Procesamiento del encartado por el delito de amenazas si las pruebas constituyen indicios suficientes para avalar la versión del denunciante.

Firma documentoPartes: G. J. C. s/ amenazas simples y amenazas calificadas

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario

Sala/Juzgado: III

Fecha: 6-feb-2015

Cita: MJ-JU-M-93705-AR | MJJ93705

Procesamiento del encartado por el delito de amenazas si las pruebas constituyen indicios suficientes para avalar la versión del denunciante.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia que decreta el procesamiento del encartado, por la presunta comisión de los delitos de amenazas simples y amenazas calificadas en concurso real puesto que las pruebas incorporadas constituyen elementos suficientes para fundar el juicio de probabilidad, surge con enjundia y coherencia la versión del denunciante, a lo que se suma la versión de la esposa y la grabación telefónica que deberá valorarse oportunamente, y no puede negarse su valor indiciario; como también que la falta de secuestro de arma, nada prueba en contra, habida cuenta el tiempo entre la denuncia y el procedimiento.

Fallo:

Rosario, 6 de Febrero de 2015

Y VISTOS: Este Expte. N° 335/2013, caratulado: “G., J. C. S/ AMENAZAS SIMPLES y AMENAZAS CALIFICADAS”.

Y CONSIDERANDO: Voto del Señor Vocal Dr. Crippa García: Que el Sr. Juez en lo Penal Correccional de la 4ta. Nominación, decreta el procesamiento del Sr. J. C. G., por la presunta comisión de los delitos de amenazas simples y amenazas calificadas en concurso real (Vide fjs. 38), decisión contra la que la Defensa plantea revocatoria y apelación subsidiaria fundada (Vide fjs. 45/47); y evacuada la vista Fiscal (Vide fjs. 49), el Magistrado dispone no hacer lugar a la revocatoria, concediendo la apelación subsidiaria (Vide fjs. 52/53).-

Llegados los obrados a esta instancia de Alzada, la defensa a cargo de la Dra. Erbetta es separada del cargo inicialmente, ante el incumplimiento infundado de exponer los agravios de su parte, siendo luego excepcionalmente repuesta, ante petición del encartado, que acota que su defensa no recibió la cédula, lo que resulta una falsedad, habida cuenta la cédula que obra a fjs. 62, recibida la de fjs. 60, también recepcionada.-

En los agravios, la citada profesional sostiene que no hay elementos que permitan alcanzar el grado de certeza sobre el hecho y la participación de su representado en el mismo, estando desarrollado erróneamente el razonamiento e insuficiente para agotar el grado de probabilidad, acotando que no bastan el convencimiento en el fuero íntimo del juzgador, sino surgir con objetividad; cuestionando la valoración de la Sra. S. que no fue mencionada por el denunciante inicialmente, sino que ha sido ofrecida tras ocho meses de la denuncian permitiendo suponer que la misma no estuvo y/o no oyó nada, estando teñida de parcialidad; equivocándose también en cuanto al presento agravamiento por el arma, y a que ella no ha sido hallada en el allA.miento, cuestionado también por no haber sido mencionada antes la grabación ofrecida. Por todo ello postula la revocación.-

Por su parte, la Dra.Rubiolo, Fiscal de Cámara postula la confirmación de la decisión recurrida, puesto que las pruebas incorporadas constituyen elementos más que suficientes para fundar el juicio de probabilidad ya que más allá de las versiones contrarias, aparece con enjundia y coherencia la versión del denunciante, a lo que se suma la versión de la esposa y la grabación telefónica obrante a fjs. 10, la que deberá obviamente valorarse en su momento, en tanto no puede negarse su valor indiciario; como también que la falta de secuestro de arma, nada prueba en contra, habida cuenta el tiempo entre la denuncia y el procedimiento (Vide fjs. 70/71).-

Habiendo procedido a la lectura, estudio y análisis valorativo de los presentes obrantes, coincido con la conclusión debidamente probabilizada que expone la Sra. Fiscal de Cámara, y obviamente, a los argumentos que ilustran las decisiones obrantes a fjs. 38 y 52/53 de autos; por cuanto contrariamente a lo expuesto pro la letrada, los elementos se bastan para ello, con el grado de probabilidad requerido.-

La versión del Sr. Ojeda, en cuanto denuncia el suceso por ante la Fiscalía, como todo acto humano, tiene una finalidad y una decisión intelectual que la preside, y en tal camino, no se advierte en aquella, más que un notorio temor, ante ellos hechos que indica han acaecido por parte de su vecino, ahora imputado, y con el que dice haber sido o tenido una gran amistad en la situación de vecindad.-

Su relato, brindado bajo los apercibimientos de falso testimonio, aportan detalles y circunstancias, y ratificado posteriormente, en una versión que sin duda, aparece razonada en un relato claro, que por lo tanto debe tener para su valoración una entidad, que debe jugar con las otras pautas que puedan emerger de la causa, y en tanto ello, no puede ser descalificada ni desconocida, puesto que, conforme la sA.crítica racional, la lógica, la experiencia y el sentido común, no resulta atinado mentir, comprometiéndose en la inserción de un delito, como sería el Falso testimonio agravado, por que sí.-

Pese a no haber sido mencionada su Sra. esposa en la denuncia, A. S. , no puede dejar de considerarse el relato de ésta, en cuanto ratifica las versiones de su esposa, e inclusive aporta la explicación, donde dice haber escuchado las palabras que vertiera el Sr. G. en las diversas circunstancias, aunque pudiera no haber estado en el lugar de la escena, probablemente por el temor, no pudiendo descalificársela por el solo hecho de ser la esposa del denunciante; habiendo aportado también la mujer, lo acaecido cuando su esposo fue a efectuar la denuncia, y que ha sido grabado por el celular por la nieta, circunstancia que Ojeda no ha conocido por estar en el Tribunal, según lo hora y día que figura en la denuncia obrante de Fjs. 2 y por la que luego, Ojeda acompaña y pone a disposición del Tribunal a Fjs. 11, con desgravación personal a Fjs. 10, lo que es un aporte de la Sra. S. .-

Se equivoca la letrada, quizás por no haber leído bien, cuando dice como objeción, como es que Ojeda no aludió a la grabación en su denuncia, como indicio de falta de credibilidad, cuando es notorio que la denuncia se ha presentado el 22 de marzo ante la Fiscalía, en los Tribunales, y la grabación ha sido realizada ante las circunstancias ocurridas en la casa de _Ojeda, estando el mismo en Tribunales; desconociendo por ende, hasta ese momento, esa circunstancia.-

Y a los dichos de Ojeda, junto a los de S., cabe valorar los de la grabación, que en su caso deberá ser objeto de pericia y ratificación judicialmente, pero que por le momento, aportan otro dato de cargo, por cuanto si bien el contenido de la misma no comprende los hechos denunciados, en esas tres oportunidades, llevan a verificar que los extremos denunciados en estas, son repetidos, y que los motivos de la disputa presunta son reales en lo que hace a la razón o fundamento.-

Por ende, coincidiendo también que cuanto a la presencia o utilización de un arma, como factor de mayor intimidación que ha realizado G., no puede descartarse, en tanto Ojeda conoce de armas presuntamente por haber trabajado en seguridad y resulta lógico ese uso, pero también harto factible que habiéndose realizado el allanamiento a los ocho días de la denuncia, el arma haya sido trasladada a otro lugar.-

Frente a tales elementos y consideraciones, que permiten el grado de probabilidad -que puede proceder- y fundada apariencia de verdad; el encartado se abstiene de declarar deseando que no se le hagan preguntas, lo que si bien es un derecho constitucional; y que no puede ser tenido en su contra, impide investigar o buscar otra hipótesis de y sobre los hechos intimados, frente a lo que no puede conmoverse por ello, las conclusiones del Tribunal de grado,la que por ahora, y habida cuenta el grado de provisoriedad de este tipo de decisiones y a mas de un año de la investigación, debe ser confirmado.-

Sin perjuicio de lo colectado, cabría eventualmente recibir declaración a la hija del denunciante y eventualmente al mencionado Leonardo Gulino, presunto cuñado del imputado, supuestamente presente en uno de los hechos, como mayor y mejor aporte.-

Voto del Señor Vocal Dr. Llaudet: Comparto la opinión del Vocal preopinante y por iguales fundamentos y razones de brevedad, voto en idéntico sentido.-

Voto del Señor Vocal Dr. Depetris: Comparto la opinión del Dr. Crippa García y para evitar inútiles repeticiones voto en igual sentido.-

Por todo lo precedentemente considerado, la Sala Tercera de la Cámara de Apelación en lo Penal de Rosario,

RESUELVE: CONFIRMAR la Resolución puesta en crisis, en lo que ha sido materia de recurso. Con costas (Art. 168 CPP).-

Insértese, déjese copia y hágase saber. Fecho, bajen.

Firmado: Dr. Otto Crippa García

Dr. Guillermo Llaudet Maza

Dra. Georgina Depetris (vocales)

Dra. Amanda Damonte (secretaria).