Importante prevención sanitaria en la provincia de Buenos Aires (sobre la Ley 14.788 y el suministro tuitivo de ácido fólico).

medicamentos pastillasAutor: Suárez, Enrique L.

Fecha: 16-may-2016

Cita: MJ-DOC-9880-AR | MJD9880

Sumario:

I. Introducción. II. La importancia del ácido fólico. III. La regulación de la cuestión en el orden jurídico. IV. La Ley 14.788. Su contenido y significado. V. Ideas finales.

Doctrina:

Por Enrique L. Suárez (*)

I. INTRODUCCIÓN

Con motivo de la sanción y promulgación por parte de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires de la Ley 14.788 (1), por la cual se ha establecido con carácter obligatorio y gratuito el suministro de ácido fólico a la población femenina en edad reproductiva, acorde con la regulación que establece el propio texto legal, estimamos de interés compartir con los lectores el contenido y significado de este ejercicio concreto de la función legislativa, que implica para la realidad bonaerense un paso más en pos de la consolidación del derecho a la salud, a través de políticas públicas que de modo concreto efectivicen el mandato legislativo en el ámbito del universo beneficiario al cual va dirigida la ley bajo trato (2).

II. LA IMPORTANCIA DEL ÁCIDO FÓLICO

El ácido fólico es una ayuda indispensable durante el embarazo. Pertenece al grupo de las vitaminas B (3) (vitaminas implicadas en el metabolismo humano) y su función es la de prevenir los defectos del tubo neural, es decir, aquellos problemas que puedan surgir en el cerebro o en la médula espinal.

No obstante, el ácido fólico es útil siempre que se tome antes de la concepción y en las semanas iniciales del embarazo. Esto se debe a que los defectos del tubo neural se suelen originar durante las primeras cuatro semanas de embarazo; esto significa que las posibles alteraciones neuronales se producen antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas (4).

Por ello, es importante tener suficiente ácido fólico en el organismo de la mujer antes del embarazo, y para ello se recomienda que lo tomen en edad fértil. A pesar de ello, demasiadas mujeres no poseen la cantidad recomendada a diario de ácido fólico.Ello permitiría prevenir la mayoría de los defectos del tubo neural (5).

Muchos estudios han demostrado que las mujeres que toman 400 microgramos (0,4 miligramos) por día antes de la concepción y durante la primera etapa del embarazo tienen hasta un 70% menos de riesgo de que su bebé nazca con defectos graves del tubo neural (defectos congénitos que -como vimos- consisten en el desarrollo incompleto del cerebro y de la médula espinal).

Los defectos del tubo neural más comunes son los siguientes:

– espina bífida, fusión incompleta de la médula espinal y la columna vertebral;

– anencefalia, subdesarrollo grave del cerebro;

– encefalocele, desarrollo de una protuberancia de tejido cerebral hacia la piel causado por una abertura anormal en el cráneo.

Todos estos defectos ocurren durante los primeros 28 días del embarazo, por lo que, en general, suceden antes de que la mujer sepa que está embarazada.

Por eso, es de suma importancia que todas las mujeres en edad fértil tomen la cantidad necesaria de ácido fólico, no solo aquellas que están buscando quedar embarazadas (6).

Los fundamentos del entonces proyecto de ley (7) también explicitaban los importantes aspectos puestos de manifiesto hasta aquí. Señala la iniciativa que el ácido fólico es una vitamina del complejo B que puede ayudar a prevenir defectos de nacimiento en el cerebro y la médula espinal denominados Defectos del Tubo Neural (DTN). Puede prevenir estos defectos solo si se lo ingiere antes de y durante las primeras semanas del embarazo.

Acota que se ha demostrado que la suplementación materna con ácido fólico disminuye el riesgo de DTN en la descendencia.Dado que los DTN se originan durante el primer mes de gestación, generalmente antes de que la mujer sepa que está embarazada, es importante que toda mujer tenga suficiente ácido fólico en su sistema antes de la concepción.

Como ya señalamos más arriba, reafirma que si todas las mujeres consumieran la cantidad recomendada de ácido fólico, 0,4 miligramos desde antes de la concepción, y continuando durante el primer mes de embarazo, podría prevenirse hasta el 70% de todos los DTN.

A pesar de que el ácido fólico puede encontrarse en alimentos tales como frutas, vegetales, granos, etc., es difícil obtener solo de la dieta la cantidad necesaria de ácido fólico, por eso es recomendable el uso diario de un complejo multivitamínico de ácido fólico en su forma sintética. La forma sintética es además más sencilla de asimilar por el organismo que dicha vitamina en su forma natural.

Toda esta prevención va dirigida a proteger y fortalecer el tubo neural, que es la estructura embrionaria que al desarrollarse se convierte en el cerebro y la médula espinal. Esta estructura se origina como una cinta de tejido que normalmente se enrolla hacia adentro para tomar la forma de un tubo en torno al día 28 de gestación. Cuando este proceso falla y el tubo neural no se cierra completamente, pueden ocurrir defectos en el cerebro y la médula espinal.

Los DTN más comunes son la espina bífida y la anencefalia. La espina bífida afecta a la columna vertebral y, en ocasiones, a la médula espinal. La anencefalia es una condición fatal por la cual el bebé nace con el cráneo y el cerebro gravemente subdesarrollados.

La administración de ácido fólico en el período periconcepcional es mucho más efectiva cuando se puede implementar un control preconcepcional.Esto es difícil en nuestro medio, debido al alto porcentaje de embarazos no planeados.

Señalan los fundamentos que, a partir de la vigencia de la Ley 25.630 de fortificación con ácido fólico de las harinas (8), se hace un poco más fácil que las mujeres obtengan el ácido fólico en sus dietas. Se estima que agregar ácido fólico a los alimentos solo evita de un 5 a un 20% de los DTN que pueden prevenirse mediante la ingestión de ácido fólico.

La concreta protección del derecho a la vida y a la salud, debidamente receptados como derechos fundamentales de la persona en el orden supranacional (9), dan debido fundamento jurídico a la télesis y contenido de la Ley provincial 14.788.

En ese sentido, el Preámbulo y el art. 25 de la Declaración de Derechos Humanos (1948), los arts. 1 , 11 y 12 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (1948), los arts. 11.1 y 12.1. del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966), el art. 4 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969), entre otros instrumentos, dan acabada cuenta de dicha protección sustantiva y del reconocimiento y tutela de dichos derechos.

III. LA REGULACIÓN DE LA CUESTIÓN EN EL ORDEN JURÍDICO

Atento al carácter beneficioso y la necesidad preventiva de actuar positivamente por parte del Estado a fin de que se adopten en los diversos ámbitos y en las variadas prácticas médicas las medidas necesarias para facilitar la conveniente administración de ácido fólico a los debidos receptores, la cuestión ha sido receptada en diversas medidas a nivel nacional y local, de lo cual (de modo enunciativo) daremos cuenta seguidamente.

1. El marco normativo nacional

a.Ya la Ley 25.630 estableció normas para la prevención de las anemias y las malformaciones del tubo neural, previniendo malformaciones como la anencefalia y la espina bífida (art. 1 ).

A tal fin, en su art. 3 , prescribe que la harina de trigo destinada al consumo que se comercializa en el mercado nacional, será adicionada con hierro, ácido fólico, tiamina, riboflavina y niacina, siendo el Instituto Nacional de Alimentos (INAL) el organismo de control (art. 2 ).

Dicha norma ha sido reglamentada por el Decr. 597/03 , el cual establece -entre otros aspectos- que las disposiciones de la Ley 25.630 y su reglamentación se aplican a todas las harinas de trigo que se utilizan para el consumo humano en el país, sean estas de producción nacional o importadas, para su consumo directo o procesadas (art. 1 de dicha reglamentación).

En ese sentido, se entiende por harina enriquecida, la adicionada con los nutrientes establecidos en el art. 3 de la Ley 25.630, con el objeto de resolver deficiencias de la alimentación que se traducen en fenómenos de carencia colectiva (art. 2) y que dicho enriquecimiento se realizará en forma de premezcla, a fin de facilitar el procedimiento de adición de los nutrientes a la harina (10).

b. El documento «El Cuidado Prenatal. Guía para la Práctica del Cuidado Preconcepcional y del Control Prenatal», incorporado al Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica por Res.648/03 del Ministerio de Salud, tiene por objeto propiciar procedimientos, prácticas y tecnologías de eficacia clínica comprobada contribuyendo a mejorar la calidad del trabajo que se realiza en el campo perinatal y servir de base para la revisión de las normas que aplican en los servicios de salud (11).

En el documento, se estipulan a lo largo de su contenido diversas medidas para la prevención de defectos del cierre del tubo neural, la suplementación con hierro, la satisfacción de la necesidad humana de ácido fólico para evitar su deficiencia, dentro del contexto médico del documento en cuestión.

c. La «Guía de Seguimiento del Recién Nacido en Riesgo», incorporada al Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica por Res. 649/03 del Ministerio de Salud, persigue disminuir la morbimortalidad neonatal y mejorar la calidad de vida de los recién nacidos de riesgo luego de su alta de los servicios de salud, contribuyendo a mejorar la calidad del trabajo que se realiza en el campo perinatal sirviendo, de base para la revisión de las normas que se aplican en los servicios de salud (12).

En dicha guía, se contempla en el desarrollo de un programa de seguimiento de un recién nacido de riesgo (RN de Riesgo), como patología habitual a prevenir y tratar, el déficit de ácido fólico (Cap. VIII de la Guía).

d. Finalmente, y de modo siempre enunciativo, cabe referenciar el «Plan Operativo para la Reducción de la Mortalidad Materno-Infantil, de la Mujer y de los Adolescentes», aprobado por la Res.1087/10 del Ministeri o de Salud y modificatorias, por el cual se persigue principalmente disminuir la mortalidad infantil, prevenir los embarazos no planificados, mejorando el acceso a la atención de calidad de la salud sexual y reproductiva; abordar en forma integral el embarazo en la adolescencia con perspectiva a su disminución en el mediano y largo plazo; y reducir la mortalidad de la mujer, especialmente por cáncer cérvico-uterino y de mama.

En dicho documento, se consigna que debido a las estrategias de prevención y promoción de la salud infantil, la tasa de mortalidad infantil ha experimentado un descenso importante, consignándose entre las estrategias exitosas empleadas en lo referido a nutrición, la provisión de hierro y ácido fólico para las embarazadas (13).

2. El marco normativo provincial

a. Por un lado, una serie de normas provinciales establecen la pertinente adhesión a la Ley 25.630 que -como vimos- regula un aspecto preventivo de malformaciones del tubo neural, a través del enriquecimiento de harinas. Cabe destacar en ese sentido las siguientes leyes: Ley 5538 (Corrientes), Ley 2013 (La Pampa) y Ley 6731 (Mendoza).

La Ley 7424 (La Rioja) persigue también el mejoramiento de la calidad nutricional de la harina de trigo para consumo, tanto para panificación como para otros usos, con el objeto de prevenir las anemias, las malformaciones del tubo neural, desnutrición infantil, pero lo hace bajo sus propias regulaciones, en ejercicio de sus facultades y competencias propias, sin adherir al texto de la Ley nacional 25.630.

Otras provincias, dentro de las normas y programas generales de prevención y suministro de ácido fólico, también adhieren a las disposiciones de la mentada ley nacional, como un mecanismo más de fortalecimiento de la acción estatal en pos de los objetivos sanitarios trazados. Es el caso de la Ley 3704 (Río Negro) y de la Ley 5419 (Chaco).

b.En otro orden de ideas, existe un plexo normativo de leyes provinciales que, al igual que la Ley 14.788, dispone diversas medidas bajo el encuadre de que, en cada caso, se adopta, con el fin de preservar la salud de la población femenina en edad reproductiva y de los recién nacidos, mediante el adecuado suministro y puesta a disposición del ácido fólico necesario a tal fin.

Veamos algunos casos dentro de dicho contexto:

A. La Ley 6894 de la provincia del Chaco (2011) (14), establece en forma obligatoria, gratuita y de aplicación en todo el territorio provincial, el suministro de la dosis necesaria de ácido fólico a la población femenina en edad de procrear, que manifieste la intención de concebir y a todas las mujeres embarazadas durante el primer trimestre de gestación, para prevenir malformaciones del tubo neural en los recién nacidos (art. 1 ).

A su vez, por el art. 2 , se determina la obligatoriedad de dicho suministro por parte de las obras sociales, prepagas, seguros médicos y prestadores de servicios de la salud, que desarrollen su actividad en el territorio provincial.

B. La Ley 5576 (Corrientes, 2004) prevé con carácter obligatorio en todo el territorio provincial el suministro en forma gratuita, antes del embarazo o en sus primeros días, de la dosis necesaria de ácido fólico para la prevención de malformaciones congénitas del tubo neural (15).

C.La Ley 9616 (Entre Ríos, 2005), declara obligatoria en todos los hospitales públicos y centros de salud de la provincia de Entre Ríos, la provisión gratuita de ácido fólico a la población femenina en edad de procrear, que asistan a consultas ginecobstétricas preconcepcionales, en las embarazadas y presuntas embarazadas hasta cumplidas las primeras catorce -14- semanas de amenorrea (atraso menstrual).

Asimismo, las autoridades sanitarias de la provincia formularán y ejecutarán los programas de prevención de malformaciones del tubo neural, como de otros beneficios que acarrearía para la madre y el recién nacido el tratamiento con administración de ácido fólico, poniendo a disposición de las pacientes la medicación y dieta necesarias según prescripción médica indicada en el hospital o centro de salud.

D. A través de la Ley 7207 (La Rioja, 2001), se determina que la Secretaría de Salud Pública realice una permanente campaña de difusión sobre los beneficios y riesgos de los hábitos alimentarios en las mujeres que buscan el embarazo o durante el primer mes de este, en especial referente a la ingesta de ácido fólico (art. 1), ordenándose a los establecimientos públicos de salud, cualquiera sea su complejidad, a proveer en forma gratuita el complejo vitamínico que contenga ácido fólico a las mujeres que, según criterio médico, estén en riesgo de concebir con malformaciones congénitas.

E. La Ley 3819 (Misiones, 2001) previó la implementación de los mecanismos tendientes a suministrar los porcentajes necesarios de ácido fólico a la población femenina en edad reproductiva, para prevenir las anomalías del cierre del tubo neural del embrión.

F. Finalmente, por Ley 11.994 (Santa Fe, 2002), se incorporan normas de prevención de defectos del tubo neural y otras malformaciones congénitas a los programas materno-infantiles aplicados en la provincia.

IV. LA LEY 14.788. SU CONTENIDO Y SIGNIFICADO

1.El objeto principal de la norma es la prevención de anemias y malformaciones del tubo neural de los recién nacidos, para lo cual se establece con carácter «obligatorio y gratuito en todo el territorio de la provincia de Buenos Aires» el suministro de la «dosis necesaria» de ácido fólico.

Las destinatarias de la manda legislativa son definidas por separado en el párr. 1.° y en el párr. 3.° del art. 1 .

Por una parte, tenemos a «la población femenina en edad reproductiva que realice planificación familiar, durante los tres (3) meses anteriores a la gestación» (párr. 1.°) y además en «los casos de las mujeres embarazadas», el suministro de la dosis necesaria de ácido fólico se realizará durante los tres (3) meses posteriores a la gestación.

¿Cómo se determina el colectivo beneficiado en el período anterior a la gestación? La norma especifica que dicha población femenina debe: a. encontrarse en edad reproductiva (parámetro objetivo) y b. realizar planificación familiar (parámetro subjetivo).

Para precisar más este último estándar, el art. 1 define como «planificación familiar» al «proceso mediante el cual una pareja decide el tipo de familia que desean conformar, cantidad de hijos que quiere tener y el momento adecuado para concebirlos».

Dentro de la tipificación descripta, resulta fundamental el último elemento descripto, ya que el momento en que cada pareja considera adecuada la concepción y decide llevarla a cabo, sirve para determinar el acceso al beneficio instituido por la Ley 14.788.

La determinación del segundo grupo no presenta dificultad, ya que debe tratarse de mujeres embarazadas, y el suministro de la dosis necesaria de ácido fólico se realizará durante los 3 meses posteriores a la gestación.

La determinación de la dosis necesaria de ácido fólico se vincula con lo prescripto en el art. 4 de la norma.

2. Es muy importante lo determinado en el art.2 , a fin de ampliar la faceta preventiva que tiene la asistencia sanitaria tratada en la norma. Tanto los servicios de salud pública -en forma gratuita- como privada podrán realizarles a las mujeres embarazadas los estudios que permitan detectar en forma precoz cualquier enfermedad congénita del futuro bebé (16).

Como surge de su texto, estos servicios se brindarán en las condiciones de la cobertura que corresponda acorde con el régimen aplicable a las obras sociales y / o prepagas, y de no contarse con ninguno de dichos subsistemas de salud, podrán realizarse en forma gratuita en el subsistema público.

3. Es importante articular la disposición del art. 1 con lo preceptuado en el art. 3 , donde se establece en forma expresa que las obras sociales (17), el Instituto de Obra Médico-Asistencial de la Provincia de Buenos Aires (IOMA) (18), y los agentes de salud que brinden servicios médico-asistenciales a sus afiliados (más allá de la figura jurídica que ostenten y bajo la cual desarrollen su actividad) deberán incorporar como prestaciones obligatorias el suministro de ácido fólico según los requerimientos de la futura madre, durante el trimestre anterior y posterior a la gestación.

Si bien no se lo dispone expresamente, entendemos que el Ministerio de Salud de la provincia es la autoridad de aplicación, atento a los diversos cometidos que el legislador le va encomendando en la Ley 14.788.

Aquí, deberá controlar -a través de los mecanismos y procedimientos habituales- el cumplimiento de las prestaciones respecto de los beneficiarios, conforme la modalidad establecida en los arts. 1 y 3 de la ley, ya que dicha fiscalización debe efectuarse (para no malograr la protección y tutela establecidas) en el ámbito de los tres subsistemas de salud.

4. Es importante el enfoque referenciado «a cada caso», respetando las diversas características que pueden presentarse en cada requirente y en cada gestación en particular.Por ello, son los profesionales médicos del sistema de salud provincial quienes, conforme a dichas singularidades, prescribirán las dosis de ácido fólico en cada caso (art. 4), lo que se corresponde con la obligatoriedad de suministrar la «dosis necesaria» a la que se hacía referencia en el art. 1.

De esta manera, sin recurrir a la reglamentación, en el propio texto de la ley se brindan los elementos que permiten hacer operativo este derecho que fortalece -por cierto- el acceso más pleno al derecho a la salud. Por ello, en el art. 4, se hace mención al riesgo que implica para las gestantes que no se les suministre el ácido fólico de acuerdo con sus necesidades, con el fin de prevenir los riesgos ya descriptos.

5. En el art. 5 se brindan diversas herramientas para optimizar el cumplimiento de la ley tanto en lo referido a la tom a de conciencia de la población, como al responsable ejercicio de las facultades de control de la Administración en el particular.

Respecto de lo primero, se preceptúa la obligación para el Ministerio de Salud provincial de difundir entre la población y los facultativos de la salud, la información sobre los alcances de la Ley 14.788, y sobre los riesgos de la carencia del ácido fólico en la alimentación de las mujeres en edad de procrear.

Aquí el brindar información posibilita varias cosas: a. tomar conciencia de las precauciones que la población alcanzada puede y debe tomar a fin de preservar su salud y la del futuro bebé; b. acceder a la información necesaria que permite conocer nuestros derechos, de modo de poder reclamar su cumplimiento; c. afincar culturalmente como valor el adoptar diversas prácticas que resulten beneficiosas para nuestra salud, como la aquí tratada, y la necesidad y conveniencia de prevenir riesgos futuros, mediante el acceso a prácticas, vitaminas, etc. que los eviten, precisamente; d.finalmente, generar la misma inquietud de información y toma de conciencia entre el personal médico a cargo del cuidado y atención de la población beneficiaria de los derechos consagrados por la Ley 14.788.

La difusión y la toma de conciencia como mecanismos formadores de valores sociales en el sentido que hemos explicado más arriba, se refuerzan con las disposiciones del art. 7 , el cual dispone la amplia difusión del texto de la ley, la realización de campañas publicitarias como instrumento de difusión, con el objeto de que la población conozca y valore la importancia que tiene el ácido fólico en la dieta diaria.

6. Por último, resulta fundamental la provisión de fondos del presupuesto de la provincia para poder así solventar los gastos que demande el cumplimiento de la ley bajo comentario (cf. art. 6 ).

V. IDEAS FINALES

Como solemos remarcar, es importante el reconocimiento de derechos en el ámbito de la salud, que contribuyen a posibilitar en los habitantes una mayor calidad de vida, pero dicho reconocimiento debe ser acompañado de parámetros, pautas y otras disposiciones que persigan darle al texto de la norma (el «deber ser») la mayor operatividad para su rápida puesta en práctica (el «ser» real y cotidiano).

La aplicación conjunta de la Ley nacional 25.630 y de su similar Ley provincial 14.788 coadyuva indudablemente a alcanzar la meta de que toda la población femenina en edad de procrear pueda incorporar por vía alimentaria o a través de complejos vitamínicos por vía sintética, la cantidad necesaria de ácido fólico que proteja su salud y la del bebé en gestación.

Pero la falta de difusión, de adopción de medidas programáticas que busquen la información y toma de conciencia de la población al respecto, unida a la eventual restricción presupuestaria para hacer frente a los gastos necesarios para llevar a cabo la aplicación práctica del programa de acción trazado por el legiferante, pueden tornarilusoria la télesis de la norma «sub examine» y transformarla tan solo en una buena intención más.

Por ello, atento a que la salud es -en definitiva- una construcción colectiva, es responsabilidad de todos (Estado, comunidad, prestadores, personal profesional y asistencial, beneficiarios, etc.) que lo dispuesto por la Ley 14.788 no solo sea realidad hoy, sino también mañana. Es el mejor homenaje que podemos hacerles a todos aquellos que bregan incansablemente por una salud mejor y cada vez más sustentable.

———-

(1) Microjuris. Ref.: LEG74772 .

(2) El proyecto de ley pertinente (E-46/13-14-0), de autoría de la senadora Malena Elizabeth Baro, adquirió estado parlamentario el 18 de abril de 2013, ingresó al H. Senado provincial el 26 de abril de 2013, y fue tratado y aprobado por dicho cuerpo legislativo el 20 de noviembre de 2014. Posteriormente, ingresó a la H. Cámara de Diputados el 11 de diciembre de dicho año, y fue tratado y aprobado con modificaciones el 15 de julio de 2015, luego de haber obtenido despacho favorable en las Comisiones de Salud, Políticas Sociales, Legislación General, entre el 6 de febrero y el 7 de julio de dicho año, siendo girado a la Cámara de origen el 5 de agosto de 2015. Allí ingresó el 26 de agosto del mismo año, y se trató y aprobó sobre tablas el 17 de setiembre de 2015. Fue promulgado por el Decr. 1327, del 19 de octubre de 2015, y publicado en el BO 27.685 (Suplemento) del 21 de diciembre del dicho año.

(3) Por el art. 1 de la Disp. ANMAT 4990/12, se adopta «la Denominación Común Argentina (DCA) para los Ingredientes Farmacéuticos Activos (IFA), utilizados en medicina humana» (Anexo I); por su art. 3 , se adopta la Tabla de Sinónimos que figura como Anexo III de la disposición, en donde se considera al ácido fólico como «vitamina B9».

(4) Ver «Ácido Fólico:ayuda indispensable durante el embarazo», disponible en http://www.bebesymas.com/embarazo/acidofolicoayudaindispensableduranteelembarazo.

Ver «Ácido Fólico en la dieta», disponible en https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002408.htm

(5) El tubo neural es la parte del embrión a partir de la cual se forman el cerebro y la médula espinal y se comienza a terminar de formar durante el primer mes de embarazo. Si hubiese algún tipo de anomalía durante el proceso de formación (por ejemplo, si no se cerrase por completo) se pueden producir defectos en el cerebro y en la médula espinal.

Las dos anomalías más frecuentes que pueden darse si existe algún defecto en el tubo neural son la espina bífida y la anencefalia (o espina dorsal abierta). Ello da una idea de la importancia de la prevención.

Ver http://www.bebesymas.com/embarazo/acidofolicoayudaindispensableduranteelembarazo.

También https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002408.htm.

(6) BEN-JOSEPH, Elana P. (MD): «El ácido fólico y el embarazo», en http://kidshealth.org/es/parents/folic-acid-esp.html#. Ver también «Ácido fólico: por qué lo necesitas antes y durante el embarazo», en (http://espanol.babycenter.com/a7000103/%25C3%25A1cido-f%25C3%25B3lico-por-qu%25C3%25
9-lo-necesitas-antes-y-durante-el-embarazo#ixzz45fyyGk3L).

(7) http://www.gob.gba.gov.ar/legislacion/legislacion/f-14788.html.

(8) Ver SUÁREZ, Enrique L.: «Acerca de la ley 25.630 y las excepciones a su régimen», en El Dial (Biblioteca Jurídica on line), Suplemento de Derecho del Consumidor, abril de 2008.

(9) Ver, entre otros, GHERSI, Carlos A., y WEINGARTEN, Celia (dir.es): Tratado del Derecho a la Salud. Buenos Aires, La Ley, 2012; SUÁREZ, Enrique L.: ¿Existe una salud sana?(Perspectivas de calidad en la prestación de servicios de salud desde la Doctrina Social de la Iglesia), Buenos Aires, Baudino -Colección Tesis-, 2015.

(10) En general, deberá utilizarse harina de trigo enriquecida para la elaboración de los productos alimenticios, según lo establecido en la ley y esta reglamentación, con excepción de los productos dietéticos y las harinas destinadas a exportación, amén de las demás excepciones identificadas por la reglamentación aludida (art. 3).

(11) Dicho documento está destinado a los equipos de salud conformado por obstétricas, médicos/as tocoginecólogos/as y neonatólogos/as, pediatras entrenados en neonatología, generalistas entrenados en obstetricia y pediatría, enfermeros/as, psicólogos/as, asistentes sociales, sociólogos/as, nutricionistas, etc. de las provincias, municipios y / o instituciones, tanto públicas como privadas, para adaptarlas a cada realidad local y desarrollar las propias normas de atención.

(12) Esta guía está destinada a los equipos de salud interdisciplinarios conformados por médicos generalistas, pediatras, neonatólogos, cirujanos infantiles, traumatólogos, oftalmólogos, neurólogos, cardiólogos, odontólogos, psicólogos, enfermeras, asistentes sociales, nutricionistas, etc., de las provincias, municipios y / o instituciones, tanto públicas como privadas, para adaptarlas a cada realidad local y desarrollar las propias normas de atención.

(13) Ver Punto 3 (Antecedentes), ítem 3.1. (Dirección Nacional de Maternidad e Infancia).

(14) Es conveniente recordar que también por Ley 5419 (2004) se creó el Programa de Detección, Seguimiento y Tratamiento de la Carencia de Ácido Fólico en la Población Femenina en Edad de Procrear, en toda la Red Sanitaria.

(15) De similar tenor es el texto de la Ley 1938 (La Pampa, 2001).

(16) Estos incluyen dosaje plasmático de estearasas y alfafetoproteína en líquido amniótico y ecografía prenatal del neuroeje fetal durante el primer trimestre del embarazo (cf. art. 2).

(17) Se refiere a las comprendidas en el art. 1 de la Ley 23.660.

(18) IOMA es esencialmente la obra social de los empleados públicos del Estado provincial. Sin embargo, como sistema abierto y arancelado, se ofrece a toda la población de la provincia de Buenos Aires. Tiene como misión brindar el máximo nivel de salud a sus beneficiarios, organizando una red de servicios sustentable, sobre la base de un sistema solidario. Ver http://www.ioma.gba.gov.ar.

(*) Abogado. Magíster en Doctrina Social de la Iglesia, Universidad Pontificia de Salamanca (Campus Madrid). Posgrado en Gestión y Control de Políticas Públicas, FLACSO (sede Argentina). Posgrado en Organizaciones de la Sociedad Civil, FLACSO (sede Argentina). Docente invitado de grado y posgrado, UBA y Universidad Maimónides. Autor de obras sobre temas de su especialidad.

Voces: SALUD PÚBLICA – EMBARAZO – SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA – EMBRIÓN HUMANO – ENFERMEDADES – CAMPAÑAS DE PREVENCIÓN – ESPECIALIDADES MEDICINALES – PROVINCIAS – COBERTURA MÉDICA – PRESTACIONES MÉDICAS