fbpx

Cooperativas y mutuales: Contradicciones ¿ideológicas? del INAES

inaesPor Roberto F. Bertossi (*)

En lo concerniente al ahorro y al crédito cooperativo o mutual, el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) haciendo gala –entre otras anomalías– de su recurrente desaire al principio cooperativo liminar de neutralidad política e ideológica, acaba de despachar una resolución administrativa contradictoria y claramente anticooperativa.

Acredita tal afirmación el simple cotejo de las siguientes resoluciones de 2015: la Res. 611/15 y la Res. 1828/15 (que dispusieron convergente y responsablemente, la creación de un «Fondo de garantías de los ahorros de los asociados» lo suficientemente apto, prudente, previsor y funcional a la propia sustentabilidad y autofinanciamiento del sistema cooperativo y mutual en términos de autenticidad y genuinidad) con la flamante Res. 142, de marzo de 2016, despachada por el actual INAES –ahora bajo la órbita del presidente Mauricio Macri–, la que suspendió «sine die» y ultraliberalmente dicho «Fondo de garantía de los ahorros de asociados cooperativos y mutuales», exponiéndose –de tan errónea manera– dicho ahorro y el propio crédito cooperativo o mutual, a la inclemente intemperie propia de toda insolvencia, como las que ya han padecido demasiados asociados, a lo largo y a lo ancho del país, a raíz de escandalosas  bancarrotas previsibles y evitables de innumerables cooperativas y mutuales, de –o con– secciones para ahorro y crédito.

Esta nefasta contradicción descalza ideológica y patrimonialmente toda garantía, respaldo e incentivo del ahorro y el crédito cooperativo o mutual nacional.

Evidentemente las primeras manifestaciones reglamentarias, como la Res. 142/16 del INAES del flamante Gobierno nacional, han puesto en jaque la propia nacionalización e incentivo del ahorro, del crédito, de inversiones locales para un capital productivo, así como la conveniencia de generar mecanismos responsables y cuidadosos del servicio de ayuda económica, tanto mutual como cooperativa (descuidando de evitar cualquier auspicio irresponsable e indirecto; v. gr., de usurarias mesas de dinero, sus flagelos y flagelados), tendientes a la preservación del círculo virtuoso que se genera a través del ahorro asociado y solo con destino al préstamo en beneficio de otros asociados, todos los que conjunta y solidariamente sostienen y repotencian duraderamente, la mutual o cooperativa de que se trate, siempre con el límite legalmente impermeable del art. 115 de la legislación cooperativa, esto es, el Decr.-Ley 20.337/73.

Pero el cooperativismo y el mutualismo no han sufrido solo eso con las primeras medidas erróneas adoptadas por la administración Macri sobre dichas materias económicas solidarias civiles, de secular y benemérito desarrollo argentino, urbano y rural.

En efecto, implícitamente, se han ratificado los decretos de la dictadura, tanto el Decr. 20.321/73 para Mutuales como el Decr. 20.337/73 de Cooperativas, ampliándose negativa, inequitativa, desigual y postergantemente la vetustez, el centralismo y el corporativismo imperante en el propio INAES –Decr. 1192/02–, exhibiendo con todo desparpajo, una irremontable ignorancia supina e inédita irresponsabilidad institucional, contrarias al espíritu y los alcances de los arts. 29, 36 y cctes. con alcurnia constitucional.

Adviértase que el directorio del INAES se compone de siete directores; tres propuestos por el Poder Ejecutivo y cuatro por las Corporaciones cooperativas y mutuales. Pues bien, elusivamente, al designar el oficialismo actual sus tres directores, ha incluido entre ellos uno proveniente del sector corporativo en tratamiento, lo que habría ampliado de hecho y contrafácticamente a cinco de un total de siete votos, aquellos que pueden emitir las corporaciones para adoptar cualquier resolución sobre estas actividades económicas solidarias civiles, garantizándose y ampliándose así, más aún, la mayoría decisoria corporativa que ha prevalecido ya por tres quinquenios.

Finalmente, ¿acaso lo antedicho reflejará un «revival» del peor espíritu político, presuntamente superado, para una nueva época económica y financiera argentina?

—————

(*) Experto CoNEAU – Cooperativismo.

 

A %d blogueros les gusta esto: