En una ejecución cambiaria el único título que debe tenerse presente es el pagaré ejecutado, ya que se trata de un título de crédito autónomo, completo y fundamentalmente literal.

PagaréPartes: Petrofin S.A. c/ Herrera Pablo Fabián s/ ej. ac.

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, de Paz y Tributaria de Mendoza

Sala/Juzgado: Segunda

Fecha: 20-nov-2015

Cita: MJ-JU-M-95707-AR | MJJ95707 | MJJ95707

En una ejecución cambiaria el único título que debe tenerse presente es el pagaré ejecutado, ya que se trata de un título de crédito autónomo, completo y fundamentalmente literal.

Sumario:

1.-Cabe confirmar la sentencia que mandó llevar adelante la ejecución del pagaré, pues el único instrumento a tener en cuenta a fin de resolver la cuestión es el referido título, siendo intrascendente el recibo referido a la entrega del dinero del préstamo y que resulta acompañado conjuntamente con dicho instrumento, en cuanto no resulta necesario su análisis en virtud de los principios de literalidad, abstracción y autonomía que caracterizan el título; por ello, no resultan atendibles las argumentaciones referidas a la mora en el pago o la falta de fecha consignada en el recibo acompañado respecto de la primera cuota de las diez que debía abonar.

2.-El principio de autonomía aplicado a los títulos de crédito no puede significar otra cosa que la condición de independencia de que goza el derecho incorporado al documento, de modo que por el principio de autonomía del derecho cartular, quien posee el título conforme con su ley de circulación adquiere el derecho expresado en el documento en forma originaria, sin las procedencias que en su anterior posesión pidieran deformarlo o desvanecerlo.

Fallo:

En la ciudad de Mendoza, a los veinte días del mes de noviembre de dos mil quince, se reúnen en la Sala de Acuerdos de la Excma. Cámara Segunda de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, Paz y Tributario los Sres. Jueces titulares de la misma, Drs. Silvina Furlotti, María Teresa Carabajal Molina y Gladys Marsala y traen a deliberación para resolver en definitiva la causa nº 51414 caratulada “Petrofin S.A. c/ Herrera Pablo Fabián p/ ej. ac.” originaria del Octavo Juzgado de Paz Letrado, de la Primera Circunscripción Judicial de Mendoza, venida a esta instancia en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 36 por la parte demandada en contra la sentencia de fs. 33/34, por la que se hace lugar a la demanda iniciada por la parte actora y rechaza la excepción de inhabilidad de título deducida por su parte.Habiendo quedado en estado los autos a fs. 59, se practicó el sorteo que determina el artículo 140 del C.P.C., arrojando el siguiente orden de estudio: Dres. Furlotti, Marsala y Carabajal Molina.

De conformidad con lo dispuesto por el artículo 160 de la Constitución de la Provincia, se plantearon las siguientes cuestiones a resolver:

PRIMERA: ¿Es justa la sentencia apelada?

SEGUNDA: Costas

SOBRE LA PRIMERA CUESTIÓN, LA DRA. SILVINA FURLOTTI DIJO:

En contra de la sentencia obrante a fs. 33/34 de estos autos apeló la parte demandada según escrito de fs. 36.

I- Sentencia en crisis

La juez de grado fundamentó la misma sobre la base de los siguientes argumentos:En autos el demandado reconoce ser deudor pero invoca no deber el monto reclamado, y en el caso, al tratarse de un pagaré el mismo es un título incausado por lo cual si el demandado afirma no adeudar el monto literalmente expresado en el mismo habría que indagar la causa de la obligación la cual está vedada en este tipo de procesos.- O si lo que pretendió es invocar haber realizado pagos parciales, los mismos deben constar en el propio pagaré, o bien, estar instrumentados en recibos otorgados por el propio acreedor e imputados al pagaré en ejecución, situación que no es la ocurrida en autos. Así, los únicos argumentos por los que se puede pretender fundamentar la inhabilidad del título, deben referirse a los requisitos formales del mismo. Mientras que el excepcionante al oponer la inhabilidad del título se basa en la ausencia de la fecha de vencimiento del pagaré que fue suscripto en garantía de un contrato de mutuo. Además implícitamente está planteando una excepción de pago cuando al contestar la demanda manifiesta que la actora al 10 de noviembre ya había cobrado la suma de $ 27.250,89 como parte de la deuda instrumentada en el pagaré que es objeto del presente proceso librado por la suma mayor de $ 53.454,60.

En cuanto a la falta de fecha de vencimiento del pagaré resulta aplicable lo dispuesto por los arts. 101 y 102 del decreto ley 5965/63 y entonces siendo que en el presente caso no se ha indicado el plazo del mismo, se considera pagable a la vista. Además, la actora manifestó que recibió pagos parciales del documento ejecutado en los presentes y entonces, reconocida esta circunstancia por parte de la demandada quien en definitiva opone excepción de pago, la inhabilidad de título resulta improcedente.II- Expresión de agravios.

En primer lugar afirma el recurrente que la sentencia dictada deviene nula por resultar incongruente y contradictoria en sí misma ya que no meritúa correctamente las defensas planteadas por su parte.

Sostiene que los instrumentos acompañados como prueba por la parte actora resultan inhábiles para demandar ya que en ninguno de ambos figura la fecha de emisión y no contiene fecha de vencimiento de la primera cuota de las 10 que debía abonarse para cancelar el préstamo, sin considerar que no se estaba discutiendo la causa de la obligación. De la lectura de dichos instrumentos surge que no se había configurado la mora que hiciera exigible la deuda ya que entre el 29 de abril y el 10 de noviembre del 2013 no había transcurrido el plazo en que debía cancelarse y porque no se había señalado ni el día de creación del título ni el día y mes en que comenzaría a correr el plazo de las 10 cuotas.

Sostiene que su parte ofreció la pericia contable para acreditar los pagos efectuados por su parte atento a que la actora no acompañó los instrumentos que acreditan la suma abonada por su parte.

Señala que los instrumentos base de la demanda al carecer de fecha cierta para el pago de la primera cuota resultan inhábiles para accionar por vía ejecutiva.

Considera que los instrumentos ejecutados en autos carecen de exigibilidad por carecer de plazo convencional de cumplimiento. No existiendo plazo cierto no ha incurrido en mora y no existe obligación impaga.

Entiende además, que existe inhabilidad de título por contener cláusula usuraria de intereses. Sostiene la nulidad de la sentencia por cuanto admitió intereses usurarios.

Estima que la sentencia en recurso no tuvo en cuenta la defensa de inhabilidad de título base de la acción y la nulidad de los intereses que surgen del mutuo. Ellos importan un ilícito, un ejercicio abusivo de los derechos que aprovecha la necesidad, ligereza o inexperiencia de la parte demandada.

A fs.54/55 contesta la parte actora solicitando, por los motivos que expone, se rechace el recurso con costas.

III- Solución del caso.

i- Se agravia la recurrente en primer lugar en cuanto considera que debe declararse nula la resolución dictada en primera instancia.

Según el art. 133 inc. 4 del C.P.C. el recurso de apelación comprende “los agravios ocasionados por el defecto en el procedimiento, no convalidados, o en la sentencia”.

También debe indicarse que si se ha tachado de nulo el procedimiento o la sentencia, el Tribunal deberá tratar en primer lugar esta cuestión.

“En los casos en que se plantea la nulidad una vez dictada la sentencia, los requisitos para su procedencia, que de por sí, deben ser interpretados con carácter restrictivo, se acentúan aún más debido a la excepcionalidad de la misma. Es en atención a ello, que sólo cabe su declaración en circunstancias especiales, en las que realmente se verifique una clara e indudable indefensión inicial, que haya impedido la válida constitución del proceso”. (Expte.: 79085 – BUCHAILLOT C. – C/ PELLEGRINO Y OTS. P/ EJEC. CAMB, 21/02/2005, 2da. CC, LA102 – 095)

También se ha expresado que: “La nulidad, puede canalizarse por la vía de la apela-ción, aunque el referido carril impugnativo sólo queda habilitado si se cumplen ciertos pará-metros de aplicación restrictiva, que también indican, en contraposición, que siempre que el vicio pueda sanearse por el camino de la apelación deberá evitarse la anulación”. (Ex-pte.: 45030 – PISSIS S.A. C/ IÑARRA ALEJANDRO P/ COBRO DE PESOS” 25/02/2014, 1° C CIVIL, LS 187).

Señala la recurrente que la nulidad se habría producido por la falta de argumentación en la sentencia, lo que no resulta procedente en cuanto la sentencia encuentra adecuada fun-damentación en los considerandos expuestos.No se advierten las contradicciones señaladas.

Pero además, como se dijo, no resulta procedente el recurso de nulidad fundado en causas que pueden ser reparables por el recurso de apelación, por lo que no procede la declaración de nulidad del pronunciamiento objetado cuando el Tribunal de Alzada tiene los elementos necesarios para entrar en el fondo de la controversia y definir el recurso de apelación a través de los agravios vertidos. (Expte.: 36993 – GUEVARA OSCAR DARÍO C/ QUIROGA TEÓFILO P/ EJECUCIÓN HIPOTECARIA, 24/02/2014, 2° C. CIVIL)

Los argumentos nulificatorios sindicados por el recurrente se analizarán en el contexto del recurso de apelación deducido sin necesidad de declarar la nulidad de la resolución atacada de conformidad con lo precedentemente expuesto.

ii- Se adelanta el rechazo del recurso en trato en razón de los fundamentos que seguidamente se exponen.

“En el sub lite nos encontramos frente a la ejecución cambiaria de un pagaré por lo que el único título que debe tenerse presente es el pagaré ejecutado a fs. 19 (art. 260 C.P.C.), del que surge que se trata de un título de crédito autónomo, completo y fundamentalmente literal.

El principio de autonomía aplicado a los títulos de crédito no puede significar otra cosa que la condición de independencia de que goza el derecho incorporado al documento. Por el principio de autonomía del derecho cartular, quien posee el título conforme con su ley de circulación adquiere el derecho expresado en el documento en forma originaria, sin las procedencias que en su anterior posesión pidieran deformarlo o desvanecerlo.Este derecho cartular, nacido en forma originaria en cabeza de cada poseedor, está delimitado por su expresión escrituraria en el título, es decir, nada puede invocarse ya sea por parte del deudor o del acreedor que no encuentre su regulación a tenor de la expresión literal que conste en el documento, y a esto se le llama el principio de literalidad que viene a ser la medida formal de la autonomía del derecho cartular. (Legón, Letra de Cambio y Pagaré, pág. 14 y 15, Ediar)” (51.080/250.483, caratulada: “Banco Francés S.A. C/ Álvarez Manino, Luis Alberto p/ Ejecución Cambiaria, 17/4/2015, 2° C.C.”

“Recuerdo que “el pagaré cambiario es un negocio jurídico unilateral – como título valor, constitutivo, dispositivo y legitimante – mediante el cual el suscriptor o emitente se obliga a pagar al tomador, o a quien éste legitime, una suma determinada de dinero” (Jaure-guiberry, Luis María citado por Delinda Solange Tellechea en “Código de Comercio Comentado y Anotado”, director Adolfo A. N. Rouillon, pág. 268, La Ley). Se encuentra regulado en el decreto ley 5.965/63, en los arts. 101 a 104. En la modalidad “a la vista”, el instrumento es pagable a su presentación; y debe presentarse para el pago dentro del plazo de un año desde su fecha, pudiendo el librador disminuir o ampliar este plazo (art. 36 dec. ley citado)”. (fallo citado 2° C.C.)

“El principio d e autonomía aplicado a los títulos de crédito no puede significar otra cosa que la condición de independencia de que goza el derecho incorporado al documento. Por el principio de autonomía del derecho cartular, quien posee el título conforme con su ley de circulación adquiere el derecho expresado en el documento en forma originaria, sin las procedencias que en su anterior posesión pidieran deformarlo o desvanecerlo.Este derecho cartular, nacido en forma originaria en cabeza de cada poseedor, está delimitado por su expresión escrituraria en el título, es decir, nada puede invocarse ya sea por parte del deudor o del acreedor que no encuentre su regulación a tenor de la expresión literal que conste en el documento, y a esto se le llama el principio de literalidad que viene a ser la medida formal de la autonomía del derecho cartular”. (Legón, Letra de Cambio y Pagaré, pág. 14 y 15, Ediar). (fallo citado 2da. C.C.).

Hechas estas aclaraciones corresponde destacar que el único instrumento a tener en cuenta a fin de resolver la cuestión suscitada en esta instancia es el pagaré aquí ejecutado siendo intrascendente el recibo referido a la entrega del dinero del préstamo y que resulta acompañado conjuntamente con dicho instrumento, en cuanto no resulta necesario su análisis en virtud de los principios de literalidad, abstracción y autonomía que caracterizan el título.

En virtud de lo expuesto, no resultan atendibles las argumentaciones referidas a la mora en el pago o la falta de fecha consignada en el recibo acompañado respecto de la primera cuota de las diez que debía abonar, según refiere la recurrente.

Ahora bien, la inhabilidad de título invocada no resulta procedente en cuanto de las constancias del pagaré que se tiene a la vista no surge elemento alguno que lo invalide.

Resulta del mismo que se trata de un pagaré “a la vista” y “sin protesto”. La fecha de la emisión ha sido colocada con un sello, con lo cual no se advierte la faltante señalada por el recurrente. Además, respecto del sello colocado en el recibo adjunto en la demanda (que es el mismo que el colocado en el pagaré) la propia demandada expresa a fs.16 vta.: “Si bien en las copias agregadas al expediente no se ve la fecha de los instrumentos, de la documentación original surge la fecha en que la actora le otorgó el préstamo de dinero al demandado.” Con lo que el argumento atinente a la fecha de emisión del pagaré no resulta procedente.

A lo expuesto puede agregarse que el art. 102 del dec. Ley 5965/63 señaló que: “El vale o pagaré en el cual no se ha indicado el plazo para el pago se considera pagable a la vista”.

Critica asimismo la recurrente la omisión de la parte actora en acompañar los recibos de pago a la causa, sin embargo es a la accionada a quien compete adjuntar los apuntados recibos, entregados por la actora, como base de su defensa.

Según lo señalado no resulta atendible el agravio expuesto en este sentido.

En cuanto a la crítica referida a la tasa de interés debe señalarse que de las constan-cias del pagaré acompañado no surge que se haya pactado tasa alguna de interés con lo cual, recurriendo a los principios de literalidad y autonomía indicados no resulta atendible la cuestión de intereses discutida por el demandado en cuanto los intereses abusivos que denuncia no provienen del instrumento cambiario ejecutado.

Por otra parte, la sentencia de primera instancia condenó al pago de los intereses legales reclamados en la demanda, en virtud de no existir ningún pacto de intereses plasmado en el pagaré objeto de la acción deducida.

En consecuencia, si mi voto es compartido, corresponde confirmar, el pro-nunciamiento de primera instancia.

Las Dras. Carabajal Molina y Marsala adhieren, por sus fundamentos, al voto que antecede.

SOBRE LA SEGUNDA CUESTION, LA DRA. FURLOTTI DIJO:

Las costas de alzada se imponen a la recurrente vencida (art. 36 C.P.C.)

Así voto.

Las Dra. Carabajal Molina y Marsala adhieren, por sus fundamentos, al voto que antecede.

SENTENCIA:

Mendoza, 20 de noviembre de 2.015.

Y VISTOS: en virtud del acuerdo precedente, el Tribunal

RESUELVE:

I- Rechazar el recurso de apelación deducido a fs. 36 por la parte demandada en contra de la sentencia dictada a fs. 33/34 la que se confirma.

II- Imponer las costas a la recurrente vencida. (arts. 35 y 36 C.P.C.).

III- Regular los honorarios de los Drs. Laura Verónica Romano y Ernesto Alejandro Lúquez en las respectivas sumas de ($.), ($.) Arts. 2, 3, 15, 19, 28 y 31 L.A.

NOTIFIQUESE Y BAJEN.

Silvina Del Carmen FURLOTTI

Dra. Gladys Delia MARSALA

Dra. María Teresa CARABAJAL MOLINA