien los coherederos S E y B E T a la fecha del presente pronunciamiento han alcanzado la mayoría de edad, a fojas 302 cuando los nombrados eran menores el señor defensor de menores e incapaces de Primera Instancia, en ejercicio de su ministerio, opuso la prescripción de los honorarios del doctor Gómez, defensa esta que no fue tratada a fojas 304/305, por lo que será considerada por el Tribunal el cual se encuentra habilitado a tenor del recurso concedido a fojas 307.

c) En primer término, y sin perjuicio de señalar que el artículo 303 del Código Procesal ha sido derogado, ello no impide que este Tribunal comparta la doctrina sentada por la Excma. Cámara del fuero en autos “Mezzano, Teresa s/ suc.” del 22-5-1929 (JA, tomo 8, pág.523), en orden a que, antes de practicar la regulación de honorarios, el derecho a cobrarlos se prescribe por dos años, y después de verificado el crédito, se transforma en personal y se prescribe a los diez años.

Así, se ha entendido que los honorarios de abogados y procuradores se rigen por la prescripción bienal, siempre que correspondan a trabajos judiciales y que no hayan sido regulados judicialmente (art. 4032 inc. 1° del Cód. Civil).

Dicho cómputo, se realiza a partir del hecho determinante de la cesación del profesional, ya sea por terminación del pleito o conclusión de su vínculo con su cliente (CNCiv. Sala G “López Bosende R. y Doval de López Bosende M. c/ Edicom.S s/ incidente de impugnación de avalúo” del 3-5-89).

Es decir, que el hecho determinante de la cesación de la actuación profesional, constituye una pauta de fundamental importancia para determinar el punto de partida del plazo de prescripción de dos años previsto por el art. 4032, inc. 1°, del Código Civil. (CNCiv. Sala H “Lorenzo, Ramón s/ sucesión ab-intestato” del 97/07/18 C. H220999). d) Sentado ello, cabe señalar que en el proceso sucesorio, si se ha denunciado la existencia de bienes inmuebles, a los efectos de dilucidar la prescripción de los honorarios debe entenderse que el pleito ha terminado cuando se ha dictado la declaratoria de herederos o, en su caso, aprobación del testamento, y luego de practicadas las inscripciones registrales pertinentes (conf. CNCiv., Sala “A” del 9/11/98, JA 1999-III-600; ídem.Sala “K”, 24/4/96, ED, 168-618).

Lo expuesto conduce a inferir que, a diferencia de lo que podría ocurrir en otro tipo de procesos, en el juicio sucesorio se debe considerar como fecha de inicio de la prescripción a partir del dictado de la declaratoria de herederos o del auto que ordena la inscripción de los bienes, pues una vez concluida alguna de estas etapas, el profesional interviniente se encuentra en condiciones para poder determinar los bienes que componen el acervo sucesorio y estimar su valor, circunstancias estas que a tenor de lo actuado en autos por el doctor Gómez, conducen a confirmar el decisorio recurrida y admitir las quejas formuladas a fojas 306.

Efectivamente y como el propio profesional lo señala a fojas 134, su actuación profesional concluyó con la inscripción de la declaratoria de herederos que da cuenta la presentación de fojas 108 de fecha 3 de noviembre de 2001, encontrándose a partir de allí expedita la vía para requerir la regulación de sus honorarios profesionales, de ahí que el pedido efectuado luego de transcurridos más de seis (6) años (conf. fojas 134) conducen a la admisión de las defensas de prescripción opuestas a fojas 147/148 y a fojas 302, reiterada a fojas 306, declarándose prescripto el derecho a pedir regulación de honorarios por parte del doctor J C G con relación a los coherederos A P B, S E T y B E T.

Por otra parte, resulta inadmisible, la argumentación ensayada por el doctor G en el memorial a estudio, en cuanto a que aún no había concluido su actividad profesional, cuando el mismo a fojas 134 se encargó de sostener lo contrario, importando ello lisa y llanamente ir contra de sus propios actos (memo contra propium factum venire potest).

Al respecto, cuadra señalar que una de las partes va contra sus propios actos cuando intenta formular una pretensión, dentro de una determinada situación litigiosa, que no es compatible con su conducta anterior.Ante esas circunstancias, la admisibilidad de venir contra los propios actos constituye técnicamente un límite al ejercicio subjetivo o de una facultad, derivado del principio de buena fe y particularmente, de la exigencia de observar dentro del tráfico jurídico, un comportamiento coherente (conf. CNCiv. y Fed., Sala I, mayo 28-1985, ED 115-636).

A ello se suma la doctrina sentada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, al advertir desde antiguo, que nadie puede ponerse en contradicción con sus propios actos, ejerciendo una conducta incompatible con una anterior conducta deliberada, jurídicamente relevante y plenamente eficaz (conf. CNCiv., Sala “C”, mayo 14-1985, ED 116-296; idem CSJN, septiembre 5-1985).

III – Costas:

Atento la particularidad de la cuestión decidida y en la inteligencia que el doctor G razonablemente pudo creerse con derecho a peticionar como lo hizo y que la defensa opuesta por la señora defensora de menores e incapaces de Primera Instancia no fue considerada al decidir la cuestión de fojas 304/305, las costas de ambas instancias devengadas por la incidencia aquí resuelta, deberán ser soportadas en el orden causado (conf. artículo 68, último párrafo, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

IV – Recursos de apelación interpuestos a fojas 308, apartado II y fojas 310 contra los honorarios regulados a fojas 304 vta./305, apartado 2:

Por haber prosperado las defensas opuestas a fojas 147/148 y fojas 306, declarándose prescripto el derecho a pedir regulación de honorarios por parte del doctor G, los recursos interpuestos a fojas 308, apartado II y fojas 310 han devenido abstractos, lo que así habrá de decidirse.

Por los fundamentos expuestos, SE RESUELVE:I) Admitir las quejas expuestas a fojas 306 y desestimar las de fojas 312/313, en consecuencia, se confirma la decisión de fojas 304/305 en cuanto declara prescripto el derecho a pedir regulación de honorarios por parte del doctor J C G, haciéndola extensiva a los coherederos S E T y B E T, quedando sin efecto los honorarios regulados a fojas 304 vta./305, apartado 2. Costas de ambas instancias en el orden causado y II) Declarar abstractos los recursos de apelación interpuestos a fojas 308, apartado II y fojas 310 contra los honorarios regulados a fojas 304 vta./305. Regístrese, protocolícese, notifíquese a los domicilios registrados en el Sistema de administración de Usuarios (SAU). La presente será remitida al Centro de Información Judicial a los fines de su publicación en los términos de la ley 26.856, su Dec.

Reglamentario N° 894/13 y las acordadas 15/13 y 24/13 CSJN.

Regístrese, notifíquese y oportunamente devuélvase.

Osvaldo Onofre Álvarez

Patricia Barbieri

Ana María Brilla de Serrat