fbpx

La Corte desestimó el per saltum promovido por la supuesta omisión del Juzgado de resolver el planteo excarcelatorio a favor de Milagro Sala, e hizo un llamado de atención al letrado.

Carcel 3Partes: N.N. s/ averiguación de delito

Tribunal: Corte Suprema de Justicia de la Nación

Fecha: 19-abr-2016

Cita: MJ-JU-M-97829-AR | MJJ97829 | MJJ97829

La Corte desestimó el per saltum promovido por la supuesta omisión del Juzgado Federal de Jujuy de resolver el planteo excarcelatorio presentado a favor de la dirigente de una organización barrial.

Sumario:

1.-Corresponde declarar inadmisible el recurso extraordinario por salto de instancia promovido por el letrado, mediante el cual acude en virtud de la omisión arbitraria del Juzgado Federal de Jujuy en las actuaciones iniciadas con el objeto de obtener el cese de la medida cautelar de privación de libertad dispuesta por jueces provinciales con respecto de la dirigente de una agrupación barrial, habida cuenta que la presentación prescinde de recaudos elementales exigidos por las Leyes 27 , 48 Y 4055 , y por precedentes clásicos del Tribunal que vienen siendo consistentemente aplicados desde su puesta en funcionamiento, en 1863.

2.-Resulta insuficiente para constituir al peticionario en la condición de parte legitimada en el marco de estas actuaciones, la auto asignada condición de operador jurídico de la Constitución, pues no pretende la tutela de un agravio personal, directo, inmediato, y concreto, confundiéndose su interés -por su notable generalidad- con el que podría asistir a todo ciudadano, calidad que se ha considerado como inhábil para proceder como se intenta en el sub lite, exigencia que se ha aplicado regularmente en el marco de causas penales.

3.-Toda vez que el presente recurso extraordinario no se promueve contra una resolución judicial, no concurre un requisito ineludible sobre el que debe versar el recurso de apelación contemplado en el art. 14 de la Ley 48, a fin de que esta Corte pueda, después del debate judicial respectivo, confirmar o revocar la sentencia impugnada.

4.-Es objetable la intervención que se postula con apoyo en lo dispuesto en los arts. 4° y 6° de la Ley 48, que establecen las competencias de la Corte como Alzada de los jueces de sección, pues esas atribuciones reconocidas inicialmente al Tribunal quedaron derogadas -desde 1902- al entrar en vigencia la Ley 4055, que creó a las cámaras federales como tribunales ordinarios de apelación de las decisiones de los jueces de distrito y, en consecuencia, desplazó hacia dichos tribunales intermedios las competencias vanamente invocadas.

5.-Debe rechazarse la alegada inconstitucionalidad de la disposición que excluye a las causas penales del recurso por salto de instancia, pues es promovida de manera dogmática, y sin ninguna clase de desarrollo argumentativo, soslayando las rigurosas exigencias recordadas con especial énfasis en el conocido precedente Rodríguez Pereyra , para planteos de esta especie en que se pretende que el Tribunal ponga en ejercicio la jurisdicción más eminente consagrada en los arts. 31 y 116 de la CN.

6.-Todo lo antedicho lleva a efectuar un severo llamado de atención al letrado, y a encomendarle que se abstenga de reiterar esta clase de presentaciones que distraen al Tribunal del apropiado ejercicio de sus ingentes atribuciones, pues el inexorable resultado adverso de la petición, convierte a la presentación en un recurso meramente testimonial que, en definitiva, parece orientado a incorporarla a la agenda de esta Corte Suprema para satisfacer una finalidad meramente personal, antes que a instar que este estrado cumpla genuinamente en la vía del art. 14 de la Ley 48 con su reconocida condición de último guardián de las garantías constitucionales.

Fallo:

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Buenos Aires, diecinueve de abril de 2016

Autos y Vistos; Considerando:

1º) Que el doctor Emiliano Sebastián Villar se presenta directamente ante esta Corte y promueve un recurso extraordinario por salto de instancia. Invoca que lo hace en su condición de «operador jurídico de la Constitución Nacional», y afirma que acude por esta vía contra la omisión arbitraria en que está incurriendo el Juzgado Federal n° 2 de Jujuy en las actuaciones -que dice haber promovido el peticionario- con el objeto de obtener el cese de la medida cautelar de privación de libertad dispuesta por jueces provinciales con respecto a la señora Milagro Sala.

2º) Que la presentación es manifiestamente inadmisible pues prescinde de recaudos elementales exigidos por las leyes 27, 48 Y 4055, Y por precedentes clásicos del Tribunal que vienen siendo consistentemente aplicados desde su puesta en funcionamiento, en 1863.

3°) Que la auto asignada condición de «operador jurídico de la Constitución» es insuficiente para constituir al peticionario en la condición de parte legitimada en el marco de estas actuaciones, que exige la ley 27 (art. 20) y pacífica jurisprudencia de esta Corte reiterada hasta sus pronunciamientos más recientes. Ello es así, pues no pretende la tutela de un agravio personal, directo, inmediato, y concreto, confundiéndose su interés -por su notable generalidad- con el que podría asistir a todo ciudadano, calidad que se ha considerado como inhábil para proceder como se intenta en el sub lite (caso «Thomas, Enrique» , de Fallos: 333:1023, y sus citas), exigencia que se ha aplicado regularmente en el marco de causas penales (Fallos: 323:4130 )

4º) Que, de otro lado, el recurso extraordinario no se promueve contra una resolución judicial, razón por la cual no concurre un requisito ineludible sobre el que debe versar el recurso de apelación contemplado en el art. 14 de la ley 48, a fin de que esta Corte pueda -después del debate judicial respectivoconfirmar o revocar la sentencia impugnada (Fallos: 234:791 y sus citas)

5º) Que igualmente objetable es la intervención que se postula con apoyo en lo dispuesto en los arts. 4° y 6° de la ley 48, pues esas atribuciones reconocidas inicialmente al Tribunal quedaron derogadas -desde 1902- al entrar en vigencia la ley 4055, que creó a las cámaras federales como tribunales ordinarios de apelación de las decisiones de los jueces de distrito y, en consecuencia, desplazó hacia dichos tribunales intermedios las competencias vanamente invocadas.

6°) Que, por último, el presentante promueve en forma dogmática -y sin ninguna clase de desarrollo argumentativo (conf. petitorio, punto 3)- la inconstitucionalidad de la disposición que excluye a las causas penales del recurso por salto de instancia, soslayando las rigurosas exigencias recordadas con especial énfasis en el conocido precedente «Rodríguez Pereyra» (Fallos: 335: 2333, considerando 13), para planteos de esta especie en que se pretende que el Tribunal ponga en ejercicio la jurisdicción más eminente consagrada en los arts. 31 y 116 de la Constitución Nacional.

7°) Que los graves defectos de la presentación revelan que el doctor Emiliano Sebastián Villar ha procedido con notorio e incontrovertible desconocimiento de reglas elementales que regulan -desde hace más de un siglo- la competencia extraordinaria del Tribunal. El inexorable resultado adverso de la petición, convierte a la presentación en un recurso meramente testimonial que, en defini tiva, parece orientado a incorporarla a .la agenda de esta Corte Suprema para satisfacer una finalidad meramente personal del peticionario, antes que a instar que este estrado cumpla genuinamente en la vía del art. 14 de la ley 48 con su reconocida condición de último guardián de las garantías constitucionales.

Esta circunstancia, lleva a efectuar un severo llamado de atención al doctor Emiliano Sebastián Villar, y a encomendarle que se abstenga de reiterar esta clase de presentaciones que distraen al Tribunal del apropiado ejercicio de sus ingentes atribuciones. Ello, con la pertinente comunicación al Colegio Público de Abogados de la Capital Federal.

Por ello, se declara inadmisible el recurso interpuesto. Se efectúa un severo llamado de atención al doctor Emiliano Sebastián villar. Comuníquese al Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Notifìquese y archìvese.

RICARDO LUIS LORENZETTl – ELENA I.HIGHTON de NOLASCO – JUAN CARLOS MAQUEDA

A %d blogueros les gusta esto: