fbpx

Es inexistente la providencia que carece de la firma de uno de los magistrados por causas que no constituyen una excepción al funcionamiento ordinario de los tribunales colegiados.

FirmaPartes: Luchia Puig Horacio Miguel c/ Crespo María Luisa/Rafael Antonio Crespo y otros s/ cobro de honorarios profesionales

Tribunal: Corte Suprema de Justicia de la Nación

Fecha: 27-oct-2015

Cita: MJ-JU-M-95992-AR | MJJ95992 | MJJ95992

Es inexistente la providencia que carece de la firma de uno de los magistrados por causas que no constituyen una excepción al funcionamiento ordinario de los tribunales colegiados.

Sumario:

1.-Corresponde declarar inexistente el pronunciamiento dictado por la cámara, que concedió por segunda vez la apelación federal, habida cuenta que el motivo invocado para justificar la falta de intervención de uno de los miembros del tribunal- por no haber firmado la decisión anterior por hallarse en uso de licencia- no configura alguno de los supuestos que constituyen la excepción al funcionamiento ordinario de los tribunales colegiados que supone la actuación de todos los miembros que lo componen, pues se ha pretendido extender los alcances de la licencia oportunamente concedida más allá de lo debido. En efecto, no existía obstáculo alguno para que la magistrada -una vez reintegrada al tribunal- tomara la intervención que legalmente le correspondía en la causa y se pronunciara sobre la admisibilidad del recurso extraordinario deducido por la parte actora.

2.-La irregularidad señalada importa una violación del art. 109 del Reglamento para la Justicia Nacional que habilita a esta Corte a declarar la inexistencia del auto de concesión en razón de que se ha configurado un supuesto de transgresión a los principios fundamentales inherentes a la mejor y más correcta administración de justicia.

3.-Puesto que la corrección de la deficiencia antes apuntada se impone como un deber indeclinable de esta Corte a fin de preservar la defensa en juicio garantizada por el art. 18 de la CN., cabe declarar la inexistencia del auto de concesión, y no pronunciarse respecto de los planteos de la demandada referentes a la ausencia de fundamentación suficiente de la referida decisión.

Fallo:

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Buenos Aires, 18 de noviembre de 2015

Vistos los autos: «Luchia Puig, Horacio Miguel c/ Crespo, María Luisa/Rafael Antonio Crespo y otros s/ cobro de honorarios profesionales».

Considerando:

1°) Que este Tribunal declaró la nulidad de la resolución dictada por la Sala M de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo civil que había concedido el recurso extraordinario deducido por la parte actora por no haber precisado en forma circunstanciada los fundamentos de la concesión y dispuso que se dictara una nueva decisión sobre el punto (conf. fs. 2242/2243).

2°) Que en su nueva intervención la sala sostuvo que una relectura cuidadosa del pronunciamiento apelado y del recurso extraordinario interpuesto permitía concluir que podría considerarse configurada la causal de arbitrariedad admitida por la jurisprudencia de la Corte, al declarar la falta de legitimación por no haberse integrado la litis con todos los herederos de Bollini de Crespo y al fundar en pautas de excesiva latitud la declaración de improcedencia de la pretensión de cobro de honorarios por tareas extrajudiciales (relativas a la redacción de un proyecto de testamento destinado a mejorar a los nietos de Bollini de Crespo, nacidos del primer matrimonio de su hijo y elaboración de un proyecto de donación a favor de los nombrados i resolución de fs. 2248)

3º) Que uno de los codemandados planteó la nulidad del auto de concesión por no haber sido fundado correctamente y no haberse respetado las pautas suministradas por la Corte en la resolución anterior, aparte de destacar también el hecho de que el pronunciamiento cuestionado no había sido firmado por todos los integrantes del tribunal (conf. fs. 2252/2254 vta.). Dicho planteo de nulidad fue contestado por la actora a fs.2261/2262.

4º) Que del examen de las actuaciones surge que la providencia dictada por la cámara -que concedió por segunda vez la apelación federal- fue suscripta solo por dos de sus vocales, dejándose constancia de que la tercer integrante del tribunal no lo hacía porque no había firmado la decisión anterior por hallarse en uso de licencia (conf. fs. 2248/2248 vta.).

5º) Que el motivo invocado para justificar la falta de intervención de uno de los miembros del tribunal en la nueva resolución no configura alguno de los supuestos que constituyen la excepción al funcionamiento ordinario de los tribunales colegiados -que supone la actuación de todos los miembros que lo componen-, pues se ha pretendido extender los alcances de la licencia oportunamente concedida más allá de lo debido. En efecto, no existía obstáculo alguno para que la magistrada -una vez reintegrada al tribunal- tomara la intervención que legalmente le correspondía en la causa y se pronunciara sobre la admisibilidad del recurso extraordinario deducido por la parte actora.

6°) Que la deliberación de los jueces en acuerdo ante el Secretario, no constituye una mera forma, pues las decisiones de los tribunales colegiados no pueden concebirse como una colección de opiniones individuales y aisladas de sus integrantes, sino como el producto de un intercambio racional de ideas entre profesionales.

Esta manera de proceder es la propia del Estado de derecho y de la forma republicana de Gobierno (Fallos: 308:2188, considerando 11 del voto del juez Petracchi 315:1260; 321:2738 ; 332:826) .

7º) Que la irregularidad señalada importa una violación del art. 109 del Reglamento para la Justicia Nacional que habilita a esta Corte a declarar la inexistencia del auto de concesión en razón de que se ha configurado un supuesto de transgresión a los principios fundamentales inherentes a la mejor y más correcta administración de justicia (Fallos:312:139; 315:1260, entre muchos otros)

8º) Que la corrección de la deficiencia antes apuntada se impone como un deber indeclinable de esta Corte a fin de preservar la defensa en juicio garantizada por el art. 18 de la Constitución Nacional (Fallos: 314: 1846 y causa CSJ 180/1987 (24-V) «Vanney, Eduardo Jorge c/ Huarte S.A.C.I.F y C.», fallada el 3 de mayo de 1994) y, en atención a que se declara la inexistencia del auto de concesión, no corresponde al Tribunal pronunciarse respecto de los planteos de la demandada referentes a la ausencia de fundamentación suficiente de la referida decisión.

Por ello, se resuelve declarar inexistente el pronunciamiento de fs. 2248/2248 vta. Vuelvan los autos al tribunal de origen para que, por quien corresponda, se dicte nueva resolución acerca del recurso extraordinario interpuesto sin costas en atención a las motivaciones que llevaron a declarar la inexistencia del auto de concesión. Notifíquese y, oportunamente, remítase.

JUAN CARLOS MAQUEDA – CARLOS S. FAYT – ELENA I. HIGHTON DE NOLASCO –

A %d blogueros les gusta esto: